Conectarse
Últimos temas
Primer sueño de RägjynnHoy a las 01:40 pmTakApuestas de transformacionesAyer a las 08:15 pmLECTorreón SendarAyer a las 01:33 pmTakSubterráneos12/06/24, 06:31 pmGiniroryuBosque Fantasma12/06/24, 06:07 pmGiniroryu
Estadísticas
Tenemos 204 miembros registradosEl último usuario registrado es KeydiaNuestros miembros han publicado un total de 52133 mensajesen 1058 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Sede de los Taumaturgos

+17
Evanna
Red
PePo
Seth
Zarket
Cuervo
Lathspell
Jack
Kanyum
Aes
Reifon
Giniroryu
Tak
Dal
Muffie
Yber
Rocavarancolia Rol
21 participantes
Ir abajo
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Sede de los Taumaturgos

02/08/11, 06:38 pm
Recuerdo del primer mensaje :

Refugio para neotransformados. Se trata de un minarete de madera rojiza de cinco plantas decorado con cenefas y arabescos. El interior es amplio principalmente iluminado por antorchas. Se divide en dependencias individuales donde imperan los muebles de madera ignífuga, los colores cálidos y el cuero. También hay áreas comunes como una cocina, dos salas de entrenamiento bien equipadas, un pequeño estudio y un salón decorado con tapices que narran batallas importantes de la historia de la ciudad.

Los pomos de las puertas de los cuartos ocupados se vuelven de color rojo y una placa con el nombre de la o las personas que lo ocupan aparece en medio de la puerta.

Ver mensajes archivados:

Habitantes actuales:

Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

04/02/24, 12:01 pm
Ser trasportado por Gael y Giz mediante levitación fue un alivio para su cuerpo, pero lo cierto es que se sentía como un fardo inútil. Tanta preparación en la Sede, tantos hechizos conjurados contra objetivos inmóviles y acababa de descubrir que nada podía compararse al fragor real de la batalla. No es que fuera la primera vez que luchaba con uñas y dientes por preservar su vida, pero sí la primera en la que podía defenderse, y los resultados fueron idénticos a cuando era cosechado. Aterrador.

Al llegar a las proximidades del refugio el lémur le dio las gracias a sus sanadores y les pidió que le dejaran cruzar la puerta principal a pie aunque fuera apoyado en sus hombros. El viaje ya fue lo suficientemente humillante como para alargar lo culpable y estúpido que se sentía delante de sus amigos.

Cuando los avistó se dejó caer en el sofá del salón con un quejido a modo de saludo. Parte de su ropa y chaqueta estaban desintegradas y dejaban ver su pecho herido, varios lametones de un profundo púrpura lo cubrían y trepaban con mala baba hacia su cuello. Menuda putada la verdad, aunque al menos ya no dolía. Siempre le resultaría fascinante lo extraño de la magia curativa, hacía menos de una hora se asaba vivo y ahora solo notaba el cuerpo dolorido como si le hubieran pegado la paliza del siglo. A veces echaba de menos el efecto placebo que le generaba un paracetamol.

¿Eh... qué? —le dijo a Nime, aturdido por la velocidad de sus palabras y el cansancio mágico que le reclamaba a una buena siesta. Hasta las puntas de sus dedos negros le pedían un descanso eterno, pero sabía que no era el momento. Logró esbozar una sonrisa impuesta en dirección a la demonio y su cola suave se deslizó para rozarle el hombro en un gesto de afecto. Los ojos todavía hincados de llorar de Tayron buscaron a Dafne entre los presentes sin ninguna pizca de sorpresa por su ausencia—. ¿Qué Mónica se ha despertado? ¿Y que os ha dicho? —la voz rasgada del chico no impedía que se viera excitado por las buenas noticias, más no dio mucha posibilidad a hablar creyendo que primero tenía que tranquilizar a todos con el fin del peligro inminente.

No voy a mentir me han dejado hecho mierda —se encogió de hombros—. El médico me ha dicho que voy a vivir y esas cosas que están muy de moda ahora —sus labios agrietados sonreían en una mueca socarrona, sus ojos por el contrario no lo hacían en absoluto. Disfrazar la realidad y esconder el latido acelerado de su corazón con chascarrillos de pacotilla era una personalidad y era la suya—. Así que para vuestra desgracia seguiré dando por saco un ratito más y eh... ¡Hemos ganado! Los malos están muertos... —se ahorraría los detalles de en qué circunstancias—. Los buenos a salvo y a pasar página... ¿Si o qué?.

Escrutó los rostros vecinos que le miraban mientras trataba de no cagarse encima cada vez que recordaba a Ataulfo y su tormenta de hechicería.

Tendríais que haberme visto cuando reventé a ese esqueleto contra la pared de un combo guapísimo... —remató, cada vez más cabizbajo y encima dándose cuenta de que aquel tufo a pollo frito y plata mágica provenían de él.
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

05/02/24, 07:53 am
Noel

La enderth se había acercado a él para pedirle ayuda con algunos de los rescatados, ya que al parecer no habían recibido muy buenas noticias por parte de la bruja de los espejos y nadie sabía muy bien cómo actuar en aquellos momentos. No les culpaba: lo que le resumió Lethe era horrible y podía empatizar perfectamente con lo que les tocaba lidiar. No ofreció muchas palabras de consuelo a su cosechada, pues tampoco sabía si las quería, pero sí aceptó ayudarle con lo que pedía.

Buscó habitaciones vacantes cercanas donde poder dejar a los neotransformados que seguían dormidos. Alguno dio signos de empezar a despertarse, de hecho, pero enseguida decidió dormirlos él de nuevo con un hechizo de sueño muy leve mientras los dejaba sobre una cama: no creía que la presencia de un extraño al que nunca habían visto y que probablemente no les inspiraría ninguna confianza fuese a ser positivo en absoluto para ellos. Simplemente, informó de dónde se encontraban y sugirió que alguien estuviese pendiente de ellos porque probablemente despertarían pronto.

Una de las personas con las que habló brevemente, de hecho, fue a la propia bruja de los espejos, a quien se encontró en el pasillo después de salir de uno de los cuartos. Supuso que la puerta que había oído abriéndose era la suya. La chica, quien tenía bastante mal aspecto, le dio las gracias y se dirigió hacia el baño. El draco sintió alivio interno porque no le hubiese hecho ninguna pregunta o petición, pues a ella sí que no la conocía de nada en absoluto y habría sido una interacción bastante incómoda para su gusto.


De vuelta en la calle, había visto a Giz y Gael pasar llevando a uno de los nuevos empleados de Jack levitando. Herido, suponía, aunque parecían haberle tratado la peor parte. Decidió también esperar a que ellos saliesen de la Sede y se dejó ver una vez habían caminado varios pasos fuera del edificio, reuniéndose con sus amigos para intercambiar información de un lado y el otro. Parecía que las cosas se habían puesto serias al final con el krampus y la inesperada aparición de un liche chiflado… Por no mencionar al propio Consejo. Por supuesto, tal y como ya sospechaba tras haberse enterado de la historia de Mónica, Matt seguía sin contarse ni entre los vivos ni entre los muertos. ¿De verdad la desaparición del espectro de arena no guardaba relación con las demás? Desde luego era la pieza que no encajaba para nada: el único veterano que había desaparecido, y ni siquiera sabían si lo había hecho en la misma franja de tiempo aproximada que el resto.

