Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Faro
por Bellota Ayer a las 09:12 pm

» Torreón Letargo
por Tak Ayer a las 06:05 pm

» El Macetero
por Giniroryu Ayer a las 03:25 pm

» Torreón Maciel
por chicoaeseg15 Ayer a las 10:19 am

» Feliz navidad
por Yber 21/10/17, 09:54 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35850 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Avenida de las Casas Carnívoras

Ir a la página : Precedente  1 ... 9 ... 14, 15, 16

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 16 de 16.]

1 Avenida de las Casas Carnívoras el 02/08/11, 06:45 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Las casas de esta avenida están en bastantes buenas condiciones, o esa es la imagen que dan. Son capaces de crear ilusiones para tentarte e invitarte a entrar en ellas, para así poder devorarte. Antiguamente no había más que una, pero dado su éxito pudo reproducirse.


181 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 30/09/15, 10:31 pm

Goliat


Le había preguntado a dama Estribo si iba a conseguir una montura chula, aunque no era "eso" a lo que se refería.

Subirse encima de uno de sus compañeros de torreón era raro. Más raro cuando recordaba que el día anterior era un humano normal y corriente (dentro de las posibilidades de todos) y no un tigre. Le costó sujetarse mientras tenía las manos ocupadas por cosas, y aunque trató de pensar en él como en una moto, la cosa simplemente no cuajó. Agazapó el cuerpo contra el licántropo para evitar desgracias hasta que el felino aminoró la marcha, en lo que decidió bajarse por cuenta propia y continuar a pie.
La niebla, al igual que a cualquier ser con los ojos regulares de un humano, le impedía ver con claridad. Sumado a los mareos que le producía su nuevo ángulo de visión, tuvo que guiarse por Devoss y Varsai en lugar de fiarse de sus propios sentidos.

Cuando por fin volvió a ver, se alivió. La silueta de Roaxen estaba muy próxima a la de Irianna, no había rastros de Sigrún (o al menos eso creyó de un primer vistazo), pero Sekkeh...

«Decidme que no llegamos tarde, por favor.»

Echó a correr hasta el cuerpo del rubio, haciendo un gesto que bien podía significar "hola" y "tiempo muerto" a los demás al llegar a su lado. Le sorprendió la amabilidad de Roaxen con la idrina, la cual a simple vista se mantenía igual a excepción de la extraña niebla que se condensaba a su alrededor, y aunque la curiosidad le picase de forma brutal por saber que había pasado, tenía que ocuparse del rubio primero. El intara parecía inconsciente, y ¿había estado echando humo? Después de observar a Rasqa y a Ruth, supuso de forma errónea que su transformación consistiese en algo por el estilo. La cantidad de sangre que había a su alrededor, sumado a las grietas que se habían formado en torno a su cuerpo le hicieron un terrible nudo en la garganta. Se agachó junto a él, esperando no poner nerviosa a Irianna por su reciente pérdida de cabeza, reconsiderando el pinchar el cuerpo de su amigo con un palo por si acaso quemaba, sudaba ácido o similares: por lo visto el xolnita había tenido la misma idea que él segundos atrás.

«¿Qué es lo que ha pasado?» —dejó la libreta en el suelo para poder pinchar un costado de Sekkeh con el bolígrafo, tratando de ocultar la angustia de sus pensamientos.— «¿Y Sigrún?»

182 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 30/09/15, 11:17 pm

Giniroryu


GM
Al principio apenas fue consciente de que Roaxen estaba hablándole, pero el contacto de su mano en el hombro le hizo sobresaltarse, provocando que la niebla se dispersase un poco. Levantó la cabeza de sus rodillas, aunque su mirada se clavó en el cuerpo humeante, aunque cada vez menos, de Sekkeh y permaneció rígida en aquella postura, sin mirar hacia el xolnita. Mientras escuchaba al capellán tratando de infundirle ánimo, ella tan solo temblaba ligeramente. No tenía muy claro por qué lo hacía; no sabía si era el contacto de la mano en su hombro o si había empezado a asimilar todo lo que estaba pasando y ello se manifestaba de aquella forma. Probablemente ambas cosas. Tan solo se giró hacia Roaxen cuando le tendió una mano. Una de las suyas comenzó a moverse por inercia, dubitativa. Pero sabía que el xolnita tenía razón. Ella era la única en buenas condiciones y los demás le necesitaban. En aquel instante, mientras observaba los el vacío infinito que eran ahora los ojos del capellán, se sintió terriblemente egoísta. Pero no podía permitir mortificarse por ello en aquel instante.

