Conectarse
Últimos temas
No estamos solos: los otros cosechadosHoy a las 02:18 pmGiniroryuTorreón SendarHoy a las 11:11 amGiniroryuSubterráneosHoy a las 10:11 amSethPrimer sueño de Rägjynn22/05/24, 01:24 pmTakTio, me he rallado21/05/24, 11:21 pmIsma
Estadísticas
Tenemos 203 miembros registradosEl último usuario registrado es LiebreNuestros miembros han publicado un total de 52072 mensajesen 1057 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Ir abajo
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación
Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Maneki Neko - RV Gakuen

20/04/23, 12:52 pm
Recuerdo del primer mensaje :

Era el último viernes del mes. Estaba amaneciendo y los primeros rayos del alba empezaban a filtrarse a través de las rendijas de la ventana. Tímidos pero decididos a indicar la llegada de un nuevo día.
Ethan no tardó mucho en incorporarse. Apago la alarma antes de que llegara a sonar y aún perezoso, fue a abrir las persianas. El fogonazo de luz repentino baño toda la habitación, lo que le hizo entrecerrar los ojos con cierta molestia. El buen tiempo no acompañaba su estado de ánimo, que lejos de estar alegre se notaba cansado.

Al poco ya estaba bajando a desayunar. Con una coleta maltrecha y unas ojeras que solo indicaba lo poco que había descansado se sentó en una de las mesas más alejadas. Aunque el joven nunca había sido un icono de la moda, hoy se notaba cierto esfuerzo en pasar desapercibido. Vestido con un chándal gris dos tallas mayor y una gorra del mismo tono que le ocultaba parte del rostro, ni siquiera sus zapatillas de normal coloridas acompañaban, siendo hoy de un impoluto y simple blanco. Era un conjunto idóneo para correr o para atracar a alguien, todo dependiendo del contexto.
Y aun así no podía evitar sentirse rodeado de miradas indiscretas. Los veteranos de la residencia ya conocían ese tipo de ritual, mientras que a los novatos se les avisaba de improvisto para que no molestaran.
Todos respetaban su espacio de tranquilidad, pero era inevitable que surgieran rumores ante semejante aura de misterio. Ethan aún conociendo de su existencia, simplemente optaba por ignorarlos. No quería saber nada acerca de ellos.

Recogió las cosas, se cargó la mochila al hombro y sin dirigirse a nadie se encaminó hacia la salida. Móvil en mano volvió a consultar el tiempo de la última semana. Unos días atrás había llovido. No en el campus, si no en el lugar al que se dirigía y eso significaba, que si de por si iba a ser una jornada larga, ahora resultaría extenuante.

Y mientras el joven se perdía entre sinuosas calles, el campus empezaba a llenarse de vida. Alumnos que iban y venían entre los jardines, facultades que abrían sus puertas y timbres que anunciaban el inicio de las primeras clases.
Era viernes y eso se notaba en el ánimo colectivo de quienes deseaban disfrutar del fin de semana.  
Solo un par de horas después con las aulas abarrotadas y los profesores dando unas clases letárgicas, un silencioso móvil se encendía con la entrada de una curiosa llamada. Era, cuanto menos, infrecuente. Nohlem conocía el intento de respeto que el Londinense tenía por las clases. Si de por sí era extraño que llamase fuera de una quedada, más lo era que lo hiciera en horas lectivas.

Se sumó a la situación cuando aceptó la llamada y la primera respuesta que obtuvo fue un lastimoso balbuceo incomprensible. El intento resultó breve, acompañado de un silencio que solo se veía interrumpido por lo que parecía sonar como un ligero lloro. Le costó un segundo más el empezar a formular un inicio de conversación.

-Perdón yo… -Tras haberse calmado lo suficiente, otro silencio repentino volvió a golpear la llamada. Tratando con un éxito dudoso de contener la amalgama de emociones que recorría su garganta. Ethan apenas hablaba en un susurro, con una voz continuamente rota ante una situación que parecía superarlo-. No quiero molestar es solo… solo qué… Mierda, perdón.

No llegó a acabar. Se vio abruptamente interrumpido cuando perdió por completo la batalla y un llanto esta vez más notorio se hizo eco en la llamada. Siquiera había logrado terminar una sola frase, y la frustración que sentía le dio el último empujón que necesitaba para lograr finalizar una entre suspiros entrecortados. Que lejos de dirigirse al felino, lanzó al aire como una queja lamentable.

-Joder… ¿Dónde se silencia esta mierda?

Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

13/05/23, 02:49 am
Lo bueno de todo ese desastre es que ya no se sentía como una cita y no tenía porqué ponerse nervioso por ello. Lo malo era absolutamente todo lo demás.

La trampa le dio el tiempo justo de voltearse a Ethan en su grito de socorro. Le habría hecho más gracia de no ser porque el animal de verdad se veía lamentable, porque no le apetecía tener que encargarse de un cuerpo o que la gente los tildase de maltratadores por haber ahogado a un estúpido ganso con algo que no debían haberle dado de comer en primer lugar. Por el rabillo del ojo vio que la masa marrón que era su gabardina dejaba de moverse, y como de esta emergía un manchurrón blanco con pico naranja. “Oh no”. Mantuvo el contacto visual con el animal durante un tiempo que se le hizo eterno, acercándose lentamente para tantear el recuperar su ropa, cuando… Bueno, no iba a quedar ropa que recuperar.

¡AH NO! ¡No no no no no no! —alzó las manos, a medio camino de llevárselas a la cara o a la cabeza. Tiró de una manga y se quedó con ella. Literalmente. El pájaro había conseguido arrancársela y ahora era una bola de ira, tela y plumas blancas—. ¡Hijo de remil putas!

Fue a por sus llaves y se las guardó en el bolsillo del pantalón visto que la gabardina era un caso perdido e intentó hacer lo mismo con su cartera, pero el ganso fue más veloz. Sus tarjetas de crédito, su carnet de conducir, el de identidad, una foto tamaño carnet de Colmillo (¡salía muy guapo!), una mariposa de papel que le había hecho Ethan con un ticket de la cafetería, hasta las tarjetitas de puntos del Bubble tea al que iba, todo salió volando. Pero el verdadero espectáculo vino cuando saltaron los malditos condones. Por los auriculares inalámbricos que compartían los dos bufones del parque (es decir, Ethan y él) cuya música no había dejado de sonar en ningún momento, había empezado a reproducirse en un tono demasiado irónico la suave voz de Nat King Cole en L-O-V-E. El varmano quería morirse tan fuerte como estaba muriendo la oca de la que se encargaba Ethan. Se echó los restos de su triste gabardina llena de tierra bajo el brazo, recogió a toda velocidad lo más importante usando la chaqueta de bolsa y se dirigió al pájaro con nuevos instintos asesinos, cero vergüenza, solo venganza. Le daban igual ya los condones pisoteados y arrastrados por la tierra, quería ver a ese pato asado. Y su puta cartera.

En el pilla-pilla le tocaba a él correr tras el animal, que liberado de redes agitaba las alas con su nuevo tesoro en la boca. Menos mal que no le daba por echar a volar. El ganso intentó pasar entre un señor mayor y un banco pero no calculó bien su propio tamaño con las alas abiertas y, para cuando intentó dar media vuelta Nohlem le pilló del pescuezo y lo levantó. Tenía una fuerza muy bruta en las alas, pero al varmano ya le daban igual los hostiones y el reguero de plumas. Si no quería soltar su cartera se lo llevaría así tal cual a casa.

Te voy a llevar con Connor para que te cocine vivo, ¡PENDEJO! O a que Colmillo te muerda las patas como si fueras un juguete para- —el señor se le quedó mirando, sorprendido, y un Nohlem con el jersey lleno de plumones le dedicó su mejor peor sonrisa.

El otro ganso cada vez se movía menos, como si ya hubiera aceptado su muerte; si no era por mochi, era por las manos del británico. No obstante con un último aleteo y un graznido, un movimiento en su cuello delató algo bueno: había conseguido tragarse la masa. Tras una breve pausa para procesar la buena nueva con su cerebro de pollo y energías renovadas por haber evitado una de sus dos posibles muertes el animal graznó con ganas, dispuesto a luchar por su vida de nuevo. Las chicas recularon ante la lluvia de plumas y aletazos, a la que pronto se unió Nohlem con el otro ganso en un brazo y todos sus trastos en el otro. Le había estado picoteando una vez había soltado su cartera y se notaba por los rosetones que tenía por la mano y la muñeca, así como los obvios tirones en la tela de las mangas de su jersey.

