Conectarse
Últimos temas
SubterráneosAyer a las 11:48 pmHarekPrimer sueño de RägjynnAyer a las 01:24 pmTakTio, me he rallado21/05/24, 11:21 pmIsmaBarrio Gigante21/05/24, 05:11 pmHarekTorreón Sendar21/05/24, 03:39 pmLEC
Estadísticas
Tenemos 203 miembros registradosEl último usuario registrado es LiebreNuestros miembros han publicado un total de 52067 mensajesen 1057 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Sede de los Taumaturgos

+17
Evanna
Red
PePo
Seth
Zarket
Cuervo
Lathspell
Jack
Kanyum
Aes
Reifon
Giniroryu
Tak
Dal
Muffie
Yber
Rocavarancolia Rol
21 participantes
Ir abajo
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Sede de los Taumaturgos

02/08/11, 06:38 pm
Recuerdo del primer mensaje :

Refugio para neotransformados. Se trata de un minarete de madera rojiza de cinco plantas decorado con cenefas y arabescos. El interior es amplio principalmente iluminado por antorchas. Se divide en dependencias individuales donde imperan los muebles de madera ignífuga, los colores cálidos y el cuero. También hay áreas comunes como una cocina, dos salas de entrenamiento bien equipadas, un pequeño estudio y un salón decorado con tapices que narran batallas importantes de la historia de la ciudad.

Los pomos de las puertas de los cuartos ocupados se vuelven de color rojo y una placa con el nombre de la o las personas que lo ocupan aparece en medio de la puerta.

Ver mensajes archivados:

Habitantes actuales:

Seth

Ficha de cosechado
Nombre: Connor
Especie: Humano
Habilidades: Fuerza bruta, inmutabilidad, rapidez mental

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

31/10/23, 08:20 pm
El tiempo pareció detenerse, cuando aquella chica abrió los ojos y empezó a soltar palabras inconexas y sin sentido. La hawaiana se irguió de forma inconsciente, víctima de la tensión y los nervios. Sin poder parar de observar a aquella desconocida y sus ojos confundidos al ver dónde estaba y la cantidad de gente atenta a ella.

Maila guardó silencio junto a sus compañeros a la espera de sus palabras. Y cuando éstas llegaron no pudo evitar mirar a los demás, sin entender lo que decía... Pero sabiendo la gravedad profunda e inherente a su relato. Yuca... Catalizarla para una diosa... Todas aquellas frases parecían no tener sentido, pero nada más escucharlas Maila sentía igualmente un miedo imposible de arrancarse de la piel. Aquello era Rocavarancolia y debía estar acostumbrada, pero no era tan fácil como desearlo. Y aunque aquella chica era una desconocida no podía evitar empatizar con ella. Por desgracia, dejó ver que "el resto" no había tenido tanta suerte. Maila intercambiaría una mirada con Fleur, sabiendo lo que venia a continuación. Intentando prepararse para el golpe, pero fue inútil...

Estaban muertos. Todos los que no estaban allí, a los que habían dedicado tanto tiempo para encontrarlos... Estaban muertos. Maila dejó escapar un suspiro cargado de lamento, mientras sus ojos empezaban a humedecerse y su respiración entrecortarse. Incapaz de hablar o de pensar.  Intentando digerir una información que a pesar de ser real, parecía una broma de mal gusto. Se sentía abrumada y desolada. Y por supuesto también una fracasada. Habían hecho lo imposible por intentar averiguar dónde estaban, habían pedido ayuda para ello... Y aún así nada de aquello había valido. No conocía bien a algunos como Reina o Kolja... Y aunque le entristecía mucho sus muertes no era nada comparado con el dolor que estaba sintiendo por sus compañeros de torreón. Nerys, Kiki... Era como una especie de deja vú macabro, donde la clara protagonista era Iemai y su cabeza pisoteada por aquel monstruo.

Otra vez... La ciudad ganaba de nuevo. Daba igual que hubieran sobrevivido a la criba, y daba absolutamente igual que ahora tuvieran transformaciones o magia poderosa. Rocavarancolia parecía ganar siempre. Y ante aquel pensamiento las lágrimas terminaron de surcar sus mejillas, con el corazón bombeando a toda velocidad debido al dolor, como si la garra de un monstruo lo estuviera oprimiendo para dejarla casi sin respiración. Fue en ese momento donde los sonidos ajenos del resto empezaron a escucharse de fondo, como si realmente ella no estuviera allí con ellos. Aunque los observaba entre lágrimas: Adam desolado, Kahlo apartada un poco más lejos, Amira clavándose las uñas en los brazos, Lethe y Fleur diciendo palabras vacías... Porque habían hecho todo lo posible, sí. Pero eso daba igual ante aquel resultado... Porque estaban muertos. Se llevó una mano a la boca, incapaz de creer aquella noticia mientras no paraba de llorar.

-¿Por...qué... ¿Por qué alguien haría algo... así?- Logró decir con la vista clavada en el suelo, mientras un nuevo sentimiento empezaba a crecer dentro de ella, como una nube en el horizonte que presagiaba la tormenta. Un profundo odio ante el culpable de todo aquello. De sus muertes. Asesinatos.- ¿Quién es... Yuca?- Preguntaría más bien al aire y sin esperar realmente una respuesta.

Maila se dejaría caer en una de las sillas apoyando los codos en las rodillas, inclinada hacia delante y y tapándose parte de la cara con las manos, sollozando. Su mente no podía dejar de recordar escenas donde hubieran estado sus compañeros muertos. Desayunos, salidas a por las cestas, enfrentándose a peligros. Ahora ya daba igual. Maila solo quería desaparecer de allí y que se la tragara la tierra. Y obedeciendo a sus órdenes, una ráfaga de arena empezaría a rodearla muy poco a poco. Como si su dominio quisiera consolarla entre caricias del desierto.
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

05/11/23, 11:35 am
Con la tensión que tenía encima, que la chica se despertara de golpe le hizo dar un respingo en el sitio. Quitando el pequeño susto, Chromsa tuvo el impulso de acercarse por si necesitaba ayuda, aunque la desconocida parecía que solo estaba algo desorientada. Era un alivio que estuviera bien, se alegraba de que los otros tuvieran de vuelta a su compañera.

Y entonces llegó la explicación. El dónde habían estado y por qué en esa sala todavía faltaban personas. El secuestrador seguía a una diosa que, mirara por donde mirara el ochrorio, le resultaba una blasfemia contra lo verdaderamente divino si necesitaba sacrificios tan horribles. Estaba empatizando por los horrores que tenía que haber pasado la chica, le dolía escuchar su testimonio. En cuanto mencionó a "aquella chica asiática", el terror de ella también se le pegó, las hojas incluso pararon unos instantes por el shock. Tenía que ser Reina, aunque en el fondo esperaba que no lo fuera. No estaba listo para lo que iba a seguir. -¿Q-Que...?- consiguió decir con la voz tan temblorosa como su cuerpo mientras las lágrimas se iban formando en sus ojos. Uno a uno, los nombres de sus compañeros salieron acrecentando la lista de aquellos para los que ya era tarde. Arcan no le sonaba de nada, tenía que ser un amigo del resto, y de los del otro grupo solo había hablado un par de veces con Nery's, no por ello dejaban de doler. Aunque sin duda eran los otros dos los que le provocaron el llanto. Reina no es que hubiera estado muy implicada en la vida durante la criba, pero Kolja... Fue la primera persona que conoció al llegar a la fuente el primer día, un gran guerrero aunque su cabezonería hubiera empezado más de una discusión en el grupo, un amigo con el que todos habían sobrevivido... y que ahora ya no estaba, solo cenizas en el viento. -(¿Cómo podrían haberlos capturado a todos sin que pudieran hacer nada?)- se preguntó con pesar.