¿Dónde demonios estaba el brujo de la arena y por qué cada vez tenía una sensación peor al respecto? Por lo de pronto, iban a llevarle malas noticias a Wen y Kaethe.


Adru

Tras asegurarse de que Mónica no necesitaba nada, estaba reunida de nuevo con el resto cuando aparecieron Tayron y Sinceridad. Los amigos de Noel (de quien recordaba el nombre porque acababa de volver a presentarse hacía un rato, pero lamentablemente no podía decir lo mismo de ellos) habían llevado al lémur hasta allí tras curarle varias heridas. El gamusino se acercó rápidamente junto a Nime y agradeció efusivamente al humano y el asreniano antes de que se fueran. Tras las palabras de la libense, la argos se excusó asegurando que necesitaba ver a Mónica antes que nada. Era comprensible: sabía lo unidas que estaban, y al contrario que Tayron ella parecía ilesa por lo que nadie la detuvo.

Así que se quedó junto al humano, escuchando su relato con toda la atención que era capaz de invocar. Aunque bromeaba, sabía que lo había tenido que pasar muy mal y si no se lanzó a darle también un abrazo al lémur era porque temía hacerle daño: se tuvo que recordar a sí misme que acababan de explicarles que había sufrido heridas bastante graves.
¡Menos mal! —respondió enseguida con algo más de énfasis del que tal vez fuese adecuado en aquel momento. Sentía demasiado alivio por saber que, a pesar de todo, las cosas no habían acabado con más gente inocente muerta—. Eres un héroe, Tay —intentaría bromear con el tono más afectado de lo que pretendía fingir mientras guiñaba un ojo y alzaba un pulgar mientras este explicaba sus hazañas.

Y a continuación buscaría con la mirada al resto. Un cambio completamente drástico en su expresión que delataba que algo le pesaba sobremanera, pues Adru solía ser más fácil de leer que un libro abierto. Él todavía no había escuchado la historia de Mónica, pero había preguntado específicamente por lo que había dicho. Tenían que responderle, pero le sinhadre sentía que cualquier elocuencia se le había escapado por completo desde que elle misme escuchó el relato de la propia bruja.


Por suerte para el gamusino y cualquiera de los presentes, ninguno de ellos tendría que ocuparse de responder, no obstante. Unos pasos en las escaleras indicarían que dos personas se acercaban: Sinceridad estaba de vuelta, y Mónica bajaba apoyada sobre ella. Parecía ligeramente más calmada, pero en sus ojos de espejo se podía intuir con claridad la misma expresión aterrada que había tenido cuando despertó.
—Tayron... Me explicó Sinceridad lo que hicisteis por nosotros... —su tono era quedo y se notaba toda la fatiga que había acumulado en él— Muchas gracias.
La bruja de los espejos se sentaría también en el sofá, tratando de no molestar al lémur.
>>Sinceridad ya trató de decirme que no hacía falta que... hablase ahora, pero siento que al menos debo ser yo quien os diga... —se empezó a explicar, tratando de evitar que nadie intentase convencerla de que volviese a su cuarto de inmediato—. Arcan está muerto. Y muchas otras personas.
Tragó saliva y esperó a que aquella información se asentase en sus salvadores. Al menos necesitaba una pausa si iba a volver a explicar aquella pesadilla. Por otro lado, sentía que tal vez podría poner un poco mejor en orden sus pensamientos en esa ocasión.
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

06/02/24, 02:53 pm
Él y un espantapájaros cumplían más o menos la misma función y ocupaban el mismo espacio. Rox iba a la deriva con los demás por la sencilla razón de no tener nada mejor que hacer, era o estar solo y comer techo o estar acompañado y comer pared. Que Tayron volviese malherido fue una bendición a su manera, porque sumaba algo distinto a la apatía que cargaba a sus espaldas, la certeza de que aún tenía la capacidad de preocuparse. Y eso hizo.

No necesitaba muchos vistazos para quedarse con el aspecto de las cosas, y aunque evitase mirarla directamente casi podía sentir la textura de su piel quemada en la propia. Al menos le quedaría una cicatriz chula, o eso le dio a pensar con el último tono de humor que le quedaba en el cuerpo, un eco del de Tayron.

Ya —le concedió en eso de estar hecho mierda—. Tan de moda no estará si la gente no deja de morirse.

Habló mucho antes de pensar, pero no por nada camuflar la verdad era la esencia de un cambiante: un poco de sarcasmo y media sonrisa natural y parecería una simple broma, no un hecho tan tangible como que Arcan y otros novatos estaban muertos. Joder, si es que mucho había tardado en normalizar tanta mierda constante. Que Tay siguiera hablando era una forma excelente de distanciarse de responderle, aunque fuera un remedio tan pobre como lamerse una herida. Podía pedirle detalles sobre sus aventuras con la esperanza de que olvidase un rato más, que tarde o temprano tendría que presentarle la realidad. Mónica se adelantó a los hechos, y con su historia la apatía le golpeó de nuevo. Rox echó la vista a un lado para darle privacidad a Tayron en su reacción, y sobre todo para dársela a sí mismo. Estaba harto de funerales, harto de empujarse a llantos que ya no sentía. No podía hacer nada por los muertos pero el miedo a lo que deparase a los vivos le sobrecogía, y la herida en su pecho era una espeluznante muestra de ello. ¿Se sentiría más debastado de haber sido Tay y no Arcan la víctima, o ya estaba en un punto en el que todo dolía igual?

Si algo tenía claro es que no se la podían sudar menos esas otras personas de las que hablaba Mónica, y su mención a estas le hizo agachar la mirada y guardar ambas manos en los bolsillos del pantalón, incómodo dentro de su propio cuerpo. Igual que el negro teñía los dedos del lémur, lo propio hizo el blanco en sus manos deshilachadas. Comer techo solo ahora sonaba más apetecible.
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

07/02/24, 09:32 pm

Cocinar siempre había sido tan maravilloso y divertido como anestesiante y distractor, por ello no era de extrañar que ante cualquier gran emoción o momento difícil, Neil desapareciera entre fogones.

No fue hasta que escuchó una nueva conmoción en la sala que se dio cuenta de que había evadido el problema, perdiéndose en preparar el chocolate caliente prometido, pero al escuchar a Nime llamar a Tayron la realidad le cayó de nuevo.

Arcan había muerto.

¿Iba a ser siempre la muerte tan habitual en aquella ciudad?

Haciendo de tripas corazón y espantando los oscuros pensamientos de su mente, el brujo hizo levitar una bandeja con una gran jarra de chocolate caliente y más tazas de las que podía sostener y salió de nuevo a la sala. Su mecanismo de afrontamiento al menos podía resultar útil.

-¡Tayron! -jadeó al verlo por fin, medio sorprendido y preocupado por sus heridas, medio feliz y contento de verlo entero de una pieza, y no perdió el tiempo en servirle la primera taza mientras la bandeja se posaba sobre la mesita de té del centro-. ¿Puedes... puedes sostenerla? ¿Quieres que la levite por ti? ¿Necesitas algo más? Puedo... puedo hacerte otra cosa si no quieres chocolate. ¿Necesitas una almohada?

