Conectarse
Últimos temas
Dudas a puerta cerradaAyer a las 11:18 pmKanyumTorreón SendarAyer a las 07:30 pmHarekUna noche helada13/07/24, 12:13 amRaven¿Y ahora qué?12/07/24, 12:33 amHarekTorre Serpentaria11/07/24, 01:08 amHarek
Estadísticas
Tenemos 204 miembros registradosEl último usuario registrado es KeydiaNuestros miembros han publicado un total de 52198 mensajesen 1061 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Torreón Sendar

+11
Kanyum
Isma
Trish
Seth
Raven
LEC
Sevent
Muffie
Giniroryu
Aes
Rocavarancolia Rol
15 participantes
Ir abajo
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Torreón Sendar - Página 12 Empty Torreón Sendar

19/09/12, 10:54 pm
Recuerdo del primer mensaje :

Ya antes de la Batalla de Rocavarancolia éste era uno de los mayores torreones de la ciudad. Quedó destruido por un explosivo que le arrancó sus cuatro plantas superiores, dejando tan sólo dos, aunque más tarde se reformó convirtiéndose en un torreón de cuatro plantas. Su base es circular y está protegido por un foso frente a la puerta, mientras que en la parte trasera hay un risco de varios metros de profundidad.

Tiene un patio empedrado muy pequeño acoplado a la parte trasera, con sitio para que una o dos personas entrenen. Una estatua pegada al muro representa una figura envuelta en túnicas cuya nariz y barbilla sobresalen de entre los pliegues. Alguien le pintó un bigote ridículo y una perilla garabateada con carbocillo mezclado con grasa.

La planta baja es un salón circular dividido en una gran sala central con cocina y salón y tres dormitorios pequeños que la rodean. Las escaleras, que están tras una puerta, llevan al resto de plantas del torreón. En el sótano hay una armería con mazmorras, en la primera planta hay cinco habitaciones medianas y dos baños, y en la segunda hay tres dormitorios grandes. La última planta no contiene nada salvo unas escaleras que llevan a la azotea, delimitada por un muro simple de escasa altura.

Recetario integral de Persilia Sukaldaria:

Ver mensajes archivados:

Jack

Ficha de cosechado
Nombre: Tawar
Especie: Repobladore de la montaña
Habilidades: Artesanía, habilidad manual y resistencia

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

06/06/23, 09:50 pm
La conversación derivó en lo que habría sido una reunión típica de los guerreros de la Telaraña. Estaban hablando de armas, de técnicas de combate, de cosas que sabían hacer o enseñarse entre elles... y a cada intervención, Tawar se sentía aún más diminute. No solo no sabía manejar ninguna de esas cosas ni hacer venenos como sus congéneres sino que seguramente serían casi tan grandes como una docena de sus vecines de colonia. Y no solo no iba a poder usar nada de eso sino que ¡no quería! No había ido a ningún sitio desconocido a luchar, a pelear... nada de eso. Elle solo sabía correr, brincar, trepar, planear si tenía las ropas adecuadas para ello o enterrarse en la tierra hasta que pasara la amenaza... ¡y en aquel sitio el suelo era de piedra! ¿Qué esperaban Ramas y la Flora que pudiera hacer elle allí, en ese mundo tan peligros y homicida como había explicado Räg? ¿Cómo iba a aguantar un año, fuera la cantidad de tiempo que significara eso en aquel mundo, sin poder defenderse como el resto? «No me protegerán siempre, no podrán siempre ni van a querer cargar conmigo siempre, son Amables pero no se van a sacrificar por mí ni tendrían por qué... voy a ser un lastre. Un lastre»

No siguió conversando. En vistas de la situación, le importaba bien poco cómo habían llegado allí, si era con o sin consentimiento o con qué motivos, y en cuanto se repartieron para dormir se fue con su grupo. Vio por segunda vez esos lechos enormes pero le imponían así que se hizo un ovillo con un paño en uno de los muebles y ahí se quedó mirando al techo. ¿Qué más le daba todo lo que habían hablado hasta ahora? ¿Las diferencias culturales, los géneros, los nombres, todo lo que había aprendido en un solo día...? ¿De qué servía, si iba a durar menos que sus arañas de la olla? ¿Y en qué tipo de peligros esperaban para pensar en armarse, siquiera? Si eran como los depredadores de su mundo, solo les harían cosquillas. ¿Merecía la pena, quizás, alejarse del grupo, buscar el bosque o alguna zona verde y sobrevivir allí como pudiera, sin cargar a nadie? No es que pesara mucho y era fácil buscarse alimento solo para elle, pero no quería que sufrieran algún daño por su culpa (ni sufrirlo elle misme, por supuesto). «Qué va... yo seré una carga por querer sobrevivir y salir a explorar, pero también tienen especímenes jóvenes, como Aniol y Damian... ¿Qué harán con ellos? ¿Se sentirán ellos así? ¿Podré ayudar a cuidarles?» Le daba mucho miedo la corriente en la que estaba pensando, pero no podía vencer a su instinto (ni quería). A fin de cuentas, todo era parte de la Flora y se enorgullecía de poder ayudar y proteger a sus retoñes, pero siempre habían sido plantas, no seres pensantes con personalidades opuestas y a quienes les daba vértigo mirar desde abajo. No sabía qué podía aportar, pero definitivamente no quería volver a pensar en ser una carga o en alejarse del grupo, más aún si existía la más remota posibilidad de ser de ayuda en algún momento. «Tendría que comentarlo con el resto... pero de eso se encargará mi Tawar de mañana» Además, le caían bien y le dolería ser incapaz de colaborar con sus Gigantes Amables o incluso entorpecerles... «He dicho que man... mañana, por la Flora, basta ya» ¡Ya! Los pensamientos se le colaban como picaduras de avispa, incesantes. Solo quería dormir. Acabó tapándose la cabeza con el trapo y se esforzó en recordar todo lo que había aprendido sobre las hadas de la Tierra. ¿Si ellas protegían los bosques y a sus peque-gigantes en un mundo de Gigantes, por qué no elle?


Última edición por Jack el 09/06/23, 07:17 am, editado 1 vez
Tak
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Airi
Especie: Sanaí
Habilidades: Habilidad manual, memoria, imaginación.

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

07/06/23, 01:01 pm
Las historias de unos se alineaban mejor con las teorías de Airi que las de otros. Lo que decía Szczenyak sonaba como una locura, y no acababa de entenderlo. En su cabeza un dios y un espíritu eran la misma cosa, y si le había “hablado” uno de ellos probablemente todo había sido una alucinación en su cabeza. «¿Le engañaron quizá con una alucinación? ¿Sería posible con magia? Sin artefactos de por medio, con esa magia que me describió el anciano… podría» pensó. Tal vez era su caso también, ¿por qué si no accedería tan rápido a algo que ni siquiera le habían explicado apropiadamente?

Aquella conversación no era plato de buen gusto, y antes de que Ethan mencionara que no podrían volver a su hogar hasta dentro de un año, ya se había estado preguntando cómo se tomarían los más pequeños todo lo que se estaba hablando. Habían conseguido distraerse con la limpieza y ahora con las grullas, e incluso había visto a Damian alisar la suya con cuidado, lo que se ganó una gran sonrisa de aprobación por su parte. Pero darse cuenta del engaño y saber que no verían a sus familias en tanto tiempo podía caer como una losa sobre ellos.

