Conectarse
Últimos temas
SubterráneosAyer a las 11:48 pmHarekPrimer sueño de RägjynnAyer a las 01:24 pmTakTio, me he rallado21/05/24, 11:21 pmIsmaBarrio Gigante21/05/24, 05:11 pmHarekTorreón Sendar21/05/24, 03:39 pmLEC
Estadísticas
Tenemos 203 miembros registradosEl último usuario registrado es LiebreNuestros miembros han publicado un total de 52067 mensajesen 1057 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Prisión

+11
Aes
Raven
Giniroryu
Tak
Isma
Trish
Harek
Kanyum
Hallel
LEC
Rocavarancolia Rol
15 participantes
Ir abajo
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Prisión - Página 4 Empty Prisión

02/08/11, 06:47 pm
Recuerdo del primer mensaje :

Vieja prisión que se lleva a los niños cosechados en la noche de Samhein y donde han de despertar.

Ver mensajes archivados:

Trish

Ficha de cosechado
Nombre: Serena
Especie: Humana
Habilidades: Astucia, agilidad y habilidad manual

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

05/03/23, 09:26 pm
Serena continuó sus pasos hasta alcanzar las escaleras del final del pasillo, tenía que salir de allí cuanto antes si no quería acabar aplastada por alguno de esos seres. ¿Qué clase de persona había decidido dejarla allí, entre semejantes criaturas, nada más llegar a Rocavarancolia? Sin duda, cuando la cosechadora habló con ella, había imaginado cosas más fantásticas: sirenas, hadas, unicornios, centauros y dragones. Pero, de momento, su estancia en ese mundo había empezado con un nivel bastante menos épico.

Por fin se empezaba a sentir tranquila de haber encontrado la salida de aquél interminable pasillo, pero la calma abandonó su cuerpo en cuestión de segundos. Una masa de pelo oscuro cayó desde las escaleras del piso superior, aterrizando de un golpe en uno de los peldaños. Serena dio un paso atrás, no sabía si huir o ayudar a quien quiera que fuese aquella persona, pero no logró pronunciar ni una palabra antes de que la figura se incorporara (¡sobre las piernas y los brazos!) y continuara escurriéndose como un lagarto por las escaleras.

>> Vale, esto es incluso peor que lo que había en el pasillo.

Emprendió el camino hacia el exterior, tratando de no hacer el ridículo y caer también por las escaleras. Mientras bajaba los últimos peldaños no pudo evitar desear no volver a encontrarse con ninguna de aquellas criaturas durante su estancia en Rocavarancolia.

Sigue en La plaza de la fuente.


Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

05/03/23, 10:06 pm

Colmillo respiró hondo varias veces intentando tranquilizarse. "Quizás... quizás me he imaginado a esas personas. Quizás la falta de luz me ha hecho verlos sin pelo y sin cola y..." intentó convencerse, consciente de que las posibilidades que fuera así eran mínimas. "Quizás no sean... hostiles. Ni contagiosos" se dijo un poco más confiado con esa idea.

El vittya se alejó un poco de la puerta para comprobar que nadie estaba intentando entrar y al comprobar que era así suspiró de alivio. Toda aquella situación lo estaba sacando por completo de su equilibrio y no solo porque se encontrara en un lugar desconocido con personas extrañas y anatómicamente incorrectas, sino porque estaba solo. Por primera vez en su vida nadie de su familia estaba con él, respaldándolo, ayudándolo o simplemente acompañándolo. Matka había dicho que su familia no podía venir, que solo él debía hacer ese viaje. Y él en su afán de que todos se sintiera orgullosos dijo que sí sin pensarlo dos veces. Y ahora él estaba completamente solo.

Colmillo reprimió el ataque de ansiedad forzándose a mantener su respiración constante. Estaba solo, desprotegido y en un territorio desconocido. El vittya casi deseaba ser de nuevo un cachorro para poder llorar sin vergüenza.

-¡Espabila, Szczenyak! -se dijo a sí mismo de forma sorpresiva palmeándose la cara-. No es momento de decaer. Matka cree que eres especial y vas a demostrarle que así es. Tu familia confía en ti. No es el momento de buscar a tus hermanos para que luchen tus batallas, es hora de que seas tú quien le plante cara a los problemas. ¡Es tu momento! ¡Tú puedes, Colmillo! ¡Confianza! ¡Fuerza! ¡Decisión! -exclamó animándose a sí mismo mientras se golpeaba el pecho con un puño.

Tal y como se había dicho, con decisión se plantó de nuevo frente a la puerta, agarró la manija y tiró de ella.

-¿Hola? ¿Me vas a pegar? -preguntó hacia el exterior con la voz temblorosa asomando el hocico por la rendija de la puerta.
Tak
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Airi
Especie: Sanaí
Habilidades: Habilidad manual, memoria, imaginación.

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

05/03/23, 11:17 pm
Airi observó con cautela hasta que sintió que le descubrían. Necesitó suprimir el instinto de esconderse de nuevo, porque empezaba a darse cuenta de que allí nadie parecía tener malas intenciones. Tal vez incluso estaban igual de confusos.

A la persona alta no pudo ni verle bien la cara, ya que llevaba el pelo por delante, y el otro no paraba quiero ni un momento, mientras el lagarto parecía ser el que mejor mantenía la compostura. Eso quería decir que, contra todo pronóstico, no era ninguna clase de animal, sino que poseía inteligencia. Todos podían hablar, o eso parecía, porque emitían sonidos intermitentes articulados que no podía comprender.

A pesar de llegar a aquellas conclusiones se asustó cuando vio avanzar al reptil en su dirección, seguido del niño, pero presenció con sorpresa como este parecía estar dedicándole alguna clase de gesto cortés y señalando a los otros dos. El niño también hizo un movimiento con los dedos que Airi no comprendió muy bien y decidió que tenía que intentar comunicarse con ellos. Por fuerza de costumbre gesticuló un saludo y, señalando a cada uno de los presentes, les preguntó quiénes eran en lenguaje de signos. Dudaba que fuese a funcionar pero, en su tierra, si no se entendían con alguien lo primero que hacían era aquello, y aún tenía esperanzas de que el alto le comprendiese.

Fue entonces cuando un silbido de procedencia misteriosa se acercó por el pasillo. Airi frunció el ceño e intentó ver de qué se trataba, solo para descubrir que las sorpresas todavía no se habían terminado.
¿Qué es eso? —se le escapó por lo bajo. La criatura que entró en su campo de visión parecía aún más nerviosa que ellos. Para ser un reptil carecía de alas y escamas, por lo que solo se le ocurría describirlo como una especie de tubérculo con formas que recordaban a las de algunos caminantes de Sanai.