Una parte del aurva le dijo que parara, que estaba siendo más insistente y molesto que útil con un herido, y que lo último que necesitaba el lémur en ese momento era algo tan tonto como chocolate, pero de cerca podía ver el púrpura tan nítidamente que casi podía sentirse al borde del llanto. Arcan estaba muerto y Mónica y Tayron habían estado tan cerca...

Ni siquiera había pensado en que Sinceridad había estado con Tayron hasta que la vio bajando junto a Mónica, ilesa para su total alivio, y sin pestañear siquiera comenzó a preparar otras dos tazas para ellas, seguidas de una para cada una de sus amigos, ignorando por completo el anuncio de Mónica para evitar que le golpeara como la primera vez.

El dulce tenía que ayudar. Neil necesitaba que el dulce ayudara. Así, al menos, se sentiría menos inutil y perdido.
Tak
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Airi
Especie: Sanaí
Habilidades: Habilidad manual, memoria, imaginación.

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

08/02/24, 01:28 pm
Nime tragó saliva al ver lo difícil que le estaba siendo a Tayron actuar con normalidad. ¿Quizás habían mentido los tipos que le dejaron allí? Intentó devolverle una sonrisa que se desvaneció cuando explicó con sinceridad hasta qué punto estaba mal. La broma que hizo después no consiguió devolvérsela, pero le tranquilizó. Si podía bromear sobre ello no podía ser tan serio.
Ojalá pudiera haberlo visto, seguro que estuviste genial —le respondió después de Adru, tratando de imitar el tono positivo y alzando un puño para darle más efusividad—. ¡Estás hecho todo un guerrero!

Mostrar algo parecido a su efusividad habitual no hacía que la sintiera realmente, por lo que terminó aceptando la taza de Neil por inercia, aun sin ganas de comer nada. Su estómago parecía estar del revés, pero tampoco quería rechazar la bondad del brujo. Escuchar a Mónica de nuevo no le hizo bien, pero al menos esta vez no había sorpresas en sus palabras. Una parte de ella prefería haberse quedado escaleras arriba, pero no quería abandonar a Tayron en ese momento, ni quería escudarse más en su corta edad para evadir los problemas. También había muchas cosas que quería saber, aunque tuviese miedo de que las respuestas que recibiese no fuesen positivas. ¿De verdad nadie más iba a desaparecer? ¿Seguro que habían ganado por completo? Necesitaba que los implicados explicasen de una vez qué había ocurrido exactamente para poder tranquilizarse.
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.

Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 7/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

09/02/24, 12:39 pm
En otras circunstancias los cumplidos de Nime y Adru serían música para sus oídos. Un héroe. Un guerrero. Hincharía el pecho como una paloma orgullosa y les recordaría a todos lo maravilloso que era tener a alguien como él en sus vidas. Después de todo eso fue lo que Doce le prometió, una ciudad repleta de aventuras donde poder afirmar que su naturaleza albergaba una leyenda escondida tras los cristales opacos de la normalidad.

Una pasada. La verdad.

Sin embargo había un pequeño y minúsculo detalle sin importancia. Y es que su vida apestaba desde los diecisiete años. Ahora, con diecinueve, dos lunas rojas después de haber tomado aquella decisión bajo el efecto de estupefacientes, seguía apestando. No molaba ni era nadie a quien tener en cuenta en una sociedad donde todos podían escupir fuego y rayos. Por su parte solo controlaba gente que había tenido peor suerte que él. Nada muy valeroso, si le preguntaban. Así que... ¿Héroe? Le quedaba grande. Visualizaba aquella palabra en considerables dimensiones y con brillitos dorados. Luego todas las letras le golpeaban en la cabezota como diciéndole "Despierta, imbécil". Quizás subscribirse a la palabra Superviviente era más adecuado todo el tiempo que le fuera posible antes de que le dieran de baja.

Lo único que pudo responder fue un guiño de vuelta al gamusino y alzar el puño imitando a la demonio mineral. La insistencia y preocupación de Neil resultó tierna, más le pilló sobreexcitado de estímulos y solo inspiró con la boca torcida. Ante tantos "necesitas" no podía responderle "Necesito que te calles". El brujo no tenía la culpa de absolutamente nada.

No te rayes, voy guay —fue incapaz de rechazar una de las tazas de chocolate por mucho que lo que menos le apeteciera ahora fuera tomar algo y encima calentito. Si cerraba los ojos todavía podía sentir el azote abrasivo de las llamas en su piel—. Me lo tomo arriba... ¿Vale colega? —dijo segundos antes del comentario de Rox, al que solo añadió un pequeño bufido. De todos los presentes el cambiante era el único al que no se atrevía mirarle a los ojos. ¿Cómo cojones lo había hecho durante tanto tiempo para convivir en una ciudad con un puñado de críos? Temía que si sus miradas chocaban la máscara de "todoestábiennonosvamosamorirmañananipasado" se cayera al suelo.

Para cuando bajó Mónica el lémur ya se encontraba de pie luchando por no trastabillar con su propio patetismo. El rostro del chico se vio algo relajado por su presencia.

Que va... —le replicó con la misma fatiga en la voz que la española— Tía, no me des las gracias —al menos eso sí que le había salido bien... ¿No? Pudo rescatar a su amiga y al grupito de gente que le rodeaba, esperaba que todos estuvieran sanos y salvos. Pero el alivio duró poco y las palabras que fueron pronunciadas en esa habitación lo ataron al sitio. El lémur clavó sus ojos amarillos en los espejados de la chica en completo silencio. Que irónico, él no había roto ningún espejo para tener siete años de mala suerte.

El único movimiento que resaltó fue el bajar de sus hombros y la respiración descontrolada de su pecho. Todo él, incluyendo su cola, parecían cubiertos de una capa espesa de mármol. Arcan estaba muerto.

Ah —murmuró, de pronto las paredes se le antojaban más pequeñas y el aire casi inexistente. Algo le retorcía con saña el estómago, como si un puño sostuviera sus tripas en la mano. Tayron apoyó la taza en la mesa sin ningún tipo de cuidado y les dio la espalda a todos sin saber si el pitido que sentía en los oídos anunciaba desagrado o consuelo por la pérdida.

Desde arriba solo llegó un portazo.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

10/02/24, 12:03 pm
Mónica había aceptado la taza de Neil con una sonrisa débil y un "gracias". Al igual que Tayron no tenía especial ganas de bebérselo, pero le dio unos pequeños sorbos para aclararse la garganta mientras volvía a explicar, en esa ocasión con algo más de cohesión, lo que recordaba. No obstante, seguía habiendo claras lagunas en su memoria y no se podía decir que difiriese del que había contado antes. Si acaso, notando la turbación del lémur, fue incluso más concisa.

La bruja de los espejos ya no sabía qué más decir y solo pudo ver con tristeza como Tayron apenas reaccionaba a sus palabras, al menos exteriormente... Podía imaginarse lo que estaba sintiendo, en realidad. Notaba la incomodidad generalizada, y de hecho no tardó en excusarse y volver a su cuarto, acompañada de nuevo por Sinceridad.