Hol- —iba a saludarlas, pero otro aletazo le hizo comer plumas. Escupió una que bajó despacio hasta la cara de Ethan—. Hola. Perdón. ¿No que se estaba muriendo?

Una tira de condones se deslizó desde el gurruño de su chaqueta hasta el mantel de picnic.

Sí, sí es —respondió la amiga a lo evidente, la que supuestamente era más tímida, escondiendo la risa en su estupefacción.
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

14/05/23, 07:49 pm
La música teñía la escena con una sátira ridícula, Ethan empezaba a sentir que de alguna manera había acabado en una película de comedia romántica. Solo que sin romance y con un ganso loco golpeándolo a cámara lenta. Cuando este paro y un sonoro ¨glup¨ invadió la escena creyó tonto de el que por fin tendría calma. Nada más lejos de la realidad, pues el hijo puta del pájaro decidió aletear con aún más fuerzas ahora que ya no notaba la muerte tan cercana.

-Si bueno… Se lo ha pensado mejor. -Respondió de forma entrecortada, pues se veía obligado a callar cada vez que un ala volvía a arremeter contra su cara. Al final la pluma terminó de rematarlo, forzando una sonrisa ante el cosquilleo repentino. La situación tan absurda, el plumón bajo su nariz y el lograr hacer contacto con Nohlem le logró arrancar una carcajada que suavizó el agarre. Momento en el que viendo su ruta de escape, el animal arremetió con todas sus energías, pisando la cara del asiatico y obligando a una de las muchachas a apartarse antes de que la embistiera.

Con uno de los gansos en plena fuga, Ethan se vio libre de continuar riendo. Incorporándose para sentarse en el mantel y tomando entre sus manos los condones. Objeto que se guardo rápidamente en la chaqueta, confiscados. Decidió no nombrarlos porque eso sería algo que se guardaría para más adelante, lejos a poder ser de miradas indiscretas. Lo que les faltaba era darle más motivos a esas chicas para que siguieran alucinando.

-Dios Nohlem por favor suelta ya al bicho. -Comentó cuando se dio cuenta de como lo tenía agarrado. Lejos de sonar ofendido, la escena le hacía suma gracia, ese era precisamente el problema.

Y Ethan no era el único que podía pasar por alto la situación, pues entre las chavalas se habían creado dos bandos silenciosos. Las que se deleitaban con fantasías viendo a los dos jóvenes interactuar y las que, por el contrario, estaban centradas en crear las suyas propias con el felino (Y más después de haber visto lo que el chico guardaba en su cartera). Fue una de estas últimas quien entendiendo la oportunidad que tenía no quiso perderla.

-Perdón, pero... ¿Podría tener tu número?

La frase y el momento de flojera fue tan inoportuno que le arrancó otra sonrisa a Ethan. No podía culparla, Nohlem era enfermizamente guapo. Incluso despeinado, con la ropa revuelta y un ganso siendo ahorcado en su brazo, tenía un aura que solo remarcaba lo sexy que era. Bueno, quizá él no era tampoco muy objetivo pero que se le iba a hacer. A día de hoy seguía sin comprender su extraña suerte, todo el mundo quería ser amigo del felino y él siquiera lo conocía la primera vez que se cruzaron. Si tan solo los alumnos supieran que fue el varmano el primer interesado seguramente le matarían de pura envidia, pero ese secreto se lo llevaría a la tumba.

-Hmm si nos cedéis el mantel te digo yo cual es.

Respondió con cierta burla. Dedicando a Nohlem una amplia sonrisa, a sus ojos era un intercambio perfecto. Él seguía con su idea de tener un rato tranquilos en el parque, aunque ahora hubieran llamado la atención de todos sus visitantes.
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

15/05/23, 01:34 am
Nohlem tuvo el pensamiento más raro que había tenido hasta el momento, no solo del día sino de… joder, a saber cuanto, y es que quien fuera ese ganso para estar encima de Ethan. Incluso combinando gris con gris en ese chandal que parecía un saco de patatas, con las mejillas sonrojadas por haber estado corriendo tras un animal asfixiado, rodeado de plumas como si hubiera roto una almohada y el pelo revuelto, Nohlem no podía sino sentir envidia de un pato venido a más que por poco moría por pasta de arroz.

Se apartó con algo más de brío cuando Ethan lo soltó, ya temiendo que ese también se voltease a por él para salvar a su amigo y se sintió tonto cuando nada de eso pasó. Colocó los pies en su sitio inicial y en un intento de recuperar parte de su elegancia le sonrió como mejor pudo a las chicas, cosa que le salía bien hasta con un animal picotéandole las mangas.

Sí hombre. Como le suelte me roba las llaves del coche. O la vida —alzó al pájaro para verle a los ojos. Este soltó un sonoro “CUAK”, que lejos de ser bandera blanca parecía una amenaza—. Definitivamente la vida.

El varmano podía hacerse el tonto pero era más que consciente del efecto que tenía en la gente de su quinta. Ahora, que una cosa era saber que una chica quería rollo con él en una fiesta y otra muy distinta que le pidieran el número mientras sujetaba un ganso vivo por el pescuezo, tenía el pelo lleno de plumas y arrastraba sus poseciones como un vagabundo por el parque. Pestañeó un par de veces, observó a la chica con una sorpresa que en otra situación habría sido nula hasta que su sistema se reinició y sonrió con autoestima renovada. Hasta en sus peores momentos ligaba, wow. Hacía el ridículo y aún así salía con el ego hinchado. Encima no le había pedido el instagram, había ido directa a por el contacto. Iba a tener que pelearse con pájaros más a menudo.

Oh. Bueno… —con gusto se lo habría dado, la chica era muy mona, pero la situación no era la más propicia. Iba a pedirle que al menos le dejase soltar al ganso primero pero Ethan se adelantó con una propuesta que no comprendió en un principio. “Aaaah...” cayó después con los ojos más abiertos y una sonrisa divertida. Y luego el zorro era él—. Dadme un segundo. Voy a soltar al amiguito.

Se alejó de allí unos pasos, en la misma dirección donde había salido escopeteado el primer ganso y colocó al suyo en el suelo.

Vuélvete y te juro que ceno pato esta noche. ¿Entendido, mijo? —le susurró. Apartó la mano lo máximo posible de su cuerpo y con un empujón le impulsó hacia delante, soltando el agarre. El ganso se volteó, le picó una última vez un dedo (haciéndole sacudir la mano y proferir un quejido) y se fue corriendo tras su compañero, agitando las alas mientras hacía todo el ruido posible—. Mamón…

En el picnic la paciencia de la joven se había agotado. Miró a Ethan con una sonrisa segura; no le hacía ascos a recibir el número por un tercero.

Trato.
Tía, ¡que el mantel es mío de que vas! —le reprochó otra.
No jodas tía, que es Nohlem —le respondió con un puchero.
Pero vamos a ver, que tenemos muchos en casa-
Si no es suficiente —la cortó el varmano, de vuelta. Dejó caer sus cosas sobre el césped para tener más movilidad y buscar algo en su teléfono. Al girar la pantalla les enseñaba una foto con el zoom puesto en cierto morenazo de ojos verdes y azules—. Mi número y el de nuestro colega Rick. Es buenísima onda, más apañado que un botón. Y es toooodo un caballero —canturreó eso último.
Las chicas intercambiaron miradas. La más valiente le sonreía con gusto a la dueña del mantel y esta contenía una sonrisita.
Vale, ¡pero! —la primera señaló a Ethan—. Añadimos el tuyo también a la oferta.
Nohlem se mordió la mejilla por dentro para no echarse a reír ahí mismo (si Ethan quería decirles que era gay que lo hiciera él solito), y simplemente descendió para sentarse a su lado.
¿Cómo os llamáis? —era más una maniobra para quitarle el foco al británico que educación.
Marta —dijo la más echada pa’lante—. De audiovisuales.
Yo soy Vero. Verónica.
Las otras tres que las acompañaban también se presentaron, unas con más información y energía que otras, pero todas aparentemente igual de conformes con el plan. Sus sonrisas y rubores indicaban que les parecía bien que el picnic se fuese al traste si sus amigas ganaban algo de mayor valor que un trapo. Por lo pronto Nohlem le dictó su número y el de Rick (ya le pediría perdón o las gracias al americano), sin darle importancia a como otra también aprovechaba la coyuntura para anotarlos.
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

17/05/23, 11:28 am
Vale, Nohlem volvía a estar en su salsa y eso eran sólo buenas noticias. Sin haberlo buscado esas chicas habían conseguido que se recuperara la dinámica normal del grupo. El felino coqueteaba cuanto quisiera y él podía respirar aliviado, alegre al ver que su amistad no tenía por qué correr peligro.  Entonces… ¿Por qué en parte tenía ese malestar? ¿Eran celos? No, era envidia… Le molestaba el sentirse tan tonto y encapsulado en la misma jaula donde él mismo se había colocado. Las chavalas a diferencia de él no tenían ninguno de esos problemas: No guardaban lazos, no les gustaba el gato y tampoco les importaba como pudieran terminar su relación con el mismo.
Era todo tan sencillo en comparación…

Sabía que era estúpido sí quiera igualar situaciones, porque él tampoco quería exactamente estar ahí… Pero que le podía hacer, su lado más egoísta solo lloraba ante la idea de como otros pudieran disfrutar de la cercanía del gato mientras él solo le colocaba trabas a la misma.