Entonces Airi vio que el alto también se ponía en movimiento, gesticulando hacia ellos y alejándose de allí. ¿Tal vez quería que le siguieran? Cuando miró a los otros dos en busca de confirmación, se encontró al niño chupándose el dedo porque ya había intentado tocar el tubérculo igual que se había lanzado a hacer con el reptil. Airi se señaló su propio dedo mirando al niño y gesticuló para preguntarle si dolía, sin quitarle los ojos de encima a la criatura. Si era peligrosa o venenosa, tal vez lo mejor que podían hacer era seguir al alto del pelo largo sin perder más tiempo.
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

05/03/23, 11:58 pm
Ethan ladeo el rostro esperando paciente a que el niño terminará la mímica. De golpe, el sitio parecía menos lúgubre tras haber presenciado como un adorable pequeñín trataba de hablarle en inglés de forma tosca. Le enterneció el intento por su parte y lamentó no poder adivinar su acento. Ethan sólo sabía dos idiomas y con el inglés descartado, el japonés no era una opción válida.

En cuanto vio al pequeño Aniol recortar distancias no pudo evitar sonreír complacido. Decidió ofrecerle una mano en un intento animoso de que quisiera permanecer a su lado. Era la única forma que se le ocurría para que pudieran ir juntos aún teniendo una comunicación tan limitada.

Fue un cortito periodo de tiempo antes de que la puerta de al lado volviera a abrirse, esta vez con una lentitud que Ethan agradecía profundamente. De ella se asomo un hocico, que para asombro del joven era más animal que humano... Ahora entendía porqué el teatrillo de Aniol había sido tan exagerado, le estaba advirtiendo de que definitivamente, no estaba ante un disfraz.

Precavido y alerta terminó de pie, colocando con toda la suavidad que le permitía el momento al chiquillo en su espalda. De forma que fuera el propio Ethan, quien quedará entre el nuevo "ser" y el pequeño Aniol.

-Hola... No sé si nos entiendes... ¿¿Podrías por favor hacer algún gesto para indicar que por lo que sea no tengo a un mini hombre lobo con ganas de comerse gente delante??

Hablo con un tono de voz alto, para que se le pudiera escuchar desde el pasillo. Trato de sonar afable aun sin saber si eso podría traspasar las barreras del lenguaje. Y no, aquel mensaje no estaba dedicado exclusivamente para aquel "Hombre perro". Ethan rastreó todo el lugar hasta dar con la mirada del joven pelirosa. Ahora mismo y tras la marcha espontánea de la otra muchacha, era su único salvador.

Desconocía las intenciones de la criatura, pero, sinceramente no quería averiguarlas estando él solo.
Con un sutil gesto de cabeza que denotaba cierta alarma, indicó repetidamente la celda que tenía frente a él. Rezando por que Connor pudiera razonar la situación.
Sinceramente no buscaba nada más que un respaldo de metro novena, por si la situación acababa complicándose. Y más después de haber visto por el rabillo del ojo a lo que parecía ser la niña de The ring correr hacia la salida.
<<Ay dios, que por favor esta sea la broma de cámara oculta más elaborada del mundo>>
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

06/03/23, 12:42 am
Efectivamente Nohlem no se estaba enterando. Frunció el ceño con la primera frase más o menos larga y arrugó el morro. El chico tenía unos ojos preciosos, pero no podía dejar de fijarse en el bulto que tenía por la nariz. Parecía un mono y a la vez no se parecía en nada a uno. Para no ser maleducado mirándole tanto echó la vista abajo y se sacudió el polvo tanto por delante como por detrás, acomodándose la corbata sin mucha calma al recordar que en el piso superior había un augurio, uno de verdad. Hizo ademán de andar, lanzando un vistazo significativo escaleras arriba mientras captaba por los gestos y la repetición de una palabra, “Rick”, lo que debía ser su nombre.

Nohlem —se llevó una mano al pecho, imitando los golpecitos—. Nooh-leem. Oye, me sabe mal interrumpir esta esclarecedora conversación pero —señaló las escaleras— ¡peligro!  —se llevó las manos a la cabeza haciéndose unos cuerno con ellas. Luego apuntó a la dirección en la que había apuntado primero el moreno y empezó a andar, sin dejar de mirarle para que le siguiera, apurado—. ¡Vámonos!

Como señal sonó una caída poco más arriba de donde habían caído ellos. La mata de pelo negro que se asomó por las escaleras al segundo le volvió a rellenar el medidor de adrenalina, y antes de pararse a averiguar si era un fantasma o no (seguro que lo era, segurísimo) tiró de una manga de la gabardina de Rick y salió corriendo con él, dirección a la luz al fondo del pasillo.
¡VÁMONOS VÁMONOS VÁMONOS!

Por todos los árboles del círculo, quería vivir al menos medio día más.
Seth
Seth

Ficha de cosechado
Nombre: Connor
Especie: Humano
Habilidades: Fuerza bruta, inmutabilidad, rapidez mental

Personajes :
Devoss: Humano (Países Bajos) Licántropo Tigre

Maila: Humana (Hawaii) Bruja de la Arena

Connor: Humano (Canadá)
Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Sufre episodios de insomnio.

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

06/03/23, 10:25 am
Connor se alegró de que aquella chica entendiera que le estaba diciendo su nombre. Y asintió cuando ésta lo repitió señalándolo. Cuando se presentó así misma el motero frunció el ceño algo confundido. Ya que había dicho varias palabras seguidas y no lograba entenderla. <<¿Ésta es gilipollas o qué? Cómo cojones voy a saber tu nombre si dices cuatro palabras?>> Pensó, más no lo dijo porque sería inútil al hablar distintos idiomas. La chica pareció entender su error, ya que finalmente dijo una sola palabra que Connor interpretó como su nombre.

-Kalna...ahora sí nos entendemos, joder.- Le diría con los brazos todavía cruzados mientras analizaba sus movimientos de mímica. Estaba claro que le estaba diciendo que debían salir fuera. Y el motero no podía estar más de acuerdo. Pero antes tenía que ir a ver al británico y abrir esa maldita puerta para descubrir quién había dentro. Si quería sobrevivir necesitaba a más gente. Más personas, menos posibilidades de palmarla él. -Tu idea suena de puta madre, pero antes tenemos que llevarnos a éstos de aquí.- Le diría a Kalna mientras los señalaba con la cabeza. Sin esperar contestación se dirigió a ellos, y cuando echó un rápido vistazo hacia atrás para ver si lo seguía descubrió que Kalna ya se había largado.<<A tu puto rollo>>. Pensó mientras se encogía de hombros.

Tras dar varios pasos más pudo distinguir entre la penumbra con quién estaba hablando el británico. Era solo un...niño. Un niño vestido por alguna razón de reno navideño. <<¿Qué coño hace un puto niño aquí?>> Connor se quedaría en shock solo un par de segundos, con ese pensamiento rondando su cabeza. Parecía que estaba asustado, y el chico lo intentaba tranquilizar. Ver a alguien tan joven le hizo recordar su propia vida cuando tenía diez años, tirado en las frías calles de Toronto, robando para sobrevivir. El motero gruñó por lo bajo, desterrando esos recuerdos oscuros al pozo más profundo de su mente. Donde guardaba todos los demás de su infancia. La puerta se abrió de repente, mostrando quién se ocultaba en su interior. Aún un poco más lejos pudo distinguir de nuevo ese pelaje y orejas animales, pero seguía creyendo que se trataba de un disfraz. Sin embargo la reacción del británico, poniendo al niño detrás suya para protegerlo así como las palabras que dijo para llamar en parte su atención, hizo que se pusiera completamente alerta y se parara en seco. Escéptico como era dio varios pasos más hacia ellos, con cautela, mientras miraba cómo señalaba con la cabeza hacia la puerta.

