Conectarse
Últimos temas
Sede de los TaumaturgosAyer a las 04:11 pmAesTorreón SendarAyer a las 12:56 pmKanyumActualizaciones12/04/24, 10:24 pmGiniroryuPrimer sueño de Connor12/04/24, 12:44 pmTakTio, me he rallado10/04/24, 09:25 pmKanyum
Estadísticas
Tenemos 203 miembros registradosEl último usuario registrado es LiebreNuestros miembros han publicado un total de 51906 mensajesen 1055 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Prisión

+11
Aes
Raven
Giniroryu
Tak
Isma
Trish
Harek
Kanyum
Hallel
LEC
Rocavarancolia Rol
15 participantes
Ir abajo
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Prisión - Página 5 Empty Prisión

02/08/11, 06:47 pm
Recuerdo del primer mensaje :

Vieja prisión que se lleva a los niños cosechados en la noche de Samhein y donde han de despertar.

Ver mensajes archivados:

Seth

Ficha de cosechado
Nombre: Connor
Especie: Humano
Habilidades: Fuerza bruta, inmutabilidad, rapidez mental

Prisión - Página 5 Empty Re: Prisión

06/03/23, 07:56 pm
Connor no sabía exactamente qué debía esperar de aquel perro humanoide. Quizás unos gruñidos impregnados de violencia animal, o que se retirara lentamente hacia el interior de la habitación al ver que no iban a ceder sin luchar. Pero no se esperó aquello, no se esperó un comportamiento tan...humano. El motero abriría los ojos un poco sorprendido por su reacción temblorosa, e incluso dejaría de retroceder tan confundido como estaba. <<¿¿Dónde cojones estoy??>>. Pensó sin dejar de mirar a la bestia parlante.

-Si... veo al puñetero lagarto también.- Le contestó al británico con un tono de absoluta confusión, cuando apareció otro grupo de personas: el lagarto humanoide en cuestión, una persona que no supo identificar su género con protuberancias en la cabeza, un niño muy andrajoso y un...bicho verde del tamaño de una rata. <<¿Por qué lo lleva en las putas manos? ¿Es su mascota?>> Tenía muchas preguntas y ninguna podía ser respondida, porque nadie de ahí hablaba su idioma. El lagarto se dirigió expresamente a él, mientras le tendía la mano al ser canino. Claramente no le parecía bien que lo hubiera amenazado. ¿Eran amigos? ¿O solo otro puto hermanito de la caridad? De nuevo más preguntas sin respuestas. Tanto el lagarto como el perro tenían comportamientos muy inteligentes, y era más que obvio que se encontraban en la misma situación que ellos, o al menos eso parecía, sin embargo no se fiaba del todo.

Connor se cruzaría de brazos, mientras analizaba cómo el ser canino se acercaba al otro grupo. Aunque algo lo hizo darse la vuelta, porque se encerró de nuevo en su habitación mientras llenaba el pasillo con el sonido de sus arcadas. << Ese lagarto tiene que oler a mierda>> Fue su primer pensamiento, aunque el niño andrajoso le demostró que estaba equivocado. Ya que se acercó a ellos mientras hablaba rápidamente, y el tufo provenía de él. Connor arrugaría un poco la nariz, molesto. Pudo distinguir su idioma como el italiano gracias a su tiempo en el club con Roderick Regazzo. Era el único italiano que había conocido hasta entonces, y lo mató entre puñaladas en el interior de un granero. No le gustaba que aquel niño hablara su mismo idioma, la verdad. Le traía a la cabeza recuerdos que no quería sacar a la luz. El recuerdo de sus amigos muertos, a manos de ese cabronazo.

-Cállate un poco cojones, que no te entendemos.- Le diría molesto al niño italiano. Probablemente no lo entendiera, pero no aguantaba que hablara tanto y tan rápido. Menos aún si le recordaba malos momentos. El niño vestido de reno navideño empezó a hablar en un idioma que no podía comprender, aún cerca del británico. Connor frunciría el ceño confundido al ver cómo se dirigía a él y hacía un corazón con sus manos mientras señalaba la puerta del perro gigante. -Ni de puta coña me voy a disculpar con ese bicho peludo, si es lo que quieres.- Contestaría mientras le negaba con la cabeza al chico disfrazado, con una ceja levantada. Una cosa era querer salvarlo y otra ceder a sus caprichos infantiles. Después escucharía a su compañero, que se estaba presentando a los demás como Ethan, para calmar los ánimos. El motero asintió con la cabeza al comentario del chico, convencido también con pirarse de allí. Si querían preocuparse por el hombre lobo y sus arcadas que lo hicieran los demás. Él prefería largarse de aquel maldito sitio.

