Conectarse
Últimos temas
Torreón SendarHoy a las 11:09 amHarekSubterráneosAyer a las 06:31 pmGiniroryuBosque FantasmaAyer a las 06:07 pmGiniroryuCasino Lago ÁureoAyer a las 05:58 pmGiniroryuPrimer sueño de RägjynnAyer a las 05:43 pmGiniroryu
Estadísticas
Tenemos 203 miembros registradosEl último usuario registrado es LiebreNuestros miembros han publicado un total de 52130 mensajesen 1058 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Barrio de los Mil Dioses

+26
PePo
Tak
Cuervo
Evanna
Lathspell
Bellota
Alicia
Kial
Reifon
Zarket
Naeryan
Aliera W
Seth
Muffie
Aes
Giniroryu
Dal
Poblo
Yber
Caillech
Jau
Jack
Elliot
Red
Martalar
Rocavarancolia Rol
30 participantes
Ir abajo
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Barrio de los Mil Dioses

02/08/11, 06:28 pm
Recuerdo del primer mensaje :

Zona cercana al anfiteatro donde una buena parte de los escombros y edificios a medio derruir corresponden a viejos templos, tipo de edificación prolífica en aquel barrio a la que debe su nombre. Varios edificios mantienen milagrosamente medio en pie algunas habitaciones donde hay pertenencias de antiguos rocavarancoleses, de todo tipo. Las hienas han hecho de este lugar su territorio.


Última edición por Rocavarancolia Rol el 14/07/17, 10:55 pm, editado 1 vez

Rocavarancolia Rol

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

18/12/23, 12:09 am
El miembro 'Yber' ha efectuado la acción siguiente: Número Aleatorio


#1 'Dado de 100 caras' : 37

--------------------------------

#2 'Dado de 100 caras' : 7

--------------------------------

#3 'Dado de 100 caras' : 94

--------------------------------

#4 'Dado de 100 caras' : 82

--------------------------------

#5 'Dado de 100 caras' : 42
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

20/12/23, 07:40 pm
Le hubiese respondido a Tayron si no fuera porque Jace se le adelantó, diciéndole básicamente lo mismo que le hubiese dicho ella misma exceptuando la elección de palabras. Seguramente el lémur no estuviese acostumbrado a una situación como aquella, y la  nebulomante se preocupó por el impacto que podría tener en él si había reaccionado así. Pero, una vez más, era algo que iba a tener que esperar.

Todo sucedió muy rápido. Por una parte, Kimbra y Jace se habían encargado por completo de Yukael. Un incordio menos. Era una lástima no poder interrogarlo, pues no es que pudiese llevar a cabo así como así el hechizo de resurrección breve para hacerlo, pero estaba claro que la situación no podía terminar de otra manera. Por otro lado, su plan había tenido bastante éxito y vio con satisfacción como dañaba los huesos del liche, aunque no se podía decir que fuese una victoria.
Rodolfo-Rigoberto parecía tener muchos hechizos listos para ser lanzados inmediatamente y, aunque parecían haber sido hechos a la desesperada, las cosas podían ponerse verdaderamente feas.

Un hechizo fulminante alcanzó a Ares de lleno, mientras que otro impactaba contra las defensas de Sinceridad. La argos se libró de recibir daños, pero no se podía decir lo mismo de la montura del dullahan, quien no tardó en ser alcanzado por otro de los peligrosos hechizos que había desatado el liche en un instante. Otro de ellos parecía dirigirse hacia el lémur… <<Reflejo>> maldijo. ¿Qué debería hacer? El quebrantahuesos parecía en auténtico peligro en ese momento, pero tampoco podía ignorar a Tayron.
Por desgracia, Ares se encontraba demasiado cerca de su atacante como para poder evitar ninguno de los impactos, y por otro lado… A lo mejor deberían enfocarse en terminar también con el liche cuanto antes. Lo cierto era que en ese momento que no contaba con defensas y no parecía disponer de nada para reponérselas con inmediatez…

La nebulomante conjuró rápidamente un rápido hechizo de inmovilización hacia el liche, seguido de uno de parálisis. Confiaba en que con la velocidad del primero pudiera permitirse lanzar el segundo, mucho más efectivo.
<<Tal vez no seamos capaces de matarte, pero no has dicho nada sobre detenerte>>.

Esperaba que pudiesen centrarse en atender a Ares si lograba paralizarlo. Probablemente con la ayuda de los mercenarios de la Brecha y su mayor conocimiento en magia curativa… El lémur también pasaría a ser su preocupación una vez hubiese terminado de conjurar.
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

23/12/23, 07:51 pm
Al lémur le habría encantado responder al dullahan con alguna frase ingeniosa y sarcástica para enmascarar que en realidad no tenía ni puta idea de muchas de las transformaciones que se daban en la ciudad. Pero la batalla le llamaba a filas. Y alguien (puede que el descabezado) pareció llamar también a un pájaro gigante hecho de humo.

¡Hostia puta! —su primer instinto fue agacharse y colocar las manos por encima de la cabeza mientras sus rodillas le traicionaban con un temblor muy lejano al producido por el ansia de venganza con el que se había presentado allí—. Imagina el tamaño del cigarro para que haya salido fumado ese bicho —sin embargo, no parecía hostil, no contra él al menos. Aquella especie de Quebrantahuesos terrestre se desquitaba con el esqueleto de lo lindo. De hecho, fue su consunción ámbar lo que terminó por expulsar al hechicero contra la pared creando una grieta en su cráneo.

No se creía la chorra que tenía encima ese día. Y lo habría celebrado. De no ser por Yukael.

La demonio y el chico del hacha habían reducido al krampus a la perfección. Tanto que sus ojos amarillos contemplaron el momento exacto en que la cabeza fue decapitada con un golpe seco que no tardó en esparcir un reguero de sangre a su paso. No supo exactamente muy bien por qué no apartó la vista segundos antes de saber qué es lo que iba a pasar. Tal vez fue el morbo, o la adrenalina creciente. Pero se arrepentiría toda su vida. En más de un sentido.

Si sobrevivía a aquello diría que fue su afán por proteger a Sinceridad a toda costa. Pero en lo más profundo de su ser siempre escondería que fueron las náuseas y el tener que llevarse las manos a la boca para no potar allí mismo lo que le distrajo. Para cuando distinguió con ojos llorosos por las arcadas la red de relámpagos plateados de Ataulfo fue demasiado tarde. Los hechizos volaron, algunos contra la montura improvisada. Y uno en su dirección.

Por desgracia Tayron solo veía sangre. Sangre y gritos. El llanto de Dafne. El fuerte olor a hierro en el aire producido por el aroma de la cabeza de Charlie reventada como una sandía en el suelo.

Lo siguiente que sintió fue una luz púrpura y vibrante que se acercaba y el tufo del fuego oscuro atravesar el aire como la promesa de una muerta anunciada. Sus manos no trabajaron a tiempo para desviar la mayor parte del conjuro. Sus protecciones mágicas a construir no fueron suficientes. Así que el mayor radio de la llamarada oscura impactó en su pecho, aminorado solo en parte por el instinto de supervivencia que tuvo al echarse hacia atrás. El belga cayó con un grito tras el dolor lacerante. La ropa se le pegaba a la piel y la piel se abría con velocidad para buscar carne y hueso.