Por suerte o por desgracia no era el único perjudicado, pues Nohlem acababa de venderle a las jóvenes nueva carne de cañón. Ay dios, Ethan no se veía tan optimista como lo hacía el felino. Dudaba bastante que Rick fuera a sacar algo de ahí. Solo de imaginar al pobre mirando los nuevos mensajes con profunda confusión logró sacarle una sonrisa.

-Nohlem! Acabas de… no te creo. -Estaba dispuesto a darle un ligero codazo a su compañero, iniciando una broma como otra cualquiera pero se vio interrumpido cuando no contentas con ese añadido, pidieron también su teléfono.

Al londinense no se le subió el ego como había ocurrido con el varmano. Al contrario, se quedó profundamente confuso, pues después de todo lo ocurrido y tal y como iba vestido no lograba entender qué tan desesperadas debían de estar. No es que Ethan se considerase alguien feo, simplemente rozaba la media y era plenamente consciente de que su armario no ayudaba a sacarle brillo a su apariencia. A él le encantaban sus chandals, eran cómodos y sencillos pero vamos… Que no había manera de lucir bien lo que llevaba puesto. Menos aún si la comparativa directa era Nohlem, para que cojones le querían ¡Si ya tenían el premio gordo!

El otro problema era que desconocía cómo salir de la coyuntura. No solía encontrarse con gente tan directa, así que agradeció que el tema se desviase a dar sus nombres y se mantuvo en profundo silencio. Como un animal escondido esperando paciente a que el cazador avance sin verle, ellas no se fueron. Ni hicieron amago de levantarse para su mala suerte.

-¿Y el tuyo? -Preguntó una de ellas, cuyo nombre no recordaba pues le parecían todas demasiado iguales. Perfecto, no podía huir.

-Ethan. -Se quedó en silencio antes de seguir, sintiéndose demasiado borde si no lo hacía.- Eh de protocolo y organización de eventos… Bueno osea, organizó más cosas.

Una de las chicas del fondo, (de las más calladas) exclamó un Ah! al haber conectado los puntos. El asiático desconocía en la ratonera en la que estaba por meterse al querer ser educado.

-¡Ah, no te había diferenciado! No sé si te acuerdas de mí. Hace un año me ayudaste con la matrícula y tal!

-Claro… -Ni putisima idea de quién era, joder anda que no tenía alumnos con problemas de matriculación… Si los de recepción tendían a ser una soberana mierda, las dudas siempre acababan resolviéndolas ellos.

Y mientras el resto de chavalas pillaban el relevo para hablar con el chico que de los dos resultaba menos intimidante, Marta no quería perder el tiempo.

-Woah, tu amigo debe ser muy considerado para tener un trabajo así. -Estando sentada, fingió con toda educación que se recolocaba la falda para poder acercarse a donde Nohlem. En parte no mentía, seguía queriendo el teléfono del asiatico, pero viendo el agobio que estaban dando sus amigas no consideraba que fuera el momento de repetirse. Había peces más grandes en el mar.  -Aunque espero que tú no te dediques a eso… -Dejó la frase en el aire, dedicando una dulce sonrisa al felino en el proceso. -Me sería cansado tener que buscar tantas excusas para poder verte.

Suave, sutil y directa. Hasta Vanessa se había apartado a sabiendas de que jugar contra su amiga era una derrota asegurada. Por su lado, se había unido al otro círculo donde la competencia estaba más igualada.

-No, yo es que… No uso Whatsapp ni nada, yo soy el aburrido de los dos. -Risita entre dientes falsa, pero educada. -Mi móvil solo lo uso para el trabajo.
-Y no tienes tik tok o insta? -Insistió otra de las chicas.
-Yo si eh...bueno, insta pero apenas subo nada interesante…

Ethan sonreía cada vez más, forzando su gesto a que resultara natural. Como cuando llevaba 2 semanas haciendo guías por el campus y ya no soportaba una sola pregunta más, pero tenía que seguir respondiendo. Dioses, como detestaba a las chicas hetero, podían llegar a ser taan insistentes que se estaba quedando sin excusa alguna. Y aunque en otros momentos habría recurrido a Nohlem para que le sacara del panorama, tampoco quería interrumpirle el ligue. Solo confiaba en que terminaran pronto para poder ambos, quedarse a solas con su nuevo mantel.
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

18/05/23, 12:36 am
A Nohlem no le extrañaba que quisieran más porque, bueno, él era igual. Por descontado que entendía que se sintieran atraídas por Ethan: él era el primer interesado en el chico, llevase un traje, un chandal viejo o un disfraz de dinosaurio. Lejos de sentir celos se sentía casi orgulloso por su buen gusto, a pesar de que el otro no lo estuviera pasando precisamente bien. El varmano no estaba todo lo receptivo posible, quería atender a Marta y estar pendiente de su amigo a la vez, lo que resultaba en no estar a pleno con ninguna de las dos cosas.

Sí, sí que lo es —le respondió con una sonrisa a Marta al encontrarla más próxima. No tenía pena alguna y eso le gustaba, sin rodeos, problema es que con el británico al lado a él no le salía flirtear con naturalidad. Estaba mal, sobre todo tras lo que había pasado esa misma mañana, y por mucho que quisiera regresar a la normalidad el corazón todavía se lo impedía—. Ah, no que va, yo soy un desastre para esas cosas, no sé ni como sigo matriculado en la facultad. Se me dan muy mal los papeleos. Casi tan mal como las excusas.

Rió con suavidad, un sonido inocente para la picardía que asomaba en sus labios. La sonrisa de Marta fue un reflejo de la suya y sus mejillas se encendieron de modo que lucía complacida, no tímida. No obstante un gesto del varmano no la dejó responder, pues este se echó a un lado para pegarse a Ethan hasta rodearle los hombros con un brazo y reclamarlo para sí.

Chicas, chicas, ¡que me lo asustáis! ¿No véis que es un ratoncito de biblioteca?, una abuelita en el cuerpo de un gen-z, o lo que quiera que seamos. Si a mi tarda como cuatro días en responderme a los what’sapp… —miró a Marta. A fin de cuentas era con ella con quien estaban haciendo el trato, por mucho que la otra cuyo nombre ya había olvidado fuese la dueña del mantel—. Tienes mi número y el de mi compadre Rick. Si queréis todas mis redes sociales os las paso por Whats’app, pero yo creo que es suficiente, ¿no? —zarandeó con suavidad a Ethan—. De verdad, que este no entiende ni los memes que le paso.
Y no era mentira.

Hmmm —Marta miró a sus amigas, que se habían quedado calladas entre risitas o pequeños “oh” tras las palabras de Nohlem. No se conformaba, estaba tan interesada en el lindo chico asiático que tenía delante tanto como las otras, pero también sabía recoger cable cuando ya tenía buen premio abordo. En su cabeza conseguiría el contacto de Ethan tarde o temprano—. Vale. Vero tía —la miró—. Te compro hoy otro puto mantel en el Tiger.
¡Ay sí! —respondió otra—. Que han puesto unas libretas monísimas, me quiero pillar una.
La joven no pasaba por alto como el varmano seguía sin soltar a Ethan, atento a ella con una sonrisa espectante. La chica sabía cuando sobraban, y hoy por hoy en los planes de esos dos no estaban ni ella ni sus amigas. Le dio un par de sonoras palmaditas a su amiga más próxima en la espalda, se sujetó bien la falda para que no se viese nada y se puso en pie. Una vez arriba le quitó una pluma al pelirrojo de la cabeza.
¡Vámonos, va! ¡Tengo antojazo de tailandés!
¿Entonces no comemos aquí…? —Verónica señaló la cesta de picnic con la palma hacia arriba.
Lo dejamos para la cena tía. Si son sándwiches y una ensalada de pasta. Podemos volver por la noche con César y Angie cuando salgan de volley y tengamos tu trapo nuevo. Venga.
No era una sugerencia. Quedaba claro que era quien cortaba el pescado en el grupo. Las otras la fueron siguiendo, despidiéndose de los dos con pequeños gestos o palabras más efusivas.
¡Que no os piquen más gansos!
Tomad —Verónica abrió la cesta y les lanzó una bolsa de patatas fritas. Estaba ya empezada, pero todavía quedaba más de la mitad—. Si vuelven al menos los distraéis con esto. ¡Hasta luego!
Marta se quedó atrás. Estuvo entretenida unos segundos en el móvil y al guardárselo en la bolsa le guiñó un ojo a Nohlem, al tiempo que empezaba a andar.
¡Hasta luego chicos! —remató con una risita—. ¡Y graciaaas!