Chromsa miró a sus compañeros. Algunos lloraban, otros aguantaban la noticia, pero le parecía que a todos les afectaba de uno modo u otro. Aquello solo le causaba aún más pena. Todo el esfuerzo que habían hecho, ¿al final no había servido de nada? Seguramente no fuera el caso, porque haber acudido a Dama Enigma probablemente es lo que hubiera conseguido que estuvieran hoy allí, pero en esos momentos no conseguía pensar con claridad. Empezando por Adam, quiso abrazar a sus amigos, compartir juntos el dolor de la pérdida que llevaba tiempo ya dando señales, pero...

Todo en el relato de la chica era espeluznante y Yuca desde luego era un monstruo, pero hubo un detalle que le hizo parar incluso de llorar y el brujo se giró lento hacia ella, con los ojos bien abiertos. ¿Había escuchado bien? Sería una coincidencia, ¿verdad? -(No puede ser, ¿verdad? No, no)- intentaba convencerse, pero el sudor frío que empezaba a notar adelantaba un mal presagio. -¿Cómo que un ser esquelético? ¿Era otro ciudadano?- preguntó antes de que se la llevaran a descansar. Si bien su voz había sido firme, ocultaba una preocupación enorme que lo estaba tambaleando por dentro. Mónica dio entonces una explicación describiendo al ser y entonces Chromsa volvió a romperse. Le pitaban los oídos mientras procesaba la información, notando como le faltaba el aire cada vez más. Temblaba. No tenía dudas, por la descripción tenía que ser Ataulfo. El liche que habían encontrado en una bolsa cerca de Silente. El liche que ÉL había sacado al meter la mano en una bolsa sin fondo en la que estaba atrapado. Siendo justos, lo hizo con la ayuda de Adam, Alec y Kolja, lo cual hacía incluso más triste lo que estaba ocurriendo.

El fauno se quedó en el sitio mientras el resto hablaba y a la chica se la llevaban arriba. Oía de pasadas como el grupo se daba ánimos como podían. Habían hecho lo que habían podido, cierto. Pero él... él... Solo de pensarlo se ponía peor, hasta el punto de que si seguía allí dentro solo iba a agobiarse aún más. Girándose a sus compañeros, entre lágrimas que habían vuelto a brotar y con la voz rota, dijo como pudo: -Yo, ne-necesito... Vuelvo enseguida. Yo...- Antes de que pudieran darle una respuesta, el ochrorio corrió hacia la puerta seguido de un vendaval de su dominio, dejando caer por la ansiedad sin darse cuenta las hojas que había absorbido. Cualquiera podría ver la angustia con la que había salido.

Chromsa llegó lo más rápido posible al exterior. Necesitaba aire, espacio, confianza en que no la había fastidiado. Se dejó caer en la pared del torreón, cerca de la puerta. No tenía claro si quería estar con sus amigos o solo, a ambas opciones le encontraba pegas. Ahora mismo no creía que pudiera salir de ese dolor solo, pero ¿cómo podía mirar a la cara al resto cuando indirectamente había causado la muerte de Kolja, Reina y el resto? Cada cosa que pensaba solo alimentaba la ansiedad. El brujo se echó  a llorar tapándose la cara , mientras sus hojas se amontonaban a su alrededor. -Lo siento. Lo siento tanto- dijo al aire, como una plegaria a los espíritus de unos compañeros perdidos.
Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

05/11/23, 12:52 pm
No sabía que decir, ni que pensar ni que hacer. Era un descenso a la oscuridad misma, al abismo que se había formado dentro de él, creciente con cada segundo que pasaba a su alrededor. No era solo él, los demás estaban igual de dolidos por lo que apenas le llegaba en sus oídos y vista nublados por el propio impacto de la noticia.

Quejidos dolorosos se escapaban de su boca y entrecerró los ojos. Sus mejillas se mojaron aun más, crueles y delatantes. No quería eso, quería negar por completo que la monstruosa ciudad se llevó a personas que le importaban, gente por la que podía luchar y dar un paso al frente.

No lo hizo.

Lethe pronunció esas palabras y Adam, sumido en el enorme precipicio interno en el que se encontraba cayendo, la miró sin cambiar su expresión dolida y pensó para sí mismo, infecto de negatividad, que eso no era verdad y no pudo evitar culparse a él mismo sobre todo.

¿Qué hizo? ¿Jugar a ser médico? ¿Perseguir sueños? Escenarios poblaban su mente. Todos, sufriendo una muerte horrible e inenarrable. Los peores horrores sobre ellos, desolados, sin esperanza alguna. Todo mientras Adam estaba siguiendo las corrientes de esa horrible ciudad, yendo a sitios en los que distraerse mientras confiaba ciegamente en una desconocida que parecía maja.

Fleur apoyó las palabras de Lethe. Adam no quería pensarlo pero se le antojaron vacías, muy vacías. Estaba herido. No era verdad. Se distrajeron de un objetivo que tuvieron que haber perseguido desde el principio, por muy peligrosa que fuese la ciudad. Los fallecidos la sufrieron, ¿no? ¿Por qué demonios no se la jugó a buscarlos en serio? Se vio cobarde por actuar en la comodidad, en no apostar su propio pellejo a favor de ellos. Kolja lo habría hecho sin dudarlo.

El solo escuchar a varos de sus compañeros lidiar con el duelo le hizo quebrarse más. La garganta le pesaba y sollozos entrecortados se le escapaban de su agitado pecho. Todos estaban juntos en las peores y aunque deseó hacerlo, Adam no se vio capaz de siquiera otorgar ánimos ni ofrecer consuelo, sencillamente hacerlo le partiría el alma.

No tuvo tiempo para pensar en quien hizo esa atrocidad, aquel psicópata responsable. Su burbuja era muy densa, solo podía pensar en las muertes pero ésta se quebró cuando Chromsa mencionó aquel esqueleto. No hiló los conceptos en un principio por culpa del impacto inicial pero…

No podía ser cierto.

La visión de aquella criatura muerta, el esqueleto lleno de ese pus verdoso en su interior, la bolsa… Ataulfo… Esa cosa… ¿Ayudó?

Chromsa pareció haber pensado en eso mismo, su expresión lo delató y sus lágrimas eran dolorosas de ver para Adam. No pudo decir nada, estaba bloqueado y pálido por ese dato. Quería decir algo, debía decirlo pero Chromsa ya estaba marchándose y Adam alzó la mano en dirección al afectado. Era ya tarde, solo pudo ver como se alejaba a la vez que varias hojas le rozaron la cara con rapidez, estas estaban sumidas en un remolino que eran reflejo del interior de Chromsa, podía sentirlo.

Era mucho que pensar y a Adam no le quedaban fuerzas. Debería decir algo a Chromsa o, al menos, al resto. Lethe, Fleur, Maila, Kradko, a alguien aunque sea. No podía hacerlo, se sentía débil. Sin mediar palabra se acercó a una silla, la primera que vio. Sentado, miraba a nada y a la vez a todo, al pasado y al futuro. Su mirada era vacía, ya no le quedaban lágrimas que derramar.
Yber
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Ulmara.
Especie: cercana alaí.
Habilidades: Velocidad, nociones de lucha y resistencia.