A Airi, en parte, le perturbaba más el misterioso poder que tenía Rocavarancolia según Räg, o la teoría de la droga de Rick. Estaba acostumbrada a perder de vista a media tribu durante largos períodos de tiempo, y aunque esta sería una ausencia más larga y forzosa, lo que realmente le dolía era pensar que le estarían buscando sin encontrar nada. Dudaba que el anciano hubiera tenido la decencia de dejar una nota, por muy bien que le hubiese hablado solo era un secuestrador. Si creían que había muerto, Lihkos, su madre, su hermana… todos sufrirían mucho.
Rick tiene razón, creo. Mi secuestrador fumaba de una pipa que también emitía humo verde —admitió. Era más factible que la magia mental, después de todo. No quiso decir mucho más al respecto, y aunque sentía mareo al ahondar en todo lo que había evitado a lo largo del día, intentó que no se le notase.

Le habría gustado hacer más preguntas a Räg acerca de su historia, y pensaba hacerlas en otro momento, pero la conversación había derivado rápidamente hacia las habilidades de cada uno. Por lo que parecía, unos cuantos tenían alguna que podría resultar útil, al menos las que no tenían que ver con las armas de fuego, porque no tenía ni idea de dónde podían sacarlas. Kalna ya había confirmado que no disponían de nada de eso. «Antes de que termine el día debería ir a ver qué es lo que sí hay» se recordó. Había muchas partes del torreón que todavía no había visto.

El ambiente se había enrarecido por lo obvio, y algunos no abrían la boca o incluso se habían marchado, como era el caso de Nohlem. Damian, aun así, tenía la energía de siempre, pero la mención una vez más del “puto chucho” le hizo dedicarle una mirada de reproche.
Damian… —lo llamó a modo de advertencia, y luego suspiró—. Mañana es otro día, y ya sabemos que tenemos bastantes horas de luz tenemos para intentar buscar algo que comer. Algo encontraremos, seguro.
Solo quería dar algún tipo de mensaje positivo, aunque fuese un tanto vacío. Ese día solo habían encontrado gusanos gigantes entre las ruinas, su mejor opción era que volviesen a ofrecerles comida sus secuestradores.


La noche cayó no mucho más tarde, llegando de forma rápida y sin apenas amarillear el horizonte. Si bien el cielo estaba cubierto por nubes densas, Airi nunca había visto un anochecer tan deprimente, aunque hacía juego con su estado de ánimo. Tras explorar cada planta del torreón escogió una cama en la habitación que usarían la mayoría de los que no les importaba compartir. La noche que había caído sobre aquel lugar era oscura como la boca del lobo, y Airi sabía que echaría en falta oír las respiraciones de los niños a su lado. Compartir cuarto era la mejor manera de controlar el vértigo que le daba todo aquello, aunque dormir como tal fuese a resultar imposible.

El agotamiento le obligaba a cerrar los ojos, pero solo a veces lograba alcanzar un estado de duermevela plagado de sueños incómodos, llenos de sonidos e imágenes entremezclados de todas las cosas nuevas que había experimentado ese día. A medida que avanzó la noche ya no pudo ni optar a eso. El enfriamiento de sus articulaciones tras toda la actividad de aquella tarde dio paso a un dolor que conocía muy bien, y con aquella incomodidad solo podía dar vueltas y vueltas en la cama, mientras escuchaba en el exterior inquietantes sonidos que se mezclaban con la melodía que silbaba el viento.
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

08/06/23, 05:59 pm

Colmillo negó para sí mismo. “No, joder, no. No ha sido un puto secuestro. Me trajo Matka. Soy jodidamente especial y haré sentir orgullosa a mi familia, porque me trajo Matka y tengo una misión” se repitió mentalmente haciendo oídos sordos a las palabras de Connor, pero no tardaron en aparecer un millar de pensamientos intrusivos.

“¿Pero por qué yo? ¿Por qué no alguno de mis hermanos o sobrinos? ¿Por qué no Nana? ¿Por qué no cualquier otro jodido vittya? ¿Y por qué toda esta gente? ¿Por qué dos putos críos? ¡Se supone que tenemos que luchar y yo a penas se encocar bien una puta flecha! ¿Qué tengo yo? ¿Qué tienen estos? ¿Qué tenemos que quieran los dioses, los fantasmas, los secuestradores o sus putas madres?”

Szczenyak se encontraba tan ensimismado en su pánico interno que casi se pierde la historia sobre invasiones entre mundos de Räg, pero ciertamente deseó habérselo perdido. Eso y la sentencia de Ethan. “Un año…” pensó con horror. “¿Un puto año aquí? ¿En esta mierda de lugar? ¿En un mundo capaz de casi aniquilar a otro? ¿Con esta gente jodidamente hostil y el puto crío agresivo?” pensó con todo el pelo erizado y la ira subiéndole, pero se desinfló en el siguiente momento en cuanto el siguiente pensamiento cruzó su mente “¿Un año entero solo? ¿Sin mi familia?”

Aunque su mente registró el nuevo insulto de Damián, la angustia de Colmillo era tan grande que le dio completamente igual. El niño podría darle una paliza si le apetecía que en ese momento el vittya solo podría pensar en que al menos de esa manera quizás podía apartar de él el absoluto sentimiento de soledad que le había envuelto.

Sin mirar a nadie y abrumado por la angustia, el zawodny salió al patio a paso rápido, donde no perdió tiempo en comenzar a gruñir rabioso y a pegarle patadas a todo mientras brama un insulto tras otro. Tras darle una patada a la estatua y arrepentirse al momento, terminó sentado en el suelo, lloriqueando por el dolor, la tristeza y la rabia. Y porque, tal y como había predicho su nana, todas las estrellas del cielo estaban apagadas.

“No, no, no, no, joder, no” pensó aferrándose con fuerza a su collar.

Con el pánico que solo una catástrofe como aquella podía generar, Colmillo buscó frenéticamente la estrella que su nana le había dicho que era su yaya y que siempre le daba consuelo, pero no la encontró. Ni esa, ni ninguna.

A pesar de que su mente le repitió una y otra vez que su nana le había advertido, no se tranquilizó del todo ni dejó de mirar el cielo hasta que recordó aquella tarde.

-La grieta llena de huesos… -se dijo en un susurro.

Ahí estaban. Todas las estrellas de ese horrible mundo habían caído del cielo y se habían reunido en ese repugnante lugar custodiadas por asquerosos gusanos gigantes.

-Este puto mundo es un lugar de mierda en el que morir -se dijo echando un último vistazo al cielo, antes de volver a entrar al torreón.

Toda aquella angustia, dolor, rabia y pánico le habían drenado las energías y ni siquiera quería pensar en el hambre y lo realmente tangible que parecía estar la posibilidad de morir.