Mientras el varmano se despedía en la pantalla de su móvil apareció una notificación nueva. No tenía todavía guardado el número así que el mensaje llamaba suficiente la atención como para abrirlo en el acto; Marta le acababa de mandar un sticker, un gato muy pegado a cámara con dos corazoncitos. Nohlem suspiró una risa y liberó a Ethan del pseudo-abrazo.

Santos. ¿Seguro que no preferías a tu ganso?
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación

Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

18/05/23, 11:41 am
Ethan era capaz de controlar a un rebaño entero de estudiantes descarrilados: Desde los emocionados que querían adentrarse en todos lados, como los que tenían diez mil preguntas e incluso los desinteresados que estaban obligados por el campus a asistir.
Siempre contaba con diferentes recursos, humor o incluso actividades varias para intentar contentarlos en la mayoría de lo posible. Ahora bien, su mayor archienemigo siempre era el mismo, los alumnos que consideraban oportuno ligar con él.

Y es que nunca sabía cómo responderles. Atrapado entre la educación de no ser desagradable y su privacidad al no querer decirle a un desconocido cuál era ni dejaba de ser su orientación. No es que precisamente escondiera que era gay, si se le conocía un mínimo era fácil sacarlo tanto por historial, como por las fiestas pero era verdad, que de cara a la universidad simplemente era un chaval en chándal al que era facil asignarle como hetero basico.

Por ello, si quiera replico cuando Nohlem vino a rescatarle. Estar tan cercano al felino era un lugar seguro y definitivamente de los dos, era el que mejor sabía moverse en ese tipo de circunstancias. Aguantó la sonrisa impuesta cuanto pudo y trató de no hacer una mueca aún mayor cuando escuchó la promesa de compartir redes sociales, perfecto, estaba condenado. Anda que no era fácil hilar desde una cuenta a la otra… entre las fotos etiquetadas y el compartir publicaciones mutuamente no tardarían nada en dar con la suya. Menos mal que llevaba tiempo sin responder mensajes privados, y mientras las notificaciones se le acumulaban el asiatico solo veía de vez en cuando los memes absurdos de Nohlem y los videos aleatorios que les pasaba Colmillo. Lo del tío en primer plano haciendo bebidas que bien podrían servir de matarratas era una cosa que mejor no preguntar…  

-Pfff te comía la cara a besos de verdad, no me explico como tienes tanta labia para estas cosas con lo estúpido que eres luego. -Fueron las primeras palabras que soltó ,cargadas de sinceridad, pero sobre todo de alivio al ver como el grupo de muchachas se alejaban de la zona.
-Y si, dame un ganso. No mejor, dame una puta granja de gansos. Prefiero lidiar con cualquiera de ellos antes que con una sola chavala.

A pesar de que el peligro había pasado y Nohlem ya no le estaba abrazado, el joven no tomó distancias.  Demasiado acomodado sobre el hombro de su compañero como para querer hacerlo. A pesar del tono de humor que cargaban sus palabras, no mentía cuando dejaba ver cierta admiración en lo que conseguía el felino. Mucha gente daba por sentado que como él estaba acostumbrado a lidiar con personas todos los días se le tenía que dar igualmente bien socializar con las mismas y eso era un grato error. Era un contexto tan diferente que si quiera podía comparar. Sí, era igual de agradable pero… Ni de lejos contaba con la facilidad con la que el varmano se movía entre la gente. Verle interactuar en eventos sociales era como observar a un surfista domar olas enormes con tal gracilidad, que te hacía pensar que conseguir ese logro era tarea fácil.

Ojala obtener esa capacidad, quizá así saldría de muchos conflictos, como por ejemplo sus líos amorosos con el propio gato. Ah, pena que no fuera así y entre el querer pero no poder solo conseguía un burruño de pensamientos inutilizables.

Por otro lado… Tenían mantel, patatas, mochis y el silencio relativo de haberse librado de aquellas muchachas.

-Y oye, que sepas que no se me ha olvidado. -Replicó observando desde su posición más baja, permitiendo ser ambiguo precisamente para confundir. Cuando se separó lo hizo a sabiendas de que era algo temporal, pues la distancia que había recuperado no era más que la preparación para un ataque inminente. -Con qué ratón de biblioteca, eh?? -La queja de su voz se vio contrastada con las risas que se le acumulaban al final de la frase, apuntando con ambas manos hacía las caderas de Nohlem para cargar su primer ataque de cosquillas.
-Abuelita en serio?? Abuelita???

Y mientras las quejas se seguían transmitiendo en alto, Ethan iba alternando qué puntos débiles asaltar, subiendo desde las caderas hasta el abdomen mientras continuaba pinzando los costados del mismo. Poco le importaría si el gato empezara a escurrirse, como sí tenía que acompañarle al suelo. Pensaba cobrarse su venganza después de semejante vendida.
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

22/05/23, 07:18 pm
¿Y por qué no- —se cortó, excusándose en la risa que le provocó el insulto. Había estado a punto de preguntarle “¿por qué no lo haces?”, y menos mal que no llegó a terminar la frase—. ¡Oye! ¿Cómo que estúpido? Para ti soy Mister estúpido.

Dejó escapar un par de risas entredientes mientras observaba a las chicas marchar. Él sí que las prefería a un ganso por goleada. En un tono ridículo se imaginó una granja de gansos yendo hacia ellos en ese mismo instante, adorables animales rechonchos peleándose como gallos de pelea por todo lo que llevasen encima, tirando del mantel hasta reventarlo… Uh, no gracias. Aquella tontería le hizo recordar el estado de su pobre gabardina. La cogió con ambas manos y la levantó delante suya para una mejor inspección de daños, haciendo caer a un lado tarjetas, fotos, llaves, monedero y otras cosas que había sobre ella. Una de las mangas colgó como un péndulo, rajada por un buen trozo al que poco le faltaba para ser como las chaquetas que usaba Connor.

¿Los patos… tienen tan mala leche como los gansos? —le preguntó a la nada con una cómica mueca de lástima por su pobre prenda—. ¿Hm?
No supo a que se refería Ethan hasta que repitió sus propias palabras. El varmano esbozó una sonrisita de quien se sabe en peligro y sin mover el culo se echó hacia atrás cuando el chico estiró las manos hacia él.

Bueno, a ver, es que es un poco verdad… No, oye- no ¡NO-! —sus manos apresaron las del otro por la muñeca en un intento de apartarlas pero la fuerza se le iba por la boca a causa de las cosquillas. Nohlem intentó aguantar la risa pero el cabrón de Ethan seguía cambiando los puntos de ataque haciéndolo imprevisible—. ¡HIJO DE P-!

Las carcajadas y lo mucho que se encogía con los pinchazos le cortaban el aire. Se retorcía y forcejeaba, cayendo como mantequilla derretida hasta el suelo, su única vía de escape factible. Ahí se arrastró hacia abajo, revolviéndose contra el mantel con las manos aún sobre sus muñecas.

¡Paraparaparapara! —tomó aire. De tanto menearse tenía el pelo revuelto, volaban las plumas de ganso del ataque anterior y se le estaba levantando el jersey—. ¡ETHAaaaAn!

Eso respondía a su pregunta: sí, los patos tenían tan mala leche como los gansos.

_________________________________________

♪♫♬:
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación
Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

23/05/23, 10:33 am
Ethan no respondió a ninguna de sus quejas. No porque no quisiera echar leña al fuego, si no porque la risa de Nohlem era contagiosa y él se estaba llenando de una euforia tontisima. Daba igual cuantas veces le rogara, pues cada suspiro que lograba arrancarle le daba los ánimos suficientes para querer continuar aquel ataque.