Se retorció en el sitio, pateando el cemento con los talones por la desesperación y el dolor de aquellas lamidas lentas e incesantes. Sus manos también se estaban achicharrando por tratar de apagar la magia negra que buscaba su fin. Volvió a gritar.
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

23/12/23, 10:01 pm

Kimbra no cesó en ningún momento de extraer sangre del krampus de forma lenta, pero constante, asegurándose de que quedara vida suficiente en él para que el ataque de Jace, que vino directo en cuanto la demonio le llamó, no fuera en vano. Y no lo fue. Con una caída limpia y certera de su hacha, Jace separó la cabeza de Yukael de su cuerpo y la krabelinense pudo sentir en sus entrañas más que ver cómo la vida se escapaba de su cuerpo. Pero que su mente se hubiera apagado no significaba que su cuerpo no estuviera todavía caliente y todos sus fluidos frescos. No había tiempo que perder.

Percibiendo la presencia de Ares de fondo y pensando, como una nota a pie de página, que Ámarok se sentiría algo solo al haber perdido a su compañero de espera, Kimbra no perdió el tiempo en acelerar su drenaje de sangre mientras poco a poco quedaba menos de su piel blanca al descubierto. Pero no era suficiente. Incluso su ya todo su cuerpo estaba cubierto de rojo y ya no quedaba nada de sangre en el cuerpo del krampus, la demonio siguió drenando cualquier líquido que quedara en su maltrecho cadáver, dirigiendo el fluido esta vez hacia los pequeños recipientes de cristal que solía llevar colgados del cinturón, protegidos con hechizos que los mantendrían frescos durante más tiempo. Como en cualquier otra cacería, no pretendía desaprovechar nada.

Centrada como estaba en su labor, no se percató del ataque del tan Rodolfo hasta que este fue lanzado y hubo alcanzando tanto a la montura de su amigo como al lémur. Tras una rápida evaluación de la situación, Kimbra llegó, sin saberlo, a la misma conclusión que Irianna, y decidió que era prioritario acabar con la amenaza para poder centrarse en curar a los heridos.

Dada su distancia, la demonio prefirió hacer uso del arco para poder optimizar el tiempo de ataque y, apuntando directamente hacia el cráneo del liche, no perdió el tiempo en disparar una ráfaga de flechas.
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

28/12/23, 08:05 pm
El pecho del dullahan subía y bajaba lento y profundo, con los sentidos taponados como si estuviera dentro de una cápsula de cristal durante el breve lapso de tiempo en el que la magia llenó su esencia. No sabía si la carga había sido realmente más profunda, si había una diferencia entre los casi-zombies que habituaba a cazar o solamente estaba nervioso porque Yukael había sido su primera persona pensante y consciente, pero psicológico o no ahora se sentía capaz de matar a un dios.

Claro que no esperaba que el dios en cuestión fuese uno de aspecto tan lamentable como Huesitos, y mucho menos que este fuera TAL nivel de amenaza. Igual que Ares estaba conectado a él y sabía cuando algo le afligía, Jace pudo notar el peligro antes de verlo. El enorme pájaro se protegió con las alas como pudo, alarmado en su silencioso lenguaje por tal cantidad de luces, sonidos y sobre todo, ataques dirigidos hacia él. Un hechizo fulminante y el animal, aún hecho de humo, sintió perder todas las plumas. Agitó las alas como si así pudiera huir del dolor, más en su último instinto buscó aplastar con la garra al culpable de la ofensa, como si ya aguijoneado por un escorpión mínimo quisiera llevarle consigo a la tumba. No obstante la consunción negra fue demasiado para su aguante. La explosiones rompieron su forma, literalmente, y si Jace alguna vez había cuestionado la mortalidad de su montura (spoiler, no) ahora bien podría comprobar que ni siquiera las sombras eran inmunes.

Ares desapareció, dejando una densa y oscura niebla a su paso que nada tenía que ver con la de Irianna, el humo de un incendio que no tiene por donde escapar. En el suelo, su silla de montar y las alforjas como recuerdo. Estupefacto por el caos mágico, el grito del emo y el fortísimo olor a plata y hierro que impregnaba el aire, arrancó el hacha del suelo, pensando en todo y nada a la vez, hecho de pura adrenalina, un cúmulo de maldiciones y miedos que nadie escucharía.

¡¡HIJO DE PUTA!!

O a lo mejor sí que se le escucharía, sí.

Con ambas manos y la fuerza de quien acaba de esnifar cocaína llevando cafeína en vena (o lo que es menos lógico, de quien acaba guillotinar a alguien) le lanzó el hacha de guerra al liche. No paró ahí: materializó su bate con puas, se lo lanzó, materializó su bajo, se lo lanzó, materializó su kukri y- no, no se lo lanzó, se lanzó con él por delante, dispuesto a apuñalar, cortar y romper su hueso favorito a riesgos de acabar tan posiblemente muerto como Tayron. Se la sudaba. De entre todas las cosas lógicas podría haber lanzado un hechizo aprovechando la enorme cantidad de magia nueva que tenía, se supone que en el ejército le habían enseñado a pelear con cabeza, el puto problema es que acababan de volatilizar a su pollo y la cabeza hacía años que le faltaba. Más en un momento así.

Y aún así lo sentía. El humo negro que se expandía a la altura de sus rodillas por la sala como agua derramada en una mesa palpitaba como un segundo pulso en su interior, débil pero vivo, así que o Ares seguía con él o los efectos secundarios de la recarga y la adrenalina estaban siendo un puto tripi. No estaba ni de coña para procesar la muerte de su pájaro ahora mismo.

Los viejos proyectiles, impactasen o no, volverían a su cuello deshechos en humo, listos para su uso si reventarle el cráneo con un machete gordo no era suficiente.
Yber
Yber
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Ulmara.
Especie: cercana alaí.
Habilidades: Velocidad, nociones de lucha y resistencia.

Personajes :
Dirke/Ramas.
Giz.
Tap/Malahierba.
Lara 37/Saria Omen.
Rasqa: parqio transformado en moloch.
Eitne.


Heridas/enfermedades : Eitne: le falta la pierna derecha de rodilla para abajo.
Status : Es complicado.
Humor : La gracia de dios.

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

05/01/24, 04:54 pm
La traca mágica de Ataulfo no consigue distraer a sus atacantes tanto como el liche esperaba y se descubre a sí mismo en peligro. Sus defensas mágicas detienen un hechizo de inmovilización, pero no impiden la parálisis, que dota de aún más rigidez a sus huesos y le impide moverse.

—OH, PORRAS.