-Me parece de puta madre, Ethan.- Contestaría mientras empezaba a retroceder. -Me llamo Connor, aunque eso importe una mierda ahora mismo.-Se presentaría sin dejar de mirar al otro grupo, con las manos un poco levantadas. No parecían agresivos, pero tampoco iba a fiarse del primer lagarto humanoide con el que se encontrara.
Jack

Ficha de cosechado
Nombre: Tawar
Especie: Repobladore de la montaña
Habilidades: Artesanía, habilidad manual y resistencia

Prisión - Página 5 Empty Re: Prisión

06/03/23, 09:42 pm
Acorralade como estaba, no sabía qué hacer. Para colmo, todas las miradas de los gigantes se habían posado en elle y uno de ellos se estaba acercando. Le repobladore no sabía qué hacer ni podía con su vida, sencillamente temblaba y se paralizaba a partes iguales. Pero para su momentánea satisfacción, el estúpido gigante se topó con una de sus púas y se alejó con un quejido. Habría querido gritarle algún improperio, algún comentario hiriente, pero no pudo. Se limitó a silbar aún más fuerte, convencida de que así les podría amenazar con pincharles si se le acercaban los demás.

El siguiente fue el escamoso. Estaba demasiado asustade para llamarlo "reptil", porque aunque sabía lo que significaba y lo que aparentaba, su diminuta cabeza iba dando tumbos. Entonces, el reptil se le acercó y se agachó. Mostraba otra actitud, bastante diferente. Incluso podría decirse que le habló, y aunque le repobladore no entendió nada sí que le transmitió algo de calma. Es más... Parecía estar más de su parte que del simio naranja. Pero no entendía nada, sus caras no le decían mucho y no comprendía los sonidos que emitían. Al menos los hacían con la boca, como elle, aunque eran demasiado pequeños para ir dando semejantes gritos por ahí tan descuidadamente sin saber si habría depredadores cerca.

Y de nuevo, otro sobresalto. Escamoso (a falta de un nombre mejor, iba a quedarse así de momento) le tendió una mano y le hizo gestos. ¿Le estaba pidiendo lo que parecía? ¿Pero por qué? ¿Y para qué? «¿Qué otra salida tengo?», pensó para sí misme. Estaba rodeade y si querían hacerle algún mal solo tenían que dar una zancada. En cambio, aquellos dos seres habían tenido tiempo de sobra y no mostraban signos de peligro. Así que intentó dejar de silbar y se subió en la mano que le ofrecían. Era algo extraño. Era una superficie rara y al momento le costó mantener el equilibrio, así que iría alternando posturas entre sus cuatro brazos y sus piernas. Fue peor cuando el gigante empezó a descender por aquella zona empinada. La roca había brotado con formas de lo más inusuales pero a nadie parecía sorprenderle. Al final, entre el miedo y la altura sin referencias claras, acabó mareándose un poco y cerró los ojos. Quizás, ¿si fingía haber muerto le dejarían en paz?

Las voces aumentaron cuando llegaron a más roca lisa, sin bajadas... ¡Un momento, Escamoso estaba en otro lado! ¿Le habían cambiado de gigante? ¿Se había mareado tanto? También le habían cubierto con una especie de tela... y era de agradecer, la verdad, pero no sabía cómo comunicarse con ellos.

Levantó la mirada un poco más y entonces vio que era el otro poco amenazante excepto por sus cuernos. Y a su alrededor... demasiados gigantes. Varios diferentes entre ellos, algunos parecidos en lo esencial pero diferentes en sus rasgos y su lenguaje corporal... Todos causando ruido. A ese paso, les iban a devorar tarde o temprano, así que le repobladore intentó hacerse aún más pequeñite en la mano donde le llevaban. Se mordió la lengua como pudo para no gritar ni decir nada, y le costaría no silbar como antes aunque se le escaparían algunos de vez en cuando. Se arrepentía muchísimo de haber hecho caso al mensajero de la Flora y no comprendía cómo había creído que tendría futuro en aquella misión. No llevaba ni un sol allí y ya le habían apresado unos gigantes y no sabía qué le harían, y ni siquiera sabía cómo defenderse más allá de pincharles con su cuerpecito, pero en cuanto lo descubrieran se le acabaría la suerte. Por la Flora, si no se echaba a llorar era porque entonces sí que le sería imposible pasar desapercibide.


Última edición por Jack el 07/03/23, 12:47 am, editado 1 vez
Tak
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Airi
Especie: Sanaí
Habilidades: Habilidad manual, memoria, imaginación.

Prisión - Página 5 Empty Re: Prisión

07/03/23, 12:42 am
Decidió esperar a que el reptil tratase de comunicarse con la criatura vegetal extraña. Tenía tanta curiosidad como miedo cuando se trataba de todas las cosas nuevas que estaba viendo aquel día, y tras asimilar que el lagarto era alguna clase de caminante de Sanai con inteligencia, no era tan raro pensar que el tubérculo también podía serlo. De hecho, pareció entrar en razón. Airi tenía que agradecer la diplomacia del lagarto, porque su recelo inicial no le habría servido de mucho para comunicarse de no haber sido por él.

Echó a andar tras los otros, sin poder dejar de mirar a los lados y a su espalda, observando el resto de puertas, algunas cerradas y otras abiertas, que daban a habitaciones vacías. Airi se arrebujó más en su pañuelo y continuó frotándose las manos para generar calor, a medida que otras voces que provenían del piso inferior se hacían cada vez más claras. Aún había más gente en aquel lugar, y tuvo que prepararse mentalmente para la clase de criaturas que podrían ser esta vez.

