Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Sede de los Taumaturgos
por Goliat Ayer a las 11:32 pm

» Pozos
por Harek 14/06/19, 01:03 pm

» Torreón Sendar
por Cuervo 14/06/19, 11:35 am

» La resaca. (Tras el desfile de la bahía)
por Reifon 14/06/19, 04:14 am

» El Cuchitril
por Lupin 12/06/19, 03:18 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 182 miembros registrados.
El último usuario registrado es Mrrblake

Nuestros miembros han publicado un total de 40062 mensajes en 757 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Oeste » Plaza de la Fuente

Plaza de la Fuente

Ir a la página : Precedente  1 ... 23 ... 42, 43, 44

Ir abajo  Mensaje [Página 44 de 44.]

1Plaza de la Fuente - Página 44 Empty Plaza de la Fuente el 02/08/11, 06:49 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Es una plaza amplia y rectangular con un monumento en el centro, una fuente formada por serpientes entrelazadas de cuyas bocas sale el chorro que llenaba la pila.


517Plaza de la Fuente - Página 44 Empty Re: Plaza de la Fuente el 09/04/19, 12:28 am

Seth


Maila agradecía el contacto de la francesa, la consolaba y le hacía sentir menos sola. Más humana. En ese momento para la chica no estaban en aquella ciudad, engañadas y obligadas a sobrevivir en ese sitio. Para Maila era como si estuvieran en el faro, o al menos eso es lo que se intentaba imaginar.

Sin embargo Fleur no fue capaz de responderle a su comentario, y ese hecho hizo que la hawaiana se sintiera peor y volviera a la realidad.<<Quizá también piense que soy horrible>> Surgió de su cabeza de forma dolorosa. No dio tiempo a mucho más, un par de gritos alarmantes separó aquel abrazo lleno de desesperación para centrarlas en algo mucho más problemático. Dos seres se estaban enfrentando con garras, dientes e incluso cuchillos. Uno era una especie de criatura con escamas rojas mientras que el otro se asemejaba a una tortuga. Maila dio unos cuantos pasos hacia atrás de manera inconsciente, con los ojos muy abiertos y sin poder dejar de mirar la pelea por mucho que quisiera apartar la mirada. El shock de la situación no le dejaba hacer otra cosa salvo observar con el pulso acelerado.

Al final el reptil se proclamó vencedor, con la tortuga humanoide hecha un destrozo sangrante. La imagen del monstruo hecho papilla y  el reptil con intenciones de seguir la matanza fue el toque de salida para muchos de allí. Maila salió del shock moviendo varias veces la cabeza, como si quisiera quitarse aquella espantosa visión. <<¡JODER JODER JODER>> Dijo su mente asustada en bucle.

La humana agarró con fuerza la muñeca de Fleur, y con el corazón en la boca y sudando como nunca antes echó a correr. O al menos lo intentó, la francesa cayó de bruces en el suelo y eso le hizo pensar que el reptil iría a por ellas. <<¡Me cago en todo!>> Se quejó para sí misma mientras la ayudaba a levantarse. Juntas empezaron a huir, aunque sin ir de la mano ya que era más práctico.

-¡Estoy contigo, Fleur! ¡Si- sigue corriendo!-. La hawaiana se mantuvo al ritmo de la francesa para no dejarla sola echando a mirar de vez en cuando hacia atrás. A su alrededor había más personas y todas corrían en la misma dirección, mientras calles y casas se quedaban atrás. Maila intentaba  controlar la respiración como podía mientras ponía toda la distancia posible entre aquella criatura y ellas.

518Plaza de la Fuente - Página 44 Empty Re: Plaza de la Fuente el 09/04/19, 12:51 am

Red


Qwara se mordió el labio pensativa mientras sopesaba la idea de acercarse a algún grupo de personas para poner ideas en común, pero antes de que se decidiera a hacerlo varios sucesos en cadena atraparon toda su atención. El primero fue la salpicadura roja que entró en su campo de visión y el segundo el grito del desgraciado al que una enorme tortuga acaba de apuñalar.
¿Q... ? —se le escapó antes de que se tapara la boca con las manos, mirando por encima de sus dedos con expresión de horror la escena dantesca que se estaba poniendo en marcha.

La sudafricana se quedó paralizada durante los primeros instantes de la pelea, incapaz de reaccionar ante el enfrentamiento de aquellos dos reptiles porque el miedo la mantenía clavada al suelo. En el fondo sabia que tenía que salir de allí cuanto antes, que su vida peligraba y que no podía hacer nada por las personas que estaban resultando heridas, pero sus piernas no le respondían. Hizo falta que una especie de maniquí andante pasara a su lado a toda velocidad para que el tiempo volviera a correr para la morena.