A pesar del cansancio, aquella noche no durmió. No solo porque, aparentemente a diferencia del resto del grupo, su horario de sueño comenzaba más tarde, sino porque además la sola idea de tumbarse en una de esas camas como si aceptara de buena gana que aquel año iba a pasarlo ahí se le hacía agobiante.

Al día siguiente, los primeros en despertar lo encontrarían despatarrado en el sofá, inquieto por las pesadillas, porque aunque el cansancio y el agotamiento habían terminado pasándole factura con las primeras luces del día, aquello no significaba su sueño iba a ser pacífico.
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

09/06/23, 01:29 am
Perfecto, el ambiente estaba tan cargado que todo el mundo estaba huyendo a refugiarse en sus cuartos. Ethan podía comprender el agobio generalizado, las noticias eran nefastas y si la suya ya era catastrófica, la de Rag era la guinda que le hacía falta a aquel pastel de mierda. El problema era que, no podía evitar sentirse responsable por la situación. Una punzada de culpabilidad le apuñalaba con cada persona que veía abandonar el salón, viéndose como principal culpable de haberles generado una primera noche aún más desastrosa. Y es que nadie le estaba pidiendo tomar el papel de cuidador, pero ahí estaba él, fingiendo que podía cumplirlo para simplemente lidiar con cada nuevo fracaso a la hora de intentarlo. Estaba horrorosamente perdido, lamentando cada error, malentendido o liada que había cometido a lo largo del día.

Damian volvía a gritar, alguien hablaba de fondo y otra persona se excusaba. Con cada nueva interacción Ethan iba perdiendo más energía, siendo que si no se iba era por esperar a que ambos niños tuvieran un cuarto asignado. Luchaba por mantener una sonrisa que cada vez se veía más cansada, forzando la misma con una naturalidad pasmosa. Al fin y al cabo fingir un semblante tranquilo era el único don que podía aportar, ese y el de hacer inútiles figuritas de papel.

Contuvo un suspiro viendo marchar a los últimos, planteándose escenarios ficticios donde hubiera estado Jasper ocupando su lugar. Su hermano ya habría organizado algún plan, sabría cómo tratar incluso con las personas más difíciles y sin duda alguna tendría una solución positiva ante la cantidad de problemas. Era alguien capaz de encontrar luz incluso en los momentos más oscuros y desde luego que no hubiera permitido que la gente se fuera a dormir estando tan deprimidos o asustados.

Ethan en cambio… podía ofrecerse a subir varios cubos de agua. Sentirse un poquito más útil haciendo una tarea simple y banal, con la única esperanza de que esos pequeños detalles pudieran compensar el hecho de estar ahí.
Quizá fue un error desde el inicio, quizá él nunca estuvo destinado a ser esa imagen idílica que Akeyo le había vendido. El resto habían perdido mucho con el secuestro, tenían vidas aparte y seres queridos que esperaban su regreso. Tenían motivos para querer aguantar hasta la salida de esa extraña luna roja.
¿Pero él? ¿Él que tenía? Nada.
Claramente había sido un reemplazo de última hora. Uno que se encontraron al localizar a Jasper demasiado tarde y que dio la casualidad de simplemente estar ahí. Quizá pensaron que al compartir genética sería igual de útil o de funcional, pero nada más lejos de la realidad.

Era tan lamentable que si quiera podía sentirse tan mal como el resto por el hecho de estar retenidos. Pues aún siendo un choque constante, tampoco tenía nada que echar en falta. Su casa estaba vacía, sus días eran jodidamente solitarios y la única familia que tenía coincidía con su persona en que había muerto el hermano equivocado.
¿Qué le daba miedo ese sitio? Sí. ¿Se sentía tan mal esa noche como cualquiera de las que vivía en su piso? Pues también. Las pinceladas emocionales eran diferentes pero el golpe seguía siendo igual de duro. El shock, la incertidumbre y el temor ocupaban ahora un primer plano… Pero la desgana y el cansancio siempre habían estado presentes, por mucho que las barriera bajo la alfombra durante el día.

Una vez la bañera estaba lista dejó a Rag y Airi en su faena nocturna de bañar al pequeño, pues con el bajón interno que estaba sufriendo se sentía demasiado molestia como para quedarse y demasiado agotado como para seguir manteniendo una fachada alegre.

Sin saber muy bien qué cuartos estaban ocupados, abrió el primero que vio, antorcha en mano para iluminar algo. Dejando en la ingenua confianza de la privacidad que su sonrisa acabará de desaparecer para ceder el paso a un rostro bastante más apenado. Sin darse cuenta hasta que un carraspeo le alertó, de que ya había alguien descansando en su interior. Para su suerte el pelo rosado delató quien era y si tenía que escoger prefería a Connor sobre cualquier otra persona en esos instantes.

-Perdón, no sabía que estaba ocupada. ¿Te importa si me quedo?

Poco sabía el pelirrosa al dejarlo estar, los inconvenientes que acarrearía tenerlo de vecino.
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

09/06/23, 01:34 am
Si no regañó a Damian fue porque ya lo hizo Airi, pero aun así le dedicó una mirada de reproche suave al niño, queriendo comunicarle que se acordase de lo que habían estado hablando aquella tarde mientras limpiaban.
Es… es verdad, yo también recuerdo el humo verde —fue todo lo que aportó a la conversación acerca de los supuestos secuestros o no.

<<¿Armas de fuego?>>. El mjörní no sabía exactamente a qué se referían, pero sonaba fatal en su cabeza. Su curiosidad innata le hizo sopesar preguntar cómo eran, pero sospechaba que en realidad no quería saber acerca de ellas y probablemente fuese un alivio que no hubiese ninguna en el edificio.
Cuando se habló acerca de la comida y Rick recordó que Tawar había reunido algunos insectos volvió a sentir la punzada del hambre y se le pasó por la cabeza el fugaz pensamiento de pedirle a le repboladore si podía coger uno. Nadie más parecía querer hacerlo, por la razón que fuese, por lo que solo se quedó en un pensamiento egoísta del que avergonzarse. Quiso ser positivo también con el asunto de conseguir comida al día siguiente y ya planeaba estar atento desde muy temprano por si salían de nuevo aquellos barreños voladores.

Hablando de barreños, una vez algunas personas comenzaron a levantarse y dirigirse a diversos cuartos, Rägjynn se acercó a Damian para recordarle que tenía que bañarse antes de dormir y quizás si esperaban se haría tarde.

Una vez ese asunto estuvo resuelto con la cooperación de varias personas, lo siguiente fue elegir un camastro en el que dormir. O al menos, intentarlo. Por supuesto acompañó al niño a la habitación que habían elegido y limpiado a fondo y le alegró ver que varios decidieron hacerles compañía. Entre ellos estaba Tawar, para quien cualquier cama resultaba excesivamente grande y se hizo un rinconcito con un trapo. Se preguntaba si le repobladore estaría cómodo de esa forma y anotó mentalmente que debería preguntarle al día siguiente acerca de su forma habitual de dormir por si podían hacer algo al respecto.