Las personas que vio primero no resultaron tan extrañas, quitando cosas como un pelo de color chillón y su ropa, pero ninguno hablaba lenguas comprensibles ni tenía espinas en la piel. Airi pensó que eso era todo hasta que vio que el motivo del alboroto era una figura peluda que no había descubierto desde el hueco de la escalera. A simple vista, parecía estar en la misma situación que cualquiera de los demás, y aunque su anatomía era extraña –recordaba a la de un aarko de pelo corto– no sintió tanta sorpresa como con el reptil o el tubérculo. Tal vez empezaba a acostumbrarse a aquello, o simplemente la forma de su cabeza le resultaba un poco más familiar.

Airi notó que el lagarto le estaba tendiendo al tubérculo y, antes de aceptarlo, lo observó fijamente. Parecía mucho más manso ahora, aunque asustado. No sabía qué pretendía el otro, pero finalmente aceptó, sacándose el pañuelo y usándolo para sujetar a la criatura. Airi tenía miedo de pincharse, como el otro niño, pero también se preguntaba si tal vez tenía frío y lo agradecería.

Lo que intentó el reptil fue calmar la situación, y sus intentos no cayeron en saco roto, pero se había formado un caos importante, con el niño inquieto hablando sin parar y el del pelo rosado cada vez con más cara de vinagre. Airi miró de reojo a los otros dos, el niño de la decoración en la cabeza y el chico que lo llevaba de la mano; ambos parecían tomárselo con más calma e intentar dialogar, así que se acercó un poco más a ellos, haciendo un gesto de saludo.

No llegó a decir nada porque entonces el aarko bípedo cambió de idea, cuando ya parecía que el lagarto lo había convencido para acercarse, y se encerró en una habitación. «Podría intentar echarle una mano al reptil… ¿pero cómo?» se preguntó. Mientras pensaba en ello, escuchó a lo lejos sonidos parecidos a los que hacían los aarkos cuando iban a vomitar. «¿A lo mejor está enfermo? Le vendría bien tomar el aire, porque el ambiente en estas mazmorras está muy cargado» pensó, frunciendo la nariz.
¿Salimos afuera? —preguntó, señalando con una mano en dirección a las escaleras y haciendo un gesto para indicar amplitud, el exterior. Sabía que nadie le entendía pero solo con la voz podía llamar su atención. Si dejaban de atosigar al aarko tal vez saldría del cuarto por su propio pie.
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Prisión - Página 5 Empty Re: Prisión

07/03/23, 12:48 am
Rägjynn abrió mucho los ojos cuando la persona lobo cambió radicalmente de mostrar claramente felicidad y dirigirse hacia su dirección a dar la vuelta de golpe y encerrarse en la celda de la que suponía había salido. El mjörní se acercó con preocupación, pues el lobo parecía encontrarse mal, emitiendo inconfundibles sonidos de arcadas. ¿Se había descompuesto por causa de los nervios? No sabía qué hacer: por una parte quería entrar para asegurarse de que se encontraba bien, pero a lo mejor no quería que invadiesen su privacidad.

Decidió quedarse mirando qué sucedía a su alrededor por si era necesario intervenir de nuevo por algún motivo. Le había aliviado un poco que el niño ya hubiera dejado de pegarse a él como una lapa y entendía que probablemente estaba contento de encontrar a otros como él. Les dedicó una retahíla muy larga, más incluso que la que le había dedicado a él mismo en la planta superior, y esto por alguna razón pareció enfadar al del pelo rosa. ¿Es que aquella persona solo sabía enfadarse por todo? Cierto era que no podía saber qué había dicho el niño sucio, pero a Rägjynn no le gustaba el tono que empleaba aunque no pudiese entenderle.

Fue el otro niño pequeño de aquella especie extraña quien se dirigió a continuación a él y, aunque tampoco podía entenderlo lógicamente, le gustó lo que creyó interpretar de sus gestos. Parecía que el pequeño no tenía nada en contra de la persona lobo y eso le alegró. Le sonrió y asintió, tratando de transmitirle que estaba de acuerdo, probablemente.
El chico algo más mayor también habló y dijo una palabra que, a juzgar por sus gestos, debía ser su nombre. El mjörní se dio cuenta de que nunca había intentado presentarse y decidió devolverle el gesto.
Eeethan —señaló al que se había presentado y a continuación a sí mismo—. Räg-jynn —dijo tratando de pronunciar muy claramente y despacio— Rägjynn —repitió girándose también hacia la persona con cuernos, a la que había dejado con el ser herbáceo que estaba… muy inmóvil.