-Hostia puta...- Soltaría entre susurros al ver por fin a la bestia que salía del interior de la celda, el motero a solo cinco pasos del británico y el niño. Era un...¿hombre lobo? Eso parecía. Desde luego se trataba de un ser canino y no de un puto disfraz de Halloween.<<Ahora sí que estoy en otro puñetero mundo...Eres un maldito gilipollas>>. Pensó siendo consciente del nivel de la cagada que había hecho por caer en la trampa de Akeyo, y sin terminar de creerse del todo que aquel monstruo fuera real. El motero notó toda la tensión en su propio cuerpo, mientras no dejaba de observar y analizar a aquella bestia. Vigilante por si decidía atacarlos. Al par de segundos miró a sus congéneres humanos.- Retroceded lentamente, no hagáis ni un puto movimiento brusco. Y no salgáis corriendo, joder...-Les diría con cautela mientras retrocedía con lentitud.

Quizás en otra circunstancia habría salido corriendo, pero tenía varias razones para no hacerlo. La primera de todas es que estaba seguro de que aquel animal era más rápido que ellos y sería estúpido darle la espalda. La segunda era que no quería abandonarlos por simple cuestión de lógica. Si los abandonaba y por lo que fuera sobrevivían ya podía despedirse de la protección y seguridad del grupo.  Sería rechazado. Por mucho que le jodiera tenía que seguir jugando en equipo. Y la tercera era aquel maldito niño. Había hecho muchas cosas violentas y crueles en su vida y pensaba seguir haciéndolas con mucho gusto porque era su trabajo, cuando volviera al club. Pero los niños no entraban en esa lista negra y por mucho que le fastidiara no podía dejarlo ahí. Su mente trabajaba rápido evaluando diferentes opciones, como siempre que estaba en peligro y tenía que buscar una salida. Hasta que por fin creyó encontrarla: amenazarlo con pegarle dos hostias.

-¡Eh! No sé qué cojones eres, cabronazo... Pero más vale que no des un puñetero paso más o te vamos a reventar a hostias, puto perro.- Le diría al animal con el ceño fruncido y expresión amenazante, aunque seguiría retrocediendo muy lentamente. De vez en cuando iría mirando al británico y al niño, para cerciorarse de que se alejaban también. El instinto de supervivencia aún no le dejaba ver que quizás esa bestia se encontraba igual de jodido que ellos.
Harek
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Personajes :

Heridas/enfermedades : Raspazos y contusiones varias, luxación del tobillo izquierdo
Síntomas : A veces tendrá ataques de claustrofobia.
Armas :

  • Rick: Sable y arco
  • Erknest: "Espada legendaria" y cuchillas de aire

Status : The journey never ends

Humor : Cualquier cosa me vale.

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

06/03/23, 11:04 am
Los gestos consiguieron que, a su parecer, el ser felino le entendiera aunque fuera el nombre, porque justo después procedió a decir el suyo con los mismos movimientos que hizo el humano. -Nohlem, ya veo- se dijo para recordarlo.

Después tocó de nuevo jugar a las adivinanzas, aunque esta vez creyó interpretar el mensaje más o menos completo. Si juntaba el tono de la voz, cómo se habían encontrado y la mímica de ahora, todo parecía apuntar a que quería salir de allí rápido... ¿por qué había algo con cuernos arriba? -(Sea lo que sea mejor que no nos encontremos con lo que sea)- pensó algo preocupado antes de seguir al chico.

Un ruido le hizo mirar al instante hacia las escaleras y el terror empezó a apoderarse de su cuerpo cuando vio... algo. Una masa de pelo que se dirigía a ellos a cuatro patas, escapado de alguna pesadilla o una historia de terror. -¡Joder, no fastidies!- exclamó congelado en el sitio.

El tirón de Nohlem lo trajo de vuelta a la realidad, girándose para ver como el chico tiraba de él para escapar de aquel monstruo y que ya le había hecho dar un par de pasos apresurados. Rick no dudó en correr entonces con todas sus fuerzas, esperando que a donde se dirigían no fuera un callejón sin salida. -(¿¡En qué momento he acabado en un Silent Hill!?)- pensó durante la huida sin mirar hacia atrás en ningún momento.
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas
Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

06/03/23, 12:34 pm
El niño parecía no haber entendido lo que le había tratado de indicar con gestos, pues parecía muy decidido a no soltarlo e ir con él allá a donde fuera. Mientras solo se agarrase de su ropa no era demasiado problema… Aunque creía que iba a tardar un rato en acostumbrarse a lo mal que olía. Pero tan solo era un niño pequeño y, aunque parecía muy enérgico y dicharachero, era probable que estuviera asustado en el fondo. Quizás no era del todo consciente de la situación, o puede que sí fuese un habitante de allí después de todo.
Centró su atención en los gestos de la persona de pelo azul pero le indicó negando con la cabeza y con una sonrisa que no los entendía. No eran gestos simples, por lo que le era imposible descifrar qué quería transmitir con ellos.

Fue entonces cuando volvió a escuchar aquellos extraños sonidos similares a silbidos que había oído desde su celda, y la persona de pelo azul habló por primera vez. Dirigiendo su vista hacia donde lo hacía ella, pudo ver a la fuente del ruido: una pequeña criatura les observaba, mientras no dejaba de emitir aquellos extraños ruidos. Era difícil de describir a aquel ser que al mjörní le recordó a una especie de cactus muy extraño, pero eso era tan solo la primera comparación que se le vino a la cabeza. Nunca había visto nada remotamente parecido.

Parece asustado —les dijo a los otros dos después de observar a la criatura unos segundos.
No tenía claro si se trataba de una persona o de un animal… O una planta viviente. Pero, por si acaso, se acercó con mucha lentitud a él como había hecho con la persona con cuernos y poco a poco, a cierta distancia, se agachó, con el niño a su lado haciendo lo propio.

Hola, no queremos hacerte daño —le dijo con voz calmada. No estaba seguro de que pudiese leer su rostro, tan diferente, por lo que optó por una expresión neutra—. ¡Ah!
Para su horror, el niño que se le había pegado cual lapa se lanzó directamente a tocar a la criatura antes de que pudiera detenerlo. El pequeño hizo un gesto de dolor, pero parecía tratarse solo de un pinchazo.
>>No deberías hacer eso —le dijo negando con la cabeza en dirección al niño. Le habría ofrecido un pañuelo si lo tuviera, pero sus bolsillos estaban totalmente vacíos.

Mientras seguía tratando de comunicarse con el pequeño ser, escuchó el ruido que estaba haciendo la persona de pelo largo y se giró en su dirección, aunque él no podía haber visto el gesto que les hizo. Lo vio correr escaleras abajo y empezó a levantarse. Tanto el niño como la persona de pelo azul parecían querer preguntar si lo seguían y Räg asintió. Se acercó de nuevo al pequeño ser y le ofreció una mano mientras señalaba las escaleras con la otra. Después lo señaló y dobló su otra mano por encima de la que tenía extendida, queriendo indicarle que se subiera.