Lo acompañó al suelo frenando su ruta de escape al acomodar ambas rodillas en los laterales, arrugando el mantel en el proceso y colocando su propio peso sobre el abdomen inferior del felino. Vio la subida del jersey como una oportunidad y sin pensarlo mucho adentro las manos bajo el mismo para que la cercanía fuera aún mayor y efectiva. Subiendo el recorrido hasta los costados del pecho y dejando que los pinchazos se alargaran en el tiempo en aquella zona.

-Si te disculpas quizá y solo QUIZÁS tengo clemencia por tu pobre vida.

Su frase que en un principio intentó ser autoritaria, se vio manchada por una respiración agitada y unos ojos que a pesar de las ojeras le sonreían hasta casi tenerlos cerrados. Ethan no apartó las manos, pero sí le concedió cierta tregua para que pudiera responderle. Dejándolas sobre su camisa después de haber provocado que su jersey se amontonara a la altura de los hombros.

Con ese gesto risueño y feliz permaneció sentado sobre él, reclamando su dominio gracias a la posición ventajosa en la que estaba. Ethan se encontraba en contraluz, tapando el propio sol a Nohlem y convirtiéndose, gracias a eso, en una silueta más oscura y despeinada. Ignorante de que durante el forcejeo había perdido la coleta y ahora su melena descansaba revuelta sobre los hombros. Él mismo tuvo que soplar para apartar alguno de los mechones que le cubrían el rostro, pues entre tanto caos moreno y sin querer soltar al felino, apenas lograba ver nada.

-Te ofrezco la paz. -Repitió esta vez con más calma y seguridad en la voz. Dedicándole una sonrisa entrañable, de estas que llenan el rostro y acompañan la mirada. Ethan deslumbraba aún estando en sombra, pues la alegría que le compartía era real y se veía teñido de un rosado en su rostro. Aquellos momentos que el varmano le regalaba era todo lo que necesitaba: Cercanía, contacto, confianza y diversión…. Y quizá una chispita de amor que le permitía vivir aún más la calidez del momento.

-Y si, ten cuidado con los patos. Que a veces también nos gusta picar.
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

23/05/23, 03:41 pm
Nohlem tenía que confesar que, como buen idiota enamorado que era, había fantaseado con Ethan sentado encima suya tal como estaban ahora, pero con lo que no contaba es fuese a pasar:
-con tanta ropa puesta
-en un parque público
-tras ser atacados por gansos
-acorralados por chicas hetero
-ni falto de aire por puñeteras cosquillas.

La humedad se había acumulado en sus ojos de tantos pinchazos y tenía las mejillas encendidas. El corazón le iba a mil, detalle que no mejoró al ver a un Ethan desmelenado de expresión risueña sobre él. Quería besarle y quedarse con aquella imagen para siempre, oírle reír aunque fuera a costa de su respiración, decirle que era precioso, agarrarse a su cintura... pero también quería no morirse. Pensamientos extremadamente ñoños se mezclaban con la urgente necesidad de salvar su vida y le costó un par de caladas hondas poder hablar. Estaba literalmente eclipsado.

¡Lo siento! ¡Lo siento lo siento lo siento! —reía con debilidad, agotado. Cerró los brazos de forma en que estos le protegieran, aunque seguía habiendo mucho hueco donde torturarle—. No volveré a decir que eres una abuela que no entiende ni los memes que hasta la estirada de mi hermana entiende, ni que eres un ratón de biblioteca delante de las chicas.

La risa le pudo sabiendo que eso era firmar una sentencia. Sin embargo para no sufrir otro ataque Nohlem recogió las rodillas y, con un gruñido por el esfuerzo, se echó hacia delante no sin dificultad para apresar a Ethan entre sus piernas y su cuerpo. Haciendo los malabares y forcejeos que necesitase el varmano clavaría los dedos en los costados del británico para devolverle las cosquillas a maldad.

¡No- No eres ratón, eres un pato... gordo! ¡Los ratones no son tan pesados! —sonreía y apretaba los dientes. No obstante su batería estaba bastante quemada por el flato y el dolor muscular y fue él mismo quien le liberó, cayendo de vuelta hacia atrás con un jadeo—. 'Chacho... pendejo. Haah, no puedo más.

_________________________________________

♪♫♬:
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación
Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

23/05/23, 05:48 pm
Ethan se le quedó mirando debatiéndose entre la ternura y la compasión. El que se protegiera con los brazos solo le hizo querer besar ambos dorsos, embelesado temporalmente al recordar cómo era sentir la presión de los anillos sobre sus mejillas. A él nunca le había gustado mucho ese tipo de accesorios, pero podría quedarse horas aprendiendo la forma de los que Nohlem poseía.

Cuando escucho la respuesta le respondió con una ceja levantada y otro resoplido a modo de risa ahogada. ¡No era su culpa que el humor de sus compañeros fuera tan absurdo! Ya iba a replicar cuando se vio interrumpido ante un contraataque sorpresa. Que subiera las piernas le hizo perder el equilibrio echado hacía delante. Por suerte no llegó a caer, pues Nohlem se había incorporado y a modo de pinza le retuvo en el sitio. No es que se encontrase mucha resistencia, el asiatico moría a carcajadas antes de que siquiera le hubiera alcanzado a tocar. Apoyado en el pecho del contrario y dejando oculto el rostro en uno de su hombros

Aún así se revolvía con cierta ligereza, no por las cosquillas pues la chaqueta amortiguaba la gran mayoría, si no por la gracia absurda que le generaba toda la situación.

-Pato, gordo? -Le dejó caer sin tomar venganza por lo ocurrido. Sonriendo de medio lado ante la afirmación. Se le ocurrían tantas formas de meterse con él que algunas más subidas de tono decidió guardarlas. Por vergüenza y por no exponer sus propios pensamientos. -Bueno, queda demostrado por segunda vez en el día que no puedes hacer nada contra un pájaro.

Su propio chiste le hizo reír, volviendo a apartarse los pelos revueltos de la cara ya un tanto molesto por los mismos. Visto como estaba Nohlem, decidió compartir caridad, inclinándose levemente para llevar una mano a su rostro. Le quitó con cuidado una pluma y luego con suavidad recorrió su frente despejando la zona del flequillo pelirrojo que la invadía con la suavidad de su palma.

-Ratón de biblioteca dice. -Se mordió el labio pensativo, tentado a meterse con sus gafas si eso no fuera contraproducente. A él le resultaban muy tiernas. -Siento no tener hobbys de viejo pellejo. Cómo tocar el piano o escuchar música de la época de mi bisabuelo. Y no hablemos de tus increíbles pasos con Rick.

Le dedico una mirada más significativa tratando de contener la sonrisa de ampliarse aún más.

-Habría que ver si alguna de esas chavalas te iba a perrear haciendo eso.
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

25/05/23, 02:11 am
Le dejó hacer lo que quisiera, observándole a él y luego al recorrido que hizo la pluma cuando la soltó a un lado en silencio. Cerró los ojos el instante que Ethan acercó la mano a su frente como reacción involuntaria, emitiendo un pequeño suspiro por la caricia. Sentía el ronroneo formarse en su garganta, pero por fortuna el tacto había sido demasiado breve como para que llegase a nada. El suspiro había sido bastante.

Hmm.
Parecemos novios”. Y la mera mención mental a aquella palabra incendiaria bastó para que sus mejillas se prendieran. La presión que ejercía Ethan sobre él le hacía ser más consciente de como estaban y el calorcito que sentía conseguía que hasta el tacto de su ropa se sintiera más pesado. Mierda, no tenía que estar pensando esas cosas.

No es nada malo, a los gatos nos gustan los ratones… —ah joder, ¿por qué se tenía que morder el labio? desvió la vista. Cuando insultó sus gustos, no obstante, sus ojos se abrieron más y regresaron al medio japonés con más energía y un dolor muy bien fingido—. ¡Ah! ¡Oye…!

Amoldó la ofensa a pena, una pena masterizada tras más de veinte años de hacerse la víctima con una hermana más difícil de derretir que un cubito en Groenlandia. Miraba a un lado, cabeza algo gacha y orejas también. Ganaba bastante credibilidad al ser verdad que, de esas tres cosas que Ethan había dicho, dos no eran materia tan pública justamente por la vergüenza que le provocaban. Con sus amigos, el toque de alcohol y la alegría suficiente bailar swing no le avergonzaba, además adoraba el tremendo compañero de baile que era Rick, pero claro, era un resultado del momento. Y la música… es verdad que de vez en cuando la publicaba en su instagram, pero…

Pensaba que esas cosas me daban encanto… —hizo un puchero pero las ganas de reír le hicieron sonreír ligeramente. No arruinó el gesto, pero era perceptible. Se acomodó el jersey como distracción—. No todos podemos bailar tan bien como tú… Y a lo mejor no quiero que las chavalas me perreen. A lo mejor quiero que me gateen… —un bufido bastante basto le cortó por lo sano, luego una sonora carcajada. Vaya chiste de mierda—. ¡La puta de oros eso ha sido horrible! ¡No no no, lo retiro!