Se acercó con preocupación mientras el alto volvía a hablar con aquel tono tan agresivo. No entendió absolutamente nada de lo que quería decir, pero de todas formas parecía estar hablando con Ethan. Observó a la persona con cuernos y a la pequeña criatura en sus manos con expresión inquisitiva, pero le alivió comprobar que se movía. Probablemente se encontraba abrumado por aquella situación: para un ser tan pequeño tenía que ser todavía más complicado que para el resto.
Los demás parecían estar caminando hacia lo que parecía una puerta al exterior y la persona de pelo azul parecía indicar también su deseo por salir… Pero no podían dejar sola a la persona lobo, así que le hizo un gesto que indicaba que esperase un momento de la mejor forma que supo. Llamó con mucha suavidad a la celda metálica donde se había metido el lobo.
¿Hola? ¿Te encuentras bien? —las arcadas parecían haber remitido, pero no podía saber si el lobo había vomitado o todavía seguía afectado del estómago.
Le hubiese encantado decirle que saliese, pero sin poder tenerlo delante para hacerle gestos no era posible.
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación

Prisión - Página 5 Empty Re: Prisión

07/03/23, 10:22 am

Colmillo tosió un poco cuando se le pasaron las arcadas y se pasó la mano por el hocico. Para su suerte había conseguido reprimir el vomito a pesar de todas las arcadas que había tenido por culpa de ese desagradable olor.

Mientras se recomponía, oyó como tocaban la puerta y la voz del lagarto que, aunque seguía sin entender, sonaba tranquilizadora. Colmillo respiró hondo y se preparó a conciencia taponando su nariz todo lo posible antes de volver a abrir la puerta.

-Perdón -dijo un poco inseguro mientras hacía un torpe gesto con las manos para representar lo que había dicho.

Una vez estuvo afuera de nuevo se percató que había habido algo de movimiento en el pasillo, ya que el grupo con el que se había encontrado al principio había retrocedido un poco y el ser aparentemente de su misma especie se había acercado a ellos, lo que parecía que había hecho cambiar su actitud volviéndola más rara a ojos de Colmillo. Era como si todo su cuerpo gritara inquietud, pero sus rostros y gestos intentaran gritar calma, al menos en lo que a los dos seres grandes se refería. El tercero, el más pequeño, por el contrario parecía bastante agradable y amigable.

Con toda la sutileza de la que fue capaz y bastante inquieto aún, Colmillo olfateó al lagarto, que era la persona más cercana a él, y con alivio comprobó que este no era el culpable del desagradable olor. "Sería horrible que el ser más normal y menos hostil fuera también el sucio" pensó consolándose. A continuación, siguió olfateando con disimulo hacia las otras personas encontrando distintos aromas. Para su tranquilidad, si bien la mayoría no eran decididamente agradables, ninguno era exactamente desagradable, exceptuando al culpable de sus anteriores arcadas. "¿Qué coño le pasa a ese ser? ¿No se cepilla? ¿¡De donde viene no se ha descubierto el agua!?" pensó desconcertado al identificar al ser pequeño que había venido con el lagarto y era similar a los otros seres grandes.

Con cautela, Colmillo se posicionó cerca del lagarto, concentrándose todo lo posible en su olor e intentando que la distancia con el ser maloliente fuera siempre lo suficientemente grande.
Isma
Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad

Personajes :
Síntomas : En ocasiones se desconcentra con más facilidad.
Armas :
  • Adam: Cimitarra y cuerpo de caballo. La incomodidad
  • Damian: Dientes
    Daga

Status : muñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñones
Humor : ajjaj

Prisión - Página 5 Empty Re: Prisión

07/03/23, 11:20 am
No parecía muy simpático el crestitas. Damian lo miraba con algo de incredulidad pues no entendía nada. Prefirió ignorarlo, aunque sí que lo mosqueó ese tono tan autoritario.

Fijándose en las acciones del lagarto, pudo ver de nuevo al chucho salir al pasillo de nuevo. Esa criatura se fijó en todos pero cuando viese a Damian se toparía con un rostro serio, de desagrado. Solo de ver esa clase de animales el circense se llenaba de pensamientos negativos. Lo juzgaba sin conocerlo, sin saber que podría ser más que un canino a dos patas pero para el italiano fue más que suficiente para meterlo en su lista negra por ahora.

Luego se percató de las acciones del chaval mediano, señalando al musculoso y expresando palabras. La primera la pudo pillar, era su nombre.

Ethaaan—repitió por lo bajo después del chico. Alzó las cejas cuando el lagarto morado respondió lo que parecía ser su nombre también, arqueando sus labios en forma de “o”—. Rayín —repitió equivocándose un poco. Animado alzó sus dos brazos, señalando su cabeza llamando la atención de todos—. ¡Damian! ¡Damian! ¡Damian! ¡Damian! ¡Damian! —repitió muchas veces, gastando su nombre hasta el infinito para que se enterasen.

Si bien estaba algo apegado al señor Rayín, Damian se aseguraría de tener en una distancia prudencial al animal. Optaría por estar cerca del musculoso, Ethan y el de pelo largo de quien tampoco entendió nada. Era el más pequeño de los tres, eso le llamó la atención.
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.
Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 9/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Prisión - Página 5 Empty Re: Prisión

07/03/23, 12:12 pm
Las buenas intenciones de Aniol quedaron mermadas cuando el hombre grande de la cresta rosa negó con la cabeza y se le quedó mirando con una ceja levantada. El niño retrocedió, sin atreverse a dibujar más corazones con los dedos ante semejante muchacho con malas pulgas. Después pareció reñirle al otro churumbel en ese inglés suyo tan cerrado y feo, el otro joven pronunciaba mucho más bonito aunque sin entender nada le daba la sensación de que tampoco se trataba del inglés clásico que le mostraban en el colegio. Casi por costumbre se puso un poco de puntillas cuando Ethan le tocó la cabeza y dijo la palabra “Amigo”, es lo que solía hacer cuando su hermana mayor le revolvía el pelo para darle los buenos días antes de prepararle chocolate caliente.