Acto seguido, el liche oye gritos y empiezan a caerle cosas. La red de relámpagos plata que le recubre y sus defensas físicas le protegen de las tres primeras flechas, pero cuando sus protecciones se agotan, las dos últimas flechas tocan hueso. La primera le rompe el puente óseo entre los ojos y la segunda entra por el hueco y se clava en las paredes de su cráneo, quedando ambas encajadas en la calavera electrizante. Lo siguiente que ve es un hacha que le parte la escápula y un bate que le rompe las costillas, después llega una… ¿Guitarra? que le golpea en la columna y en el ego también. Ataulfo no se dobla porque el hechizo de Irianna no se lo permite.

La red de relámpagos plata daña las armas de humo y debilita su consistencia. <<¿Era un contrabajo o un violín?>> se pregunta todavía Ataulfo, pero no recibe respuesta alguna más allá de una nueva abertura en el cráneo, fruto de una puñalada del dullahan. La red eléctrica chisporrotea al contacto y descarga una poderosa corriente que trepa por el kukri hasta la mano de Jace.


El liche reconoce la situación en la que está, pero decide entregarse a ella. En el interior de su cabeza, la luz verdosa que en realidad es Ataulfo titila y pierde algo de brillo. <<Perdóname, madre, y perdóname, madre, y tú también, madre>> piensa el liche. Aunque no pudiera parecerlo, su mente ya ha vuelto en sí, la confusión se ha sacudido de su conciencia; al menos, la confusión causada por la luz ochroria.

—Volveré —les dice a sus agresores con la calma de quien se cree a salvo de la muerte—. Y me haré con vuestros huesos unas marac…

Una luz inunda la habitación, interrumpiéndolo. En mitad de la refriega, conforme los ojos de todos vuelven a habituarse, se escuchan varios golpes en el suelo de pezuñas, pies y garras forradas en metal y aparecen tres figuras. Un hombrecillo medio encogido, vestido de diario; una licántropa en plena transformación híbrida cubierta de heridas y una dríade erguida, solemnemente coronada por las Joyas de la Iguana.  

—Quieto todo el mundo —exige la reina. Cicatriz y Aberyk se mantienen un par de pasos por detrás—. El liche es nuestro y cualquier intento de acabar con él a partir de ahora será castigado.

Aberyk refunfuña, pero no dice nada, y Cicatriz les hace un gesto con la cabeza a los rescatadores en señal de complacencia por su trabajo. El liche permanece inmóvil, chisporroteando aún como una de esas velas falsas que se ponen en las tartas y que tardan mucho en apagarse; incómodamente callado.

_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

06/01/24, 11:48 am
Los hechizos salieron de ella en secuencia por lo que apenas tuvo tiempo para pensar en que la inmovilización había fallado, porque la parálisis sí tuvo éxito de todos modos. Kimbra sin duda había pensado lo mismo que ella y respecto a Jace… ¿Cómo no iba a descargar su ira contra el que acababa de dañar de esa forma a su montura? Ella misma apenas había podido permitirse un pequeño momento de satisfacción por el éxito de su hechizo, al ver como Ares desaparecía, en estado crítico La incertidumbre de qué le ocurriría plagaba a su amigo, podía sentirlo claramente en todas sus acciones. Y además de eso…

¡Tayron! —levitó con rapidez hasta su lado, empezando ya a conjurar un hechizo de curación nívea, tratando de centrarse primero en mitigar las quemaduras—. ¿Eres capaz de curarte a ti mismo? Entre los dos deberíamos poder…

No llegó a terminar la frase, interrumpida primero por el intento de amenaza del moribundo liche, al cual le dedicó una mirada cargada de odio, y de inmediato, por la llegada inesperada de tres personas. La voz autoritaria que no tardó en identificar como la de la figura más importante de la ciudad le hizo detenerse unos instantes, pero comprendió a qué se refería y siguió ayudando al lémur mientras observaba estupefacta como miembro tras miembro del Consejo irrumpía en la escena. La presencia de la Comandante, de quien solo tenía buenas referencias, y su gesto, más amable con ellos, le tranquilizó un poco.
Estábamos investigando las desapariciones de unas personas, y hemos rescatado a varios a manos de este krampus —señaló el cadáver descabezado de Yukael—. Ese liche apareció de la nada para ayudarle, por lo que estábamos defendiéndonos —explicó queriendo dejar claro lo que había ocurrido allí desde el principio—. Está paralizado por un hechizo mío: puedo deshacerlo si lo requerís.

<<Jace… ¿Cómo está Ares? Si podemos hacer algo por él…>> la preocupación iba implícita en el mensaje. Habló telepáticamente para que le escuchasen solo sus compañeros, no queriendo potencialmente enfadar a ningún miembro del Consejo: la verdad es que Leahrrä intimidaba bastante, y el Señor de los Asesinos era un misterio. Su lenguaje corporal parecía indicar que estaba… ¿Irritado? ¿Cansado? Tampoco quiso dejar su mirada posada sobre él mucho más de lo que podría considerarse adecuado.

Aquel día estaba siendo una absoluta montaña rusa de emociones. Ni en sus hipótesis más descabelladas habría supuesto que no solo encontrarían información, si no que acabarían en un templo abandonado, deteniendo un extraño ritual mientras se enfrentaban a un liche chiflado cuya asociación con el secuestro era todo un enigma… Y mucho menos que se encontrarían ante la presencia de tres miembros del Consejo, incluida la mismísima Reina.
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.
Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 7/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

13/01/24, 12:42 pm
No todo el mundo tenía una larga lista de daños sufridos a la espalda como la suya. En su documento específico de superviviente constaba caer hasta el suelo varios metros para reventarse el labio y las rodillas con cristales, arañazos y mordiscos de su combate contra las hienas, que un torreón entero se cayera a pedazos sobre su cabeza o que Daer comenzara a descuartizar a su novia y sus compañeros a un metro y medio de su persona. Si bien en este último no recibió ni un rasguño no hacía falta decir que las secuelas infringidas distaban mucho de ser físicas.

Sin embargo, ningún dolor se parecía remotamente al del fuego abriéndose paso por la carne como un tren en llamas descarriado. El belga tenía un alto concepto de sí mismo respecto a su umbral del dolor, este siempre fue del montón pero su experiencia en Rocavarancolia y el uso del anillo maldito de Dana que te hacía retorcerte para recargarlo provocaron que se saliera de la media.

¿Ahora? Ahora en cambio gritaba como un condenado animal al que azuzaban para que no se moviera. El lémur continuó pateando el suelo con agonía mientras giraba sobre la piedra cual croqueta asada para apagar aquella pequeña parcela infernal. No fue hasta que Dama Enigma acudió a su rescate que la curación nívea surtió efecto en él, por lo menos para apagar el incendio.

Eso no impidió que su pecho se encontrara parcialmente calcinado, varios lametones de un profundo morado oscuro marcaban la zona de los pectorales y uno especialmente feo había tenido la intención de ascender por su cuello con mala baba. El chico dejó su cabeza caer contra el brazo de la bruja en un claro gesto de resignación y agradecimiento, las lágrimas brotaban entre quejidos y un aliento acelerado. Estaba seguro de que el corazón iba a estallarle de un momento a otro.