Ese verbo había convertido la imagen mental en algo muy poco sexy y demasiado ridículo. Su risa haría temblar a Ethan por consecuencia. Hasta a él le sorprendía ligar tanto a veces. Tomando una buena bocanada de aire y aprovechando la tontuna, Nohlem se echó hacia delante y apresó a Ethan entre sus brazos, atrayéndole con él hasta abajo en un abrazo a traición.

¿Qué era eso… —sin soltarle ondeó el cuerpo como un balancín, tomando impulso para hacer la croqueta con él. Puso todo el peso sobre su pierna y codo para no aplastar las extremidades del otro y de un solo golpe cambió las tornas. Le tocaba a él estar encima. Hizo espacio suficiente entre los dos antes de hablar, aunque dado al cambio seguían bastante pegados, el otro bien agarrado bajo su propio peso—, de que no puedo hacer nada contra un pájaro?! ¡Me ofendes, patito!

Algo crugió debajo de Ethan. A lo mejor habían mochado un poco las patatas.

_________________________________________

♪♫♬:
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación
Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

25/05/23, 08:17 pm
Ethan volvió a sonreír ante sus quejas, solo conteniéndose cuando vio las orejas bajar y acostumbrado a fiarse de aquellos cambios físicos se alarmó.  Su tono de humor quizá se había malentendido, no quería hacerle dudar de unos gustos que al menos al asiático le resultaban muy originales y entrañables. Aunque bueno, ¿Qué no le resultaba interesante del gato?

-No eh, era broma, quiero decir no… ¡A mi me encanta como bailas! -Soltó apresurado mientras se ajustaba en su asiento, dudoso de sí incorporarse en búsqueda de alguna disculpa mejor llevada. Por suerte, gracias al comentario estúpido que le siguió y las risas de Nohlem dedujo que simplemente había sido una pantomima.
Lejos de acompañarle esta vez en aquella comedia cutre, acabo soltando un suspiro cargado de alivio que nunca llegó a terminar pues se transformó en un ¨Ah?¨ a mitad de exhalación. Sorprendido y sin margen de reaccionar ante el abrazo fortuito del pelirrojo.

-No no no nooooo espera ESPERAA!! -Poco sirvió sus quejas cuando se vio envuelto entre brazos ajenos. Tan pronto estaba observando el estampado hortera mantel como ahora se encontraba de cara con los bonitos árboles adornando el cielo. Aunque eso no era precisamente lo que captaba su atención.

Estaba tan próximo al gato que la cotidianidad de la situación se tornó en otro tipo de fantasías y mientras un lado intentaba reactivar un protocolo de defensa, el otro moría por la cercanía de ambos. Su cerebro hizo mutis y la guerra que estaba ocurriendo entre raciocinio y corazón se vio saldada por un reguero rojizo que inundó de nuevo, todo su rostro. Al menos ahora seguían yendo a la par hasta para eso.

-Aha... -Fue su primera respuesta. Atontado ante una escena que le encantaría poder enmarcar. Joder, la masacre había tenido éxito. Sin apenas neuronas operativas sus únicos pensamientos se convertían en un continuo: Bésalo, bésalo, bésalo, bésalooooooooo.
No, no se podía replantear algo así. Vale que era muy estúpido, pero es que eso no sería tropezar con la misma piedra, sería observar el despeñadero y querer tirarse de cabeza otra puta vez. Y joder si estaba calculando la caída.

Si no rompía el contacto visual era precisamente para no cavar su tumba otra vez. Así que tras un ligero carraspeo, dibujó una sonrisa en su rostro y trato de recuperar cierto temple. -Creo que he machacado las patatas, tontooooo. -Se revolvió un poco, lo suficiente para liberar sus brazos y así tener cierta maniobra. -Y oye, si que te dan encanto. No iba en serio, a mi me encanta cuando tocas el piano. Joeh puede que baile bien, pero no lo hago ni un cuarto de lo bien que se te da a ti la música. ¡Y yo bailo estupendamente así que imagínate!

Con los codos apoyados en los laterales, aprovechó la minúscula ventana de espacio que tenían entre ambos para llevarlas hacía sus orejas. Allí las dejó, jugueteando con sus rizos de la misma manera tierna y familiar con la que siempre lo hacía. Colocándolos tras las mismas y luego desplazando sus muñecas un poco más arriba. Donde pudiera estar entretenido peinando y despeinando aquel pelo anaranjado a conveniencia.

-Y no me importaría si me quisieras enseñar más de tu música de abueletes.

Esto último lo hizo con un tono burlón. Dibujando una sonrisa boba en su rostro antes de juntar sus labios en una O cerrada y soplarle de forma suave en toda la cara. No pudo evitar acompañar el gesto con otra pequeña risa, divirtiéndose su propio comportamiento infantil. Sí por el fuera se quedaría todo el día observando aquella carita tan mona y llena de pecas.
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

26/05/23, 12:03 am
Ethan había rectificado y había rogado clemencia mientras él tomaba parte de su venganza, asi que obviamente tenía una sonrisita de victoria sobrada en la cara.

Ja. He matado al pato —y normal.

Él también estaba teniendo muerte cerebral, pero se mantenía en su rol de siempre por supervivencia. Vaya muro más mal construido; estaba teniendo demasiadas ideas, todas tan malas como darle una nalgada a Connor sin avisar, y las reacciones azoradas de Ethan le confundían. Lo ignoraba porque obviamente no podía leer sus pensamientos, pero él y el moreno compartían el mismo imperioso deseo de besarse. Pero de nuevo, no quería pegarse un tiro en el pie. La croqueta y estar así de pegados ya era uno nuevo. Llevaba ya como veinte y eso que había dejado de contarlos, encima la inmensa mayoría no escocerían hasta que llegase a casa, ahora que mientras tanto… sarna con gusto no pica.

¿Y? ¿No te gusta el puré? —le permitió sacar los brazos, donde aprovechó para tirar de la bolsa de patatas y liberarla del culo de Ethan. Apartar los ojos de su cara sonrojada fue un alivio los segundos que tardó en volver la vista a él, donde sintió el nacimiento de otra mariposa hiperactiva en su estómago. Sonrió con torpeza al oírle—. Ah. Gracias... Y perdona pero no, no, sí que se te da muy bien, tan bien como a mi el piano. Lo sé porque te he visto. Mejor lo dejamos en un empate. Yo hago la música y tú… —el corazón le dio un salto por la forma en la que Ethan comenzó a juguetear con su pelo. Santos, estaba haciendo imposible el no besarle…— y tú la bailas…

Eh, al menos había completado la frase. Cerró los ojos, dejando que los ronroneos llenasen el pequeño espacio entre ambos, e inclinó la cabeza ligeramente a un lado en busca de más caricias hasta que la palma de Ethan llegó a su mejilla. Solo separó un poco los párpados al oír aquello último, hasta que el soplido que recibió le hizo volver a cerrarlos con el morro un poco arrugado. Soltó una exhalación por la nariz a modo de risa acompañada de una nueva sonrisa. Con burla o sin ella le ilusionaba tener luz verde a enseñarle más canciones.

Hmm. Y a mi no me importaría… escuchar coreanos si con eso te puedo ver bailar. Y no lo digo a la ligera, que escuchar country para ver bailar a Connor… —hizo una mueca—. Eh. Por ahí no sé si paso más de dos veces.

Lo cierto es que aún con el margen de seguridad que había establecido seguían peligrosamente cerca. En pos de no aplastarle demasiado estaba apoyando el peso de su tronco superior sobre codo y brazo, que no es que fuera lo más incómodo o agotador, pero habiendo alternativa y por así poner remedio a sendos problemas, Nohlem se removió para ir más abajo y se dejó caer con la cabeza apoyada en el pecho de Ethan. De manera todo lo sutil e insonnora posible le dio un minúsculo beso en la sudadera antes de voltear el rostro a un lado y acomodarse. A ciegas sus manos buscaron las del inglés, y una vez dado con una de ellas la reubicó sobre su pelo en una orden bastante clara, digna de un gato malcriado: sigue.