El pequeño pareció dudar, pero finalmente logró que confiase en él lo suficiente. Räg le sonrió y se acercó con cuidado hacia la persona de pelo azul: ya tenía a dos seres de otro mundo pegados a él y no quería que les pasase nada por un descuido suyo. Le hizo un gesto de asentimiento a la persona con cuernos en dirección a las escaleras y, asegurándose de que nadie se quedaba atrás, bajó con mucho cuidado.

Cuando llegaron a la planta de abajo pudieron comprobar de donde venía tanto jaleo: los dueños de las otras voces que había oído estaban allí. Destacaba otra persona muy alta con una cresta de pelo rosa, que probablemente sí fuese de la misma especie que el niño pegado a él y, tras él, otro que le recordó al chico de pelo largo, pero con el rostro al descubierto, al cual le acompañaba lo que parecía otro niño de su misma especie. Por el tono de la persona de pelo rosa parecía estar habiendo una especie de discusión, cosa que hizo dudar mucho al mjörní. Al no poder entenderse iba a ser difícil mediar. Pero fue entonces cuando vio por qué parecía tan alterado que decidió extender la pequeña criatura hacia la persona con cuernos, indicándole que la tomase en sus manos, pretendiendo dejarle en el suelo con cuidado si no lo hacía.

Se acercó entonces al grupo, formado por aquellas tres personas de piel al descubierto y pelo en la cabeza… y lo que claramente era una especie de persona lobo. Räg podía notar perfectamente que este último estaba asustado ante el tono con el que le estaba hablando el alto, por lo que no parecía tratarse de una discusión equitativa de ninguna forma. De hecho, los otros dos no parecían ser partícipes de ella. Se preguntaba qué le había hecho actuar así, cuando ninguno de aquellos de piel blanda y pelo que habían interactuado con él hasta ese momento no se habían comportado de aquella forma.

¡Esto… hey! —dijo tratando de llamar la atención.
No se quería acercar del todo, sobre todo porque el niño pequeño seguía aferrándose a su haori como si le fuese la vida en ello, pero el lobo parecía tan asustado que finalmente decidió acercarse más.
>>¿No ves que está asustado? —se dirigió hacia el de la cresta tratando de buscar una confianza que estaba lejos de sentir y que delataban sus manos temblorosas mientras hacía gestos señalando al tembloroso lobo.
Se giró hacia este último con una sonrisa un poco dubitativa y le indicó con un gesto que se acercase a ellos si quería, señalando también a la persona de pelo azul y la criatura de pequeño tamaño.
Muffie
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación
Personajes :
Wednesday: Vouivre humana británica.
Karime: Licántropa loba libense de la capital.
Kimbra: Demonio rakshasa krabelinense Hija de Lunas engendro.
Irenneil: Brujo de la cera aurva sinhadre.
Edén Damkinea: Atlante daeliciano de la Ciudad del Norte.
Szczenyak//Colmillo: vittya zawodny nómada.



Unidades mágicas : 5/5
Heridas/enfermedades :
Ka: Le falta el ojo izquierdo.
Colmillo: Tiene partido el colmillo derecho.


Síntomas : Gusto por dibujar trazos sin ton ni son cuando vacía la mente.
Armas :
Wen: Guadaña doble y arco.
Ka: Espadas gemelas, arco y dardos.
Kim: Arco, machetes y dagas.
Neil: Cuchara de madera y cera.
Edén: Magia y sonrisas amables.
Colmillo: inutilidad.



Humor : Absurdo

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

06/03/23, 01:02 pm

Al asomar un poco más la cara por la puerta vio que una de las personas que había visto antes se había ido, pero se habían unido otras dos. Los tres parecían de una especie similar, solo que con distintas alturas y colores de pelo y piel. Colmillo decidió arriesgarse en un poco, abrió la puerta casi del todo y dio un pequeño paso hacia adelante antes de oir las amenazantes, aunque incomprensibles, palabras del ser con pelo rosa. El vittya entonces se quedó quieto, encogiéndose más sobre sí mismo y escondiendo su cola entre sus piernas hacia adelante apuntando con la punta hacia el frente de tan asustado que estaba.

-N-no os acerquéis -tartamudeó en su patético intento de amenaza-. Y-yo ll-llamaré a mis hermanos. ¡Ll-llamaré a Susi! -exclamó nombrando a su hermana mayor y la más intimidante de todos ellos.

Colmillo no entendía nada de lo que decía ninguna de esas personas y supuso que ellos tampoco le entendían a él, por lo que intentó con todas sus fuerzas controlar su lenguaje corporal y forzarse a que su cuerpo fuera acorde con sus palabras, pero sus pequeños temblores y su traicionera cola no estaban ayudando a hacer el efecto.

De repente, alguien llamó la atención al fondo del pasillo y Colmillo se giró a mirarles sintiendo un absoluto alivio al ver de quién se trataba. Y no por la persona del pelo azul o la persona pequeña, quienes eran igual o más raros que los que tenía delante, sino por el lagarto morado que había hablado. "¡Por fin! ¡Alguien anatómicamente coherente!" pensó relajando su postura de forma inconsciente. Era un lagarto morado de tamaño vittya, vestido y hablando, simple y llanamente. Lo que en otro momento habría sido una imagen extraña y desconcertante, ahora mismo se transformaba en algo incluso familiar por su sencillez. Un lagarto, sin más. No era un lagarto sin escamas, ni un lagarto sin cola, ni sus orejas eran raras ni su hocico era chato. Solo un lagarto. Colmillo quiso correr a su lado para abrazarlo.

Mirando de reojo una última vez al grupo amenazante, Colmillo se dispuso a seguir las indicaciones del lagarto y acercarse a ellos con precaución, pero con su cola casi moviéndose de alegría a sus espaldas, pero en ese momento una brisa llegó a su nariz y no pudo evitar la arcada que le llegó. "¿Pero qué les pasa? ¡Alguien está podrido ahí!"

Tapándose el hocico con las dos manos, Colmillo no perdió tiempo en darse la vuelta y volver a la habitación cerrando la puerta detrás de sí. Desde el exterior, el grupo podría oír una sucesión de arcadas que poco a poco se iría calmando.

_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."
Isma
Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad
Personajes :
Síntomas : En ocasiones se desconcentra con más facilidad.
Armas :
  • Adam: Cimitarra y cuerpo de caballo. La incomodidad
  • Damian: Dientes
    Daga

Status : muñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñones
Humor : ajjaj

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

06/03/23, 02:49 pm
Manteniendo el herido dedo observó al lagarto negando con la cabeza, hablando todavía en aquel idioma extraño. Desvió la mirada, deduciendo que el reptil desaprobó su actitud.

Aferrándose de nuevo en el ropaje suave del escamoso bajó las escaleras junto a la de los cuernos y el pequeñín, subido en las palmas del que tuvo al lado. De vez en cuando, aprovechando la tenue luz de las antorchas sujetas por el pasillo, miraba al bichito con ojos curiosos y a veces al lagarto quienes eran más distintos. ¿Qué clase de sitio era ese? ¿Algún país lejano de Italia? Nunca le han contado nada sobre reptiles morados gigante o personas con cuernos ni tampoco de bichitos planta que silbaban y pinchaban.