No... —gruñó como respuesta, ni siquiera podía usar los dedos para conjurar nada ya que sus manos también estaban achicharradas por haber tratado de quitarse la ropa—. Ni de coña... —si la detective pensaba sanarle estaría completamente sola. Para confirmarlo levantó las manos en un gesto pobre e inútil, tenía tejido de su camiseta unido a las uñas como una nueva piel de infarto.

Tayron desconocía la situación actual aunque se imaginaba una victoria, o un momento de tablas del que poder aprovecharse para bajarse del carro y que su puesto lo tomara alguien más cualificado y con más ganas de morir que él. Y eso fue justo lo que pasó. El mismísimo Consejo aterrizó en el barrio amenazando con un castigo después de haber hecho todo el trabajo sucio. Genial, viva la puta República.

Su lengua afilada solo se agitó para la idrina, el desconsuelo impidió que las palabras fueran tan comprensibles como pretendía.

Que no espere... una puta... reverencia —joder, que alguien lo sacara de allí ya.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Muffie
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación

Personajes :
Wednesday: Vouivre humana británica.
Karime: Licántropa loba libense de la capital.
Kimbra: Demonio rakshasa krabelinense Hija de Lunas engendro.
Irenneil: Brujo de la cera aurva sinhadre.
Edén Damkinea: Atlante daeliciano de la Ciudad del Norte.
Szczenyak//Colmillo: vittya zawodny nómada.



Unidades mágicas : 5/5
Heridas/enfermedades :
Ka: Le falta el ojo izquierdo.
Colmillo: Tiene partido el colmillo derecho.


Síntomas : Gusto por dibujar trazos sin ton ni son cuando vacía la mente.
Armas :
Wen: Guadaña doble y arco.
Ka: Espadas gemelas, arco y dardos.
Kim: Arco, machetes y dagas.
Neil: Cuchara de madera y cera.
Edén: Magia y sonrisas amables.
Colmillo: inutilidad.



Humor : Absurdo

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

14/01/24, 08:14 pm

Aunque tres de sus flechas erraron el blanco por culpa de las protecciones del liche, las últimas dos dieron de lleno en su cráneo, lo que, combinado con el ataque múltiple y demoledor de Jace, movido por la ira de la desaparición de Ares, parecían haber cumplido por completo su cometido, dejando al tal Rodolfo incapaz de devolverles el ataque más allá de una amenaza moribunda que fue rápidamente interrumpida por una luz. Kimbra, pensando que quizás se trataba de un nuevo enemigo, aunque parecía improbable teniendo en cuenta que el krampus yacía muerto en el suelo, encocó una flecha más en su arco, lista para cargar y disparar en cuanto la luz le permitiera ver la nueva amenaza, pero finalmente no fue necesario, ya que quienes habían aparecido no habían sido otros que la Reina, el Señor de los Asesinos y la Comandante de los Ejércitos del Reino.

La engendro no perdió el tiempo en volver a guardar la flecha en su carcaj, no queriendo verse en ningún momento como una amenaza, y se acercó a Jace ignorando las palabras de la Reina, no sabiendo muy bien qué pensar de la situación, de su llegada justo en ese momento y no antes; de su amenaza, y de la posibilidad de que estuvieran al corriente de los sacrificios y hubieran decidido deliberadamente no hacer nada hasta que ellos estuvieron involucrados.

-¿Necesitas ayuda, Jace? -le preguntó al dullahan con su mirada clavada en el humo que salía de su cuello, habiendo aprendido que este gesto podía interpretarlo como el equivalente de mirarle a los ojos.

La krabelinense era consciente de que tanto el humano como ella sabían que no necesitaba ayuda alguna, ya que su estado no había sido perjudicado, a diferencia del estado del lémur, pero puesto que este último estaba siendo atendido por Irianna, con conocimientos médicos mucho más útiles que los suyos, ella había optado por asistir a Jace en lo que necesitara, ya fuera ayuda para descargar su rabia si es que el estado en el que había dejado al liche no lo había conseguido ya, o ayuda para recuperar a su montura perdida. La demonio esperaba que, a diferencia de lo que hubiera pasado si el atacado hubiera sido Ámarok, Ares no se hubiera muerto, sino que simplemente hubiera vuelto de alguna manera al plano del que salió en un primer momento para recuperar sus fuerzas y sanar.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

16/01/24, 11:20 pm
Esta vez sus ataques atinaron, tras la lluvia de objetos contundentes no tan contundentes por la red protectora, su kukri se clavó con mucho gusto en la huesuda cabeza del liche. El chispazo que recibió le hizo recular y apartar la mano rápidamente, un dolor agudo e intenso que le dejó sin aliento, sin gritos y sin arma, abandonada a su suerte en el cráneo del otro. Los músculos del brazo derecho se le quedaron entumecidos hasta el hombro, una sensación que lentamente trepaba a la base de su cuello, pero lejos de amedrentarle aquello solo le puso más furioso, incluso si los gritos de Tayron no acompañaban. Los aullidos de dolor del chico le estaban helando la sangre y poniendo cada pelo en su cuerpo tan de punta como por la electricidad recibida, tanto que no podía pensar otra cosa que, por favor, alguien acabase con el sufrimiento del pobre diablo o la compasión se la cobraría él de otras formas.

Ah no” masculló entre gruñidos y humo enturbiado en una tormenta en miniatura cuando Rodolfo comenzó a despedirse. Sobre su cuello ya se estaba reformando su hacha y su zurda había soltado el brazo que sujetaba dispuesta a recibirla, cuando una luz le cegó e hizo temer una segunda descarga.
Joder, cómo de equivocado estaba.
Tres personas se aparecieron en mitad de la sala, y en el momento en el que el dullahan se estaba cagando en todos sus muertos para dentro, con el corazón disparado ante la posibilidad a que fueran aliados del puto esqueleto… los reconoció. No es que Jace fuera fan de la realeza, pero no era tan lerdo como para no saber para quienes trabajaba. Guardaba cierto respeto por Cicatriz y por la reina por el simple hecho de ser una tía y no un tío (así como un lagarto gótico bien flama), pero este vino a morir en el mismo instante que pronunció aquella repelente orden que sonaba más como un regaño que como una enhorabuena. No es que a él le valiese madre el visto bueno de la puta realeza tampoco, pero acababa de ver morir a su montura y encima le privaban de vengarse, unos pavos que tenían la desfachatez de presentarse tarde, puto tarde. Le hervía la sangre. Menos mal que no podía escupir o con que gusto lo habría hecho. Joder, quería matarlos. El pecho del americano subía y bajaba con la tensión de una máquina pesada y su humo parecía asfixiado.