Adru, por su parte, tampoco se sentía precisamente a gusto teniendo que volver a escuchar aquella pesadilla que Mónica y los otros chicos habían vivido. Agradeció con una sonrisa débil el esfuerzo de Neil, pero permaneció con la taza en la mano y mirando fijamente su contenido, sin beberlo durante el proceso. La única otra cosa que le arrancó una sonrisa fue el entusiasmo que Nime añadió a su pobre intento por animar a Tayron.

El gamusino no era la persona más perceptiva del mundo, pero conocía a sus amigos y aquel era un ambiente excesivamente sofocante y triste como para no darse cuenta del malestar generalizado. La parquedad en Tayron, normalmente alguien casi tan enérgico como elle, dolía particularmente, aunque no era el único que claramente se quería ir de allí.

El lémur no esperó más, de hecho, y sin apenas reaccionar simplemente desapareció escaleras arriba. Mónica y Sinceridad no tardarían en seguir sus pasos. Le sinhadre no tenía ni idea de qué debía hacer en ese momento. Miró de reojo hacia Rox, después a Nime y Neil. Intentó hablar, esforzándose por alzar la vista del todo y dejar de mirar fijamente su taza, pero se vio obligade a carraspear un poco, pues apenas le había salido un hilillo de voz.
Yo… quiero decir… ¿Vamos a ver cómo se encuentra Eitne? Y le llevamos su chocolate. Rox… eh… Neil y yo nos encargamos, ¿verdad? Si quieres… descansar.
No sabía cómo expresarlo y ni siquiera entendía del todo bien por qué intuía que tal vez el cambiante no querría acompañarles. Notaba a su amigo humano… extraño. No es que no tuviese motivos para estarlo, igual que el resto. Tal vez, simplemente lo estaba asumiendo debido a que el resto de sus amigos mayores se habían comportado igual. Por supuesto, si le decía que quería acompañarles aceptaría con una sonrisa. Aceptaría cualquier decisión suya con una sonrisa, pero probablemente esta contendría matices distintos.


Última edición por Giniroryu el 12/02/24, 10:38 pm, editado 1 vez
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

11/02/24, 04:17 pm
Agradeció que Tayron se marchase. Dios, ahora mismo es que agradecía cualquier cosa que no fueran lágrimas. Como si el belga quería reventar la puerta en un arrebato de ira, le era más fácil gestionar eso que la tristeza. La rabia hace sentir a uno vivo, la pena por otro lado te deja hueco, y como Rox se quedase más hueco se lo terminaría llevando el viento a este paso. Tampoco es que tuviera ganas de llenarse y empatirzar.

Dejó caer los hombros en una tensión que no sabía que tenía cuando escuchó el portazo, como si ido y encerrado el chico así hubieran hecho los problemas. Por supuesto no era el caso, pero al menos era una persona menos delante de la que fingir una emoción. Apretó los labios en una sonrisa mecánica cuando Adru se dirigió a él, sacando las manos de los bolsillos sin saber muy bien que hacer con ellas, todo por hacer de su lenguaje menos abrasivo de lo que lo sentía.

Gracias —pensó en dejarlo ahí e irse, pero continuó por pudor. Se supone que era el mayor y tenía que hacer el esfuerzo—. Voy a aprovechar para terminar unas cosas para la tienda —mintió—, y... descansar, sí.

Miró a Mónica de refilón sin entablar contacto visual directo y le dio una patética palmadita a Nime en un hombro al pasar a su lado. El chocolate caliente que había hecho Neil se quedó en el mismo mueble en el que lo había abandonado al poco de recibirlo. No le apetecía otra cosa que las muescas del techo en su habitación, y con un poco de suerte eso saciaría su espíritu hasta volver a ser persona, o ya puestos, a terminar de serlo. Rox llegaría a su habitación hecho un amasijo de hilos, arropado en el reconfortante anonimato que le daba no ser quien era.

_________________________________________

♪♫♬:
Muffie
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación

Personajes :
Wednesday: Vouivre humana británica.
Karime: Licántropa loba libense de la capital.
Kimbra: Demonio rakshasa krabelinense Hija de Lunas engendro.
Irenneil: Brujo de la cera aurva sinhadre.
Edén Damkinea: Atlante daeliciano de la Ciudad del Norte.
Szczenyak//Colmillo: vittya zawodny nómada.



Unidades mágicas : 5/5
Heridas/enfermedades :
Ka: Le falta el ojo izquierdo.
Colmillo: Tiene partido el colmillo derecho.


Síntomas : Gusto por dibujar trazos sin ton ni son cuando vacía la mente.
Armas :
Wen: Guadaña doble y arco.
Ka: Espadas gemelas, arco y dardos.
Kim: Arco, machetes y dagas.
Neil: Cuchara de madera y cera.
Edén: Magia y sonrisas amables.
Colmillo: inutilidad.



Humor : Absurdo

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

16/02/24, 11:03 am

Neil asintió hacia Tayron cuando cogió la taza y dijo que se la iba a tomar arriba, aliviado por una parte de que hubiera aceptado su consuelo líquido, pero sin que la sensación de estar haciéndolo todo mal desapareciera. "Tayron está siendo amable, y tú estás siendo insensible y egoísta con sus sentimientos" se dijo retrocediendo para darle espacio al lémur, siendo este pensamiento el que le impidió adelantarse de nuevo para ayudarlo a levantarse a pesar de que no lo había pedido.

Cuando Tayron abandonó el chocolate en la mesa antes de desaparecer escaleras arriba ante la noticia de la muerte de Arcan, el brujo quedó simplemente pasivo, sin apartar la vista de la taza, como si pensara que debía sentirse ofendido por el desprecio, cuando solo sentía vacío. ¿Qué era el chocolate frente a la muerte de un amigo, sin contar todo por lo que había tenido que pasar Tayron para rescatar a Mónica? Qué tonto se sentía, intentando borrar dolor con azúcar.

-Sí, descansa -añadió tras su edeel con la voz apagada y de forma casi automática, como si ni siquiera hubiera pensando en lo que decía o a quién se lo decía.

Al final, tanto la jarra como la mayoría de las tazas quedarían abandonadas en el salón, repletas de chocolate frío en su interior.



Última edición por Muffie el 25/02/24, 02:20 pm, editado 1 vez

_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.
Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 7/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

17/02/24, 11:34 am
¿Qué tal estás, Tayron? Oh, yo también me alegro de que sigas con vida, no es que te hayas enfrentado a un puto jefe final y le hayas quitado la primera barra de vida tú solo ni nada de eso. Ni tampoco es como si Arcan hubiera palmado ayer. Ya, ya sé que le odiabas pero durante un tiempo fue tu amigo... ¿Cómo lo llevas? ¡JA! ¡No puedo saberlo! ¡Porque me he pirado por ahí a no sé donde! —la voz del belga rezumaba ponzoña ante la ausencia de la fantasma—. Para colmo estoy hablando solo —se dijo, chasqueando la lengua.