Apretó más su agarre, estaba confundido y perdido. Deseaba encontrar a la mujer que le prometió habilidades extraordinarias pero nadie lo entendía. ¿Cómo podría lograr algo? Pasó de dar mas vueltas al tema, le reventaría el cerebro como siguiese así. Al fin llegaron abajo y lo que encontró era a más personas.

Vaya tiesto de hombre se encontraron, con una cresta que parecía propia de un gallo. Esa comparativa lo hizo reír un poco por lo bajo, no queriendo alzar demasiado la voz por lo enorme que era. Jamás lo admitiría pero lo intimidaba un poco, tenía aspecto de tío duro. Detrás de él habían dos chicos más bajos.

Lo que sí lo sacó de sus casillas fue un perro, un animal a dos patas. ¿Qué? La cabeza de Damián lo procesaba todo a trompicones. Le recordó a los perros que tenían en el circo y eso le puso los pelos de punta. La repulsión que su presencia le generó fue demasiada, torciendo el rostro. Si fuese por él se uniría al de la cresta a gritar al chucho ese pero el lagarto no estaba muy de acuerdo, mediando entre el perro sarnoso y los tres.

Viendo que el escamoso tiraba para el animal, quien parecía descompuesto por algo que desconocía, se soltó del haorí y se acercó al grupo de tres. Por el camino se rascó la axila siendo para nada discreto con ello, le picaba bastante. A una distancia prudencial del bruto enorme, levantó su mano.

¡Hola! ¡Hola! ¡Hola! ¿Sabéis donde está Akeyo? Me ha dicho que me traería aquí pero... ¡pero no la encuentro! ¡He estado dando vueltas hasta que me encontré el lagarto morado con el traje gracioso y la tía con cuernos! ¡Ah, es verdad, he visto uno que era como un fideo con un pelo negro! ¡Me he levantado aquí sin saber nada y no entiendo una palabra de lo que dicen! Encima me pincho el dedo con el puto bicho ese, ¡solo le toqué la cabeza! ¿Sabéis algo sobre Rocalamala, es este el sitio? No sé en qué momento me han traído. ¿Me han montado en un coche sin enterarme? ¿Estoy muy lejos de Glorenza?

Todo eso lo diría sin parar, parloteando en voz alta y acercándose a ellos. Meneaba mucho sus manos, describiendo su situación como si fuese algo de todos los días y sin saber si los tres que tuvo delante entenderían su italiano hablado rápido y atropellado. Hurgándose la nariz miró a los dos de atrás, tenían un semblante más agradable que la mole de músculos.

¡Hooooola! ¿Cómo os llamáis? ¿Sois de por aquí? —lanzando la inmundicia de su nariz a otro lado saludó con su mano ladeando la cabeza para verlos mejor, sonriendo mostrando su paleta faltante—. ¿Conocéis al chucho?
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.
Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 12/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

06/03/23, 04:02 pm
A pesar de su amabilidad el niño se mostró algo receloso cuando el joven le tendió la mano, pensando en lo que opinarían papá y mamá de que se tomara tantas confianzas con un extraño. Sin embargo, cuando se fijó en la sonrisa que Ethan le dedicaba sintió flotar dos palmos del suelo y cómo su corazón de alguna manera se calmó. Ya no tenía que pensar qué hacer ni elegir hacia qué dirección partir. Se refugiaría bajo su ala todo lo que el muchacho le dejara. Todavía con ojos llorosos Aniol sonrió por instinto, y tras comprobar que no estaba manchado de chocolate cedió, agarrándose a la mano del británico como a un faro en medio de la tormenta.

Las circunstancias a penas le dieron tiempo para presentarse, pues el lobo feroz abrió la puerta de sopetón y poco a poco fue enseñando el hocico. El miedo volvió a apoderarse de él y apretó la mano de Ethan con más fuerza mientras dejaba que este se pusiera delante suya con precaución. Se mordió el labio, eso significaba que de veras podía pasar algo malo. Intentó por todos sus medios no respirar demasiado fuerte para no parecer un renito jugoso.

Nunca llegó a hacer falta que se tomara tanta molestia pues en unos segundos pasó por una montaña rusa de emociones. Le bastó ver cómo aquel hombre grande e imponente le gritaba al hombre lobo para saber que no tenía delante a nadie que quisiera zampar niños desamparados. Quizá no era un hombre lobo después de todo. Sino un perrito grande y enorme como Cometa, solo que este no ladraba si no que emitía un lenguaje que le sonaba familiar. Pensar en Cometa le tranquilizó, siempre había sido un cachorro bueno y lo había seguido siendo cuando se convirtió en un San bernardo tan grande. ¡Le habían juzgado! Y no se lo merecía, eso le creó un sentimiento de profunda tristeza.

Otros seres aparecieron en el pasillo, proyectando nuevas sombras gracias a la luz de las antorchas. Esta vez el polaco consiguió serenarse con todas sus fuerzas (cosa que le costó pues estaba viendo una criatura herbácea muy chiquitita que le recordaba a un hada). Entre los nuevos había un lagarto morado y muy grande que parecía muy diplomático y hablaba en un idioma nórdico, como la amiga que hizo en el cole que era de intercambio de uno de esos países de por allí. También había un chico de tez morena, incluso más que la suya. ¿O tal vez una muchacha?. Lo desconocía, pero se quedó con que le gustaba su pañuelo. El único que provocó que Aniol arrugara un poquito la nariz fue otro niño con voz estridente que no paraba de parlotear como si quisiera ser el centro de atención. Sí, sin duda nunca se juntaría con él en el recreo, especialmente después de rascarse la axila.

¡Se nos asustó! ¡El Señor Perro Grande se nos asustó! —comentó, ignorando a Damian y dirigiéndose principalmente a Räg y Ethan, quienes le transmitían un aura similar a la sensatez que desprendían sus padres. Sentía la urgencia de que tenían que hacer algo, no podían dejarle allí solo tras esa puerta teniendo arcadas—. Le hemos ofendido… —Aniol miraría entonces al hombre de la cresta rosa y con las manos temblorosas hizo el gesto de un corazón grande tras señalar a la puerta tras la que el vittya había desaparecido.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación
Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

06/03/23, 06:18 pm
Un lagarto de prácticamente su altura, une chique que si ignoraba las dos protuberancias que nacían de su frente bien podría haber sido humane, un niño (O quizá no, por qué ya no se fiaba ni de su sombra) con serios problemas de desnutrición y una planta que a estas alturas, no le sorprendería si estuviera viva.
Ethan observó ojiplático semejante cabalgata. En cualquier otro ambiente habría gritado, hiperventilado o seguramente, salido por patas. Pero se notaba como una vela cuya cera había sido completamente consumida con cada nueva sorpresa. No quedaba en él más que una completa estupefacción.

-Hey... Mate.. ¿No estoy loco verdad? ¿Quiero decir, tú también estás viendo al puñetero lagarto verdad?