Frieng—repitió con esfuerzo y una sonrisa tímida. Se apresuró a quitarse la capucha con los cuernos de reno y tras recordar los nombres de los demás se presentó con lentitud— Aniooooooooooooooooooooooool, soooooy Anioooooooool —luego emitió una pequeña risita nerviosa cuando el niño que repetía la palabra “Damian” hasta el infinito llamó mal al lagarto gigante por su nombre. Le seguía imponiendo su aspecto tan extraño pero le daba muchísimo menos pavor que el hombre de la chaqueta de cuero— Rayín —secundó un poco más tranquilo al ver que el ambiente ya no estaba tan cargado.

El Señor Perro Grande salió de su escondite y aliviado por la culpa Aniol siguió las indicaciones suaves de Ethan para que le siguiera. Antes de salir de aquel lúgubre sitio se giró hacia la persona con protuberancias y del pañuelo azul y movió la mano que tenía libre para despedirse, sin saber si volverían a verse. Esperaba que sí porque seguía teniendo miedo a lo desconocido y deseaba estar rodeado de gente.

En lo más profundo de su ser anhelaba un paisaje helado lleno de pinos coronados por dulces y a lo lejos un tren enorme como en la película de Polar Express.

Sigue en Plaza de la fuente.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Jack
Jack

Ficha de cosechado
Nombre: Tawar
Especie: Repobladore de la montaña
Habilidades: Artesanía, habilidad manual y resistencia
Personajes :
Jack: Vampiro de humo terrícola.
Atol/Skarog: Helión libense.
Alice/Onyx: Onycemante terrícola.
Tesón/Eterno: fantasma roquense, sin magia.
Sinceridad: Argos magnético roquense de Tierra Bruja.
Pefka: Lenguaraz hijo de Luna Kepryna.
Tawar: Repobladore de la montaña

Unidades mágicas : 12/12
Armas : Jack: dos espadas. Magia.
Atol: lanza, espada y escudo. Magia.
Alice: magia y onyces. Espada o arco.
Sinceridad: arco, jabalinas, espada/lanza y escudo.
Pefka: lo que pille, normalmente machete y arco


Humor : Os falta bosque, gigantes

Prisión - Página 5 Empty Re: Prisión

07/03/23, 07:24 pm
Le repobladore habría deseado no escuchar nada. No entendía nada. Venían voces de todos los gigantes, tonos diferentes, actitudes e intenciones opuestas. Había visto a un par de ellos señalarse y repetir el mismo sonido varias veces, y elle misme había movido los labios intentando imitarles pero sin pronunciar sonido alguno. Si se estaban presentando o dando a conocer de alguna manera entre sí, elle no podría en mitad de semejante algarabía. ¿Cómo iba a explicarles que su nombre lo llevaba tatuado, que se escribía con un ritmo concreto y que se pronunciaba de cierta manera en mitad de semejante escándalo? No podría ni hacerse notar... ¡Y por la Flora, ni siquiera confiaba en ellos! Bueno... quizás un poco sí en el gigante de cuernos que le había tapado y en el escamoso, que parecía llamarse Reghin o algo así. Así que, intentó llamar la atención del primero dándole unos toques suaves en sus dedos mientras silbaba para que el escamoso también se fijara en elle. En cuanto le miraron, se irguió sobre sus dos piernas, extendió los brazos y después palmeó suavemente sus tatuajes uno detrás de otro. A la vez, acompañó el gesto con su nombre, pronunciado lentamente y abriendo mucho la boca. Si los depredadores no habían escuchado a los gigantes, mucho menos le escucharían a elle.
¡T-A-W-A-R, Tawar!

Algunos de los gigantes siguieron moviéndose por los túneles de roca. Se indicaban con gestos qué camino debían seguir, y le repobladore solo sabría quedarse quietecite en la mano donde le llevaban, a la espera de lo que viniera después.

Sigue en Plaza de la Fuente


Última edición por Jack el 10/03/23, 10:08 pm, editado 1 vez

_________________________________________

No Hope. No Dreams. No Love.
My Only Escape Is Underground
Tak
Tak
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Airi
Especie: Sanaí
Habilidades: Habilidad manual, memoria, imaginación.

Personajes :
Gael/Koval: fuego fatuo terrícola.
Kin: demonio raigaurum irrense.
Ayne: anima sinhadre.
Eara: sinhadre sin esencia.
Nime: demonio mineral libense.
Iemai: cercana, fallecida.
Airi: sanaí.


Unidades mágicas : 8/8

Síntomas : Tendencia a alargar sus baños.

Armas :
Gael/Koval: espadas rectas, maza y quimeras.
Kin: alfanje y guan dao.
Ayne: sable.
Eara: ballesta de repetición.
Nime: dagas.
Airi: diálogo y esconderse.