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

06/11/23, 09:12 pm
No supo en qué momento el salón se había llenado tanto, pero en un suspiro aquello estaba lleno de monstruos, cada uno de sus madres y de sus padres. La tranquilidad de Eitne al ver a Mónica viva fue efímera y, poco a poco, se fue contagiando de la incertidumbre que veía en el resto de caras. Quería alegrarse por la bruja, pero sentía que estaba mal cuando faltaba tanta gente. Cuando Limón pió por primera vez, el niño lo acogió en su mano izquierda y se lo llevó al pecho, pidiéndole por favor que no hiciera ruido.

La llegada de Nime le resultó un alivio y decidió que no se despegaría de ella ni de los suyos, sobre todo al ver que Mónica despertaba. Al principio, intercambió con la demonio un gesto de sorpresa y alegría, pero fue la propia bruja con sus palabras la que lo rompió. Procesó todo a medias, con una hilera de pensamientos intercalados con dudas por lo que estaba oyendo. ¿Cómo? ¿Por qué? No entendía aquel arranque de violencia, a pesar de que sabía de sobra la ciudad en la que vivía. Las comisuras de sus labios se movían en pequeños espasmos, fruto de la lucha interna de la bestia del crepúsculo por no llorar.

Tardó en reaccionar al agarre de la libense, pero cuando se percató, llevó su mano libre sobre la de ella y la posó con suavidad, temblorosa. Buscó con la mirada a Adru, a Neil, a Rox y fueron sus rostros los que terminaron por decantar su guerra en favor de las lágrimas. Cuando el gamusino les abrazó, Eitne ya sollozaba desconsolado, susurrando pequeños “No puede ser” que a veces se morían en su boca y a veces sonaban con claridad en unos y otros oídos, al azar.

En ese instante, se le vino a la mente el olor de las plantas de Letargo y la frialdad de la piedra. Se sintió de nuevo cojo, desvalido y muerto de miedo. Echó de menos a los que ya no estaban, que ahora eran más.


Ulmara había llegado en cuanto se enteró de lo que ocurría, pero se quedó apartada, lo más cerca de la pared que pudo. No se permitió sentir alivio aún, a pesar de que ver a Keskit y al resto era una buena noticia. No hasta que no supieran qué era de Sarah, de Nery’s o Kiki, de Reina o Kolja. Había algo terrible en este éxito parcial, una incertidumbre que tensaba a la bruja y carcomía sus nervios, su paciencia. De vez en cuando se le venía Iemai a la mente, pensaba en que ella también había sido secuestrada por un infeliz y en cómo había acabado todo, lo cual no ayudaba en aquel instante.

La espera a que alguien despertara se le hizo agónica y, por desgracia, aquella desconocida no traía buenas noticias para ellos. La sobrepuso un gesto de asco al escuchar la mención a una diosa, una repulsión que no pudo esconder y que tornó en rabia al descubrir cómo habían acabado tantos de sus amigos. Se le erizaron las plumas y se le humedecieron los ojos, pero la cólera podía con el miedo y la pena.

Estaba harta de llorar, de sumar muertos a la lista, de sentirse insegura incluso con el poder que ahora tenían. Harta de que la Ley de No Intervención no sirviera con Iemai y que la ausencia de leyes justificara lo que estaba pasando. Harta de sí misma y de todo el mundo, de los vivos y los muertos. Harta incluso de Sarah y Kiki y Nery’s, de que tantas de sus relaciones hubiesen acabado en una muerte prematura, de tantos fantasmas que, sin existir de veras, la acosarían por las noches.

Se había autoconvencido estos meses de atrás de que no pasaría nada, de que sus compañeros eran un poco raros y necesitaban un espacio diferente al suyo. Porque la salud de Ulmara pendía de un hilo desde la cosecha, porque necesitaba un respiro entre tanto terror, tanta duda existencial, tanto debate interno... Poco a poco aquel pensamiento se había ido desmoronando ante ella y ahí estaba de nuevo, deseando la muerte de otro deshuevado malnacido mientras se preguntaba qué podría haber hecho mejor.

No es justo, joder… —murmuró.

Abrió entonces su percepción al resto de la sala, vio la seriedad de unos, los llantos desconsolados, las miradas tristes, la impotencia… Todo lo que le bullía por dentro se reflejaba también en el rostro de sus amigos y conocidos. Quiso hablar, corroborar a Lethe y Fleur que efectivamente habían hecho todo lo posible, responder a Maila, consolar a Chromsa…

En su lugar, contuvo un grito de rabia y se marchó sin decir nada, dando un portazo al salir.
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

07/11/23, 05:23 pm
La enderth hizo acopio de fuerza de voluntad para no dejar traslucir lo impotente que se sentía. No hasta el punto en el que lo hacía. Sus palabras prácticamente parecían haber caído en saco roto a juzgar por las reacciones de la mayoría, y no es que le extrañase o pudiera culparlos. Tuvo el breve consuelo de ser respaldada por Fleur, a quien dedicaría un débil “gracias” al pasar por su lado camino a la puerta: su siguiente objetivo. No para abandonar el edificio por completo como había hecho Ulmara, aunque ganas no le faltasen. Le preocupaba Chromsa, y ni siquiera Adam parecía en condiciones de salir tras su pareja. No podía decir que una congoja no se instalase en su pecho al ver el estado del pegaso, de la aparición nocturna y… bueno, de todos en general. Ella también se preguntaba quién lucios era el tal Yuca y si ya se habría encargado de él el grupo de rescate. Si no era así… Negó con la cabeza, no era el momento. Todavía llevaba a Kradko de la mano, por lo que se acercó a Amira, que era la que parecía más entera de sus más allegados y le indicó a la lepäni con suavidad que permaneciese junto a la valkyria.

La puerta de la Sede se abriría tras el fauno por segunda vez en poco tiempo, pero esta vez la persona que salía no pasaría de largo. La horus se acercó al brujo con cautela, colocándose a su lado pero no demasiado cerca.
Chromsa… —En realidad, ¿qué le quería decir o preguntar? Ni siquiera lo tenía claro. Pero le había extrañado lo particularmente perturbado que se había mostrado tras hacer una pregunta que, para ella, no significaba gran cosa—. ¿Necesitas… quieres… hablar?
Según las palabras escapaban de su pico, podía palpar la futilidad que despedía cada una de ellas. Estaban tan vacías como el intento que Fleur y ella habían hecho por infundir una mísera partícula de ánimo.
Harek
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Personajes :

Heridas/enfermedades : Raspazos y contusiones varias, luxación del tobillo izquierdo
Síntomas : A veces tendrá ataques de claustrofobia.
Armas :

  • Rick: Sable y arco
  • Erknest: "Espada legendaria" y cuchillas de aire

Status : The journey never ends

Humor : Cualquier cosa me vale.

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

08/11/23, 09:30 pm
Que sus compañeros les hubiera pasado algo malo era una posibilidad que se había vuelto bastante posible cada vez que volvían de sus búsquedas sin éxito, pero Chromsa no había querido perder nunca la esperanza. En algún momento entre todos, con la ayuda de Erknest, Dama Enigma y el resto, darían con ellos. Eso se convencía cada vez que volvían con las manos vacías. Pero la ciudad se había reservado otros planes para sus amigos. Estaban muertos y esta vez parecía que ni siquiera tendrían cuerpos que enterrar.
-(Y yo... Yo...)- Maldito fuera el día en que reparó en aquella bolsa entre los escombros.