Lo peor de la telepatía “innata” no son los pensamientos fugados, esos tan famosos que hacen momentos cómicos e incómodos en películas y series, no, lo peor son los sentimientos embotellados, masas abstractas contenidas no en verbo y letra sino en sensación. Podías morderte la lengua cerebral, aprender a gritar hacia dentro y cerrarte en tu propia cabeza, que los sentimientos intensos solían ser tan transparentes y escurridizos como el lenguaje corporal. La pregunta de Irianna le removió peligrosamente, un mar turbio aún más embravecido cuando su preocupación venía justo después de lo que a sus ojos era una comida de culo monumental. Además, ¿cómo cojones iba a estar Ares si no en otro puto plano? Se abstuvo de responder, sabiendo que no solo sería agresivo y borde, sino que no se quedaría agusto y querría serlo aún más, que capaz no aguantaba y añadía algo para los tres flojos de la élite. Pero precisamente no es que las palabras hicieran falta cuando a cualquiera le podría llegar aquel amasijo híbrido de rabia y malestar.

Quizás por los actos y los matices de la formulación, la preocupación de Kimbra no le sentó como una puñalada sino como lo que era, esa pregunta retórica de la que los dos sabían respuesta. Le tembló el pulso, pero ya era difícil hasta para él saber si eran los efectos del hechizo o su estado mental.

No. Necesito tiempo” pensó con un hilo de voz, exclusivamente para ella, breve, torpe y mal. Y tal como se veía venir, una vez puso forma a sus pensamientos no se molestó en parar. “Iros todos a la mismísima mierda” continuó, esta vez con afilada nitidez y nulo secretismo, más público que las nudes de un frivy.

El dullahan recogió la silla de montar de Ares con la mano buena y dio media vuelta para salir a la calle. Sin necesidad de gestos el kukri en el cráneo del liche se deshizo para volver a su cuello como un trozo de alma errante. El humo de “incendio” que cubría los talones de los allí presentes le siguió despacio como un denso imán gaseoso, y por mucho estoicismo que quisiera demostrar, las manos le temblaron violentamente cuando tiró las bridas a sus pies y sacó un cigarrillo de su chaqueta.

Se quedó fuera fumando, acompañado de los restos de lo que una vez fue su montura. Si es que la guillotina venía que ni pintada para la monarquía.

_________________________________________

♪♫♬:
Yber
Yber
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Ulmara.
Especie: cercana alaí.
Habilidades: Velocidad, nociones de lucha y resistencia.
Personajes :
Dirke/Ramas.
Giz.
Tap/Malahierba.
Lara 37/Saria Omen.
Rasqa: parqio transformado en moloch.
Eitne.


Heridas/enfermedades : Eitne: le falta la pierna derecha de rodilla para abajo.
Status : Es complicado.
Humor : La gracia de dios.

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

24/01/24, 12:59 am
La reina se acerca a Ataulfo sin mediar palabra y, con un gesto de las manos y el refulgir de un zafiro en su corona, apaga su chispa esquelética y borra de un plumazo todas las runas dibujadas en sus huesos. El liche, de poder, suspiraría, pero sigue bajo los efectos de la parálisis de Irianna. Su alma apenas tiene donde sujetarse debido al daño que ha recibido y eso le da algo de alivio, porque si no le recomponían, migraría en unas horas de dónde lo retuvieran para resurgir en un lugar seguro, junto a su filacteria. O así sería, si supiera dónde estaba su seguro anti-muerte. <<Mierda, porras, huesos y mierda>> se dice a sí mismo. <<Espero que no vuelva a estar en esa bolsa oscura>>. En el fondo de su ser sabe que no es el caso, pero es incapaz de verbalizar por qué. <<¡Ay, mi Dora! Menuda gandula, siempre de fiesta por ahí…>> piensa, mientras observa cómo Leahrrä le da la espalda.

—Está bien. Dame un segundo… —responde a Irianna, antes de murmurar un leve ensalmo con su propio hechizo de parálisis—. Ya puedes levantar el tuyo, no se moverá. —Evalúa la situación con un breve vistazo y sonríe cuando escucha al dullahan, si eso no delata la postura de aquellos muchachos frente a su llegada, los sentimientos que emana telepáticamente son bastante claros—. Nos marcharemos pronto —le asegura.

Ocurre un breve intercambio de miradas entre Cicatriz y Leahrrä. El tiempo apremia, pero una pequeña explicación tampoco cambia nada.

—Me alegro de que hayáis podido rescatar a algunos, si el krampus se había aliado con este despojo es una suerte, creedme. Llevábamos días tras él y ha sido su teletransporte hasta aquí lo que lo ha puesto de vuelta en nuestros radares mágicos, en cierto modo se debe a vosotros y os lo agradecemos.

Cicatriz asiente. Aberyk parece ignorarlos, mirando al techo o a las paredes como si estuviera distraído y no estudiando aquel lugar. Hay algo extremadamente anodino en la habitación, en todo el edificio; algo que no le cuadra. Entonces, su oído reforzado con magia capta un farfulleo que le saca una carcajada.

—Tranqui, que no esperamos nada de ti —le dice con sorna, mirando sin ningún tipo de sutileza sus quemaduras. Una parte de él envidia esa ausencia de responsabilidad que solo tienen los enfermos más graves—. Seguro que sobrevives —le dice, y parece un mal augurio en lugar de un comentario esperanzador.




En otro lugar, dentro de Rocavarancolia pero muy, muy lejos de la escena del crimen, una mano terrosa sostiene una manzana. Una manzana especial, la salvaguarda de un liche. Una manzana dorada, de Arfes, que además de un fragmento crucial del alma de Ataulfo también guarda el último nombre realmente importante para aquel trastornado. La arena, cada día menos arena y más carne, se cierra sobre la fruta con firmeza, sus granos se deleitan con la vibración mágica que palpita en algo tan mísero y edible.

Una carcajada costrosa da paso a un resoplido de asco y, tal vez, algo de orgullo. Azra se lleva la manzana a la boca y sus labios granudos se cierran sobre ella; sus dientes clavándose en su carne con un gustoso “crack” para el sin nombre. Dora es una de las frutas más sabrosas que ha probado nunca, Dora es su primera manzana con un alma en su corazón.

Dora era también la hija de Ataulfo y, de alguna forma, morirá de nuevo con él.




Giz aparece en escena junto al resto de sus amigos en cuanto ven mediante niebla mágica el caos que ha provocado el liche. La gola le avisa de nuevos hechizos y consigue identificar entre ellos otro telertansporte, pero lo último que esperaba el goliat era que los recien llegados fueran la reina misma y parte del consejo.

—¡Uy! —exclama sorprendido.

Más allá de eso, no saluda ni verbal ni gestualmente y se limita a hacer su trabajo. De un par de zancadas se acerca a Tayron, se acuclilla y le aplica anestesia al dolor con un ensalmo murmurado.




Cicatriz habla inmediatamente tras Aberyk, ignorando como de mutuo acuerdo a los mercenarios de la brecha.

—El problema de los liches es que pueden crear filacterias para dividir su alma y volver a la vida en otro lugar, así que acabar con estos huesos solo ralentizaría… ¡Mierda! ¡Leahrrä! —la loba interrumpe su explicación y señala al liche.