Dejando escapar todo el aire que había estado reteniendo inconscientemente, Qwara se dio la vuelta y salió tras el krabeliense con la cabeza gacha, negándose a mirar atrás mientras sus zapatillas golpeaban el pavimento con ligereza una vez más. Los sonidos que llegaban de la plaza eran horribles y le helaban la sangre, pero pronto el viento en sus oídos los silenció y todo se redujo a el calor de la carrera. «Más rápido, más rápido, más rápido...» se repetía una y otra vez, tratando de no pensar en lo que acababa de ocurrir para que el miedo no volviera a paralizarla mientras apretaba el paso.

No era la única que había seguido al maniquí, pues percibió que un nutrido grupo de personas la seguía de cerca, pero la velocidad de la sudafricana la situó pronto a la altura de Pefka y acabó rebasándolo. No bajó el ritmo, sin embargo, aunque inconscientemente si mantuvo a los demás a la vista en todo momento, pues estaba claro que para sobrevivir en aquella ciudad se iban a necesitar los unos a los otros.

519Plaza de la Fuente - Página 44 Empty Re: Plaza de la Fuente el 09/04/19, 03:32 am

Reifon


No hubo una respuesta clara a su pregunta, todos los elegidos a su alrededor incluyendo los dos pequeños no parecían muy seguros de a donde ir y no les culpaba, ¿cómo se supone que iban a encontrar los refugios si no sabían cómo eran? ¿Y las bañeras? ¿Cuantas más haya más cerca la comida o cómo funcionaba eso?

Estaba a punto de subirse a la fuente a liderar un poco aquel desorden cuando gracias a su altura, y por desgracia, tuvo visión directa de como alguien era apuñalado sin ninguna razón aparente ni oportunidad a hacer nada. Se quedó completamente en shock observando la escena, los gritos cercanos empezaron a fusionarse en uno solo, la sangre de aquel pobre alma se empezó a volver negra... Por suerte el chico gris tiró de él antes de que le diera un ataque y le permitió reaccionar. Toda esa felicidad, toda esa emoción, todo se había esfumado en ese instante, ni siquiera sentía miedo pues simplemente no podía asimilar que algo así acabara de ocurrir así sin más, tan visceral y repentino. Siguió una vez más a los dos pequeños corriendo, ni más ni menos que a su paso incapaz de pensar en nada y completamente abrumado.

Un pequeño grito de pena y desesperación se coló entre todo el ruido e hizo girar su cabeza. Aquellas palabras y aquella apariencia trajeron de vuelta uno de sus más dolorosos recuerdos.



No me dejes sola.





Aery´s.

Nery´s despertó ya consciente de todo aquel horror. Clavó su pierna en el suelo para frenar como si fuera una viga y se deshizo del agarre.

-¡ULTRACORRED A UN REFUGIO YA NOS VEREMOS! -Les dijo a los pequeños y acto seguido echó a correr en dirección a aquella pequeña. Ver a alguien ayudándola le alivió pero no disminuyo nada la velocidad pues aquella demente situación no permitía flojear. Todo su cuerpo se encontraba ya a un nivel olímpico tras todos estos años de entrenamiento así que tardo escasos segundos en alcanzar a la pareja frenando el paso detrás de ellas. No era Aery´s, era imposible que lo fuera y él lo sabía de sobra. Aún así...

Corriendo detrás de ellas a su ritmo su tono era de máxima preocupación y urgencia.
-¿Superestáis bien?- Preguntó antes de centrarse en la que se parecía demasiado a su hermana. -¿Hipernecesitas que te lleve?

520Plaza de la Fuente - Página 44 Empty Re: Plaza de la Fuente el 09/04/19, 02:59 pm

Lupin


Kradko tenía tantas preguntas para Lethe como peces pensaba comerse aquel día para cenar (y tenía muchísima hambre, así que no iban a ser pocos). Estas cuestiones empezaban por lo que sea que hubieran dicho los que estaban el barco volador, y acababan por la más importante: «¿cuándo nos dan la comida?».