Comentó en un tono de voz que reflejaba su notoria confusión, sin girarse a ver si obtenía una respuesta de Connor. Sinceramente, no quería desviar la atención de semejante circo.
La única conclusión a la que estaba llegando es que, al menos, por ahora y si no les estaban engañando (maldita sea el momento que decidió ver una maratón de V) las criaturas no parecían hostiles.
Tras ver como reaccionaba a la amenaza de Connor, aquel "Hombre" lobo había pasado a ser un simple "niño" lobo. Y ese lagartiano humanoide actuaba con demasiada inteligencia como para poder descartar que ambos fueran simples bestias.
Al final, Ethan decidió levantar ambas manos en señal de paz hacía la nueva comitiva. Dirigiendo después las mismas manos al pecho para llamar la atención de los presentes.

-Ethaaaan.

Remarcó las palabras, intentando que quizá, al presentarse, pudiera quedar claro que no querían conflictos. Después señaló a Aniol haciéndole un ligero pat pat en la cabeza.

-Amigooo - Y terminó cuando se dio un giro para señalar al joven pelirosa que tenía a su espalda. - Amigoooooo.

Si lograban entender que iban juntos, podría intentar excusar a Connor de ser abiertamente hostil. Aunque, y por mera precaución mantuvo cerca a Aniol. Le dio un toquecito en el hombro para marcarle con la mano que sería mejor si regresará a su espalda. Por lo que pudiera pasar.

-Okay... Ellos claramente no pueden entendernos. No parecen agresivos perooo, me sigue gustando tu idea de irnos por patas. Así que, ¿Qué te parece si sonreímos mucho, hablamos de forma que parezcamos mega ultra simpáticos y nos vamos con el peque a tomar por culo?

Y como si lo quisiera poner en práctica recupero una sonrisa un tanto nerviosa. Intentando reducir la distancia perdida entre Connor y ellos. Rezaba a dios, que si seguía insultando al menos lo hiciera con un tono más afable. Y aunque insistió a Aniol a base de pequeños toques que avanzara con él, también le ofreció la mano al bueno… al otro niño… Le preocupaba el aspecto demacrado que tenía y al menos, lo que hablaba si le recordaba al sur de Europa.
Seth
Seth

Ficha de cosechado
Nombre: Connor
Especie: Humano
Habilidades: Fuerza bruta, inmutabilidad, rapidez mental
Personajes :
Devoss: Humano (Países Bajos) Licántropo Tigre

Maila: Humana (Hawaii) Bruja de la Arena

Connor: Humano (Canadá)
Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Sufre episodios de insomnio.

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

06/03/23, 07:56 pm
Connor no sabía exactamente qué debía esperar de aquel perro humanoide. Quizás unos gruñidos impregnados de violencia animal, o que se retirara lentamente hacia el interior de la habitación al ver que no iban a ceder sin luchar. Pero no se esperó aquello, no se esperó un comportamiento tan...humano. El motero abriría los ojos un poco sorprendido por su reacción temblorosa, e incluso dejaría de retroceder tan confundido como estaba. <<¿¿Dónde cojones estoy??>>. Pensó sin dejar de mirar a la bestia parlante.

-Si... veo al puñetero lagarto también.- Le contestó al británico con un tono de absoluta confusión, cuando apareció otro grupo de personas: el lagarto humanoide en cuestión, una persona que no supo identificar su género con protuberancias en la cabeza, un niño muy andrajoso y un...bicho verde del tamaño de una rata. <<¿Por qué lo lleva en las putas manos? ¿Es su mascota?>> Tenía muchas preguntas y ninguna podía ser respondida, porque nadie de ahí hablaba su idioma. El lagarto se dirigió expresamente a él, mientras le tendía la mano al ser canino. Claramente no le parecía bien que lo hubiera amenazado. ¿Eran amigos? ¿O solo otro puto hermanito de la caridad? De nuevo más preguntas sin respuestas. Tanto el lagarto como el perro tenían comportamientos muy inteligentes, y era más que obvio que se encontraban en la misma situación que ellos, o al menos eso parecía, sin embargo no se fiaba del todo.

Connor se cruzaría de brazos, mientras analizaba cómo el ser canino se acercaba al otro grupo. Aunque algo lo hizo darse la vuelta, porque se encerró de nuevo en su habitación mientras llenaba el pasillo con el sonido de sus arcadas. << Ese lagarto tiene que oler a mierda>> Fue su primer pensamiento, aunque el niño andrajoso le demostró que estaba equivocado. Ya que se acercó a ellos mientras hablaba rápidamente, y el tufo provenía de él. Connor arrugaría un poco la nariz, molesto. Pudo distinguir su idioma como el italiano gracias a su tiempo en el club con Roderick Regazzo. Era el único italiano que había conocido hasta entonces, y lo mató entre puñaladas en el interior de un granero. No le gustaba que aquel niño hablara su mismo idioma, la verdad. Le traía a la cabeza recuerdos que no quería sacar a la luz. El recuerdo de sus amigos muertos, a manos de ese cabronazo.

-Cállate un poco cojones, que no te entendemos.- Le diría molesto al niño italiano. Probablemente no lo entendiera, pero no aguantaba que hablara tanto y tan rápido. Menos aún si le recordaba malos momentos. El niño vestido de reno navideño empezó a hablar en un idioma que no podía comprender, aún cerca del británico. Connor frunciría el ceño confundido al ver cómo se dirigía a él y hacía un corazón con sus manos mientras señalaba la puerta del perro gigante. -Ni de puta coña me voy a disculpar con ese bicho peludo, si es lo que quieres.- Contestaría mientras le negaba con la cabeza al chico disfrazado, con una ceja levantada. Una cosa era querer salvarlo y otra ceder a sus caprichos infantiles. Después escucharía a su compañero, que se estaba presentando a los demás como Ethan, para calmar los ánimos. El motero asintió con la cabeza al comentario del chico, convencido también con pirarse de allí. Si querían preocuparse por el hombre lobo y sus arcadas que lo hicieran los demás. Él prefería largarse de aquel maldito sitio.

-Me parece de puta madre, Ethan.- Contestaría mientras empezaba a retroceder. -Me llamo Connor, aunque eso importe una mierda ahora mismo.-Se presentaría sin dejar de mirar al otro grupo, con las manos un poco levantadas. No parecían agresivos, pero tampoco iba a fiarse del primer lagarto humanoide con el que se encontrara.
Jack
Jack

Ficha de cosechado
Nombre: Tawar
Especie: Repobladore de la montaña
Habilidades: Artesanía, habilidad manual y resistencia

Personajes :
Jack: Vampiro de humo terrícola.
Atol/Skarog: Helión libense.
Alice/Onyx: Onycemante terrícola.
Tesón/Eterno: fantasma roquense, sin magia.
Sinceridad: Argos magnético roquense de Tierra Bruja.
Pefka: Lenguaraz hijo de Luna Kepryna.
Tawar: Repobladore de la montaña

Unidades mágicas : 12/12
Armas : Jack: dos espadas. Magia.
Atol: lanza, espada y escudo. Magia.
Alice: magia y onyces. Espada o arco.
Sinceridad: arco, jabalinas, espada/lanza y escudo.
Pefka: lo que pille, normalmente machete y arco


Humor : Os falta bosque, gigantes

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

06/03/23, 09:42 pm
Acorralade como estaba, no sabía qué hacer. Para colmo, todas las miradas de los gigantes se habían posado en elle y uno de ellos se estaba acercando. Le repobladore no sabía qué hacer ni podía con su vida, sencillamente temblaba y se paralizaba a partes iguales. Pero para su momentánea satisfacción, el estúpido gigante se topó con una de sus púas y se alejó con un quejido. Habría querido gritarle algún improperio, algún comentario hiriente, pero no pudo. Se limitó a silbar aún más fuerte, convencida de que así les podría amenazar con pincharles si se le acercaban los demás.