La luz que lame los huesos de Ataulfo parpadea con violencia y se encoge, cada vez más y más apagada. La reina hace levitar a su rehén y lo encapsula en una esfera de contención justo a tiempo para ver como el alma de Ataulfo efervece y se deshace en el aire. Tras el fin de aquella luz verdosa, los huesos siguen el mismo camino hasta que no queda nada del liche en aquella burbuja.




Justo antes de morir, completamente silenciado, Ataulfo recuerda con la cordura más violenta qué es lo que hace allí. Descubre el sentido del mundo; llega hasta el final del número pi y vuelve al principio; recuerda a alguien a quién quería mucho y cómo la perdió, rememora todos los árboles que plantó en su nombre, a toda la gente que mató en su nombre; decide que lo próximo que hará será visitar Ormivas, que dedicará su vida a cocinar dragones; se acuerda por fin de su verdadero nombre y Luego… Luego ya no existe.

Sin embargo, un buen liche siempre deja algo tras de sí.

_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

24/01/24, 04:55 pm
Tras su rotunda negativa y fijándose más en sus heridas, se dio cuenta enseguida de que había incluso subestimado el alcance de los daños que presentaba el lémur.
Reflejo… —murmuró—. Voy a hacer lo que pueda para aliviar un poco el dolor, pero enseguida deberían venir a ayudarte personas más capacitadas que yo —le aseguró al humano.
Por suerte, los mercenarios de la Brecha que se encontraban cerca no tardarían en llegar para atenderlo, porque ella se veía al límite de sus energías: había gastado una gran cantidad de magia en poco tiempo y el cansancio mágico se empezaba a hacer notar en sus cada vez más débiles conjuros y gestos más torpes.

El ambiente era… tenso, cuanto menos. Ella misma no estaba particularmente cómoda, pero la sensación se incrementaba con cada comentario dirigido al Consejo de parte del resto… O quizás no solo a ellos. Le preocupaba el dullahan y el resentimiento que había notado en aquel comentario tan mordaz. Le preocupaba haberle hecho sentir aun peor, pues no le había respondido cuando preguntó si podían ayudarle.

La Reina le respondió, esta vez en un tono bastante más suave aunque no por ello decrecieron sus nervios. Hizo lo que le dijo sin más y deshizo su hechizo cuando le aseguró que podía. Lo que no esperaba en absoluto era la subsiguiente explicación… y un agradecimiento. Demasiadas preguntas se agolparon en su mente en ese instante. ¿Cómo podía ser que el Consejo no hubiese sido capaz de encontrar ningún rastro y ellos de pronto…?
Tan solo… Me contrataron para buscar a los desaparecidos. Yo hacía mi trabajo con la ayuda de mis amigos, pero… —respondió con algo de torpeza—. Creo que hay algo muy extraño en todo esto. No sabría precisar el qué, pero me da mala espina que haya sido… bueno, relativamente fácil para nosotros el haber podido dar con una pista siquiera.

Desde luego, era una buena noticia haber podido salvar a varios de los desaparecidos, pero ahora que había pasado todo y con aquella simple afirmación de la dríade, el ruido molesto de fondo que había estado acechando en un rincón de su mente se volvió muy claro: tras semana sin ni una sola pista, tanta suerte junta en un mismo día y teniendo en cuenta todo el contexto alrededor de aquello… Eso no significaba nada bueno.

No tenía intención de seguir hablando con los miembros del Consejo, no obstante, y l aparición de los mercenario de la Brecha para ocuparse de Tayron fue bastante oportuna. Sobre todo después del comentario que el Señor de los Asesinos le había dedicado al lémur, dejando claro que le había escuchado.
>>Gracias, chicos… Creo que yo no puedo ser de más ayuda —les diriía al goliat y al fuego fatuo, que ya habían empezado a examinar las heridas de Tayron.
Estaba claro que tenían que salir de allí cuanto antes, y sobre todo llevar al lémur a un lugar mejor donde tratarlo.

No tardarían en ponerse de acuerdo para ello, pero la interrupción de la explicación de Cicatriz le hizo detenerse para observar, perpleja, lo que le estaba ocurriendo al liche. En un instante, ya no estaba allí. ¿Eso había sido su alma? Entonces, según lo que la Comandante estaba diciendo… ¿Había muerto por completo? ¿Cómo? ¿Se había suicidado de alguna forma al verse capturado? No podía entender de qué manera podría haberlo hecho, porque estaba completamente inmovilizado y Lëahrra se había asegurado de eliminar cualquier runa y probablemente cualquier otro artefacto mágico. Además, él mismo se había jactado hacía unos momentos de lo difícil que era acabar con él…

La idrina negó con la cabeza internamente. Su curiosidad como investigadora no tenía lugar en ese momento y en cuanto su mente volvió a la situación que le rodeaba, siguió con su intención inicial de salir de allí. Se acercó a Kimbra y le preguntó si la acompañaba… En busca de Jace. Sabía que Tayron estaba en buenas manos, aunque sin duda tendría que pasarse por la Sede después.

Encontró al dullahan fumando en el exterior y se aproximó a él con movimientos suaves.
Jace… Yo… Lo siento —no tenía claro por cuántas cosas debía disculparse, pero su tono era sincero—. Gracias a los dos por haberme acompañado hoy y… Si necesitas cualquier cosa estoy disponible cuando tú quieras.
Dependiendo de su respuesta se quedaría o no, pues su intención era darle todo el espacio que necesitase. No sabía si había logrado transmitir eficientemente que su “cualquier cosa” incluía no solo una oferta de apoyo, si no que podía recriminarle lo que hubiera hecho mal o explicarle cómo se sentía, por ejemplo.
La nebulomante suspiró para sus adentros: aquel estaba siendo un día demasiado largo y demasiado agridulce. Y la parte amarga empezaba a opacar al triunfo que habían logrado, tal era la naturaleza de las personas a la que ella no era inmune en absoluto.
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.
Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 7/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

25/01/24, 04:18 pm
El día estaba siendo para recordarlo cuando le contara a Eitne y a los demás niños sus batallitas como uno de los héroes que salvó a la ciudad. Para resistir el dolor solo le quedaba imaginar la cara que pondría Rox cuando le contara que uno de sus hechizos había incrustado al esqueleto contra la puta pared. Pero para eso tenía que sobrevivir. Y la verdad no iba muy encaminado.

Gracias, tía... —le dedicó a la idrina. Si no fuera por ella seguiría rabiando de dolor hasta que llegara alguien, ya que la colega de los cuernos y el menda descabezado parecían pasar de su culo. Para colmo, el último los mandó a tomar por saco a todos proyectando las palabras en su mente—. Ah, genial —como si a él le importara una puta mierda el destino de aquel pajarraco de humo. Que se fumara otro piti y creara uno nuevo. ¿A él que coño le contaba?.