El ochrorio siguió llorando desconsoladamente mientras sus hojas parecían abrazarlo, incluso la capucha hacía el intento de cerrarse un poco más de lo que permitían las costuras. La culpa se arremolinaba con la tristeza y los últimos recuerdos de la cara de los desaparecidos. Se mantuvo en su llanto aún cuando comenzó a oír pasos que se acercaban a la puerta y solo paró momentáneamente cuando alguien salió dando un portazo. Miró en dirección de la figura que se alejaba de allí. Era Ulmara, ¿pero a dónde iba? Tuvo el pequeño impulso de levantarse y preguntarle, pero no tenía claro que estuviera de humor para hablar. Así que se quedó sentado, cabizbajo y llevándose las rodillas al pecho.

Al poco volvió a abrirse la puerta, pero esta vez no porque se fuera alguien. En cuanto escuchó la voz de Lethe abrió un poco su postura para mirar a su amiga, destensando las piernas y limpiándose con el lado de la mano las lágrimas. Las palabras de la enderth tenían un matiz de pesar, que no le extrañaba en absoluto cuando todos estaban afectados, pero las apreciaba mucho. La única duda que tenía es si tendría la fuerza para contárselo. Habría que intentarlo, cuanto antes saliera mejor.

-- contestó, mientras ordenaba sus pensamientos. Inconscientemente, las hojas a su alrededor dejaron un hueco en el suelo por si prefería sentarse para escucharle. De una forma u otra, empezó a contar con la vista en otra parte: -Es... es por lo que ha contado. Me... me cuesta creer que lleguemos tarde pero... Los dos culpables... No tengo ni idea de quién es Yuca, pero el otro... Me ha dado un escalofrío.- Hizo una respiración algo más larga para calmar la ansiedad y siguió. Hizo el amago de mirarla, pero no lo consiguió -Fue hace mucho, ¿pero recuerdas cuando Adam, Alec, Kolja- le dolió un poco nombrarlo -y yo estuvimos buscando cosas útiles por los alrededores del torreón? Encontré una bolsa rara y al meter la mano dentro algo me agarró y tuvimos que tirar los cuatro para sacarme. Dentro había un liche que se llamaba Ataulfo. Era raro, pero no nos llegó a hacer daño. Pero...-

Llegado ese punto, unas lágrimas incipientes aparecieron en su rostro mientras la voz intentaba escapársele para lo siguiente. Titubeaba intentando no ponerse a llorar antes de terminar, aunque le doliese lo que pudiesen pensar después de aquello. Esta vez si la miró. -Cre-Creo que el otro era él. Encontré la bolsa y lo sacamos sin querer. Ahora po-por mi culpa todos...- El llanto le ganó el pulso y se llevó una mano a los ojos. -Lo siento mucho, lo siento de verdad. No quería...- se disculpó lleno de pena.
Muffie
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación
Personajes :
Wednesday: Vouivre humana británica.
Karime: Licántropa loba libense de la capital.
Kimbra: Demonio rakshasa krabelinense Hija de Lunas engendro.
Irenneil: Brujo de la cera aurva sinhadre.
Edén Damkinea: Atlante daeliciano de la Ciudad del Norte.
Szczenyak//Colmillo: vittya zawodny nómada.



Unidades mágicas : 5/5
Heridas/enfermedades :
Ka: Le falta el ojo izquierdo.
Colmillo: Tiene partido el colmillo derecho.


Síntomas : Gusto por dibujar trazos sin ton ni son cuando vacía la mente.
Armas :
Wen: Guadaña doble y arco.
Ka: Espadas gemelas, arco y dardos.
Kim: Arco, machetes y dagas.
Neil: Cuchara de madera y cera.
Edén: Magia y sonrisas amables.
Colmillo: inutilidad.



Humor : Absurdo

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

08/11/23, 10:48 pm

Neil se encontraba en su habitación estudiando sobre abejas cuando escuchó el revuelo y, aunque no perdió el tiempo en marcar el libro y salir, pareció ser el último en llegar al piso de abajo tras Nime.

Al principio, el brujo no tenía ni idea de lo que estaba ocurriendo. Había un grupo de personas inconsciente y otro grupo de personas, entre los que reconoció a Amira, que acababan de llegar algo alterados. No fue hasta que Mónica se despertó con un sobresalto que no la reconoció.

-¡Mónica! -exclamó entre sorprendido y feliz de verla sana y salva, aliviado después del tiempo que llevaban sin saber de ella.

Para su desgracia, la bruja de los espejos no tardó en hacerle ver que su felicidad no estaba del todo justificada.

Secuestros, sacrificios, Arcan muerto.

Las palabras de la humana le hicieron jadear de la impresión y el pavor, no entendiendo muy bien como una sola persona podría haber hecho algo tan atroz.

-Luces… -jadeó en silencio al ser realmente consciente de la cantidad de nombres que había dicho Mónica y de cómo de cerca había estado ella misma de ser uno más en esa lista.

Con el cuerpo entumecido por la conmoción, al principio apenas percibió el abrazo de Adru, pero en seguida se lo devolvió con fuerza, contagiándose de sus lágrimas como si se le hubiera olvidado llorar si no veía hacerlo a alguien antes.

Arcan había muerto.

Siguiendo a Adru, Neil abrazó también a Eitne, Nime y Rox, aferrándose con fuerza a los tres. Ellos habían perdido a Arcan, pero todavía tenían a Mónica. Con un rápido vistazo al grupo reunido junto a ellos que no conocía se preguntó qué alivio quedaba entonces para ellos, que no parecían haber recuperado a ninguno de los suyos.

Agachando la cabeza, avergonzado por la culpa de que uno de los suyos se hubiera salvado, el aurva le dio un breve abrazo a Mónica antes de que Adru la acompañara a su habitación y se dirigió sin perder el tiempo a la cocina, donde prepararía tantas tazas de chocolate caliente como fuera capaz.

Sería un flaco consuelo para tan grande pérdida, pero era lo mínimo que podía hacer.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas
Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

09/11/23, 07:16 pm
La horus frunció el ceño cuando Chromsa empezó a rememorar una historia que prácticamente había enterrado en su memoria. Solo la recordó cuando el fauno hizo mención a ella porque se le vino a la mente el enfado que había sentido en aquel momento, siendo una de las tantas discusiones que había mantenido con Kolja y la primera vez que pensó que el ochrorio que ahora tenía delante suya no era tan sensato como le había parecido en un principio. Más de un año tras aquel suceso, a la enderth ya no le importaba, y aunque si se repitiese algo así no dudaría en volver a reprender a los implicados, era más que probable que fuese considerablemente más comprensiva al respecto de que a veces, simplemente, no se tomaban las mejores decisiones.

Pero cuando el brujo siguió hilando, la horus empezó a comprender por qué le estaba hablando de aquello antes de que finalizase su explicación y le miró con una expresión difícil de descifrar. No supo qué decir mientras Chromsa seguía hablando, culpándose. Pero aunque la enderth fuese difícil de leer, no estaba enfadada, ni compartía la opinión del ochrorio que se disculpaba entre lágrimas. No tardó largos segundos en moverse o hablar por que estuviese de acuerdo, sino porque aquello… seguía sin dársele bien.