Sin embargo, su riada de preguntas se vio interrumpida por una escena que parecía sacada de las peores pesadillas de cualquier clinger o enderth que se preciara, niño o adulto. En el instante en que vio el primero de los reptiles, supo que algo malo iba a pasar. No hacía falta poseer una mente prodigiosa ni entender lo que gritaba el monstruoso ser para que un nativo de Dryfus comprendiera que los reptiles matan, especialmente los grandes. Y aquel, así como el que le atacó a continuación, era grande como un caballo (en el supuesto de que supiera lo que es un caballo).

Respondiendo con celeridad a sus instintos más básicos de supervivencia, casi salió disparada casi antes de que Lethe se lo dijera. No le costó nada a la enderth, por eso, adelantarla y prácticamente llevarla de la mano. Kradko siempre se había preciado de ser una niña rápida, pero nada podía hacer cuando las piernas de la otra corredora eran aproximadamente 1,4142 veces la medida de las suyas. Prefirió no imaginar qué velocidad podían alcanzar los reptiles sanguinarios asesinos que dejaban atrás. No se atrevía a mirar atrás para confirmar si era verdad.

521Plaza de la Fuente - Página 44 Empty Re: Plaza de la Fuente el 09/04/19, 08:05 pm

LEC


Apenas se había presentado cuando una figura llegó a la plaza, una especie de tortuga gigante que al principio le hizo gracia a Amira. «¡Una tortuga ninja!», pensó con una leve sonrisa en los labios, que se le borró de golpe al ver como apuñalaba a otro chico. Abrió mucho los ojos al ver la escena, con una mezcla de sorpresa y de miedo. Apenas le dio tiempo a reaccionar cuando una especie de camaleón enorme llegó a la plaza y empezó a pelearse con la tortuga, embistiéndose contra los otros cosechados e incluso aplastando a alguno. «Tenemos que irnos de aquí antes de que esto se ponga peor…», pensó, aunque antes de formular la frase en voz alta el camaleón terminó de rematar a su enemigo.

Y se desató el caos: gritos, gente corriendo en todas direcciones… Amira echó a correr hacia donde pudo, alejándose del camaleón con la mayor rapidez posible. No tardó en alcanzar a la asiática, a la que había perdido entre el gentío, y asintió ante su reverencia. Le parecía extremadamente educada, especialmente para estar en el sitio en el que estaban, pero no lo cuestionó.
Sería buena idea buscar alguno, sí… Aunque ni siquiera nos han dicho como son, así que no sé qué buscar —reflexionó, mientras miraba atrás para cerciorarse de que el alien asesino no las siguiera.

Sigue en las calles

522Plaza de la Fuente - Página 44 Empty Re: Plaza de la Fuente el 09/04/19, 09:35 pm

PePo

PePo
La sensación de sorpresa seguía instaurada como suma sacerdotisa de las sensaciones en la boca del estómago de Toni. Una señora sin cara estaba hablando.

Mientras decía su nombre completo y jugueteaba con el nuevo idioma mentalmente «José Antonio De Arnaiz y La Vega López» se percató que ni rastro había de su acento, con lo que disfrutaba con él. En eso estaba cuando una amalgama de seres bipedos (y los que no eran bipoedos lo parecían) se acercaban, cada vez más, como una ola gigante. Ola que no había visto nunca, posiblemente porque Toni vivía en una zona interior,  sin mar, o también porque nunca había visto la mitad de esas criaturas. Sea como sea, Toni abrió los ojos de par en par, giró la cara y gritando con todas sus fuerzas dijo —Maricón el último—.

En un principio pensó en lo extraño que era salir corriendo en pijama, con calcetines, en mitad de una ciudad en ruinas. —Menos mal que esto es un sueño, podría hacerme verdade ...— Todavía no había terminado de decir la frase cuando sus dientes conocieron el suelo de aquella ciudad debido a un tropiezo. Cuando se levantó, el pavor comenzó a ser real. Por el daño que le había producido aquel traspiés, un sueño no podría ser.

Alrededor se escuchaban gritos, sonidos como de romper cañas de azúcar. Toni solo siguió a la masa, la sorpresa mutó en pavor y su labio inferior comenzó a temblar rítmicamente.

Sigue en el Barrio de los Mil Dioses


_________________________________________



No lo sabes, Invitado, pero te quiero.

523Plaza de la Fuente - Página 44 Empty Re: Plaza de la Fuente el 18/05/19, 02:32 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
Jara todavía temblaba cuando sus pequeñas piernas la condujeron de nuevo a la Plaza. No podía quedarse más tiempo en aquel lugar, con el cadáver de Sheila haciéndole revivir la escena una y otra vez. Cuando llegó no había nadie, y vio unas manchas en el suelo a unos metros de la fuente, negras y rojas. El segundo color se parecía demasiado al de la sangre de varios animales... Y a la de Sheila. La repobladora podía suponer lo que había sucedido allí y volvió a encogerse sobre sí misma, ocultándose tras la fuente e incapaz de moverse.