Räg eligió una cama cerca de la de Damian, habiéndose cambiado sus ropas por una especie de camisola muy larga y amplia de color azul cielo que parecía adecuada para dormir y se acostó con una maraña de pensamientos que le imposibilitaba convertir en sueño el cansancio que sin duda sentía después de todo lo que habían hecho durante aquel agotador día. A él quizás no le preocupase tanto como a otros el no poder regresar en un año a Mjörne, precisamente porque no tenía nada claro que fuese a poder hacerlo. ¿Cómo iba a explicarlo? ¿Cómo iba a seguir viviendo como sanguinario sin que nadie se enterase? No se veía siquiera capaz de no confesarlo, en el fondo, pero desde luego no quería que se lo llevasen a la Isla de los Sanguinarios.

Pero en su cabeza aparecieron Skjë y Alys, y supo que sí que tenía una razón para volver aunque fuese de incógnito… Esperaba que Giz les hubiese contado algo que los dejase tranquilos y que supiesen que iba a estar fuera durante tanto tiempo. La preocupación que él sentía probablemente fuese poca cosa en comparación con la que debían estar sintiendo ellos. Realmente sí que debían haberlo sugestionado con ese humo verde… O a lo mejor no. A lo mejor solo quería huir como el cobarde que era.

Los ojos se le empañaron y volvió a repetir el gesto brusco de llevarse una mano a estos para limpiar… lo que por suerte seguía sin ser sangre. El mjöní suspiró por lo bajo y dio una vuelta en la cama. Iba a ser una noche muy larga.
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.

Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 12/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

09/06/23, 07:09 pm
Lo que podría haber sido el comienzo de una tregua entre los dos niños se esfumó con la facilidad que se escurre el agua entre los dedos. El ánimo de Damian e incluso su entusiasmo eran contagiosos, a su lado el polaco incluso hablaba un poco más alto y reía más por sus ocurrencias. Pero eran sus faltas de respeto lo que le alejaban de él. Pronto el italiano llamó “chucho” de nuevo a su compañero canino y la expresión risueña de Aniol se borró al instante, quedando una mirada confusa y ceñuda en su lugar.

¿Cómo podía ser? Vale que al principio no lo viera como una falta de respeto pero es que ya había sido advertido. Varias veces. ¿Acaso era como los abusones del colegio? Él no soportaba a los chicos guays que se creían mejor que los demás. Era una pena, su acercamiento había servido para alejarse de las conversaciones de mayores que navegaban entre armas y engaños. No quería ser parte de eso. Pero tampoco aceptaba a Damian.

Al final se levantó muy concentrado, casi inflando las mejillas con rabia. Aún así no se dejó llevar por la ira. Con algo de dramatismo en su gesto colocó una mano en el huesudo hombro de Damian para que le mirara. Después habló con pesar.
No creo que Anastasia y Rambo puedan ser amigos nunca… —sus ojos se nublaron un poco, pero era por la situación tan tensa a la que estaba sometido—. Tú y yo tampoco... adiós Damian... —y se marchó con solemnidad, pasando el resto del día en completo silencio.

Cuando la noche los acogió cayó rendido en una cama cualquiera, sin ser muy consciente de quienes compartían habitación. Él solo quería una con el máximo de gente. El cansancio se adueñó de su cuerpo poco a poco pero no fue hasta que adoptó una posición fetal con la grulla de papel de Ethan como si fuera un valioso tesoro en su seno que se durmió plácidamente.

Soñó. Pero por primera vez no con un mundo mágico lleno de hadas y duendes. Soñó con un día normal en su ciudad, y soñó con sus hermanas y padres riendo y cocinando churros de chocolate.

Era curioso, se había pasado toda la vida soñando con un lugar así y ahora que pisaba tierra mágica solo deseaba volver a casa.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Isma
Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad
Personajes :
Síntomas : En ocasiones se desconcentra con más facilidad.
Armas :
  • Adam: Cimitarra y cuerpo de caballo. La incomodidad
  • Damian: Dientes
    Daga

Status : muñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñones
Humor : ajjaj

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

09/06/23, 07:44 pm
En mitad de aquel berrinche estaba con la cara colorada de rabia y sus manos en la barriga, el hambre le puso de muy mal humor. Todos hablaban muchas cosas, decían otras pero Damian solo pensaba en comer, en quitarse de encima lo famélico que estaba. ¿No andaban dentro de una mansión, no había comida?

Entre dientes suspiró, exasperado e impaciente. Miró con enfado contenido a Airi quien andada reprimiéndolo, ¿por qué? ¿Otra vez? Ni siquiera escuchó lo siguiente que le dijo sobre la comida, estaba aturdido con ello. Rag también lo miró con reproche, eso sumaba a lo que el niño no entendía. ¿Fue quizás que al chuc-?

De pronto sintió una mano en su hombro, era la de Aniol. Justo tenía la respuesta en su mente, era por llamar de nuevo al chucho, “chucho”. Joder, tan malo no era, de verdad que no comprendía siquiera eso era ofensivo y además le salió solo por completo, natural. El niño parecía enfadado, mucho, y lo que dijo lo puso muy serio. ¿Como que las grullas? ¿Acaso ellas y ellos dos…? Damian abrió mucho sus ojos, en shock, ¿no van a ser amigos? En cuanto marchó bajó los brazos, con un tinte triste en su cara. No entendía a ese chico, si fuese un adulto rápidamente lo hubiese mandado a la mierda pero tenía unas ganas muy grandes de ser de interés para Aniol.

E-eh... —ni media palabra le salía.

Algo indignado y pensando en ello se fue con Rag, ayudado por otros para subir cubos de agua. Tocaba bañarse y aunque no fuese muy fan de ello le ayudaría a despejar un poco su quemada mente. Cuando acabaron su amigo lagarto le dijo de lavar su ropa, para terminar con un conjunto de una camisa de manga larga y pantalones de tela. Eran de calidad pobre pero Damian las veía como un lujo, muy cómodas y de su tamaño. Su pelo sufrió tremendo cambio, siendo voluminoso y suave en contraste a como lo tenía antes.

El italiano, para la noche, se fue a la enorme habitación que limpio junto con unos pocos. Se pidió una cama justo al lado de Rag y, aunque intentase estar un rato despierto y hablar un poco, el sueño le pudo y se acurrucó en la cama, más quieto que nunca y en silencio denotando tremendo contraste con su yo despierto.
Sevent
Sevent

Ficha de cosechado
Nombre: Abel
Especie: Humano español
Habilidades: Intuición, imaginación y velocidad
Personajes :
Abel: humano español (1,90m)
Unidades mágicas : 5/5
Armas :
Abel: su arrolladora personalidad

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

09/06/23, 11:10 pm
Abel se hallaba ojiplático, dado que tanto Connor como Rick afirmaron tener práctica con las armas de fuego. Aunque dichas habilidades podían dar seguridad en la situación en la que se encontraban, era perturbador tener compartir espacio con gente que las tuviese. Además, ambos parecían tener una edad similar a la suya, por lo que se preguntaba que les había llevado a haber tenido que usar una pistola siendo tan jóvenes. Rick, quien en un principio le había parecido un chico bastante normal y agradable, le había sorprendido por el contraste, alimentando así sus preocupaciones sobre el supuesto traidor. Pero sin duda quien de verdad le había hecho sentir escalofríos era Connor. Toda la nueva información sobre él sumada a sus pintas de macarra y a su actitud grosera le otorgaban ahora un aura crecientemente peligrosa y alarmante, lo cual hacía que Abel se reafirmase en la idea de que podía haber un enemigo en el grupo.