Chromsa… —el fauno notaría una garra posándose sobre su hombro. El tono de Lethe era relativamente neutro, si bien afectado por cómo se sentía desde que habían recibido las noticias—. No es culpa tuya, ¿me oyes? —añadió imprimiendo una firmeza que tuvo que sacar de dónde no la había—. Ya te disculpaste por eso en su momento. No tiene nada que ver con lo que ha ocurrido ahora. Percas, si ni siquiera puedes estar seguro de que se trate del mismo esqueleto: dudo que sea el único cadáver andante que viva en este vertedero. Pero aún si lo fuera… —dudó. Aunque era obvio que su amigo no era culpable de nada, no sabía cómo transmitírselo—. Tú no has hecho nada más que abrir una bolsa. La podría haber abierto cualquiera, o a lo mejor el tal Ataulfo podría haber salido de ahí sin ayuda. No lo sabías ni lo sabes ahora, porque no puedes controlar todo lo que va a suceder —. En su interior algo le decía que estaba siendo hipócrita consigo misma al ofrecer aquellas palabras y el pensamiento intrusivo de si más que consolar a Chromsa estaba intentando excusarse a sí misma estaba ahí. Pero, en el fondo, lo tenía muy claro—. Es la crueldad de este lugar lo que nos ha arrebatado a nuestros compañeros. No es culpa tuya.

Al repetir aquella frase sintió que se le escapaba toda la fuerza que le quedaba. Pasaría el brazo hasta el hombro contrario del fauno, intentando transmitirle también con el contacto que no hablaba por hablar. Se le pasó por la cabeza si sería adecuado ofrecerle un abrazo en condiciones, pero su torpeza le impidió hacer más movimiento que aquel.
LEC
LEC

Ficha de cosechado
Nombre: Kalna, hija de Mánide
Especie: libense, del imperio
Habilidades: Automotivación, nociones de lucha, valor.
Personajes :
Dama Puente/Kaila: Maga logomante austriaca (1.60).
Kaethe/Dama Sobras: Ghoul nublina (1.46).
Yttria: Bruja percusionista canadiense (1.53).
Amira/Cálamo : Valkyria francesa (1.63).
Kalna : Libense, del Imperio (1.78).
Nefer : Ammut hijo de luna Levyna. (1.85)

Armas :
Dama Puente/Kaila: Magia, báculo
Kaethe/Dama Sobras: Daga, fuerza bruta
Yttria: Arco, hacha, magia, mala leche, cucharillas y otros objetos metálicos.
Amira/Cálamo: Espada corta, pegaso (shire)
Kalna : Espada bastarda; lanza y escudo
Nefer : Lanza, venenos

Status : One flesh, one end
Humor : Permanent resting bitch face

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

10/11/23, 11:11 am
Amira no sabía qué quería en ese momento, pero las palabras de Lethe hicieron que rápidamente descartase algo que no quería: palabras de consuelo vacías. «No hemos hecho una mierda», pensó, entre la rabia y la amargura. Les habían buscado, habían buscado a especialistas para buscarles, pero no habían conseguido nada. Y mucho menos habían evitado que se los llevasen, que les sacrificaran a una “diosa”.

Observó las reacciones de todos en silencio, sin ser capaz de consolar a nadie. Se sentía egoísta no poniendo a sus compañeros por encima, no encontrando palabras de ayuda cuando Lethe estaba haciéndolo. Adam estaba destrozado, Chromsa lo estaba tanto que hasta había salido de allí. El sentimiento de egoísmo volvió cuando vio la reacción de Ulmara, queriendo hacer lo mismo en vez de ir a consolar al brujo o al pegaso. Pero no se veía capaz de articular palabras de consuelo. Se quedó cerca de Kradko, a quien la horus había dejado cerca, y si la pequeña buscaba contacto físico, fuera darle la mano, o un abrazo, no tendría problemas en concedérselo.

A lo mejor, después de todo, sí sabía lo que quería. Gritar, dejar que la ira la consumiera. Amira no volvería a Serpentaria en un rato. Se quedaría en una sala de entrenamiento de la Sede, aunque más que entrenar se dedicó a darle golpes con una espada al muñeco de entrenamiento hasta agotarse, física y mentalmente. No quería dejar que volviera a pasar. No pensaba dejar que volviera a pasar.

_________________________________________

Regocijaos, pues ahora sois parte de la leyenda de Kalna, hija de Mánide
Harek
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Personajes :

Heridas/enfermedades : Raspazos y contusiones varias, luxación del tobillo izquierdo
Síntomas : A veces tendrá ataques de claustrofobia.
Armas :

  • Rick: Sable y arco
  • Erknest: "Espada legendaria" y cuchillas de aire

Status : The journey never ends

Humor : Cualquier cosa me vale.

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

11/11/23, 12:26 pm
Empezaba a arrepentirse de lo que pudiera pasar ahora que lo había contado, pensando en qué diría la enderth. El silencio solo lo ponía más nervioso, pero gracias a la Acromía que a partir de ahí la situación cambió. Cuando dijo su nombre acalló por un momento su tristeza y cuando sintió la garra, se apartó la mano para ver a su amiga, atento a lo que fuera a decir.

Siempre había apreciado a la enderth por mantener el sentido común en el grupo, aunque ahora se lo agradecía aún más. El dolor de la pérdida no iba a marcharse, claro, pero la razón que tenía Lethe le empezaba a animar y alejaba su autoimpuesta culpa. Aunque le costara verlo por la situación, en el fondo y, viéndolo en frío, estaba de acuerdo con ella. Era mucha coincidencia, pero en una ciudad tan grande podía haber otros liches, y la bolsa estaba a la vista y bien podría haber sido otro de sus compañeros de aquel día quien la hubiera encontrado. Poco a poco, el ochrorio se iba calmando mientras la escuchaba, secándose las lágrimas que le habían quedado.

-Cierto- comentó brevemente después de aquella frase tan importante. "No puedes controlar todo lo que va a suceder". Era lógico y se lo había repetido alguna que otra vez. La Acromía podía guiarle, pero tenía claro que no podía interferir de más en sus designios. Ni siquiera los dioses según las teorías escapaban de no poder controlar algo. Chromsa podía actuar hasta cierto punto, pero no podía hacer más llegado hasta cierto punto aunque le hubiera gustado. Qirra, el brazo de Kahlo, ahora Kolja y el resto... Habían hecho todo lo que habían podido para encontrar una buena solución y, aunque hubiera preferido un mejor final en cada caso, no podía atormentarse para siempre por ello. Le llevaría tiempo asimilarlo del todo, pero ya era un primer paso. Ahora tenía un motivo más para dejar claras sus creencias. Ochroria no era el único mundo que podía necesitar el equilibrio para alcanzar la armonía.

-Gracias, Lethe. De verdad, muchas gracias por todo- respondió con una sonrisa sincera. El contacto creciente también le ayudaba a creer en sus palabras, más viniendo de ella. Siempre había pensado que se preocupaba por el grupo aunque su fuerte no fuera mostrarlo tan directamente como con aquel brazo. Para suerte de la enderth, Chromsa sí se decidió en darle un abrazo, corto por si acaso no estaba cómoda pero lleno de afecto. -(Cuanto me alegro de haberte conocido)- pensó contento, con los ojos un pelín húmedos.