Dejó caer su mano antes de llegar a tocar la de Roaxen, no obstante, cuando sintió a Varsai lanzarse hacia ella a una velocidad imposible. Fue entonces cuando vio por primera vez los cambios que habían sufrido ella y Devoss… Apenas podía creérselo. El lametón de la varmana no consiguió reacción alguna en ella, pues todavía estaba asimilando que se habían transformado en felinos. No sabía que decir, e inconscientemente colocó una de sus manos sobre la cabeza peluda del leopardo que era Varsai mientras observaba como el tigre que antes había sido humano se sentaba cerca.
¿Por qué os ha sucedido esto y yo…? ¡Jace!

La voz en su mente le hizo mirar en dirección al estadounidense y, aunque ya había captado algo imposible en él con anterioridad, no fue hasta que lo vio con sus propios ojos que se dio cuenta de que era lo que había sucedido con él. Nadie mejor que ella podía saber en aquel momento con toda certeza, estando en el interior de la niebla, que seguía vivo, pero parecía que aquella noche iba a necesitar deshacerse de la lógica para prevenir intentar despertar de alguna clase de pesadilla que incluía una buena dosis de imaginación. La impresión inicial le había hecho levantarse de golpe, no obstante, y el banco de niebla había vuelto a expandirse, haciéndose el elemento alrededor del grupo menos espeso y por tanto permitiendo mejor visibilidad.

Sekkeh está vivo, puedo sentirlo —le aseguró al humano sin ser capaz de despegar la mirada del lugar que antes había ocupado su cabeza.
El humo que surgía de su cuello se entremezclaba con la niebla, aunque ella de alguna manera era capaz de notar de forma definida donde empezaba y terminaba cada uno, como si alguien hubiese marcado con tinta el contorno del humo que emanaba de Jace.
>>Tal vez sea una pregunta estúpida pero… ¿estás bien, Jace? Quiero decir… Ya sabes… —Sacudió la cabeza, tratando de ordenar sus pensamientos—. Sigrún está muerto, su cuerpo está ahí —se apresuró a responder a su pregunta, señalando en la dirección debida—. Él… intentó atacarnos a Sekkeh y a mí, controlaba alguna clase de seres invisibles.

Quiso seguir explicándose y aclarar lo que había ocurrido, pero un nudo en su garganta la previno de continuar mientras se fijaba en qué era lo que había hecho Roaxen sobre el cadáver del albino. Se vio obligada a desterrar los recuerdos que tenía en común con el difunto, de cuando practicaban magia juntos. Necesitaba endurecerse. Al fin y al cabo él había matado a Vorela y sentir alguna clase de compasión por un asesino no iba a ayudarla en nada. Pero no era tan sencillo, especialmente cuando había existido una posibilidad de que ella hubiese podido evitar la muerte de la libense.

183 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 02/10/15, 07:11 am

Leonart


???

Algo herido en el orgullo, el ulterano retiró su mano, como si le hubieran quemado. Sentia que la idrina no terminaba de fiarse de el, aun a pesar que no hubiera creado ningun altercado en los últimos meses y, si acaso, habia estado trabajando dentro de lo que podia por la armonia en aquel zoo de alienigenas. O quizás era su nuevo y horrible aspecto. Si algo sabia, era que el mismo no se fiaria de alguien con su porte.
Y en seguida llegó el circo para descubrir la situación, el xolnita entonces habia optado por lentamente desfasarse en el colectivo de aquel pequeño grupo, pero manteniendo ciertas distancias.