Entonces, el joven deseó para sus adentros haberse quedado en la habitación a hablar con Serena, sobre todo cuando en la conversación salió el tema del año que tendrían que pasar en ese nuevo lugar. La sensación que el conocimiento de ese dato le hacía sentir era extraña. Por un lado, era lo que siempre había anhelado: un mundo fantástico del que escapar de sus padres y en el que empezar de cero. Por el otro, no se parecía nada a las historias que inventaba siempre en la oscuridad de su habitación. En realidad, sentía que le habían traído hasta allí como castigo por dejarse convencer otra vez, por permitir otra vez que la fantasía ganase a la realidad y preferir la comodidad que ofrece una ilusión a enfrentarse a un simple día de instituto.

Al final Abel se había unido a la conversación solo para no decir nada. Sí que fue capaz de alzar la mirada hacia el grupo, pero no tuvo fuerzas para abrir la boca. Las preocupaciones le atenazaban el cerebro, y aunque verdaderamente estaba haciendo un esfuerzo por confiar en la buena imagen que tenía de sus compañeros, cada vez lo veía todo más y más sospechoso. Además, si estaba tan paranoico y derrotado apenas habiendo pasado un día, ¿Cómo iba a pasar un año allí?

“No te puedes rendir” – se repetía, como si de un mantra se tratase. Aunque estas eran palabras tan vacías como falaces, también se convertían en un pilar en el que aferrarse.

Aun así, no fueron esos pensamientos los que le sacaron del bucle, sino que, nada más que el chico se tumbó en su cama, el extremo cansancio que sentía logró transportarlo directamente a los brazos de Morfeo. Curiosamente, lo último que pensó antes de dormir nada tenía que ver con la negatividad que había sentido. Estando en duermevela, su cerebro, como si quisiese premiarle por haber conseguido superar el día, disparaba miles de imágenes luminosas hacia su inconsciente; fuegos artificiales en la playa y otros recuerdos que, aunque se había esforzado por enterrar, salían a flote para confortarle.

_________________________________________

Ven conmigo,Ven conmigo por la ciudad,ven conmigo, desatemos un vendaval, esta noche, no me importa lo que dirán
Trish
Trish

Ficha de cosechado
Nombre: Serena
Especie: Humana
Habilidades: Astucia, agilidad y habilidad manual
Personajes : Serena: humana (1,60 cm)

Unidades mágicas : 5/5

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

10/06/23, 11:42 am
En cuanto Serena se unió al resto del grupo fue consciente de que el cansancio que sentía no le permitiría permanecer mucho más tiempo despierta. Estaba agotada, tanto a nivel físico como mental, pero la conversación que acababa de mantener con Abel le había dado una dosis extra de energía. Si su teoría era cierta, lo último que tenían que hacer era perder el tiempo. Así, con los brazos cruzados y la mirada afilada, permaneció apoyada en una de las paredes, aprovechando que no le apetecía contar nada sobre los temas de los que se estaba hablando.

Se limitó a escuchar al resto del grupo, obligándose a que su expresión fuera lo más neutra posible, pero no tardó en tener que ahogar con una tos claramente fingida la risa que se le escapó cuando Rick y Connor aseguraron saber utilizar armas de fuego. Y no solo sabían utilizarlas, sino que además tenían buena puntería, cómo no. También el perro -cosa que no volvería a decir en voz alta aunque lógicamente fuera un perro- había asegurado saber defenderse con el arco. Serena no soportaba escuchar cómo alardeaban de habilidades evidentemente inventadas, sobre todo partiendo del punto de que ninguno de ellos tenía la edad suficiente como para comprar un arma. Le parecía una teoría totalmente válida que alguno de ellos fuera el sospechoso y quisiera hacer creer al grupo que era indispensable. Desechó de su mente la remota posibilidad de que todo aquello fuera cierto porque, de ser así, ¿qué motivo había para que la hubieran llevado allí cuando ella no tenía ninguna habilidad especial? La pregunta seguía flotando en su mente haciendo que la inseguridad creciera por segundos, cuando Ethan volvió a manifestar que no le importaría liderar al grupo. «¿Pero este no estaba cojo? Por lo menos tan listo como tener un plan secreto no parece.»

Cambió su foco de atención hacia Airi y Räg al darse cuenta de que eran las únicas personas a las que no había analizado hasta el momento. Quizá estaban jugando al despiste al no haberse metido a lo largo del día en ningún tipo de discusión. Anotó mentalmente que tendría que empezar a desconfiar también de ellos, de hecho le parecía la teoría con más sentido. De los niños no iba a dudar en un primer momento, lo único que iban a hacer era ser una carga para el grupo. Lo mismo pensaba de Tawar: el mayor problema que traería sería probablemente que si no dejaba de insistir todos acabarían comiendo insectos por su culpa.

¿Debería dudar también de Abel? Serena sentía que su cabeza podía comenzar a echar humo de un momento a otro. Su actitud no le hacía sospechar en absoluto pero, ¿no sería una jugada maestra que la persona infiltrada fuera la que lanzara la sospecha al aire? Sus dudas desaparecieron al ver que en mitad de la conversación Nohlem se esfumaba sin decir nada. «Vale, eso ha sido lo más sospechoso hasta ahora. Además, el gato es muy raro.»

Buscó con la mirada a Kalna, la había dejado para el final porque no sabía qué pensar de ella en absoluto. Había sido la primera persona en prestarle ayuda con la herida y, aunque no conseguía entender el motivo, parecía que aun así la valoraba más que al resto del grupo. Por supuesto que tenía mil razones para dudar de ella, empezando por el hecho de que había llegado a esa ciudad sabiendo lo que le esperaba y por propia voluntad. Pero por mucho que lo intentara no podía engañarse: Kalna no estaba ni de lejos entre las primeras personas de las que sospechaba.

Serena siguió conspirando hasta que se dio cuenta de que no quedaba prácticamente nadie despierto. Volvió a la habitación que había estado limpiando y se dejó caer sobre el rígido colchón. En su cabeza flotaban mil teorías distintas que le iban a impedir dormir, y no quería ni imaginar lo que el siguiente día iba a deparar. Sin embargo, fue cuestión de segundos que sus ojos se cerraran y desapareciera en la oscuridad.

_________________________________________

No existen los finales felices; son espejismos. No te cuentan que siempre, al final, todos mueren.
Seth
Seth

Ficha de cosechado
Nombre: Connor
Especie: Humano
Habilidades: Fuerza bruta, inmutabilidad, rapidez mental

Personajes :
Devoss: Humano (Países Bajos) Licántropo Tigre

Maila: Humana (Hawaii) Bruja de la Arena

Connor: Humano (Canadá)
Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Sufre episodios de insomnio.