Status : (ノ☉ヮ⚆)ノ ⌒*:・゚✧

Prisión - Página 5 Empty Re: Prisión

08/03/23, 01:09 am
Algunos de los presentes empezaron a decir palabras muy despacio y señalándose –excepto el niño inquieto, él precisamente despacio no lo dijo–, y Airi asumió que estaban intentando comunicar sus nombres. Si no lo era, al menos tenía una palabra para referirse a ellos por el momento. Estaba resultando absolutamente frustrante no poder comunicarse, tenía costumbre de que si pasaba gente de fuera por su aldea, siempre podían hablar, aunque fuese en lenguaje de signos y existieran algunas diferencias en cómo usaban los gestos.

Airi iba a intentar comunicar su nombre cuando sintió unos toquecitos en su mano y vio a la persona-planta mirándole. Le asustó un poco sentir sus diminutos dedos tocándole la piel, pero enseguida se dio cuenta de que no le iba a hacer daño. Solo quería hacer lo mismo que los demás.
¿Ta…guar? —repitió. En cierto modo le sorprendía lo clara que era la pronunciación de la criatura. Entonces se puso la mano libre en el pecho y, mirándolos a todos uno por uno, dijo—: Airi.
Añadió una pequeña reverencia, tal vez un gesto incomprensible para los demás, que en lenguaje de signos significaba que era un gusto conocer a la otra persona.

Tras aquello algunos se pusieron en marcha hacia el exterior. Airi también quería tratar de identificar el lugar al que los habían traído, pero decidió esperar en el hueco de la escalera, observando cómo el reptil trataba de hablar con el aarko una vez más. Cuando los otros pasaron a su lado para irse, Airi vio cómo el niño de las decoraciones en la cabeza le hacía un gesto; por su expresión no parecía nada malo, así que se lo devolvió, con la esperanza de que fuera lo correcto.

Finalmente, el aarko bípedo decidió confiar en el reptil –Rag yin, se recordó–, y se pusieron en marcha también. Algunos gestos del peludo le recordaban de verdad a los aarkos, y eso hizo que lograra dejar de tenerle miedo. Le encantaría hacerle preguntas a todos, si pudiera. Mientras bajaba las escaleras miró a Taguar y se preguntó si preferiría caminar a ser llevado, pero no sabía cómo hacerle aquella pregunta, así que le prestó ambas manos para apoyarse sin bloquear sus movimientos, de forma que tuviese libertad. Al menos había empezado a perder el miedo de que le pinchara.
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Prisión - Página 5 Empty Re: Prisión

08/03/23, 04:03 pm
No podía decir que hubiese entendido lo que trataba de decirle el lobo, pero parecía encontrarse mejor, lo cual le alivió. Se fijó entonces en el niño que estaba repitiendo nombres, sonriendo un poco cuando pronunció el suyo con cierta dificultad. El niño parecía llamarse algo como Daniän, pero no podía asegurarlo porque lo estaba diciendo muy deprisa y demasiadas veces. Le apenó notar que Daniän también parecía desconfiar de la persona lobo sin aparente justificación, pues estaba claro que tampoco se entendían. El otro niño pequeño también se presentó pero su caso también le costó entenderlo, pero por querer marcarlo demasiado. Agnöl era lo que había entendido por el momento, pero posiblemente tampoco era correcto. Le causaba cierta gracia como ambos niños habían pronunciado mal su nombre de la misma forma, no obstante.

Daniän decidió adelantarse junto a los otros que probablemente eran de su especie, por lo que permaneció un tanto atrasado junto a los que quedaban, a tiempo para oír por primera vez como la criatura chiquitita envuelta en el pañuelo de la otra persona, emitía algo más que silbidos. Parecía estar presentándose también. Rägjynn no estaba seguro, pero este sí creía haberlo entendido bien. Y a continuación la que quedaba: la persona de pelo azul también se presentó.

Tawar… ¿Ëiry? —señaló a cada uno, mostrándose mucho más dubitativo al pronunciar el segundo nombre.
La persona lobo aún no había dicho su nombre, pero tampoco sabía el nombre de todos a los que había visto. Y sabía que como mínimo había una persona más que no se encontraba allí. Suponía que ya había salido en la dirección a la que parecían dirigirse Ethan, Dänian, Agnöl y el de la cresta rosa. Hizo un gesto de asentimiento y señaló la puerta hacia los que estaban con él y comenzó a caminar hacia el exterior con suma cautela.
Muffie
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación
Personajes :
Wednesday: Vouivre humana británica.
Karime: Licántropa loba libense de la capital.
Kimbra: Demonio rakshasa krabelinense Hija de Lunas engendro.
Irenneil: Brujo de la cera aurva sinhadre.
Edén Damkinea: Atlante daeliciano de la Ciudad del Norte.
Szczenyak//Colmillo: vittya zawodny nómada.



Unidades mágicas : 5/5
Heridas/enfermedades :
Ka: Le falta el ojo izquierdo.
Colmillo: Tiene partido el colmillo derecho.