Ethan… —caricias o no, él hablaría. Su tono era suave, acorde a la duda que tenía—. ¿Estás bien?

Con la yema de los dedos trazó pequeños círculos sobre el brazo del chico. No quería que su preocupación fuese excesiva ni matar con ella el ambiente, pero su duda era legítima. El día había empezado de una manera tan abrupta que un simple checkeo no estaba de más.

Cuando quieras repetimos este plan… Viernes o el día que sea. Ahora que si no repetimos los gansos casi mejor —rió entredientes—. Que yo así estoy en la gloria.

No se refería solo a la parte del parque, pero tal como habían ido las cosas en el cementerio no se atrevía a añadir verbalmente el visitar a su hermano. Esperaba que estuviera lo bastante implícito.

_________________________________________

♪♫♬:
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación
Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

28/05/23, 06:43 pm
-Sabes que solo tienes que pedirlo, y yo te bailo cuando quieras.

Apenas levantó la voz, convirtiendo aquellas palabras en un respetuoso susurro que no quería interrumpir sus ronroneos. Escucharle era embriagador y el que se estuviera restregando contra la palma de su mano como un buen gatito solo le hizo hundirse más en aquella sensación tan reconfortante. Quería besarlo, era un ruego continuo que no entendía de contextos o miedos. Le daba igual donde. Bien podría recorrer cada lunar a besitos gentiles, o regalarle uno en la nariz en el preciso momento donde la arrugo de forma adorable. No le importaría regalarle varios en la frente o uno suave que se perdiera entre sus rizos. Nohlem estaba tan lindo que casi se le pasó por alto el que se metiera con Connor.

-Ay no… Sus bailes consisten en saltar muy fuerte y sacudir la cabeza hasta ver cuánto aguanta sin dislocarse el cuello… -Negó desde el suelo con sutileza, dejando escapar una pequeña risa a modo de quejido fingido. -Y yo, que esperaba que al quitarse la camisa nos hiciera algún bailecito sexy…

Lo peor es que no mentía. Ojala que algún dia el idiota del pelirosa apartara tanto codigo de hermandad y se dejara querer más. Ellos eran el vivo ejemplo de que era compatible darse mimos y ser amigos ¿Verdad?... Ni de broma. En el momento en el que el gato se acomodó en su pecho y alcanzó a dar con una de sus manos libres a Ethan se le salió el corazón de donde tenía que estar.

La falsa calma se convirtió en un pecho que daba pequeños brincos a cada nuevo latido, siendo esa reacción propia de un enamorado y no de un amigo que compartía cercanía con otro. Ah, qué debilidad más estúpida, no podía competir contra todo aquello que le hacía sentir el pelirrojo. Aceptó su orden y empezó a realizar caricias en su cabello. Abría y cerraba sus dedos con el cuidado de no enredarse en el mismo mientras dirigía su brazo libre a la espalda del gato. Lejos de hacer fuerza, simplemente lo dejó reposar sobre sus omóplatos, trazando pequeños círculos con la palma de su mano.

Y menos mal que ya no le miraba, porque la mueca que tuvo que poner al escuchar la pregunta era para enmarcar. Sorprendido ante lo contundente y directa que era.  

-Yo no eh… Eso, eso tiene muchos matices. -Fue lo primero que respondió, acompañado de una risa nerviosa que intentaba disipar lo inseguro que se le notaba al hablar. -Pero sí, sí vaya estoy bien. Ahora mismo sí. - Como respuesta era un poco evasiva pero al menos no mentía. En esos instantes estaba muy a gusto, en parte porque podía desentenderse del resto de sus problemas centrando toda su atención en el felino.

-Gracias por venir, de verdad… No me gusta, bueno... Meter a nadie en estos follones, ya lo siento. -Se quedó momentáneamente en silencio, pensativo mientras observaba las nubes pasar de forma lenta e irregular. ¿Estaba bien? Era una pregunta demasiado extensa como para simplemente decir Sí o No. En aquella desconexión continuaba con las caricias de una forma más pausada, acompañando el estado de ánimo sosegado del joven.

-A veces supongo que uno tiene sus bajonazos y bueno.. no se le da muy bien pues hablar de ellos… -Las palabras le salían distantes, separadas entre sí al hablar con cierto miedo, pero sobre todo culpa. No era sencillo expresar aquello en voz alta, y dudaba que pudiera aclarar mucho más en ese momento. Eso sí, decidió no quedarse ahí para no preocupar a su compañero y porque a pesar de todo era bastante optimista con el asunto. -Pero si te puedo asegurar que ahora mismo soy muy feliz, a pesar de estos momentos, lo soy. Tengo unos amigos geniales, hago lo que quiero en la escuela, a los alumnos les interesan mis talleres…

-Y tú Nohlem, tú me haces sentir que soy la persona más afortunada del planeta.  
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

29/05/23, 12:22 am
El suspiro de una risa fue su única respuesta a aquel susurro, pues la suavidad con la que sonaba su voz le desequilibraba demasiado como para articular palabra. Entre las caricias, la cercanía de Ethan y el ambiente primaveral Nohlem se encontraba en el séptimo cielo, pero no podía dejarse llevar por aquel sendero o terminaría más perdido de lo que ya estaba. Por ello trataba de no pensar, de nuevo, construyendo una muralla entre el británico y él que él mismo se encargaba de destrozar cada vez que se encontraba vagando en lo mucho que le quería.

No era justo. Cerró los ojos y apagó el corazón para disfrutar de las caricias de la manera más impersonal que podía, resguardándose en el dulce sueño que estas producían sin poder evitar que las mariposas en su estómago se volvieran avispas cada vez que pensaba en la identidad de quien se las regalaba. Al menos preocuparse por su bienestar le mantendría distraído de sí mismo. Sabía que no era una pregunta sencilla, no con el historial con el que Ethan contaba, pero le alegró que hubiera una positiva general. Después de todo el varmano por poco terminaba de reventarle el día. Cesó los círculos que estaba haciendo en su brazo para darle dos toques con un dedo como si pulsase un botón.

Eh. Nada de lo sientos. ¿Cuándo me ha importado a mi ir a clase? —rio con amargura. Por sus amigos iría siempre, pero por su propio bien y futuro… uno de cada cinco días si acaso—. No te aisles. Bueno, eh, haz lo que quieras, no soy tu padre, solo… —se corrigió al sentir que había sonado demasiado autoritario, a pesar de que su voz sonaba mullida y perezosa por la postura—. No estas solo. Puedes contar conmigo. Con nosotros. No solo estamos para los jajas.

Era un poco hipócrita por su parte, él era hermético hasta con su melliza. Tenía relaciones superficiales precisamente por el palo de gestionar sus problemas y había muchos consejos que por coraje ni siquiera quería oír, apenas había aprendido a abrirse con sus bros. En su familia estar mal era sinónimo de debilidad y la debilidad era avergonzante, pero si encima se sentía responsable e inútil de cualquier cosa que le pasara y su reflejo era actuar como si le diera igual, lo último que necesitaba era a nadie ajeno echándole la bronca. Pero por supuesto era más fácil ser el preocupado y no el preocupante. Le estrujó un poco el brazo a Ethan en señal de ánimo, sonriendo aunque no pudiera verle.

“Estar distraído” con la conversación le dio una falsa sensación de seguridad, lo que hizo que las olas le pillasen de lado. A decir verdad no contaba con ningún agradecimiento, solo esperaba un sí, no, más o menos, si acaso algo vago y poco más, pero no había sido nada mortal. Lo último, no obstante, consiguió que el enjambre en su pecho se revolviese. No esperaba… tanto. El “silencio” (su ronroneo era tal que le taladraba los tímpanos) se asentó unos segundos demasiado largos y cesó cualquier movimiento que estuviera haciendo.

¿De verdad? —dijo con un hilo de voz, tan patético que le dio vergüenza. Mierda, había un boquete en la muralla. Carraspeó y repitió la pregunta con más seguridad, en un tono más jovial—. ¿De verdad? ¿Por qué? —rio con nerviosismo camuflado. En realidad no estaba seguro de poder aguantar una respuesta: no había sido una cosa general como antes, no, había usado su nombre en específico. Estaba entrando en una planta carnívora, invocado por el olor dulzón que emitían sus palabras, palabras que guardaría como oro en paño si sobrevivía a ellas. El corazón le latía muy rápido y su respiración era lenta. Menos mal que desde ahí solo podía verle el pelo, porque no era lo único que estaba rojo—. Si solo te paso memes de mierda… y la lío. Que a ver —rio de nuevo, claramente azorado—, tampoco necesito justificación, son buenos memes de mierda. Y tú también… vosotros también me hacéis sentir muy afortunado.