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

10/06/23, 10:13 pm
Connor pasó la noche en vela y hablando con Ethan, Rick y Nohlem. Cuando se hizo de día se puso su chaleco, del cual nunca se separaba mucho, y salió de la habitación con un suspiro. Ya habían hecho un día desde que llegaron a aquella ciudad...¿El primero de cuántos? Antes de bajar se asearía un poco y se echaría un poco de agua en la cara. Hablando de eso, no tenía buena cara. El no haber dormido había hecho que aparecieran ojeras y físicamente se le veía cansado. Sobre todo teniendo en cuenta que el hambre seguía atacando al vacío de su estómago. Recordándole que no había probado nada de comida desde que lo secuestraron.

El motero bajaría las escaleras hasta llegar al salón y aunque solo había dos personas no se sorprendió. Estaba seguro de que nadie había dormido muy bien y probablemente lo estuvieran haciendo ahora. La primera de las personas que ya estaban abajo era Kalna, que aparte de haberse quitado el maquillaje estaba afilando una espada y tenía unas grandes ojeras. Mientras que el segundo se trataba de Szczenyak, despatarrado en el sofá y pareciendo tener lo que era una pesadilla a juzgar por su inquietud y gruñidos.

-Una noche de mierda, ¿eh?- Le preguntó con tono cansado a Kalna al ver sus marcadas ojeras, mientras se acercaba a ellos y se sentaba pesadamente en una silla. No pudo evitar observar la espada que tenía entre sus manos la chica, y pensó en echarle una ojeada a la armería antes de salir a por la comida.- Vamos a tener que encontrar rápido esa bañera de los cojon...- Unos gruñidos de Szczenyak cortaron su frase y Connor se giró con el ceño fruncido para despertarlo.- Eh, Escheniak...- Al no surtir efecto puso una mano en el sofá y lo zarandeó un poco.- ¡Espabila, Eschezeniak, cojones!- Diría alzando más la voz, aunque a pesar del taco no había agresividad en su voz y era simplemente su forma de hablar. Cuando se despertara volvería a dirigirse a él de nuevo.- Joder, vaya puta pesadilla estabas teniendo, cabronazo.- Le diría al canino con el ceño fruncido, mientras encendía un cigarrillo y empezaba a fumar.

<<Que jodidos estamos...>>. No pudo evitar pensar el motero, relajándose mientras el humo entraba en sus pulmones.
Harek
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Personajes :

Heridas/enfermedades : Raspazos y contusiones varias, luxación del tobillo izquierdo
Síntomas : A veces tendrá ataques de claustrofobia.
Armas :

  • Rick: Sable y arco
  • Erknest: "Espada legendaria" y cuchillas de aire

Status : The journey never ends

Humor : Cualquier cosa me vale.

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

11/06/23, 11:13 am
La noche en un inicio se le estaba haciendo eterna. Le costaba conciliar el sueño entre tanta preocupación y la novedad del sitio, cambiando de postura constantemente por si hubiera suerte. Por suerte, en algún momento le pareció escuchar voces en uno de los cuartos cercanos: las de Ethan y Connor. Se acercó con curiosidad a su habitación y al final se sumó a la conversación. Aquello compensó la falta de sueño que iban a tener al día, pero al menos los cuatro, pues Nohlem también se unió, pasaron un rato más agradable. De hecho, el neoyorquino decidió quedarse en ese cuarto definitivamente.

El chico se despertó al poco de escuchar a Connor salir. No tenía ni idea de a qué hora había conseguido dormirse, pero desde luego estaban lejos de ser las suficientes. Cansado y con el recordatorio de su barriga de que tenían que esperar a encontrar comida, se cambió y se decidió a bajar al resto. -(Lo que daría por una taza de café ahora mismo)- pensó por las escaleras tras un buen bostezo. De vez en cuando se había quedado hasta las tantas por alguna fiesta o alguna quedada, pero al menos al volver a casa no tenía que preocuparse por casi nada. Allí ahora mismo ni siquiera tenían seguro que aparecieran esas bañeras por la mañana.

-Buenos días- saludó en cuanto llegó al salón. De momento solo veía por allí al motero, al que ya había escuchado despertar a Szczenyak, al cánido humanoide (lógicamente) medio dormido en el sofá y a Kalna, que le dio la impresión de que se había despertado la primera si ya se había puesto a afilar un arma. Se acercó un poco más al grupo y entonces fue cuando notó las ojeras en los tres. -Una noche difícil también, ¿no?- preguntó por dar algo de conversación. Se habría sentado también, pero estaba convencido de que eso lo acercaría a quedarse frito en el sitio. En su lugar, ocupó su mente echando un segundo vistazo a lo que estaba haciendo la libense. -(Supongo que habrá llevar algunas más por si acaso)- sopesó sin saber que se encontraría por la armería y qué podría usar.
LEC
LEC

Ficha de cosechado
Nombre: Kalna, hija de Mánide
Especie: libense, del imperio
Habilidades: Automotivación, nociones de lucha, valor.
Personajes :
Dama Puente/Kaila: Maga logomante austriaca (1.60).
Kaethe/Dama Sobras: Ghoul nublina (1.46).
Yttria: Bruja percusionista canadiense (1.53).
Amira/Cálamo : Valkyria francesa (1.63).
Kalna : Libense, del Imperio (1.78).
Nefer : Ammut hijo de luna Levyna. (1.85)

Síntomas : Su sangre adquiere un tono anaranjado y se espesa un poco.
Armas :
Dama Puente/Kaila: Magia, báculo
Kaethe/Dama Sobras: Daga, fuerza bruta
Yttria: Arco, hacha, magia, mala leche, cucharillas y otros objetos metálicos.
Amira/Cálamo: Espada corta, pegaso (shire)
Kalna : Espada bastarda; lanza y escudo
Nefer : Lanza, venenos

Status : One flesh, one end
Humor : Permanent resting bitch face

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

11/06/23, 11:47 am
La noche fue, con diferencia, lo peor del día. La charla con Szczenyak estuvo bien, pero cuando volvió a su cuarto para dormir la realidad de que iba a tener que hacerlo en esa cama hizo que se le revolviera el estómago. Decidió retrasarlo más, lavándose la cara hasta quitarse todo el maquillaje (para no acabar con él aún más corrido), aunque después de eso no le quedó otra que tumbarse.
No sabía cómo el colchón se las arreglaba para ser demasiado duro y demasiado blando a la vez, pero era incapaz de encontrar una postura aceptable. Y las sábanas eran también un insulto a la habilidad artesana de Libo. No es que pidiera (a quién engañaba, sí las pedía) las mejores sábanas importadas de los pueblos costeros como tenía en casa, pero al menos algo que no se transparentase al trasluz.

Ya bastante tenía con eso como para encima dormir con alguna de las prendas del baúl ese, por lo que acabó haciéndolo solo con la ropa interior. Y se forzó a dormir. Conocía los ejercicios de respiración para relajar el cuerpo y dormirse, aunque ni haciéndolos le sirvió para dormir más de un par de horas. Ni siquiera llegaba a lo que era una siesta en Libo, y por la mañana estaba destrozada. Rebuscó entre la ropa del baúl, pero todo era tan espantoso que decidió ponerse el vestido del día anterior, escondiendo el corsé al fondo del baúl y poniendo encima toda la ropa. Se deshizo la trenza, que ya estaba medio deshecha, y se hizo otra mucho más simple.