Síntomas : Gusto por dibujar trazos sin ton ni son cuando vacía la mente.
Armas :
Wen: Guadaña doble y arco.
Ka: Espadas gemelas, arco y dardos.
Kim: Arco, machetes y dagas.
Neil: Cuchara de madera y cera.
Edén: Magia y sonrisas amables.
Colmillo: inutilidad.



Humor : Absurdo

Prisión - Página 5 Empty Re: Prisión

08/03/23, 06:07 pm

Colmillo se quedó mirando al grupo mientras estos intercambiaban palabras muy extrañas, pero en seguida dedujo que se estaban presentando, ya que parecían estar repitiendo las palabras que decían otro. "¡Por los jodidos cojones de Zrogie! ¿¡El matojo de hierba acaba de hablar!?" pensó entre horrorizado y desconcertado al ver que lo que en un principio había pensado que era un ramito de flores que había pasado por alto tranquilamente, era un ser hablante y aparentemente con conciencia. Por un momento, este descubrimiento descolocó profundamente a Colmillo, pero no tardó en darse cuenta de que llevaba descolocado desde que Matka se había aparecido frente a él y que esto era solo una más de las miles de rarezas con las que aparentemente ahora estaba condenado a encontrarse a cada paso de su camino. "Por lo menos, se puede decir que su anatomía también tiene cierto sentido... de alguna manera... creo" pensó con más duda que seguridad.

-Szczenyak -dijo señalándose a sí mismo-. S-z-c-z-e-n-y-a-k -repitió lentamente para ponérselo más fácil a aquellos seres.

Aunque aquel no era el nombre al que más acostumbrado estaba, ya que sus hermanos, su nana y a veces hasta sus padres preferían llamarle Colmillo, no tenía ningún interés en presentarse a esa gente con un nombre decididamente tan infantil. A su familia, por supuesto, se lo permitía por ser su familia, aunque en realidad no es que pudiera hacer nada para evitarlo, pero aquellos eran unos completos desconocidos y no iba a permitir que le llamaran con tanta familiaridad.

Respecto a los nombres de los demás, Colmillo creyó quedarse al menos con el nombre de la planta, el ser de pelo azul y cuernos, y el lagarto, pero supuso que más adelante tendría que volver a preguntárselo, si es que descubría cómo comunicarse con ellos más allá de gestos. Además, estaba seguro de que sus compañeros tampoco habían cogido bien los nombres de los demás si se comparaba lo que uno había pronunciado con lo repetido por el otro.

Aunque el vittya se sentía bastante más seguro manteniéndose a una distancia prundencial de un par de pasos de la habitación en la que había despertado, entendió la necesidad que parecían tener todos de salir a explorar y, aunque a Colmillo no le había gustado nada lo que había visto por su ventana, decidió seguirles caminando justo detrás del lagarto, aunque quedó quieto por un momento en la puerta de salida, buscando con la mirada la fuente o barreño lleno de agua que tendría que haber cerca. Y no porque quisiera lavarse las manos o los pies para salir al exterior, ya que eso sería absurdo, sino esperando que hubiera una jarra cerca o algún tipo de agua corriente donde pudiera beber, ya que su boca se había mantenido seca y pastosa desde que se despertó. Al no encontrar lo que buscaba, Colmillo frunció el hocico molesto y pensó por enésima vez que aquel era un lugar de lo más extraño.


Sigue en Plaza de la Fuente.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."
Liebre
Liebre

Ficha de cosechado
Nombre: Aria
Especie: Humana
Habilidades: Olfato fino, intuición, dibujo
Personajes : Aria: Humana Irlandesa (165mts)


Prisión - Página 5 Empty Re: Prisión

21/07/23, 07:37 pm
Aria podía sentir como levantaba temperatura, intentó con sus manos buscar la colcha para arroparse mejor y esperar a que llegara su mamá. Al no encontrar con qué arroparse, solamente se cerró un poco más su rebeca e intentó seguir durmiendo. El cansancio la devoraba…

Pasaron las horas y aún su mamá no venía -aunque tal vez solo habían pasado minutos, cómo saberlo. Cuando tenés fiebre tu cerebro funciona raro-, el frío se acrecienta y Aria cada vez se siente a peor… A las… ¿horas? Escucha mucho jaleo, ¿con quién hablan sus papás? No logra entender nada, ha de ser la fiebre…

Aria siente que ha pasado mucho tiempo, su mamá no viene, tiene la garganta seca y los ataques de tos se hacen cada vez más continuos e intensos, <<¿por qué no estará prendida la calefacción? >> se pregunta y principalmente: ¿Qué le sucedió a sus sabanas y mantas? Y es en esa sensación de letargo y agotamiento donde empieza a recordar ese extraño sueño que tuvo: Estaba en cama, escondida bajos las mantas para que sus papás no la descubrieran, estaba leyendo fuera de la hora, cuando un ataque de tos la hace salir de su guarida y sentada estaba una mujer… Le habló de que era especial y de una oportunidad de vivir las aventuras soñadas, podría salir del cuarto, sin cuidados ni precauciones… Le aseguro que no sería una princesa de cuentos…