No era más que ruido de fondo, pero el ulterano comenzó a sentir ganas de vomitar y, si algo sabia el por experiencia, era que este último vómito no era de bilis sino de palabras y el mantenerse callado le resultó un suplicio.
-Jace y todos los demás están bien. Salvo el reptil, que tenia mala pinta, pero un "medico" y un sequito de monstruos se ha quedado con el. Si me preguntasen a mi, yo le hubiera pedido la licencia antes de dejarle a dos metros de nadie.-respondió distraidamente.-Y, ¡Ah! ya que es cierto. Los "ciudadanos" de esta ciudad ya nos pueden saludar y comentar, jocosamente, lo mucho que sufrieron durante sus cosechas con nostalgia brillando en sus nuevos y multiples monstruosos ojos.-dijo con una voz ridicula, para luego volver a sonar serio y amargado.-Una parodia de civilización, eso es lo que esta ciudad es.-

184 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 02/10/15, 10:18 pm

Dal


Varsai siguió tumbada junto a Irianna y ronroneó más fuerte cuando ésta le acarició la cabeza.

Ignoró la pregunta hacia Jace ya que evidentemente el humano estaba bien, descabezado quizá pero bien al fin y al cabo. Lo que le molestó mucho fue el comentario de Roaxen, él había ido en contra del grupo durante meses, aún seguía siendo desagradable con bastante gente y para colmo ni siquiera sabía el nombre de Rasqa. Echaba pestes del humano que les había ayudado cuando todo lo que había hecho él era quejarse.

Poniendo los ojos en blanco la leopardo se levantó y le soltó un bufido que básicamente sonaba a "Cállate". Le hizo gestos a Irianna para que se levantase y luego fue a comprobar el cuerpo de Sekkeh que aún humeaba levemente.

Sería mejor que fuesen regresando al torreón antes de que alguna bestia decidiese ir tras ellos.

185 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 03/10/15, 01:49 pm

Seth8


Como era de esperar la idrina se quedó pasmada. Incluso a él le resultaba raro,hace nada era un humano con miedo al astro rojo. Y ahora era un felino sentado en el suelo de una ciudad asesina. Estaba muy preocupado por Sekk, no sabía lo que le había pasado para que estuviera tirado de esa manera. Miró el cuerpo muerto de Sigrún sin dolor, había intentado matar a sus compañeros. <<Que se joda, demasiado teníamos que aguantar para que este también fuera un problema>>

El comentario del ulterano lo sacó de quicio, como siempre hacía. Ya le era al holandés difícil controlar sus instintos, más aún si venía un mono a repartir folletos en un día apocalíptico y Roaxen diciendo gilipolleces. Le habría contestado un “Si, esto es una parodia de civilización. Lo sabemos desde que llegamos a este mundo. ¡Pero claro! ¿Cómo ibas a saberlo tú si has estado todo el rato metido en esa habitación y sólo salías para molestarnos?” Pero por desgracia no estaba capacitado para hablar bajo esa forma.

Hizo un gruñido dando a entender al igual que Varsai su desacuerdo. Ese humano había hecho más por ellos que la cizaña en todo un año. Se levantó y esperó a que los demás estuvieran listos para irse. <<Espero que Sekk despierte para que le pegue a Roaxen otro puñetazo>>

186 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 03/10/15, 10:39 pm

Goliat

avatar
Una risa se extendió por la mente del resto, dejando claro que la pérdida de su cabeza no le resultaba ahora tan preocupante, sumado al relax que le producía saber que Sekkeh estaba medianamente bien. Ni siquiera se había percatado de que de su cuello había empezado a salir humo, por lo que pasó rápidamente la mano por el corte y se encogió de hombros.

«Ey, no te preocupes, de verdad. Sé que es raro de la hostia, pero no me enteré de cuando se me calló. No ha dolido ni nada.» —reafirmó las palabras de Roaxen respecto a su buen estado.— «Al principio fue bastante horrible, no podía ni ver, ni oír ni hablar, y ahora veo en todas las direcciones y me mareo un montón... pero oye, podría haber sido peor. ¿Tú estás bien, Irianna?»
Sus pensamientos estaban cargados de sinceridad, tratando de hacer aquello menos monstruoso de lo que era.