Al salir al salón se encontró a Szczenyak dormido, y decidió no despertarle: había dormido tan poco que le daba pena y envidia a la vez. Bajó a la armería, donde revisó todas las armas, hasta encontrar la espada bastarda que más se parecía en peso y punto de equilibro a las de su casa. Era la única que parecía saber usarlas, así que esperaba que nadie le pusiera quejas, y subió arriba de nuevo para afilarla. Al menos si hacía algo repetitivo no tenía que pensar, porque si pensaba sus pensamientos se irían al hambre, a lo horrible de la cama, a todo.

Estaba tan centrada en la tarea mecánica que ni siquiera fue consciente de que había bajado gente hasta oír las voces de Connor y Rick
Veo que no soy la única —respondió sin pensar. Sus pensamientos se sentían demasiado densos por la falta de sueño, por lo que tardó unos largos segundos en darse cuenta de que probablemente hubiera sonado como una maleducada.
Dejó que Connor despertase al vittya, ahora que empezaban a bajar todos, aunque por ella le hubiera dejado dormir más. Terminó de afilar la espada, quedándose casi como en trance en el sillón. Tenía mucho sueño, y en el momento en el que había dejado de hacer algo para que su cerebro estuviera ocupado empezaba a darse cuenta del problema que iba a ser eso.

_________________________________________

Regocijaos, pues ahora sois parte de la leyenda de Kalna, hija de Mánide
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación
Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

11/06/23, 10:39 pm
Al final lo que había comenzado como una noche depresiva, no tardó en convertirse en un evento soportable gracias a la conversación formada entre los chicos. El inicio con Connor y la incorporación tan agradable de Rick y Nohlem a la charla consiguió que el joven se acabara relajando hasta el punto de lograr rascar algún minuto de sueño. En un constante duermevela donde el tiempo se volvía relativo, dejaba reposar la vista durante lapsos cortos, hasta que el más mínimo ruido le despertaba en una confusión palpable. No había sido su mejor noche, pero podría haber sido mucho peor.

Se había quedado dormido apoyado sobre la cama de Connor. Con ambos brazos cruzados y la cabeza descansando sobre ellos. No era la postura más cómoda, pero era la natural al haber caído rendido en mitad de la conversación. En cuanto el pelirrosa se incorporó, el mero movimiento del colchón sirvió para sacarle lentamente del trance conseguido.
Unos minutos más tarde estaba abriendo perezosamente los ojos, aturdido ante la luz que se filtraba por las ventanas. Era extraño tener que asumir que efectivamente, seguía ahí, rodeado de alienígenas y secuestrado en un paraje hostil. Hablando de, al incorporarse confirmó que el felino y él eran los últimos en despertarse.

¨Aprovecha tu que puedes¨ Pensó para sí viendo que al menos uno de ellos estaba descansando, y sin quererlo molestar se vistió en silencio. Aún se negaba a llevar los harapos insulsos del torreón, pero empezaba a plantearse usarlos de pijama por no desgastar la única ropa decente que tenía. Ya podía cuidar su único coletero y el calcetín de compresión o iba a estar realmente jodido. Una vez terminado fue a salir del cuarto, pero dudoso regreso sobre sus pasos y colocó de manera gentil una sábana sobre Nohlem. Procurando que se quedara tapado para que no cogiera frío. Siendo sinceros, había sido un día de mierda, no iba a ser quien molestara a aquellos que habían encontrado cierta paz.

Bajo un tanto atontado por las escaleras, desperezándose al llegar a la cocina. En el salón se estaban reuniendo ya algunos del grupo. Connor andaba despertando al medio lobo, Rick saludando y Kalna… El estar en un estado somnoliento le provocó cierta alarma al verla con un arma, recordando poco a poco que efectivamente tenían esas cosas en el nuevo hogar. No le agradaba mucho que la llevará por el sitio, y menos aún que estuviera manchando un salón que habían limpiado ellos el día anterior… pero contuvo un resoplido de exasperación y lo convirtió en una sonrisa mañanera de buen humor.

-¡Buenos días gente! Espero que hayáis podido descansar algo. -Su voz sonaba un tanto carrasposa al estar recién levantando aunque no lograba ensuciar el tono alegre. Era obvio viendo el rostro del resto que no había sido el caso, pero el intento de ser positivo estaba. Antes de ir a por uno de los cubos que había en la encimera decidió girarse una última vez hacía ellos. -Ah y Kalna porfa, cuando termines con eso, ¿Te importaría pasar la escoba?

Esperaba que después de la última charla estuviera menos reacia a colaborar, pero ante las dudas y faltando parte del grupo tampoco iba a insistir por ahora en aquello. Decidió hidratarse con uno de los cubos, dejándolo más accesible junto a varios vasos para que los que fueran llegando pudieran beber y con otro que encontró menos lleno acabo usándolo para asearse un mínimo. Limpiándose la cara y de paso despejándose ante el agua fría.

Cuando Damian aterrizó dando tumbos Ethan se estaba mojando el pelo para que rehacerse la coleta fuera tarea sencilla. Le llamaría por su nombre, queriendo captar su atención sin tener en su voz ni una pizca de autoridad. Irónicamente no estaba cabreado por su griterío mañanero, más bien le resultaba entrañable ver que los peques podían mantener una actitud tan brillante a pesar de lo desconcertante que era el ambiente. Si el rubio acababa por acercarse le dedicaría un rostro afable antes de pinzar su nariz y tirar ligeramente de ella, en lo que era un gesto divertido que bien podría dedicarle un hermano mayor. Los motivos reales tras aquella broma lejos de ser aquellos, buscaban comprobar si le seguía doliendo el golpetazo del día anterior. A sabiendas de que Damian tendría demasiado orgullo para confesar si era así, prefirió optar por el camino rápido y comprobarlo de una forma entretenida. Con suerte no había nada de lo que preocuparse.
Isma
Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad

Personajes :
Síntomas : En ocasiones se desconcentra con más facilidad.
Armas :
  • Adam: Cimitarra y cuerpo de caballo. La incomodidad
  • Damian: Dientes
    Daga

Status : muñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñones
Humor : ajjaj

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

12/06/23, 12:54 am
La noche fue la mar de tranquila para Damián. La cama era cómoda y era para él solo, durmiendo al lado de su amigo Rag. Si bien estaba un pelín nervioso por la presencia de Aniol, el sueño que arrastraba lo hicieron estar un poco más manso de lo habitual, finalizando en él estando acurrucado entre sábanas y descansando plácidamente. Desde que su madre estuvo ingresada, el italiano adquirió la costumbre de abrazarse a algo, en este caso a las propias sábanas y ahí estuvo, quieto, haciendo apenas el ruido de su respiración suave mientras recargaba energías.