El siguiente fue el escamoso. Estaba demasiado asustade para llamarlo "reptil", porque aunque sabía lo que significaba y lo que aparentaba, su diminuta cabeza iba dando tumbos. Entonces, el reptil se le acercó y se agachó. Mostraba otra actitud, bastante diferente. Incluso podría decirse que le habló, y aunque le repobladore no entendió nada sí que le transmitió algo de calma. Es más... Parecía estar más de su parte que del simio naranja. Pero no entendía nada, sus caras no le decían mucho y no comprendía los sonidos que emitían. Al menos los hacían con la boca, como elle, aunque eran demasiado pequeños para ir dando semejantes gritos por ahí tan descuidadamente sin saber si habría depredadores cerca.

Y de nuevo, otro sobresalto. Escamoso (a falta de un nombre mejor, iba a quedarse así de momento) le tendió una mano y le hizo gestos. ¿Le estaba pidiendo lo que parecía? ¿Pero por qué? ¿Y para qué? «¿Qué otra salida tengo?», pensó para sí misme. Estaba rodeade y si querían hacerle algún mal solo tenían que dar una zancada. En cambio, aquellos dos seres habían tenido tiempo de sobra y no mostraban signos de peligro. Así que intentó dejar de silbar y se subió en la mano que le ofrecían. Era algo extraño. Era una superficie rara y al momento le costó mantener el equilibrio, así que iría alternando posturas entre sus cuatro brazos y sus piernas. Fue peor cuando el gigante empezó a descender por aquella zona empinada. La roca había brotado con formas de lo más inusuales pero a nadie parecía sorprenderle. Al final, entre el miedo y la altura sin referencias claras, acabó mareándose un poco y cerró los ojos. Quizás, ¿si fingía haber muerto le dejarían en paz?

Las voces aumentaron cuando llegaron a más roca lisa, sin bajadas... ¡Un momento, Escamoso estaba en otro lado! ¿Le habían cambiado de gigante? ¿Se había mareado tanto? También le habían cubierto con una especie de tela... y era de agradecer, la verdad, pero no sabía cómo comunicarse con ellos.

Levantó la mirada un poco más y entonces vio que era el otro poco amenazante excepto por sus cuernos. Y a su alrededor... demasiados gigantes. Varios diferentes entre ellos, algunos parecidos en lo esencial pero diferentes en sus rasgos y su lenguaje corporal... Todos causando ruido. A ese paso, les iban a devorar tarde o temprano, así que le repobladore intentó hacerse aún más pequeñite en la mano donde le llevaban. Se mordió la lengua como pudo para no gritar ni decir nada, y le costaría no silbar como antes aunque se le escaparían algunos de vez en cuando. Se arrepentía muchísimo de haber hecho caso al mensajero de la Flora y no comprendía cómo había creído que tendría futuro en aquella misión. No llevaba ni un sol allí y ya le habían apresado unos gigantes y no sabía qué le harían, y ni siquiera sabía cómo defenderse más allá de pincharles con su cuerpecito, pero en cuanto lo descubrieran se le acabaría la suerte. Por la Flora, si no se echaba a llorar era porque entonces sí que le sería imposible pasar desapercibide.


Última edición por Jack el 07/03/23, 12:47 am, editado 1 vez

_________________________________________

No Hope. No Dreams. No Love.
My Only Escape Is Underground
Tak
Tak
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Airi
Especie: Sanaí
Habilidades: Habilidad manual, memoria, imaginación.

Personajes :
Gael/Koval: fuego fatuo terrícola.
Kin: demonio raigaurum irrense.
Ayne: anima sinhadre.
Eara: sinhadre sin esencia.
Nime: demonio mineral libense.
Iemai: cercana, fallecida.
Airi: sanaí.


Unidades mágicas : 5/8

Síntomas : Tendencia a alargar sus baños.

Armas :
Gael/Koval: espadas rectas, maza y quimeras.
Kin: alfanje y guan dao.
Ayne: sable.
Eara: ballesta de repetición.
Nime: dagas.
Airi: diálogo y esconderse.


Status : (ノ☉ヮ⚆)ノ ⌒*:・゚✧

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

07/03/23, 12:42 am
Decidió esperar a que el reptil tratase de comunicarse con la criatura vegetal extraña. Tenía tanta curiosidad como miedo cuando se trataba de todas las cosas nuevas que estaba viendo aquel día, y tras asimilar que el lagarto era alguna clase de caminante de Sanai con inteligencia, no era tan raro pensar que el tubérculo también podía serlo. De hecho, pareció entrar en razón. Airi tenía que agradecer la diplomacia del lagarto, porque su recelo inicial no le habría servido de mucho para comunicarse de no haber sido por él.

Echó a andar tras los otros, sin poder dejar de mirar a los lados y a su espalda, observando el resto de puertas, algunas cerradas y otras abiertas, que daban a habitaciones vacías. Airi se arrebujó más en su pañuelo y continuó frotándose las manos para generar calor, a medida que otras voces que provenían del piso inferior se hacían cada vez más claras. Aún había más gente en aquel lugar, y tuvo que prepararse mentalmente para la clase de criaturas que podrían ser esta vez.

Las personas que vio primero no resultaron tan extrañas, quitando cosas como un pelo de color chillón y su ropa, pero ninguno hablaba lenguas comprensibles ni tenía espinas en la piel. Airi pensó que eso era todo hasta que vio que el motivo del alboroto era una figura peluda que no había descubierto desde el hueco de la escalera. A simple vista, parecía estar en la misma situación que cualquiera de los demás, y aunque su anatomía era extraña –recordaba a la de un aarko de pelo corto– no sintió tanta sorpresa como con el reptil o el tubérculo. Tal vez empezaba a acostumbrarse a aquello, o simplemente la forma de su cabeza le resultaba un poco más familiar.

Airi notó que el lagarto le estaba tendiendo al tubérculo y, antes de aceptarlo, lo observó fijamente. Parecía mucho más manso ahora, aunque asustado. No sabía qué pretendía el otro, pero finalmente aceptó, sacándose el pañuelo y usándolo para sujetar a la criatura. Airi tenía miedo de pincharse, como el otro niño, pero también se preguntaba si tal vez tenía frío y lo agradecería.

Lo que intentó el reptil fue calmar la situación, y sus intentos no cayeron en saco roto, pero se había formado un caos importante, con el niño inquieto hablando sin parar y el del pelo rosado cada vez con más cara de vinagre. Airi miró de reojo a los otros dos, el niño de la decoración en la cabeza y el chico que lo llevaba de la mano; ambos parecían tomárselo con más calma e intentar dialogar, así que se acercó un poco más a ellos, haciendo un gesto de saludo.