Aria no podía más, escuchó ruidos de voces: jóvenes, niños… ¿Qué estaba sucediendo? Claramente su mamá no vendría, tendría que levantarse y tal vez luego podría exagerar su situación y chantajearles con que la dejaron sola y abandonada para ver si conseguía que le comparan el último CD que quería… Sus ojos se sentían tan pesados, como cuando le dio conjuntivitis, le costó muchísimo tratar de abrirlos y conforme lo hacía, se daba cuenta que las cosas no eran como ella lo esperaba… Su nariz fue quien primero se percató, había un olor a humedad y polvo, a algo viejo… Ella olía a sudor y su ropa tenía esa sensación de humedad propia de la fiebre…

La imagen que le transmitieron sus ojos -cuando logró abrirlos- la hizo palidecer. ¡¿DÓNDE ESTABA?! A la “habitación” le faltaba media pared, estaba llena de telarañas y polvo, solamente eran muros grises u oscuros, y estuvo acostada en unas tablas roídas y ¡¿UN SACO?! Por el pequeño agujero que la dejaba con 3 ½ paredes se veía la silueta de una ciudad recortada en la oscuridad de la noche… Y en esos momentos Aria empezó a entenderlo. No estaba en su casa y lo que soñó, no fue un sueño…


Pasó varias horas sentada en su “cama” intentando poner en funcionamiento su cuerpo. La fiebre volvió a reclamarle y la humedad del sitio no colaboraba, pronto se halló tiritando en ese lugar. Akeyo le dijo que era especial, estas no son formas de tratar a alguien especial… Ya vendrá y Aria tendrá tiempo de reclamarle el que la hayan dejado sin supervisión. Esperó y esperó, pero conforme la noche daba paso a la luz del alba, Aria fue consciente de que nadie vendría a buscarla… ¿Y si la habían abandonado ahí?
Decidió aprovechar los primeros rastros de luz para ponerse en movimiento, se enfundó en sus pantuflas de conejo y se protegió bien con su rebeca, ya se encontraría a los criados de este castillo. Tal vez Akeyo la había dejado al cuidado de ellos y por culpa de ellos es que ella estaba sufriendo. Conforme se levantaba de cama, sintió un fuerte dolor en su brazo derecho -como cuando le tomaban muestras de sangre-, se liberó la manga de su pijama y a pesar de lo oscura de la noche, podía ver un moretón gigantesco en su brazo, le habían sacado sangre… ¿Estaría en alguna clase de hospital?

Aria caminó lentamente midiendo sus pasos, temiendo desplomarse. Se sentía muy débil y la fiebre le había dejado una sed terrible, se apoyó en la puerta jadeando y con sorpresa vio como esta cedía lentamente hacia delante… El panorama del “pasillo” encajaba completamente con “su” habitación; roca desnuda, polvo y humedad. Aria intentó llamar a alguien en ese vacío penumbral, pero un ataque de tos le cortó la voz y solo escuchó como el eco replicaba su acceso de tos a la lejanía. Estaba sola, caminó apoyándose en la pared hasta que encontró unas escaleras. Ahí quiso intentar nuevamente llamar por ayuda: —¿Ho… Hola?— un ataque de tos interrumpió cualquier otro intento que hubiera tenido en hablar y sentía como su garganta sufría ante aquel esfuerzo. Necesitaba beber algo y lo necesitaba con urgencia.

Cuando su acceso de tos por fin finalizó, Aria se enfrentó de vuelta al silencio de este lugar. << Tal vez los criados están abajo>> pensó mientras iba apoyándose en la pared y descendía las escaleras de piedra… La siguiente planta era una imitación del lugar que acababa de abandonar, puertas de madera desvencijadas a los laterales y un pasillo oscuro y viejo. Aunque, gracias a la ligera luz que se filtraba pudo ver huellas en el polvo y ¿una puerta tirada? << Entonces este era el ruido que escuchaba mientras dormía… ¿Pero cuánto tiempo ha pasado? ¿Y por qué no me despertaron? >>.

En este punto las fuerzas de Aria ya empezaron a flaquear, su fiebre otra vez subía y no se sentía con energías de seguir recorriendo este castillo. Buscó alguna de las habitaciones abiertas alguna que brindara una cama y la mejor opción que encontró fue una donde había una tabla sujeta a la pared por cadenas. Y se acurrucó llorando en ese sitio, esperando que su fiebre pasara y alguien la rescatara…


La luz del día que se colaba por los múltiples huecos del pasillo la despertó, seguía estando sola, con frío, hambre y sed. Era claro que nadie la asistiría, Aria tenía demasiadas dudas y una sola certeza: estaba sola, abrumadoramente sola… No había campanilla, ni botón de pánico, ni enfermeras rondando cada poca hora. De verdad estaba sola y esa certeza pesaba más que cualquier otra realidad…

Con la valentía que te brinda la soledad, Aria decidió bajar las escaleras restantes para encontrar prontamente a la servidumbre del castillo y reclamarles los pésimos cuidados con que la habían atendido, más teniendo en cuenta su delicada salud y por encima de todo su especial condición… Pero ¿qué es lo que la hacía especial? Akeyo nunca se lo dijo…



Última edición por Liebre el 23/07/23, 04:20 pm, editado 1 vez (Razón : Poner el Sigue En)
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.