Tayron echó la cabeza hacia atrás, sin importarle que su cabello se ensuciara con el pavimiento, total ahora mismo seguro que era un caos de puntas esmeraldas. Luego exhaló con un pequeño quejido al poner sin querer uno de los dedos encima de su propio pecho calcinado. Estaba aturdido y la cabeza le daba vueltas y vueltas. Demasiado aturdido como para entender cómo se sentían los demás. O para observar el cuadro completo de lo que ocurría su alrededor. La reina estaba allí, encapsulando lo que parecía un alma antes de que se desvaneciera. Y creyó escuchar que el pavo con pinta de no haber dormido la mona durante una semana le respondía con sorna. "Seguro que sobrevives".

Pues más me vale, también te digo —se recordó así mismo, sin querer entrar en los detalles que Cicatriz y el Consejo les explicaba. Estaba seguro de que Dama Enigma podría aclarar sus dudas más adelante, en fin, cuando no tuviera un conjuro abrasivo encima. Si levantaba la manita como en clase ahora parecería un gilipollas.

No fue hasta que los mercenarios hicieron acto de presencia que el belga respiró aliviado, permitiéndose girar la cabeza hacia los lados una vez los ensalmos de anestesia se extendían sobre su cuerpo. Su mano se posó con un gesto débil sobre la detective, antes de que ella se reuniera con sus amigos.

Ey... te debo una, bruja —aquello último fue expresado como un halago tras una sonrisa pobre. Sus ojos amarillos se clavaron entonces en los de Giz y Gael. Una lágrima descarriada surcó su mejilla hasta morir en sus labios agrietados, la magia curativa de ambos le provocaba tal respiro que se sentía como un bálsamo reparador. A penas podía controlar que su rostro se transformara en una mueca de emoción—. En realidad a vosotros también... mierda, no quiero llorar como un bebé.

Mediante un hechizo de levitación el lémur fue guiado hasta la seguridad de su refugio. Permaneció en silencio todo el camino, preguntándose si había hecho suficiente o si no fue más que un lastre para la operación. Al menos logró rescatar a Mónica.

¿Pero qué pasaba con Ataulfo?

Una sombra de duda atenazó su corazón, parecida a la mala espina que había creído ver en los ojos de Dama Enigma. Algo andaba mal. En su fuero interno sabía que ésta no era lo última jugada de la partida.


Sigue en Sede de los Taumaturgos.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Muffie
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación

Personajes :
Wednesday: Vouivre humana británica.
Karime: Licántropa loba libense de la capital.
Kimbra: Demonio rakshasa krabelinense Hija de Lunas engendro.
Irenneil: Brujo de la cera aurva sinhadre.
Edén Damkinea: Atlante daeliciano de la Ciudad del Norte.
Szczenyak//Colmillo: vittya zawodny nómada.



Unidades mágicas : 5/5
Heridas/enfermedades :
Ka: Le falta el ojo izquierdo.
Colmillo: Tiene partido el colmillo derecho.


Síntomas : Gusto por dibujar trazos sin ton ni son cuando vacía la mente.
Armas :
Wen: Guadaña doble y arco.
Ka: Espadas gemelas, arco y dardos.
Kim: Arco, machetes y dagas.
Neil: Cuchara de madera y cera.
Edén: Magia y sonrisas amables.
Colmillo: inutilidad.



Humor : Absurdo

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

29/01/24, 03:02 pm

Kimbra asintió hacia Jace cuando le contestó que solo necesitaba tiempo, pero no le extrañó en absoluto que a continuación los mandara a todos a la mierda. Ciertamente el dullahan necesitaba tiempo, probablemente a solas, aunque lo más seguro es que simplemente necesitara salir de ahí y alejarse de los desconocidos como mínimo. Puede que la demonio no supiera mucho de ese tipo de cosas, pero podía empatizar perfectamente con la idea de perder a tu montura con la que tenías una conexión especial. Y aunque todavía existía la esperanza de que Ares no hubiera muerto, eso no hacía menos duro el hecho de haberlo visto desaparecer frente a sus ojos.

La krabelinense no hizo nada para evitar que el humano recogiera los arreos y la silla de Ares y desapareciera por la puerta, pero sí que le siguió con la mirada en todo momento, asegurándose que en su furia no hiciera nada que pudiera perjudicarle a posteriori o de lo que pudiera arrepentirse. Por un momento, la engendro se planteó la posibilidad de seguirle automáticamente, pero Irianna todavía estaba ahí, con Tayron agonizando y el Consejo presente, y Jace se merecía al menos algo de tiempo para respirar.

Pero Jace tampoco consiguió la soledad que buscaba en el exterior, ya que en cuanto Ámarok lo vio salir sin Ares a sus espaldas, se acercó trotando a olisquear a su alrededor en busca de su compañero, soltando un gemido lastimero al ver sus arreos y silla entre las manos de su dueño. Como un saco, el kerlax cayó al suelo, tumbándose a los pies del dullahan con las orejas gachas y el rabo recogido, sin molestar el espacio de Jace, pero lo suficientemente cerca como para ser, si es que acaso lo era, un consuelo.

De vuelta en el interior, Kimbra ignoró la conversación que Irianna tenía con el Consejo, mientras verificaba que sus nuevos frascos llenos de fluidos estuvieran bien cerrados y conservados, reconociendo con un asentimiento la llegada de los Mercenarios de la Brecha. Los conocía relativamente bien, teniendo en cuenta sus tratos con dama Diurna y Koval, pero consideró que aquel momento no era el propicio para entablar ningún tipo de conversación, sobre todo teniendo en cuenta que ellos estaban más centrados en ayudar al lemur con sus heridas.

Si bien se había esperado algo más de reticencia o movimiento en la captura del liche, le sorprendió que de un momento a otro el tal Rodolfo pareciera haber muerto. A Kimbra no le había parecido en un principio que esa fuera la intención del Consejo, lo que su propia sorpresa confirmó, pero, tal y como el acercamiento de Irianna confirmó, aquello ya no era su problema y ambas no perdieron el tiempo en salir en busca de Jace.

Lo encontraron, como era de esperar, fumando en el exterior, con Ámarok a sus pies. Kimbra, siempre más dicha en el apoyo silencioso que en las palabras, permaneció callada esperando a que Jace contestara a la nebulomante, si es que así lo quería.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

31/01/24, 07:20 pm
El humo gris del cigarro se fundía con el negro de su cuello como dos tintas de distinto tono. Era curioso como a pesar de no tener boca el tabaco entraba mejor. Mantuvo el humo dentro de sus pulmones hasta que quemaron, regodeándose en la falsa calma que traía consigo el vicio. “No tendría que haberle llamado”, pensaba una y otra vez, culpable, visto que no había quien hiciera de cabeza de turco mejor que él. Sus hombros se tensaron con la aparición de Ámarok, no porque le tuviera miedo, sino porque temía deberle explicaciones al lobo.

Vamos chico” le susurró al humo que le rodeaba sabiendo bien que aquel montón de oscuridad y viento rizado eran los restos de Ares. El llanto de Ámarok pareció responder por él. “Sé que eres tú, cabrón…” aún en sus habituales formas en su voz cabía la suavidad de una súplica. Se agachó y expulsó el humo sobre la niebla como si así, añadiendo parte de su propio aliento, pudiera reconstruir lo que fue su montura. “Fórmate.