No llegó a decir nada porque entonces el aarko bípedo cambió de idea, cuando ya parecía que el lagarto lo había convencido para acercarse, y se encerró en una habitación. «Podría intentar echarle una mano al reptil… ¿pero cómo?» se preguntó. Mientras pensaba en ello, escuchó a lo lejos sonidos parecidos a los que hacían los aarkos cuando iban a vomitar. «¿A lo mejor está enfermo? Le vendría bien tomar el aire, porque el ambiente en estas mazmorras está muy cargado» pensó, frunciendo la nariz.
¿Salimos afuera? —preguntó, señalando con una mano en dirección a las escaleras y haciendo un gesto para indicar amplitud, el exterior. Sabía que nadie le entendía pero solo con la voz podía llamar su atención. Si dejaban de atosigar al aarko tal vez saldría del cuarto por su propio pie.
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

07/03/23, 12:48 am
Rägjynn abrió mucho los ojos cuando la persona lobo cambió radicalmente de mostrar claramente felicidad y dirigirse hacia su dirección a dar la vuelta de golpe y encerrarse en la celda de la que suponía había salido. El mjörní se acercó con preocupación, pues el lobo parecía encontrarse mal, emitiendo inconfundibles sonidos de arcadas. ¿Se había descompuesto por causa de los nervios? No sabía qué hacer: por una parte quería entrar para asegurarse de que se encontraba bien, pero a lo mejor no quería que invadiesen su privacidad.

Decidió quedarse mirando qué sucedía a su alrededor por si era necesario intervenir de nuevo por algún motivo. Le había aliviado un poco que el niño ya hubiera dejado de pegarse a él como una lapa y entendía que probablemente estaba contento de encontrar a otros como él. Les dedicó una retahíla muy larga, más incluso que la que le había dedicado a él mismo en la planta superior, y esto por alguna razón pareció enfadar al del pelo rosa. ¿Es que aquella persona solo sabía enfadarse por todo? Cierto era que no podía saber qué había dicho el niño sucio, pero a Rägjynn no le gustaba el tono que empleaba aunque no pudiese entenderle.

Fue el otro niño pequeño de aquella especie extraña quien se dirigió a continuación a él y, aunque tampoco podía entenderlo lógicamente, le gustó lo que creyó interpretar de sus gestos. Parecía que el pequeño no tenía nada en contra de la persona lobo y eso le alegró. Le sonrió y asintió, tratando de transmitirle que estaba de acuerdo, probablemente.
El chico algo más mayor también habló y dijo una palabra que, a juzgar por sus gestos, debía ser su nombre. El mjörní se dio cuenta de que nunca había intentado presentarse y decidió devolverle el gesto.
Eeethan —señaló al que se había presentado y a continuación a sí mismo—. Räg-jynn —dijo tratando de pronunciar muy claramente y despacio— Rägjynn —repitió girándose también hacia la persona con cuernos, a la que había dejado con el ser herbáceo que estaba… muy inmóvil.

Se acercó con preocupación mientras el alto volvía a hablar con aquel tono tan agresivo. No entendió absolutamente nada de lo que quería decir, pero de todas formas parecía estar hablando con Ethan. Observó a la persona con cuernos y a la pequeña criatura en sus manos con expresión inquisitiva, pero le alivió comprobar que se movía. Probablemente se encontraba abrumado por aquella situación: para un ser tan pequeño tenía que ser todavía más complicado que para el resto.
Los demás parecían estar caminando hacia lo que parecía una puerta al exterior y la persona de pelo azul parecía indicar también su deseo por salir… Pero no podían dejar sola a la persona lobo, así que le hizo un gesto que indicaba que esperase un momento de la mejor forma que supo. Llamó con mucha suavidad a la celda metálica donde se había metido el lobo.
¿Hola? ¿Te encuentras bien? —las arcadas parecían haber remitido, pero no podía saber si el lobo había vomitado o todavía seguía afectado del estómago.
Le hubiese encantado decirle que saliese, pero sin poder tenerlo delante para hacerle gestos no era posible.
Muffie
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación
Personajes :
Wednesday: Vouivre humana británica.
Karime: Licántropa loba libense de la capital.
Kimbra: Demonio rakshasa krabelinense Hija de Lunas engendro.
Irenneil: Brujo de la cera aurva sinhadre.
Edén Damkinea: Atlante daeliciano de la Ciudad del Norte.
Szczenyak//Colmillo: vittya zawodny nómada.



Unidades mágicas : 5/5
Heridas/enfermedades :
Ka: Le falta el ojo izquierdo.
Colmillo: Tiene partido el colmillo derecho.


Síntomas : Gusto por dibujar trazos sin ton ni son cuando vacía la mente.
Armas :
Wen: Guadaña doble y arco.
Ka: Espadas gemelas, arco y dardos.
Kim: Arco, machetes y dagas.
Neil: Cuchara de madera y cera.
Edén: Magia y sonrisas amables.
Colmillo: inutilidad.



Humor : Absurdo

Prisión - Página 4 Empty Re: Prisión

07/03/23, 10:22 am

Colmillo tosió un poco cuando se le pasaron las arcadas y se pasó la mano por el hocico. Para su suerte había conseguido reprimir el vomito a pesar de todas las arcadas que había tenido por culpa de ese desagradable olor.

Mientras se recomponía, oyó como tocaban la puerta y la voz del lagarto que, aunque seguía sin entender, sonaba tranquilizadora. Colmillo respiró hondo y se preparó a conciencia taponando su nariz todo lo posible antes de volver a abrir la puerta.

-Perdón -dijo un poco inseguro mientras hacía un torpe gesto con las manos para representar lo que había dicho.

Una vez estuvo afuera de nuevo se percató que había habido algo de movimiento en el pasillo, ya que el grupo con el que se había encontrado al principio había retrocedido un poco y el ser aparentemente de su misma especie se había acercado a ellos, lo que parecía que había hecho cambiar su actitud volviéndola más rara a ojos de Colmillo. Era como si todo su cuerpo gritara inquietud, pero sus rostros y gestos intentaran gritar calma, al menos en lo que a los dos seres grandes se refería. El tercero, el más pequeño, por el contrario parecía bastante agradable y amigable.

Con toda la sutileza de la que fue capaz y bastante inquieto aún, Colmillo olfateó al lagarto, que era la persona más cercana a él, y con alivio comprobó que este no era el culpable del desagradable olor. "Sería horrible que el ser más normal y menos hostil fuera también el sucio" pensó consolándose. A continuación, siguió olfateando con disimulo hacia las otras personas encontrando distintos aromas. Para su tranquilidad, si bien la mayoría no eran decididamente agradables, ninguno era exactamente desagradable, exceptuando al culpable de sus anteriores arcadas. "¿Qué coño le pasa a ese ser? ¿No se cepilla? ¿¡De donde viene no se ha descubierto el agua!?" pensó desconcertado al identificar al ser pequeño que había venido con el lagarto y era similar a los otros seres grandes.

Con cautela, Colmillo se posicionó cerca del lagarto, concentrándose todo lo posible en su olor e intentando que la distancia con el ser maloliente fuera siempre lo suficientemente grande.

_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.