A decir verdad hacía tiempo que Dafne no estaba para él como deseaba, pero una parte ingenua pensaba que le recibiría en la habitación cuando llegó con el alma en los pies. En su lugar solo fue acogido por cuatro paredes tristes y una cama deshecha que lo abrazaría hasta por la mañana. Nunca había dormido tanto en su vida.

Bueno, recordaba algunas borracheras por las que no despegó el ojo hasta las siete de la tarde pero esta era una borrachera emocional mucho peor que el mal aliento y mear cada dos por tres.

Vaya-puta-mierda —el lémur se hallaba recostado contra la pared con un pijama largo por pantalones y una camiseta blanca de tirantes. Su chaqueta de cuero descansaba parcialmente quemada sobre una silla que le miraba con decepción—. Buff —resopló, el único entretenimiento que le quedaba era rebotar una pelota de golf mágica contra el cabecero de la cama. Cada vez que la esfera regresaba con diligencia a sus manos poseía un color diferente y dejaba a su paso una estela de brillitos tan cambiante como el puñetero Rox. En ocasiones se trataba de mini fuegos artificiales, otras de chispitas moradas que no electrocutaban a nadie, y muy pocas veces se tornaba de espirales negras y amarillitas como los cuernos de la demonio mineral.

La cola del chico se movía a su espalda con aburrimiento. Ni siquiera sabía qué es lo que debía sentir ni cómo respirar sin que sus pulmones parecieran querer colapsar por tener de pronto un cuarto de la capacidad normal de aire.

Bueno, supuso que acabaría por fundirse con las sábanas. No tenía ninguna intención de salir del cuarto hasta que tuviera huevos de que le importara algo más allá que la supervivencia de su propio culo.

Tampoco hay que ser tan victimista —se riñó, hablando de nuevo con la nada y de camino a perder la chaveta.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

21/02/24, 11:50 pm
Mephis se lo aconsejó hace tiempo en palabras más amables: busca en ati mismo a qué acudir para no volverte loco. Un color, una forma, un concepto, algo que te haga olvidar o te ayude a recordar, que te calme o proporcione perspectiva. Rox había probado a cerrar los ojos y dejar que su imaginación le tatuase la piel a ciegas o llenarse el pelo y los brazos de plantas como las que crecían en el lomo de su gata, pero ahora estaba seguro de que esa paz se la traían los animales. ¿Quién no ha fantaseado alguna vez con la cómoda vida de su mascota? Sus problemas son más sencillos y su única preocupación es no morirse. Facilito. Así pues, el cambiante yacía panzarriba con el aspecto de un guepardo al lado de Lenteja. No es que su mente dejase de ser humana, pero al menos con sus apariencias no le debía esa dichosa humanidad a nadie. Además, hacerse más puntos y rayas era terapéutico.

Y aún así de vez en cuando le venía Arcan a la cabeza, y con él, la preocupación por los vivos. Mónica bastante menos pues apenas la conocía, pero Tayron... Pensó en el momento en el que empezó su amistad, irónicamente a raíz de la muerte de Hyun, en ese camino a escribir su nombre en la capilla. Ahora quería hablar con él. Al final se sentía como rendir respeto a los muertos, (¿quién mejor que un lémur para eso? Era casi poético), aunque lo cierto es que su preocupación giraba sobre todo en torno al belga y no al alma del rapiña. Esperaba no hacer de aquello costumbre, el encontrar consuelo en el médium, pero si iba a ser así... que menos que aprender a insensibilizarse.

No se molestó en cambiar. Fue al cuarto de Tayron tal como había pasado las últimas horas y chocó la cabeza contra la puerta, demasiado vago de golpear con la pata. No esperó respuesta.

Soy yo —dijo aún apoyado, morro dirección al suelo—. ¿Estás ahí? —no esperó respuesta. Se irguió sobre sus cuartos traseros para accionar el pomo—. Voy a pasar.

No era una petición. Le daba igual que Tayron estuviera en bolas o que lo mismo ni siquiera estuviese dentro, su cabeza de guepardo ya asomaba por el bordillo. Por suerte, ninguna opción era el caso.

Ey... —siguió con la vista la bola de magia rebotar contra una pared, agazapando las orejas y los pendientes que aún las adornaban ante el repentino sonido que hizo. Después miró a Tayron, y su imagen (o más bien la consciencia de su intrusión) le hizo quedarse parado en el sitio, medio cuerpo dentro y medio fuera. Su camiseta de tirantes hacía visibles los bordes de su quemadura—. Hola. ¿Seee puede? ¿Cómo es-... Qué tal tus heridas?

_________________________________________

♪♫♬:
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.

Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 7/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

26/02/24, 02:38 pm
Tayron movía la muñeca con aburrimiento para que la física devolviera la esfera mágica a sus manos. No le había costado encantarla para que su brillo mutara con cada golpe pero si ahora quisiera hacer algo tan sencillo como modificar su naturaleza sus deseos se verían truncados. Dormir toda la noche logró reparar una parte del cansancio pero en cuanto a reservas mágicas... estaba seco desde el combate. Casi que mejor, prefería no tener visitas espectrales en su habitación mientras reflexionaba sobre la muerte.

El ruido en la puerta acompañado de aquella voz familiar no le sobresaltó demasiado, así que el belga continuó con su estúpida faena sin levantar apenas la mirada.

Pero si ya estás medio dentro —dijo con voz más ronca de lo que pretendía. Luego torció la boca y se aclaró la garganta, arrepentido por si había sonado demasiado crudo. Para arreglarlo le dio tiempo a dar una palmada en su cama mientras la bola seguía con su circuito infinito, le invitaba a estirarse a todo lo ancho de su colcha si quería ya que él se encontraba pegado a la pared y había espacio para ambos. En otras circunstancias añadiría algo por el hecho de que Rox fuera un guepardo, pero esa mañana solo estaba para esbozar una sonrisilla cansada en referencia a su aspecto, en lugar de las frases recurrentes a las que acostumbraba—. Me alegro de que seas tú, los fantasmas no llaman a la puerta y... ah, sí... bueno —frenó el jueguecito para ahora sí, mirarle directamente—. No me duele nada, por raro que parezca... solo pica. Pica de huevos la verdad... Al menos las del pecho han quedado sexys. ¿Te imaginas tener cicatrices y encima feas? —seguro que se lo imaginaba, estaba seguro de que él también se había topado con ciudadanos horribles por las calles de la ciudad. Respiraba aliviado de que Ataulfo no le hubiera dejado la cara como una madeja de clavos fundidos.

Tayron se llevó las manos a la nuca para estirar los brazos y acompañó el gesto con un bufido que pretendía advertir que iba a meterse de lleno en terreno pantanoso.

Es que... no lo entiendo. Tío, ¿Se supone que por ser un lémur...? —al nombrar su propia transformación la cola a rayas del belga pareció reaccionar con pereza— ¿Debería acostumbrarme a esto? Yo... no sé qué sentir... En fin... —hora de cambiar el tejado por el de su vecino. Los ojos amarillos del chico se clavaron en los pendientes del felino, un elemento clave que en ocasiones le aseguraba saber con quién estaba hablando—. ¿Qué tal estás tú? ¿También  le conocías, verdad? —su voz fingía cierto desconocimiento, ya que estaba perfectamente informado de los pasos que el rapiña había dado en la ciudad.