Con ánimos renovados, o al menos los suficientes dadas las circunstancias, se levantó, seguido poco a poco de las hojas que habían quedado en el suelo. -Supongo que tendría que volver dentro, no quiero preocupar más al resto- dijo algo tímido. Luego, pensando en la conversación, le comentó una idea: -Tal vez podría contarle a Dama Enigma sobre Ataulfo cuando la veamos. Con una descripción más detallada a lo mejor puede detenerle a él y a Yuca- Para sus amigos era tarde, pero tal vez con aquello aportaría su granito de arena para evitar más muertes.
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas
Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

13/11/23, 02:24 pm
Por suerte, el propio Chromsa tenía más claro que el gesto era apropiado y pronto se encontró abrazando a su amigo. Los agradecimientos se sentían contradictorios: le embargó instantáneamente una calidez porque el fauno se sentía mejor y además, según decía, haber sido en parte responsable de ello, pero… Al mismo tiempo sentía que no merecía ninguna de aquellas palabras. Por supuesto, no lo dijo. No quería que, después de haber salido específicamente para reconfortar al ochrorio, los papeles se tuviesen que invertir. El patetismo tenía un límite, y aquel al menos podía controlarlo.

Se separaron rápido, pero la horus le devolvió un amago de la sonrisa que el fauno le había dedicado.
No he hecho nada: solo recordarte la verdad —le dijo como respuesta, finalmente.
Y asintió a su intención de volver al interior, acompañándole—. Mañana podemos visitar a dama Enigma. Al menos, yo planeo hacerlo —respondió a su sugerencia.
No quería añadir nada más. No sabían, a fin de cuentas, los detalles de lo ocurrido y no quería hacer ninguna cábala. Haría lo que tuviera que hacer, lo que fuese necesario, pero necesitaban información primero.

Una vez dentro volvió junto a Kradko, sin poder evitar fijarse en el estado de Adam. Aunque intentase preguntarle, no parecía que fuese a poder consolar a nadie más en aquel momento. Se preguntó brevemente donde se encontraría Amira, aunque la clinger le dijo que no se había ido de la Sede. En cuanto estuviesen reunidos de nuevo y listos para irse, Lethe buscaría a Noel. Una breve conversación con su cosechador bastaría para decidir que lo mejor era dejar a los recién aparecidos, que todavía dormían, en alguna habitación del propio edificio. El draco le aseguraría de que se encargaría de que estuviesen bien y de informar a alguno de los habitantes del lugar al respecto si no conseguía que despertasen mientras él siguiese por allí.

Tal vez en otra ocasión habría insistido en ayudar, pero por aquella vez… decidió dejar que se encargase alguien claramente más capacitado que ella. De todas formas, sus amigos necesitaban regresar a Serpentaria. Y ella misma, también.

Sigue en la Agencia de investigación Nifelyre.
Tak
Tak
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Airi
Especie: Sanaí
Habilidades: Habilidad manual, memoria, imaginación.
Personajes :
Gael/Koval: fuego fatuo terrícola.
Kin: demonio raigaurum irrense.
Ayne: anima sinhadre.
Eara: sinhadre sin esencia.
Nime: demonio mineral libense.
Iemai: cercana, fallecida.
Airi: sanaí.


Unidades mágicas : 5/8

Síntomas : Tendencia a alargar sus baños.

Armas :
Gael/Koval: espadas rectas, maza y quimeras.
Kin: alfanje y guan dao.
Ayne: sable.
Eara: ballesta de repetición.
Nime: dagas.
Airi: diálogo y esconderse.


Status : (ノ☉ヮ⚆)ノ ⌒*:・゚✧

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

02/02/24, 01:27 pm
Gael y Giz no perdieron un momento en sacar a Tayron del templo cuando vieron que aparecía el consejo y, para añadir un poco más de presión a algo que ya inducía bastante, la misma reina venía con ellos. «Hora de poner pies en polvorosa» se había dicho el fuego fatuo, aunque compartió con Giz aquel pensamiento por vía telepática.

El lémur pronto estuvo a las puertas de la sede, con la mayor parte de sus heridas curadas o en proceso de hacerlo. Necesitaba reposar, eso estaba claro, porque la magia solo podía ayudarle hasta cierto punto. El agotamiento mágico era algo contra lo que no tenían nada.

Una vez allí dejaron al chico con sus compañeros y preguntaron acerca del estado de los rescatados. Al menos parecía que no tendrían que lamentar más perdidas que las que ya habían ocurrido antes de ese día, pero era descorazonador escuchar que no se podría hacer nada por el resto de desaparecidos. Gael no les conocía y aquel solo era un trabajo más, pero aún notaría el regusto amargo de las noticias cuando se reunieron con Noel en la calle. La peor parte era que el nombre de Matt seguía sin aparecer ni entre los fallecidos.

x  x  x  x

Nime no sabía qué hacer, ni dónde meterse. Los abrazos tenían un límite hasta el que eran reconfortantes, pero llegaba un punto en que podían asfixiar. No arreglaban nada. Quienes se habían ido no iban a volver. Aquel sentimiento era ya un viejo conocido, pero era uno que había deseado no volver a sentir. Después de llevar a Mónica a su cama, se sintió vacía, y solo siguió a sus amigos como un fantasma.

La puerta principal volvió a abrirse al cabo de un rato y fue entonces cuando trajeron a Tayron. Nime se preocupó mucho al ver que lo habían herido, pero por lo que dijeron los que le traían, estaba bien, o lo estaría.
Tayron, Tayron… menos mal. ¿Sabes qué? Mónica está bien, se despertó, pero ahora está arriba descansando otra vez —le dijo a toda velocidad, como si eso pudiese consolarlo o hacerle sentirse mejor. Las otras noticias… no era el momento ni ella la persona apropiada para darlas. Además, quería saber qué había ocurrido, y esperaba que el lémur lo explicase todo antes de nada.
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.
Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 12/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

04/02/24, 12:01 pm
Ser trasportado por Gael y Giz mediante levitación fue un alivio para su cuerpo, pero lo cierto es que se sentía como un fardo inútil. Tanta preparación en la Sede, tantos hechizos conjurados contra objetivos inmóviles y acababa de descubrir que nada podía compararse al fragor real de la batalla. No es que fuera la primera vez que luchaba con uñas y dientes por preservar su vida, pero sí la primera en la que podía defenderse, y los resultados fueron idénticos a cuando era cosechado. Aterrador.

Al llegar a las proximidades del refugio el lémur le dio las gracias a sus sanadores y les pidió que le dejaran cruzar la puerta principal a pie aunque fuera apoyado en sus hombros. El viaje ya fue lo suficientemente humillante como para alargar lo culpable y estúpido que se sentía delante de sus amigos.

Cuando los avistó se dejó caer en el sofá del salón con un quejido a modo de saludo. Parte de su ropa y chaqueta estaban desintegradas y dejaban ver su pecho herido, varios lametones de un profundo púrpura lo cubrían y trepaban con mala baba hacia su cuello. Menuda putada la verdad, aunque al menos ya no dolía. Siempre le resultaría fascinante lo extraño de la magia curativa, hacía menos de una hora se asaba vivo y ahora solo notaba el cuerpo dolorido como si le hubieran pegado la paliza del siglo. A veces echaba de menos el efecto placebo que le generaba un paracetamol.

¿Eh... qué? —le dijo a Nime, aturdido por la velocidad de sus palabras y el cansancio mágico que le reclamaba a una buena siesta. Hasta las puntas de sus dedos negros le pedían un descanso eterno, pero sabía que no era el momento. Logró esbozar una sonrisa impuesta en dirección a la demonio y su cola suave se deslizó para rozarle el hombro en un gesto de afecto. Los ojos todavía hincados de llorar de Tayron buscaron a Dafne entre los presentes sin ninguna pizca de sorpresa por su ausencia—. ¿Qué Mónica se ha despertado? ¿Y que os ha dicho? —la voz rasgada del chico no impedía que se viera excitado por las buenas noticias, más no dio mucha posibilidad a hablar creyendo que primero tenía que tranquilizar a todos con el fin del peligro inminente.