---

Un grupo de personas llegó pocos minutos después a la Plaza. Sus voces, confusas y sin sentido para Jara fue lo que sacó a la repobladora de su estado. Se asomó con cautela desde detrás de la fuente y se colocó a la vista tras comprobar que parecían normales como el resto de gente... Como Sheila.
Casi todos los ojos se fijaron en ella. Alguno la señaló, otros se acercaron con expresiones curiosas en su rostro. Jara les hizo gestos señalando a la fuente y negaba con la cabeza cuando le hablaban.
—Bebed, vamos.

—¡Ostras...!
Una voz sorprendida de la primera persona que había bebido precipitó el entedimiento del resto, que no tardó en deducir por qué se les instaba a beber.
—¿Eres un cosechado? —un chico nublino se había dirigido a la repbobladora, ahora ya pudiendo hacerse entender.
—S-sí —respondió Jara.
—¿Te encuentras bien, pequeño? ¿Tienes frío o algo así? —inquiró una chica irrense que se había acercado poco después.
—¡S-sí... d-digo no! ¡Es-es-es peligroso! Tenemos que irnos de aquí.

El grupo al completo se había reunido entonces frente a la repobladora y se miraron unos a otros con confusión.
—¿Qué es peligroso? —Preguntó una chica terra finalmente.

---

—¡Venga ya! No puede ser. Allí no había ningún cadáver.
—¿Estás diciendo que trajeron a un lagarto gigante asesino y...? Tiene que haber sido un mal sueño. Yo también tuve una pesadilla extraña antes de despertarme
Nadie creyó a Jara después de que la repobladora les hablase torpemente de lo sucedido en la prisión. Sus lagunas en la memoria e incapacidad para ordenar los sucesos debido al shock jugaban en su contra. Ni siquiera cuando llamó su atención sobre las manchas le creyeron, alegando que debía de haberse tratado de una pelea entre animales salvajes. Lo cierto era que Jara no podía demostrar cómo se habían producido aquellas manchas, pero en su interior sabía que había sido el asesino de Sheila.
—N-no me dejéis aquí por favor.
—Claro que no. Es obvio que esa pesadilla te afectó mucho. No te preocupes: estás a salvo con nosotros—. La irrense le había sonreído y le ofreció su mano—. Yo te llevo, no creo que peses mucho. Me llamo Reira, ¿y tú?
—Jara.
La repobladora se subió a la mano de la irrense y esta la metió en uno de los bolsillos de su peto.
—Oh, ¿eres una chica o es nombre de chico?

---
Mientras tanto, oculto a una distancia prudencial, Setenta y siete observaba los movimientos de aquel nuevo grupo. Tras haber acabado con el enemigo y que todos aquellos seres huyeran se había quedado solo con el cadáver durante unos minutos. Bebió de la fuente, decubriendo que ahora hablaba un idioma distinto, cosa que le pareció totalmente irrelevante en ese momento. Aunque ahora podía entender lo que decían aquellas criaturas tan frágiles. No tardó en llegar a la conclusión de qué era lo que le convenía hacer, pero debía ser cauteloso. Lo que había presenciado poco después de saciar su sed le dejó claro que había peligros en aquel lugar a los que no podría enfrentarse en solitario.

Un ser alado de considerable envergadura y difícil de describir para el kievek se había visto atraído por el olor de la carroña y había devorado parte del cadáver del lynokek y el ser blando de piel gris al que este había matado. Setenta y siete se vio obligado a ocultarse ante la evidente amenaza y contempló las garras y dientes afilados de aquella criatura que bien podía tratarse de un vástago de Bakaiar. El ser alado se llevó consigo los restos de los cadáveres, propinando un potente coletazo a la concha del lynokek en el proceso que se deslizó lejos de aquel lugar y quedando en la plaza tan solo restos de sangre como prueba de lo sucedido.

Setenta y siete seguía atentamente los movimientos de las criaturas frágiles y cuando vio que se ponían en marcha continuó acechándolos, esperando al momento oportuno.


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:
Plaza de la Fuente - Página 44 WLJLnOD

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 44 de 44.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 23 ... 42, 43, 44

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.