El único sonido que los abrazaba fue el retumbar de la pelota en la pared de nuevo. Se preguntaba por qué había evitado decir Arcan en voz alta de manera directa, puede que para él siempre fuera Barael. También se cuestionó si al cambiante le apetecía hablar del tema siquiera pero en el fondo le daba un poco igual porque él sí que necesitaba desfogar y exudar aquella puta fiebre que lo carcomía por dentro.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

29/02/24, 09:03 pm
Una de sus orejas se echó hacia atrás por la disconformidad de la respuesta, pero más allá de eso el guepardo no se movió del sitio. Esperó con cautela ya que a menos que Tayron le echase no daría la vuelta, pero más pronto que tarde sus palmaditas al colchón le indicaron justo lo contrario. Rox cerró la puerta con la pata trasera y saltó a la cama junto al lémur, poniéndose cómodo a sus pies con confianza. Cuando el chico mencionó los fantasmas se limitó a sonreír, pues nunca sabía que decir al respecto. Algún día normalizaría que su amigo veía muertos, pero ese día no iba a ser hoy. Que los fantasmas existiesen implicaba que existía un más allá, o al menos la terrorífica posibilidad de quedarte atrapado entre medias, y no era un pensamiento que necesitase en ese mismo instante. Inevitablemente se preguntó si el espíritu de Arcan no estaría entre ellos.

¿Sí o qué? —preguntó de vuelta, sonriendo con ligereza mientras le chequeaba el pecho, por poco que se viera con la camiseta puesta—. Las cicatrices en el pecho siempre quedan sexys… Aunque no mola tanto que pique. ¿No te estarás rascando, no? Yo podría…

Se cortó. Iba a bromear sobre la lengua como papel de lija de los felinos y la posibilidad de rascarle a lametones, pero definitivamente el ambiente no estaba para eso, incluso si lo decía como algo meramente ridículo y nada sexual. Fue el propio Tayron quien rescató la seriedad con dudas sobre la naturaleza de su transformación, tan acorde a sus breves pensamientos anteriores que Rox creyó haberse delatado de alguna forma. Meneó la cola de esa manera que tanto había visto hacer a Lenteja cuando estaba inquieta, golpeando suavemente el colchón y las piernas del otro sin querer.

Bueno, yo no soy lémur y… —sus fosas nasales se ensancharon de lo pesada que era su respiración—. No sé. Supongo que ya hemos perdido a tanta gente que no te puedo juzgar porque estes acostumbrado o no. Yo como cambiante debería de estar más afectado, se supone que somos muy empáticos -o eso pone en los libros-, pero… —aplanó las orejas—. Ojalá pudiera no estar acostumbrándome tanto —confesó, aunque se trataba de una verdad a medias. Realmente agradecía que las muertes cada vez le dieran más igual por integridad mental. Mientras no perdiese el cariño por los vivos…

Se encogió de hombros, todo lo de hombros que se puede encoger un guepardo medio tumbado. Tampoco quería mostrarse tan apático, así que rehuía la mirada del belga con cierta vergüenza.

Estoy, que estos días ya es mucho. No sexy como tú, pero al menos no chamuscado. Y sí. Ayudó a Dama Isis cuando estaba montando la boutique… —dijo, inconsciente de que estaba minimizando su relación, pues quitarle importancia hacía del dolor más impersonal. Suspiró, irguiéndose hasta quedar sentado—. Rena y yo quedamos con él algunas veces, y a parte lo veía a menudo en el trabajo. No sé, tampoco… es que hablase mucho con él —¿eso era cierto?—. Pero no era mal tipo. Era de tu grupo, ¿no?

Preguntó por inclusión, no porque no lo supiera. Al mirar a Tayron volvió a recostarse, despacio para no parecer brusco, atento pero no insistente por si su pérdida era más hiriente al ser más cercanos, aunque es cierto que nunca habían hablado el uno del otro delante suya. Resistió la tentación de apoyar la cabeza en sus piernas para más comodidad, pero de nuevo no estaba seguro de que fuera el ambiente.

_________________________________________

♪♫♬:
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.

Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 7/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

01/03/24, 02:19 pm
Tayron mostró una mueca algo confundida ante lo que le pareció una sonrisa por parte de Rox en su forma animal. Podía ser un cambiante pero eso no significaba que tener un guepardo estirado a los pies de su cama no resultara extraño, o que detectar algo similar a un encogimiento de hombros no fuera un pelín perturbador. Y aún con todo eso su presencia era reparadora. Desde que había entrado con cautela en su habitación el belga sentía la losa pesada sobre su pecho mucho más ligera, casi sin hacer nada su amigo estaba cambiando el plomo por corcho.

No me estoy rascando... mamá... —bromeó de puntillas. La mirada del lémur aún seguía ceñuda encontrándose desubicado en cualquier tono jocoso, más la culpabilidad era menor de lo que creía. A veces solo necesitaba eso, estar tumbado con su colega y hablar de lo mierda que era la vida. Ojalá echar mano de una cervecita.

Cuando la cola de Rox comenzó a darle golpecitos en las piernas Tay aprovechó para reincorporarse un poco y masajearse la sien sin querer evitar los toquecitos y escuchando atentamente.

Tío, que alivio no ser el único —se sinceró, pretendiendo establecer contacto visual pero sin mucho éxito. En su caso la muerte de Arcan le había afectado, pero era la primera vez que no se rompía a llorar como un descosido al recibir la noticia. En esta ocasión su pesar provenía de la rabia, una tan profunda que le daban ganas de encapsularla y patearla lejos, al mar de monstruos quizás—. Pero te entiendo, supongo que es cuestión de supervivencia... —llevar varios años en la ciudad y ninguno libre de fallecimientos de cercanos ayudaba—. Creo que una parte de mí se lo esperaba, si Mónica estaba viva... este sitio se lo tenía que cobrar por otro lado. No sé cómo pero siempre lo consigue.

La pregunta no era si ocurriría algo así de nuevo sino cuándo. Convivir con esa inquietud no era fácil y menos para él, quien ya acostumbraba a ver los estragos que presentaban los espectros. Prefería marcharse para siempre que retornar a un vacío eterno.

Al principio solo asintió antes sus palabras, jadeando con brevedad por la mención a "sexy" y alegrándose de que Rox estuviera, a secas. Dudaba que en las circunstancias que acompañaban alguien pudiera encontrarse de otra forma.

Ya... —para cuando escuchó el nombre de Rena la pelota había cesado de golpear la pared. Sintió una punzada de algo desconocido por la ursántropa, menos mal que no le había dado tiempo a vincularse demasiado con ella o estaría arrepentido de tener que despedirse de más peña, imaginaba que de vez en cuando las personas se alejaban sin un asesinato traumático de por medio. No iba a ser él quien se quejara—. Ah... así que compis de curro... y sí, era de mi grupo.

Durante unos segundos optó por guardar silencio. Podía tolerar la visión sobre el rapiña de que no era un mal tío y a lo mejor ya no lo era después de todo. Pero fue la sensación de que algo le retorcía las tripas lo que terminó por traicionarle.