No voy a mentir me han dejado hecho mierda —se encogió de hombros—. El médico me ha dicho que voy a vivir y esas cosas que están muy de moda ahora —sus labios agrietados sonreían en una mueca socarrona, sus ojos por el contrario no lo hacían en absoluto. Disfrazar la realidad y esconder el latido acelerado de su corazón con chascarrillos de pacotilla era una personalidad y era la suya—. Así que para vuestra desgracia seguiré dando por saco un ratito más y eh... ¡Hemos ganado! Los malos están muertos... —se ahorraría los detalles de en qué circunstancias—. Los buenos a salvo y a pasar página... ¿Si o qué?.

Escrutó los rostros vecinos que le miraban mientras trataba de no cagarse encima cada vez que recordaba a Ataulfo y su tormenta de hechicería.

Tendríais que haberme visto cuando reventé a ese esqueleto contra la pared de un combo guapísimo... —remató, cada vez más cabizbajo y encima dándose cuenta de que aquel tufo a pollo frito y plata mágica provenían de él.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

05/02/24, 07:53 am
Noel

La enderth se había acercado a él para pedirle ayuda con algunos de los rescatados, ya que al parecer no habían recibido muy buenas noticias por parte de la bruja de los espejos y nadie sabía muy bien cómo actuar en aquellos momentos. No les culpaba: lo que le resumió Lethe era horrible y podía empatizar perfectamente con lo que les tocaba lidiar. No ofreció muchas palabras de consuelo a su cosechada, pues tampoco sabía si las quería, pero sí aceptó ayudarle con lo que pedía.

Buscó habitaciones vacantes cercanas donde poder dejar a los neotransformados que seguían dormidos. Alguno dio signos de empezar a despertarse, de hecho, pero enseguida decidió dormirlos él de nuevo con un hechizo de sueño muy leve mientras los dejaba sobre una cama: no creía que la presencia de un extraño al que nunca habían visto y que probablemente no les inspiraría ninguna confianza fuese a ser positivo en absoluto para ellos. Simplemente, informó de dónde se encontraban y sugirió que alguien estuviese pendiente de ellos porque probablemente despertarían pronto.

Una de las personas con las que habló brevemente, de hecho, fue a la propia bruja de los espejos, a quien se encontró en el pasillo después de salir de uno de los cuartos. Supuso que la puerta que había oído abriéndose era la suya. La chica, quien tenía bastante mal aspecto, le dio las gracias y se dirigió hacia el baño. El draco sintió alivio interno porque no le hubiese hecho ninguna pregunta o petición, pues a ella sí que no la conocía de nada en absoluto y habría sido una interacción bastante incómoda para su gusto.


De vuelta en la calle, había visto a Giz y Gael pasar llevando a uno de los nuevos empleados de Jack levitando. Herido, suponía, aunque parecían haberle tratado la peor parte. Decidió también esperar a que ellos saliesen de la Sede y se dejó ver una vez habían caminado varios pasos fuera del edificio, reuniéndose con sus amigos para intercambiar información de un lado y el otro. Parecía que las cosas se habían puesto serias al final con el krampus y la inesperada aparición de un liche chiflado… Por no mencionar al propio Consejo. Por supuesto, tal y como ya sospechaba tras haberse enterado de la historia de Mónica, Matt seguía sin contarse ni entre los vivos ni entre los muertos. ¿De verdad la desaparición del espectro de arena no guardaba relación con las demás? Desde luego era la pieza que no encajaba para nada: el único veterano que había desaparecido, y ni siquiera sabían si lo había hecho en la misma franja de tiempo aproximada que el resto.

¿Dónde demonios estaba el brujo de la arena y por qué cada vez tenía una sensación peor al respecto? Por lo de pronto, iban a llevarle malas noticias a Wen y Kaethe.


Adru

Tras asegurarse de que Mónica no necesitaba nada, estaba reunida de nuevo con el resto cuando aparecieron Tayron y Sinceridad. Los amigos de Noel (de quien recordaba el nombre porque acababa de volver a presentarse hacía un rato, pero lamentablemente no podía decir lo mismo de ellos) habían llevado al lémur hasta allí tras curarle varias heridas. El gamusino se acercó rápidamente junto a Nime y agradeció efusivamente al humano y el asreniano antes de que se fueran. Tras las palabras de la libense, la argos se excusó asegurando que necesitaba ver a Mónica antes que nada. Era comprensible: sabía lo unidas que estaban, y al contrario que Tayron ella parecía ilesa por lo que nadie la detuvo.

Así que se quedó junto al humano, escuchando su relato con toda la atención que era capaz de invocar. Aunque bromeaba, sabía que lo había tenido que pasar muy mal y si no se lanzó a darle también un abrazo al lémur era porque temía hacerle daño: se tuvo que recordar a sí misme que acababan de explicarles que había sufrido heridas bastante graves.
¡Menos mal! —respondió enseguida con algo más de énfasis del que tal vez fuese adecuado en aquel momento. Sentía demasiado alivio por saber que, a pesar de todo, las cosas no habían acabado con más gente inocente muerta—. Eres un héroe, Tay —intentaría bromear con el tono más afectado de lo que pretendía fingir mientras guiñaba un ojo y alzaba un pulgar mientras este explicaba sus hazañas.

Y a continuación buscaría con la mirada al resto. Un cambio completamente drástico en su expresión que delataba que algo le pesaba sobremanera, pues Adru solía ser más fácil de leer que un libro abierto. Él todavía no había escuchado la historia de Mónica, pero había preguntado específicamente por lo que había dicho. Tenían que responderle, pero le sinhadre sentía que cualquier elocuencia se le había escapado por completo desde que elle misme escuchó el relato de la propia bruja.


Por suerte para el gamusino y cualquiera de los presentes, ninguno de ellos tendría que ocuparse de responder, no obstante. Unos pasos en las escaleras indicarían que dos personas se acercaban: Sinceridad estaba de vuelta, y Mónica bajaba apoyada sobre ella. Parecía ligeramente más calmada, pero en sus ojos de espejo se podía intuir con claridad la misma expresión aterrada que había tenido cuando despertó.
—Tayron... Me explicó Sinceridad lo que hicisteis por nosotros... —su tono era quedo y se notaba toda la fatiga que había acumulado en él— Muchas gracias.
La bruja de los espejos se sentaría también en el sofá, tratando de no molestar al lémur.
>>Sinceridad ya trató de decirme que no hacía falta que... hablase ahora, pero siento que al menos debo ser yo quien os diga... —se empezó a explicar, tratando de evitar que nadie intentase convencerla de que volviese a su cuarto de inmediato—. Arcan está muerto. Y muchas otras personas.
Tragó saliva y esperó a que aquella información se asentase en sus salvadores. Al menos necesitaba una pausa si iba a volver a explicar aquella pesadilla. Por otro lado, sentía que tal vez podría poner un poco mejor en orden sus pensamientos en esa ocasión.
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

06/02/24, 02:53 pm
Él y un espantapájaros cumplían más o menos la misma función y ocupaban el mismo espacio. Rox iba a la deriva con los demás por la sencilla razón de no tener nada mejor que hacer, era o estar solo y comer techo o estar acompañado y comer pared. Que Tayron volviese malherido fue una bendición a su manera, porque sumaba algo distinto a la apatía que cargaba a sus espaldas, la certeza de que aún tenía la capacidad de preocuparse. Y eso hizo.