Se levantó dubitativo, mientras Roaxen escupía sus palabras para acercarse al cuerpo de Sigrún. La imagen no era agradable, y aunque en su vida hubiera visto muchas caras destrozadas por puños americanos y ojos morados, prácticamente negros de los golpes, aquel cuerpo inerte era mucho peor. El ácido del ulterano era algo que no quería probar jamás.
Rocavarancolia, sin embargo, le había hecho más frío en cierto sentido. Todo lo sucedido en ese mismo día le había hecho compadecerse menos de gente así, y sinceramente, de haber estado él presente Sigrún la hubiera pasado incluso peor. Le dio un golpecito al cadáver con el pie para dar después media vuelta hasta el grupo, poniéndole una mano en el hombro al xolnita.

«Tío, me temo que ahora nosotros también formamos parte del séquito de monstruos, quieras o no. A mi también me parece...» —una serie de pensamientos abstractos desagradables que sentía por la ciudad le inundaron, sin dar con la palabra adecuada.— «Pero los "monstruos" que hay en nuestra casa ahora mismo se han ofrecido a ayudarnos, y prefiero su parodia de civilización a no tener civilización ninguna. Ahora, si no os importa...»

Alzó la cabeza con una mano, como si fuese una simple pelota.

«¿Alguien me lleva esto y la libreta en el camino? Puedo cargar con Sekk, pero no con todo lo demás.» —se colocó al lado del intara, tratando de incorporarlo con el brazo libre para echárselo en los hombros.—«¡Joder, el tío este está como una estufa!»


_________________________________________

Spoiler:




x:



187 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 05/10/15, 02:11 pm

Giniroryu

avatar
GM
Aquella noche no iba a tener más remedio que aceptar lo imposible. Según Jace hablaba en su mente, la idrina tenía cada vez más claro que una persona sin cabeza, viva y pudiendo ver y escuchar a pesar de ello solo iba a ser el principio. Varsai y Devoss se habían convertido en felinos y Roaxen tenía una cola de escorpión. En el fondo, el humano mayor no desentonaba tanto en la estampa.
Yo estoy bien; gracias, Jace —le respondió mirando hacia el humo que salía de su cuello.

A continuación se enteró de que al parecer habían tenido visitantes en el torreón, ciudadanos de Rocavarancolia que se habían acercado a echarles una mano. Era un alivio saber que existían personas dispuestas a ayudar en la ciudad de los horrores. Hizo caso omiso a los comentarios ácidos de Roaxen, aunque no se le escapó de su discurso el hecho de que al parecer aquellos misteriosos visitantes habían pasado por lo mismo que ellos en algún momento, y prestó toda su atención a Jace.
Sí, debemos irnos. El cadáver de Sigrún podría atraer a algún carroñero…
Mientras hablaba, la lacustre le dirigió la que se prometió que sería la última mirada al albino.

La visión del humano alzando su cabeza resultaba perturbadora y la idrina dedicó una breve mirada a su alrededor cuando pidió si se la podían llevar junto a su libreta. Vacilante, se acercó para recoger el utensilio, ganando tiempo antes de decidir qué hacer al respecto de la cabeza. Varsai y Devoss ya no tenían manos y no estaba segura de que el xolnita fuese a ofrecerse. Por suerte, Irianna dio con una solución enseguida al recordar que había logrado elevarse a sí misma en el aire.
La llevaré yo mediante un hechizo de levitación. Es tu cabeza, no creo que quieras que se caiga por error —le dijo para convencer tanto al interpelado como a sí misma de que aquella era la opción más lógica.

Una vez listos para emprender la vuelta a Letargo, la idrina encabezó la marcha con la cabeza de Jace flotando en el aire a unos centímetros frente a ella y la libreta en las manos, evitando mirar atrás. De todos modos no necesitaba hacerlo: sentía cualquier cosa que se encontrase en el interior del banco de niebla. Se dio cuenta de que podía notar toda clase de presencias y objetos en la distancia, aunque eran un galimatías que se volvía más indescifrable a medida que aumentaba la distancia. La niebla no parecía tener nada de especial a simple vista. Los demás no habían dado muestras de poder sentir nada en su interior como le sucedía a la lacustre. ¿Qué significaba aquello? Irianna únicamente tenía clara dos cosas: tal vez no había cambiado por fuera más que un detalle nimio como su color de ojos, pero en su interior se sentía diferente; y la niebla era el principal factor de dicho cambio. ¿Era esa niebla el poder que le había prometido Miseria Nombre?

Torreón Letargo.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 16 de 16.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 9 ... 14, 15, 16

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.