Qué hostias... ni siquiera sé si llegó a considerarse uno de nosotros alguna vez —dejó espacio para que sus palabras calaran en el aire pues el tono de voz con el que se había pronunciado dejaba entrever un resentimiento mal curado—. Para mí siempre fue Barael, un capullo de cuidado, más que eso incluso —se levantó, quedando en el borde la cama y moviendo la cola esponjosa de un lado a otro sin ritmo. Si Rox se lo permitía buscaría con cuidado su pelaje corto y moteado con el cuidado de sus dedos negros—. Me caía mejor que el ingenuo de su hermano porque no comulgaba tanto con sus dioses oscuros, así que durante un tiempo nos iba guay, yo me metía con él y él conmigo, ya sabes, antes de la Luna Roja yo era todavía más cafre.

¿Era eso lo que quería contarle? ¿O deseaba ir más allá?

Barael... Barael o Arcan... como sea —dijo, con el tono más ponzoñoso que nunca—. Era un puto psicópata. Nos tuvo atemorizados durante un tiempo con la amenaza de rajarnos por la noche solo porque discutimos con Obel. Después de eso entraba y salía de Maciel a placer, hasta 2 semanas se tiró el tío fuera. Pensaba que nunca más le vería el pelo... y ha tenido que venir una secta para cargárselo... —sus labios se sellaron sin querer mirar al guepardo y sintiendo duda en cada poro de su piel. No quería ofender a Rox con la jodida verdad por muy verdad que fuera—. Eh... perdona... —cerró los ojos, como si el fundido en negro otorgara consuelo. Había algo que le picaba desde dentro mucho más que los lametones oscuros de su pecho —. No sé por qué te estoy soltando esta chapa.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

04/03/24, 12:03 pm
Le dio un coletazo con brío cuando le llamó mamá, pero no se quejó más allá de eso. Que el chico tuviera aunque fuera un poco de energía para bromear era bueno, igual de bueno que era saber, a su extraña y egoista manera, que él también se estaba insensibilizando a tanto golpe. Aunque no lo admitiría en voz alta prefería que se sintiera así a tener que rebajarse al lamento por bienqueda, además de por no sentirse solo en estado.

Que va —reafirmó, oyendo sin mirarle directamente—. En este sitio o mueres pronto o vives lo suficiente para que las cosas te empiecen a dar igual. No hay punto medio. Y la verdad es que… —resopló, quien sabe si suspiro o risa—, prefiero estar en el segundo bando.

Para él era toda una evolución. Considerando los numerosos milagros que le habían mantenido vivo sería una falta de respeto querer morirse ahora. Tenía más aguante que eso. El silencio que vino con la pausa de la pelota de Tayron le hizo atender, pues la ausencia de sonido hizo más estrecha la habitación, un espacio que quedó totalmente reducido con la noticia de Arcan. Con razón nunca le había hablado de él. Rox alzó la cabeza, orejas rectas por lo inesperado de su odio. No interrumpió. Hasta en su aspecto de felino su cara era un poema. Arcan, Barael… nunca le había dado semejante impresión, pero por supuesto creía más en el veredicto del lémur que en el propio.

Joder —fue lo único que se atrevió a pronunciar cuando “capullo” ascendió a “psicópata” con motivos, dejándole con un regusto extraño. Por un lado la negación: a fin de cuentas él había estado bien con el rapiña, le costaba creer que hablaran de la misma persona. Que tuviera dos nombres diferentes no lo hacía más fácil. Por otro lado alivio: el de quien se acaba de enterar de que por meras casualidades del destino ha esquivado una bala. Y es que si Arcan realmente era ese tipo de persona o había cambiado… bueno, ya no tendría forma de comprobarlo.

Por último, sin embargo, hubo una pizca de rabia. Un sentimiento demasiado abrumado y apagado por los sucesos para ser un problema por el momento. Si tan jodido había resultado ser Arcan- o Barael… ¿por qué no les había advertido antes Tay sobre él? Quizás solo fuera un capullo de boquilla, un pirado con problemas de ira al que flaco favor le harían las presiones de la ciudad, pero… Dios, ¿en serio Arcan era esa persona? No es que dudase del lémur tampoco, pero era tan inesperado… Más jodido que su muerte incluso. Rio una sola vez, un jadeo irónico, pero es que “ay, parecía tan normal, siempre nos saludaba”. Se dio cuenta entonces de lo muy callado que había estado, aupado por el perdón de Tay, momento en el que despegó la vista del suelo.

No, no te ralles —se apartó de Tayron con delicadeza, haciendo el gesto más vago y cómodo que ausente, poniendo fin a las caricias que estuviera recibiendo de su parte—. Prefiero saber estas cosas. Gracias.

Aunque para él el doble sentido era evidente, por la distancia de su tono suave y su abatido lenguaje corporal bien podría parecer cansado, no molesto. El cambiante estaba hecho a colocar espejos sobre agua cristalina para que no se viera el fondo. Por supuesto que habría preferido saberlo antes, era un golpe a la confianza, pero quizás si Tayron había preguntado en primer lugar es porque realmente desconocía que tenían relación. No es que le convenciera, pero…
Qué más da, si ya está muerto”.

Tocó la runa tatuada en su muslo derecho y al tiempo que su ropa -la misma de ayer- reaparecía, los hilos que formaban su cuerpo tejieron rápidamente al chico de siempre. “Siempre” desde los últimos dos años, claro. Sin imperfecciones, sin las ojeras que debería tener tras semejante noche de mierda, con su ligero maquillaje de idol coreano y su ya habitual pelo rosa tan estratégicamente despeinado. Parecía un actor en el escenario equivocado. El cambiante quedó sentado al borde de la cama, enterrado bajo una camisa de cuadros dos veces su talla.

No tenía ni idea de que era así —sonrió sin ganas, una expresión comodín—. Dios, que movida… —cabeza gacha colocó una mano en su frente y masajeó—. No sabía ni que tenía un hermano. Imagino que lo habré visto en algún momento o algo, pero… Madre mía. Que puto percal —masculló—. ¿Su hermano está…?

Vivo. No preguntaba si su hermano estaba al tanto, no. Preguntaba si estaba vivo. Menuda era Rocavarancolia.
Suspiró sonoramente, desechando su propia duda con un azote al aire. Se tumbó, brazos abiertos a los lados y ojos en el techo. Qué coño le importaba. Simple decencia básica humana, supuso, pero tampoco es que él quisiera ir a darle semejante noticia a un sectario al que no ponía ni nombre.

¿Crees que Hyun era buena persona? —preguntó en su lugar, recordando la extrañas condiciones de su muerte y, sobre todo, como parecía no conocer a alguien hasta que se moría. Por supuesto se arrepintió en seguida. Se presionó los ojos con las palmas de las manos, enseñando un poco de tripa al levantar los brazos y la camiseta interior en el movimiento—. Uuuugh, no. No me hagas caso. No quiero saberlo. Hablemos de cualquier otra cosa, por favor —dejó caer los brazos y volteó el rostro hacia él, con expresión agotada—. Cuéntame más sobre Barael.

_________________________________________

♪♫♬:
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.

Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 7/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

06/03/24, 09:23 pm
El segundo bando pinta que te cagas, gracias —se apuntó de cabeza. Que diferente era rumiar la culpabilidad a compartirla para subirse al caballito ganador. Sentir que las emociones por la muerte de alguien cercano llegaban a medio gas era una mierda por lo que implicaba, pero de momento prefería aquel rol a ser un nombre pronunciado en bocas de otros sin tener la posibilidad de defenderse. Tal y como ocurría allí ahora.

El silencio rasgó el aire durante unos segundos incómodos para el lémur y luego dio paso a un Rox cansado -que no ofendido- que se apartó con delicadeza. Durante un instante dejó en el aire la mano que acariciaba el pelaje. No tardó demasiado en corregirse y la depositó en su rodilla con el ceño fruncido. No deseaba observar como el australiano degustaba aquel limón agrio que probablemente le supiera a mierda.

Ya. No es menos feo de lo que suena —ahora sí, los ojos amarillos del belga se posaron en el cambiante. Dos años después le seguía pareciendo alucinante que una madeja de hilos tejiera a su amigo con tanta rapidez y a la perfección. Su mirada recorrió el cabello rosado y la camisa de cuadros con disimulo, a veces olvidaba lo agradable que resultaba a la vista.

Bueno, y una mierda. Le era imposible olvidarlo. Y eso que le molaban los grandes felinos.

Ah, su hermano vive, creo —comentó, con las mismas ganas que un conserje a punto de jubilarse le abre las puertas del colegio a los niños. Conforme la conversación avanzaba notaba que su mente empezaba a disociar, divagando por el aborrecimiento y el aura gris que empapaba todas las paredes de su habitación—. Es Obel... ¿te acuerdas de la gárgola que vino con nosotros a Krankii? Pues ese —suspiró, otra persona que dejaba más sombras que luces a su paso. Casi pensaba que era culpa suya por elegir tan mal la peña con la que se rodeaba—. Normal que no te suene, me distancié de él cuando empezó a hacer movidas raras y sectarias. No olía nada bien —de tal palo a tal astilla, ¿no?.

La siguiente pregunta le pilló completamente desprevenido. Bufó cuando el nombre del aura oscura acarició sus oídos y le golpeó el pecho con la debilidad de quien ya va siendo olvidado. Después esgrimió una sonrisa que fue de todo menos sonrisa por poder esquivar ese bache.

¿Si Hyun era buena persona? La verdad, no lo sabía. ¿Lo fue Arcan acaso?

Las preguntas lo acosaron lo suficiente como para que buscara imitar la postura de Rox, en su caso cabeza al techo pero manos en los bolsillos. No fue hasta que el chico volteó la cabeza hacia él que rompió a hablar, escondiendo la estela del cansancio bajo los cercos negros en los que se refugiaba.

No te rayes... —le aseguró—. Barael era... testarudo —la rabia amagó con abandonar sus palabras, solo superada por la nostalgia de recordar a un nublino mucho más joven e inocente, al menos en apariencia—. El tío más testarudo que te puedas echar a la cara. Pero era fuerte, y capaz... —chasqueó la lengua, contrariado. La cola del lémur se movió a su espalda, atrapada en secuencias de pesadillas ya vividas—. Joder, me jode admitirlo, ese tío nos salvó el puto culo más de una vez, y dos. Nuestra competitividad era sana pero es que... lo echó todo a perder... ¿sabes? Al final no quedó ni una sola persona que aguantara sus insinuaciones. Cuando... cuando me miraba... nunca sabía si era desde la indiferencia o con ganas de sacarme las tripas —se llevó la mano a la cara, abriendo los dedos como una compuerta para observar a Rox con toda la extenuación que era posible en un ser humano—. Je, lo sé, horrible.

En aquel punto Tayron giró todo su cuerpo hasta quedar de lado, apoyando la cabeza en su propia mano y respetando sus propios silencios para saber cómo proseguir. A pesar de la proximidad que le otorgó su gesto seguía habiendo la suficiente distancia como para considerar que no invadía ningún espacio personal.

Tío... —se atascó, fruto de ser la primera vez que trataba de ponerse en la piel del rapiña—. Creo que amaba a su hermano, es lo único que tengo seguro. El cabrón hacía lo que fuera por protegerle y ahora... siempre me quedaré con la duda de si realmente llegó a ser mejor persona —al final, lo escupió—. No merecía morir. Tenía tantas ganas de vivir como la mayoría, incluso cuando aquel engendro le arrancó la mano vino arrastrándose hasta el torreón como una sanguijuela... bah, no sé —los dedos negros de su mano derecha se enredaron entre el caos de sus mechones esmeralda— ya no importa.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Sede de los Taumaturgos - Página 31 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

15/03/24, 10:23 pm
Oh. Joder —mencionó de pasadas cuando Tayron le ayudó a ponerle cara al hermano de Arcan. Claro que le recordaba. Le habían invitado a Kankri más por ser amigo de Tay que por conocerlo, pero el ángel negro y él habían preferido buggearse en el cielo antes que relacionarse con ellos.

Ahora que lo pensaba sí veía cierto parecido entre los hermanos, y eso que la Luna había hecho sus estragos. No parecía que Tay se hubiera perdido mucho con esa amistad.

La imagen que tenía de Arcan fluctuó en su cabeza y en el techo que ahora comía, notando que por mucha flexibilidad mental que tuviera como cambiante ese trabajo no era menos difícil. Menos mal que no habían llegado a relacionarse demasiado, aunque puede que con un poco de tiempo él mismo se habría dado cuenta… o no. ¿Qué era peor?
Le sonrió con suavidad al lémur detrás de la ventana de dedos, aunque todavía estaba claramente descolocado por eso de que quisiera sacarle las tripas al chico. No se movió cuando se tumbó a su lado, mirándole con la no muy sutil preocupación pertinente. Por mucho que creyera que podía haber mejorado no se atrevió a opinar, y más cuando el final le supuso tal sorpresa que borró parte de su hilo de pensamientos.

Cómo que le arrancaron la mano —preguntó tumbándose de lado para estar de frente a Tayron—. No le vi prótesis irrense —su mirada se perdió por un instante. Joder, tenía memoria fotográfica, no le podía fallar un detalle así a él. Pero es verdad que a veces llevaba guantes…—. ¿Le arrancaron la mano y le volvió a crecer?

Vale que la ciudad era una locura, pero ya podía haberle pasado eso a Eitne. Resopló con una pizca de humor, pura sátira.

A ver, no sé… No sé que decir. Cuando yo le conocí no noté nada raro, por si te sirve la opinión de un cambiante. Se supone que tengo buen ojo para la gente. Se supone —repitió con sorna, perdiendo la vista en un punto inconexo del pecho del lémur, una simple arruga en su camiseta. Con cuidado y sin presionar puso una mano en el mismo sitio—. Por muy insoportable que seas a veces hay que ser muy gilipollas para querer destriparte —tras unos segundos de silencio frunció el ceño, apartando la mano para gesticular con ella—. Y muy gilipollas para no querer ser amigo tuyo. Tío, ¿qué coño pasó con tu grupo? Joder, no conozco a nadie de tu criba pero empiezo a entender que te juntes solo con nosotros.

_________________________________________

♪♫♬:
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.