Por supuesto no pasó nada. El dullahan gruñó y dejó caer “la cabeza” sobre los hombros.

Me cago en la puta… Cuando resucites -porque vas a resucitar, cabrón, así tenga que sacrificar a alguien- te voy a cambiar el puto nombre. Que Ares está guapo, las cosas como son, pero…” movió una mano haciendo un pequeño remolino negro. “Hades es la polla, ¿verdad? Hades y Cerbero” rio, una carcajada insulsa. “¿Cómo no se me ha ocurrido antes? Ahora que soy yo el que tiene el nombre del perro…” miró a Ámarok. Era más fácil dirigirse a él que a la ausencia. “Y no puedes matar a la muerte… Porque no estás muerto, ¿verdad que no?

Dio una calada tan larga y honda que terminó de consumir el cigarro. Tanta nicotina de golpe que más que relajarlo agriaba sus pensamientos. Apagó las cenizas contra la pared con frustración y lanzó los restos más allá del lobo, una ira tan reducida como estos.

Menuda putada, colega…” le susurró al animal de cunclillas, viendo su torso subir y bajar en silencio. Se la sudaba el revuelo de dentro. “No te vayas a esnifar a Hades, eh” al alargar la mano para acariciarle el lomo el tacto le hizo sentir culpable. “Que puta mierda. Estás muy suave.

Vio salir al mono verde levitando de una forma que en cualquier otra situación le habría resultado hilarante mientras encendía su segundo cigarrillo. No dijo nada hasta el último minuto, donde a Tayron le llegaría un leve “recupérate” de su parte. Irianna y Kimbra llegaron después a lo que se puso de pie, y aunque no quería ni pésames, ni compasión, ni reincidir en el tema, esperó paciente a lo que tuvieran que decir. De siempre le producía rechazo preocupar a la gente, más que nada porque no sabía lidiar con sentimientos ajenos. Los suyos apenas estaban anestesiados.

Da igual” expulsó la calada despacio, apático. “Me metí voluntariamente en esto. Ya volverá.

Señaló vagamente el humo alrededor. Es verdad que de momento no le había abandonado. Desconocía si toda la situación con Rodolfo y el ayudante siniestro de Papá Noel contaba como una victoria, si realmente habían conseguido algo, pero ahora mismo de lo que se alegraba es de haber cortado con Dama Isis. Alguien menos a quien dar explicaciones, y sobre todo nadie que se quejase de su peste a tabaco.

Pero eh” añadió con un atisbo de emoción. Claramente no quería hablar del tema. “Hemos llamado la atención de la realeza. Eso no pasa todos los días. A ver cuanto tardan el olvidarnos.

_________________________________________

♪♫♬:
Yber
Yber
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Ulmara.
Especie: cercana alaí.
Habilidades: Velocidad, nociones de lucha y resistencia.
Personajes :
Dirke/Ramas.
Giz.
Tap/Malahierba.
Lara 37/Saria Omen.
Rasqa: parqio transformado en moloch.
Eitne.


Heridas/enfermedades : Eitne: le falta la pierna derecha de rodilla para abajo.
Status : Es complicado.
Humor : La gracia de dios.

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

04/02/24, 11:37 am
Lo único que queda de la trifulca que acaba de acontecer son manchas de sangre y el daño en las paredes debido a ciertos hechizos, todos los participantes se han ido o se han muerto. Sin embargo, Cicatriz, Aberyk y Leahrrä tan solo miran una burbuja suspendida en el aire y el vacío en su interior, la ausencia de un rastro que ya era débil antes de que el liche se disolviera.

—¡Joder! —se queja Cicatriz—. No me puedo creer que hayamos llegado tarde.

—Que va, lo que ha pasado no es una cuestión de tiempos. Creo que alguien quería deshacerse del liche y ha decidido hacerlo en el momento más dramático —responde Aberyk, con tono pensativo. El Señor de los Asesinos se rasca la barbilla, mientras abraza esa conclusión por ser la más razonable y la más cómoda: el liche era puro caos, un ser indomable.

Leahrrä asiente, convencida de que ni el mejor mentalista de la ciudad fuera capaz de someterlo del todo, con tanto recoveco en esa mente fragmentada. En un último intento, que ella misma considera fútil, la reina recita un ensalmo para mejorar sus sentidos en busca de los restos minúsculos de un hueso o un rastro de magia tan leve que ni la gola de un Goliat pudiera atraparla. Cuál es su sorpresa al entrever en el interior de la burbuja un único grano de arena. Algo aparentemente anodino, tal vez un regalo del propio liche y, definitivamente, un nuevo hilo del que tirar. Su rostro se serena, sus facciones se relajan levemente.

—Nos vamos —decide, dispuesta a hablarlo todo bajo la seguridad que proporciona el castillo.

Tras un intercambio breve de miradas, el Consejo desaparece tan rápido como apareció. En un rinconcillo, agazapado, un ratón diminuto y cubierto de moho los ve marchar.

_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Barrio de los Mil Dioses - Página 36 Empty Re: Barrio de los Mil Dioses

04/02/24, 09:45 pm
Momentos antes, Tayron le había dado las gracias a ella, lo cual tan solo había respondido negando con la cabeza y una sonrisa leve antes de desearle que se recuperase pronto. No creía que nadie le debiera nada, más bien al contrario. Era cierto que Sinceridad y el lémur estaban allí por su propia voluntad e iniciativa y ella no tenía nada que ver, pero aunque sabía que era más bien irracional por su parte, sentía la carga sobre sus hombros de ser la principal responsable de que todos hubiesen acabado metidos en aquella refriega.

Se sentó al lado de Jace tras escuchar su respuesta, acariciando a Ámarok en el proceso queriendo transmitirle agradecimiento por haber hecho compañía al dullahan. “Ya volverá”. Aquellas palabras dolían más de lo que hubiese esperado en un instante. ¿Iba a volver? La idrina deseaba que sí, pero no sabía cuánto podía aguantar una criatura como Ares y la desdichada montura había sufrido heridas mortales ante sus ojos. Quería creer que si su amigo afirmaba aquello es porque sí iba a volver. Lo que estaba claro es que no era buena idea seguir hurgando en la herida. No encontraba, de hecho qué era lo apropiado para decir en aquel instante, más allá de lo que ya había dicho. Por suerte, el dullahan sí parecía saber cómo aligerar un poco el ambiente y dejó escapar una risa tan leve como sarcástica.
Creo que prefiero que se olviden ya mismo. Aunque tu jefa siempre me ha caído bien.

No le importaría permanecer allí el tiempo que quiesiese Jace. Sabía que Kimbra probablemente no decía nada por su propia personalidad y no por ningún otro motivo, pero aun así se aseguraría de preguntarle si todo estaba bien por su lado. Pero más pronto que tarde debía volver y preguntar por los rescatados. Su trabajo aún no había concluido del todo, y estaba claro que necesitaba al menos hacer bien lo poco que podía.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.