No necesitaba muchos vistazos para quedarse con el aspecto de las cosas, y aunque evitase mirarla directamente casi podía sentir la textura de su piel quemada en la propia. Al menos le quedaría una cicatriz chula, o eso le dio a pensar con el último tono de humor que le quedaba en el cuerpo, un eco del de Tayron.

Ya —le concedió en eso de estar hecho mierda—. Tan de moda no estará si la gente no deja de morirse.

Habló mucho antes de pensar, pero no por nada camuflar la verdad era la esencia de un cambiante: un poco de sarcasmo y media sonrisa natural y parecería una simple broma, no un hecho tan tangible como que Arcan y otros novatos estaban muertos. Joder, si es que mucho había tardado en normalizar tanta mierda constante. Que Tay siguiera hablando era una forma excelente de distanciarse de responderle, aunque fuera un remedio tan pobre como lamerse una herida. Podía pedirle detalles sobre sus aventuras con la esperanza de que olvidase un rato más, que tarde o temprano tendría que presentarle la realidad. Mónica se adelantó a los hechos, y con su historia la apatía le golpeó de nuevo. Rox echó la vista a un lado para darle privacidad a Tayron en su reacción, y sobre todo para dársela a sí mismo. Estaba harto de funerales, harto de empujarse a llantos que ya no sentía. No podía hacer nada por los muertos pero el miedo a lo que deparase a los vivos le sobrecogía, y la herida en su pecho era una espeluznante muestra de ello. ¿Se sentiría más debastado de haber sido Tay y no Arcan la víctima, o ya estaba en un punto en el que todo dolía igual?

Si algo tenía claro es que no se la podían sudar menos esas otras personas de las que hablaba Mónica, y su mención a estas le hizo agachar la mirada y guardar ambas manos en los bolsillos del pantalón, incómodo dentro de su propio cuerpo. Igual que el negro teñía los dedos del lémur, lo propio hizo el blanco en sus manos deshilachadas. Comer techo solo ahora sonaba más apetecible.

_________________________________________

♪♫♬:
Muffie
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación

Personajes :
Wednesday: Vouivre humana británica.
Karime: Licántropa loba libense de la capital.
Kimbra: Demonio rakshasa krabelinense Hija de Lunas engendro.
Irenneil: Brujo de la cera aurva sinhadre.
Edén Damkinea: Atlante daeliciano de la Ciudad del Norte.
Szczenyak//Colmillo: vittya zawodny nómada.



Unidades mágicas : 5/5
Heridas/enfermedades :
Ka: Le falta el ojo izquierdo.
Colmillo: Tiene partido el colmillo derecho.


Síntomas : Gusto por dibujar trazos sin ton ni son cuando vacía la mente.
Armas :
Wen: Guadaña doble y arco.
Ka: Espadas gemelas, arco y dardos.
Kim: Arco, machetes y dagas.
Neil: Cuchara de madera y cera.
Edén: Magia y sonrisas amables.
Colmillo: inutilidad.



Humor : Absurdo

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

07/02/24, 09:32 pm

Cocinar siempre había sido tan maravilloso y divertido como anestesiante y distractor, por ello no era de extrañar que ante cualquier gran emoción o momento difícil, Neil desapareciera entre fogones.

No fue hasta que escuchó una nueva conmoción en la sala que se dio cuenta de que había evadido el problema, perdiéndose en preparar el chocolate caliente prometido, pero al escuchar a Nime llamar a Tayron la realidad le cayó de nuevo.

Arcan había muerto.

¿Iba a ser siempre la muerte tan habitual en aquella ciudad?

Haciendo de tripas corazón y espantando los oscuros pensamientos de su mente, el brujo hizo levitar una bandeja con una gran jarra de chocolate caliente y más tazas de las que podía sostener y salió de nuevo a la sala. Su mecanismo de afrontamiento al menos podía resultar útil.

-¡Tayron! -jadeó al verlo por fin, medio sorprendido y preocupado por sus heridas, medio feliz y contento de verlo entero de una pieza, y no perdió el tiempo en servirle la primera taza mientras la bandeja se posaba sobre la mesita de té del centro-. ¿Puedes... puedes sostenerla? ¿Quieres que la levite por ti? ¿Necesitas algo más? Puedo... puedo hacerte otra cosa si no quieres chocolate. ¿Necesitas una almohada?

Una parte del aurva le dijo que parara, que estaba siendo más insistente y molesto que útil con un herido, y que lo último que necesitaba el lémur en ese momento era algo tan tonto como chocolate, pero de cerca podía ver el púrpura tan nítidamente que casi podía sentirse al borde del llanto. Arcan estaba muerto y Mónica y Tayron habían estado tan cerca...

Ni siquiera había pensado en que Sinceridad había estado con Tayron hasta que la vio bajando junto a Mónica, ilesa para su total alivio, y sin pestañear siquiera comenzó a preparar otras dos tazas para ellas, seguidas de una para cada una de sus amigos, ignorando por completo el anuncio de Mónica para evitar que le golpeara como la primera vez.

El dulce tenía que ayudar. Neil necesitaba que el dulce ayudara. Así, al menos, se sentiría menos inutil y perdido.

_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."
Tak
Tak
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Airi
Especie: Sanaí
Habilidades: Habilidad manual, memoria, imaginación.
Personajes :
Gael/Koval: fuego fatuo terrícola.
Kin: demonio raigaurum irrense.
Ayne: anima sinhadre.
Eara: sinhadre sin esencia.
Nime: demonio mineral libense.
Iemai: cercana, fallecida.
Airi: sanaí.


Unidades mágicas : 5/8

Síntomas : Tendencia a alargar sus baños.

Armas :
Gael/Koval: espadas rectas, maza y quimeras.
Kin: alfanje y guan dao.
Ayne: sable.
Eara: ballesta de repetición.
Nime: dagas.
Airi: diálogo y esconderse.


Status : (ノ☉ヮ⚆)ノ ⌒*:・゚✧

Sede de los Taumaturgos - Página 30 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

08/02/24, 01:28 pm
Nime tragó saliva al ver lo difícil que le estaba siendo a Tayron actuar con normalidad. ¿Quizás habían mentido los tipos que le dejaron allí? Intentó devolverle una sonrisa que se desvaneció cuando explicó con sinceridad hasta qué punto estaba mal. La broma que hizo después no consiguió devolvérsela, pero le tranquilizó. Si podía bromear sobre ello no podía ser tan serio.
Ojalá pudiera haberlo visto, seguro que estuviste genial —le respondió después de Adru, tratando de imitar el tono positivo y alzando un puño para darle más efusividad—. ¡Estás hecho todo un guerrero!

Mostrar algo parecido a su efusividad habitual no hacía que la sintiera realmente, por lo que terminó aceptando la taza de Neil por inercia, aun sin ganas de comer nada. Su estómago parecía estar del revés, pero tampoco quería rechazar la bondad del brujo. Escuchar a Mónica de nuevo no le hizo bien, pero al menos esta vez no había sorpresas en sus palabras. Una parte de ella prefería haberse quedado escaleras arriba, pero no quería abandonar a Tayron en ese momento, ni quería escudarse más en su corta edad para evadir los problemas. También había muchas cosas que quería saber, aunque tuviese miedo de que las respuestas que recibiese no fuesen positivas. ¿De verdad nadie más iba a desaparecer? ¿Seguro que habían ganado por completo? Necesitaba que los implicados explicasen de una vez qué había ocurrido exactamente para poder tranquilizarse.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.