No era su intención usar el plural pero el singular le quedaba demasiado grande. Le aterraba meterse en una confesión por el calor del momento y le aterraba romper la amistad, incluso si desde fuera parecían de todo menos simples colegas no se veía capaz de llevar algo serio con nadie. Ya ni siquiera por miedo al rechazo, que también (¿estaba viendo cosas donde no las había…?), sino porque desconfiaba de sí mismo. Muchísimo. Se conocía demasiado. Estaba pilladísimo del moreno pero es que para colmo también estaba pillado de Connor y el mix le hacía sentir culpable, una suma a que tampoco le había ido particularmente bien en relaciones cerradas antes. Su récord estaba en un año, pero había perdido el interés a medio camino y se había mantenido por pena, lo cual había acabado fatal. No entrar a una relación por miedo a cortar era contraproducente, pero es que no quería hacerle daño, y arruinarlo todo era tan fácil y con tan horribles consecuencias que tenía motivos para aguantarse, porque eso ya no involucraba solo a Ethan sino a todo su grupo. Aún así sentía como si le debiera algo más.

Seguro que ya lo sabes pero eres de mis mejores amigos, sino el que más. No sé si estas cosas se dicen o solo se asumen… bueno.

_________________________________________

♪♫♬:
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación
Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

29/05/23, 02:21 am
El primer plural lo entendió como un agradable gesto de empatía. Le estaba intentando consolar, aunque fuera de manera torpe. Recordarle que no solo tenía porque contar con él era amable de su parte, y una verdad a tener en cuenta. Ninguno de sus ¨Bros¨ habrían dudado ni un instante a la hora de consolarlo. Aquel pensamiento le agrando la tonta sonrisa que tenía en el rostro. Sentirse acompañado en algunos momentos se le hacía extremadamente difícil y el que alguien le recordara, aunque fuera obvio, cambiaba bastante su forma de sobrellevar ese tipo de situaciones.  Era un empujoncito hacía una dirección agradable, en la que de verdad podía plantearse verse vulnerable ante amigos más cercanos.

El segundo plural, en cambio, le hizo pausar lo que estaba a punto de verbalizar. Ethan acumulaba en su interior infinitud de palabras bonitas y halagos que iba a dedicar en exclusiva al gato. Una respuesta preciosa llena de amor, nostalgia y cariño en la que estaba dispuesto a enseñarle el porqué era tan especial. Palabras que se ahogaron en su garganta, pues cuando separó los labios ninguna tuvo el valor de salir y hacerse pública. Murieron atropelladas y se convirtieron en un galimatías que regresó a su interior transformado en una amalgama de dudas. Aquello que en un momento iba a ser un momento íntimo se fue convirtiendo con lentitud en un paraje hostil.

¨Eres de mis mejores amigos, si no el que más¨

Era lo justo, había jugado con fuego y como un accidente fatídico y previsible se había quemado. Aunque conocer desde el inicio el destino que le deparaba no volvía aquella comezón menos dolorosa. Seguir manteniendo el ritmo de las caricias le ardía, notaba las quemaduras que le provocaba el mero contacto sobre su piel. Su corazón antes desbocado ahora latía a un ritmo marchito, como si incluso él sufriera de aquel calor agonizante.

Y mientras su estado físico se resentía, el emocional obtenía el dolor y lo convertía en carbón para mantener la maquinaría funcionando. Con el problema de que el combustible estaba manchado y se entremezclaba de mala manera con las ideas que iban aflorando en su mente: Miedo, confusión, enfado, pena. Emociones que se agitaban, chocaban y se veían fusionadas, convertidas ahora en lenguas de fuego.

Miedo por lo que aquellas indirectas suponían, por el rechazo, por el darse cuenta de que era un amor unidireccional, miedo a salir herido otra vez, a perderlo por sus propios deseos egoístas. Confusión ante las señales contrarias, por aquel beso que para él tanto significado tenía, por la cercanía que compartían tan íntima, por aquellas miradas cargadas de afecto que parecía dedicarle solo a su persona. Enfado ante el dolor, ante el sentirse utilizado, enfado como protección ante la incertidumbre, por sentirse estúpido y creer que de verdad había existido alguna posibilidad.

Y pena. Porque la pena era el eje central. Era el pequeño Ethan que se escondía tras aquella humareda, el que se refugiaba tras el fuego y luchaba por que sus lágrimas se evaporasen antes de que salieran a la luz. El que fingía que aquel incendio ya estaba extinto y se quemaba una y otra vez cuando se creía con la valentía de intentar atravesarlo. Era el que acababa rendido y agazapado, aguardando a que de alguna manera cesara por su propia cuenta.  Pena, porque en verdad, lo que sentía era profunda pena.

Sus caricias nunca remitieron aún con el varmano parando de hacerlas. Se forzó a sonreír todavía más aunque no hubiera nadie observando, a dejarse llevar en un autoengaño del que podía hacer gala. Su mano siguió jugueteando entre los rizos, haciendo pequeñas formas en los mismos como si no fuera presente de cada punzada que significaba hacerlo.
Al fin y al cabo el estar enamorado era su propia y única responsabilidad. Ya había tenido un desliz en el cementerio y no quería hacerse responsable de otro. Su dolor era solo suyo, al igual que ellos eran solo amigos. Solo eso. Ethan dejó escapar un suspiro cargado, de los que te hinchan el pecho y te permiten renovar el aire de ambos pulmones. Limpiarlos en pos de intentar empezar de nuevo. Acompaño aquella respiración de una sutil risa y entonces decidió responder con la mayor de sus alegrías.

-Me alegro de que seamos mejores amigos.

Mintió.
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Maneki Neko - RV Gakuen - Página 5 Empty Re: Maneki Neko - RV Gakuen

29/05/23, 03:32 am
Y totalmente contrario al destrozo que había provocado en Ethan, a Nohlem saberse el mejor amigo de alguien le hizo ridículamente feliz. Es decir, sí, era era amigo de muchos, pero confidente de pocos, y casi siempre se trataba de un rol de una sola dirección. Rara vez salía de las incertidumbres y tonterías que algunos le contaban al compartir cama, cuando tras el contacto físico afloraban los sentimientos y la impresión de intimidad. Aunque con su grupo hubiera esa unión, verbalizarlo y por ende confirmarlo sentaba mejor. Lo hacía mutuo, personal.

Un pequeño ronroneo de emoción sonó en perfecta sintonía con la enorme sonrisa que se dibujó en su rostro. Las cosas estaban bien así. A pesar de que las avispas seguían picando mezcladas con las inquietas mariposas, aquel era un buen motivo por el que guardar las distancias y no arrepentirse de echar freno. ¿Quería más? Sí, pero valoraba demasiado su relación con Ethan para sacudir lo que estaba bien. Puede que con el tiempo aprendiese a llevarlo, o sencillamente se le terminase pasando, o… Podía autoengañarse ahora gracias a la serotonina, que después no sería tan fácil.

Yo también.

Se reacomodó con falsa pereza pues realmente estaba reactivado por la felicidad, momento en el que se dio cuenta de que se le había dormido una pierna. No quería irrumpir la paz que, según él, era conjunta, pero el hormigueo empezaba a ser intenso y quizás la excusa perfecta para apaciguar de una la metáfora de insectos que tenía danzando en la barriga. Le abrazó una última vez con fuerza, conteniéndose el darle otro beso en el mismo punto de antes y levantó la mitad de su cuerpo con la ayuda de sus brazos.

No te estoy aplastando, ¿no? —le miró, contento, mas una mueca de dolor y sorpresa le interrumpió. Al apoyar la pierna el hormigueo había empeorado—. Ay- ay ay, hostias —el dolor le sacó una carcajada agónica—. ¡Se me ha dormido una pierna-!

Con un impulso Nohlem se hizo a un lado hasta quedar tumbado bocarriba al lado de Ethan. Alzó la pierna como un robot escacharrado, sin los músculos disponibles para mantenerla en el aire, y la apoyó en el suelo con sumo cuidado. Reía y soltaba “ays” desesperados a cada rato. Para más inri acababa de mochar las patatas otra vez.

¡Joder, no, si al final esto no se lo come nadie…! —sacó la pobre bolsa de debajo suya y se la tendió al otro. Algunas patatas estaban tan machadadas que parecían comida para peces—. ¿Quieres?

_________________________________________

♪♫♬:
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.