Durmió como un rey, levantándose al notar la luz del día y estirando sus extremidades. Frotó sus ojos, mirando a los de su habitación mientras bostezaba con la boca abierta de par en par. Se rascó la nuca, bajando del camastro y poniendo de nuevo las botas enormes en sus pies. Eso era lo único que conservaba del conjunto anterior, reemplazado pero una camiseta de manga larga y amplio cuello, y pantalones de tela. El conjunto le quedaba, era de su talla y estaba muy contento con tener ropa para él, vaya lujo.

Bajó las escaleras con brío, dibujando una sonrisa cada vez más amplia conforme bajaba. Escuchaba unos sonidos metálicos procedentes de abajo pero eso no lo perturbaba en lo absoluto, asomando su pequeño cuerpo y pelo despeinado, ahora bastante más sedoso que el día anterior, y acumuló aire en sus pulmones.

¡BUENOS DIAS POR LA MAÑANA! —anunció con un griterío digno de un gallo, comenzando a hacer uso de toda la energía que acumuló durmiendo como un bebé—. ¿¡Vamos ya a por la comida!? ¡Me muero de hambre!

Con la mano en su tripa y una risilla de buen humor se dio cuenta de que Ethan lo estaba llamando. Entrañado al principio, fue dándose cuenta de que no parecía algo grave por si tono de voz. Se acercó curioso adonde estaba el chico cuando notó un agarre traicionero en la punta de su nariz. El italiano manifestó un bote del susto, entrecerrando los ojos.

Aaayayay, ¿que haces? —se apartó un poco, agarrando su nariz y arrugando un poco la cara—. Ahh.. ahh... ¡¡¡AAATCHOOOOO!!! —tremendo estornudo le salió, por frotarse de más sus conductos nasales. Toda su esponja de pelo se movió en armonía por ello, levantando su cabezón al recuperarse del retroceso. Meneando la cara para espabilar del mareo de estornudar tan fuerte, volvió a mirar a Ethan, extrañado pero con un tono risueño—. No es de quitar y poner, me hiciste cosquillas cabrón —esa situación se le hizo divertida, riendo un poco al final.
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

12/06/23, 07:40 pm
Nohlem, que después de cumplir 6 años no había tenido que compartir cuarto con nadie, no se imaginó compartiendo uno con otros tres chicos tan adultos como él. Al menos… no de una forma tan triste, y desde luego no en aquellas condiciones. Ni tan solo si fueran varmanos… Pero era mejor eso que la fría soledad de una habitación demasiado vacía en una torre destartalada a años luz de su hogar. La charla que tuvieron le ayudó a distraerse, pero no a olvidar dónde y con qué seres estaba. Si acaso se hizo más tangible. Todo el miedo acumulado le impidió dormir en un principio, algo que no le había pasado en la vida, y como tampoco quería faltarle el respeto a Connor, Ethan y Rick mientras estuvieran conversando el varmano se llevó a sus límites. Al final el sueño fue superior a sus fuerzas y cayó rendido sin darse cuenta por lo menos un par de horas, en la misma pose en la que había quedado sentado, de brazos cruzados y escurrido entre la almohada y la pared. Al sentir que algo rozaba contra su cuerpo el sueño profundo pasó a ser duermevela, aún lo suficientemente agradable como para despertarle pero de alguna forma más consciente.

Y tan consciente que fue cuando unos gritos terminaron de rematarlo. Justo cuando el calor de la manta que alguien le había puesto le estaba devolviendo a un plano mejor, Nohlem dio un respingo, pensó unos insultos demasiados fuertes para su status y abrió los ojos tan de golpe que le dolió hasta el blanco de los mismos. No se había quedado dormido en jardín, ni en el diván del cuarto de invitados después de comer, estaba de vuelta en el cuchitril de piedra y aún llevaba los zapatos puestos y la ropa de ayer. Al principio le costó reconocer el lugar, pues había cambiado bastante respecto a la nula iluminación que había tenido horas antes y encima estaba solo, pero las voces que daba Damian eran una buena pista a que no, no estaba teniendo un sueño dentro de otro sueño. Se incorporó un poco, haciendo caer la manta sobre sus piernas, se pinzó el morro con un gruñido y cerró los ojos unos segundos a ver si así dejaban de dolerle. Genial, porque también le dolían el cuello y la mitad de la espalda. Se sentía entre agradecido y condenado. Agradecido por el gesto de que alguien le abrigara y condenado por, bueno, absolutamente todo lo demás. Encima ahora sí que picaban el hambre y el cambio de temperatura.

Sacó los pies de la cama y dudó en si quedarse ahí. Ahora que había pasado el enano escaleras abajo… quien sabe, si creían que seguía dormido quizás le dejaban en paz.
Ah no, bien pensado no quería eso. ¿Y si se iban todos y le dejaban ahí abandonado?

Con la cabeza peor que los platillos de una batería a la que han golpeado demasiado fuerte, Nohlem echó un vistazo a su reloj. Ni de coña eran las 5:48 de la tarde. Posiblemente no hubiera forma de conseguir una referencia exacta de la hora de aquel lugar, así que por tener una aproximación le dio la vuelta a las manecillas hasta que dieron las 8 de la mañana. Después se levantó, dejó la manta hecha un gurruño detrás suya sin caer en que ahí no había un servicio que fuese a encargarse de doblarla después, y se recolocó los tirantes sobre los hombros. Se había dejado la chaqueta, el chaleco y la corbata en el otro cuarto, que bien pensado no es que se los fuera a poner ahora, pero tampoco pensaba dejarlos ahí sin más. Entre gruñidos y mientras se peinaba volvió la otra habitación, recogió sus cosas y las dejó en el nuevo. Bien, oficialmente volvía a darle miedo dormir solo. Al buscar sus gafas en el bolsillo del pantalón (a lo mejor había suerte y le ayudaban con el dolor de cabeza) dio con el panfleto de carreras de osogrifo que había llenado de notas que ya no comprendía. Que irónico que hace apenas un día su mayor preocupación había sido que su madre encontrase aquello.

La bajada no fue mejor que el despertar. La imagen de Kalna afilando una condenada espada le espabiló al punto de no retorno, ese en el que a pesar de estar agotado sería incapaz de volver a dormirse por los nervios. No porque Kalna le diera miedo en sí (que un poco), sino por el frío recordatorio de que había armas blancas al alcance de cualquiera una planta más abajo. Había sobrevivido una noche sin puñaladas, a ver si podían ser dos…

Buenos… —empezó en voz alta, mas le salió tan grave y oxidada, tocada tras la noche, que tuvo que carraspear para corregirla—. Buenos días —repitió, esta vez más normal.

Le dedicó una sonrisa cansada y penosa a los allí presentes y, tras un escrutinio rápido, se acercó a los vasos de agua para servirse uno. Ya que no podía ni comer ni lavarse los dientes como una persona normal al menos se llenaría el buche de agua. Quiso hacer algún comentario ácido sobre la suave y melodiosa voz de Damian, pero ya estaba de pie y ni lanzar al enano contra el abismo de huesos iba a remediarlo.

¿Lleváis mucho despiertos? —preguntó—. Tú ya sé que no —le sonrió “divertido” a Damian. Suerte que no eran varmanos. Cualquiera en su mundo habría reconocido que, por el nulo grosor de sus pupilas, su sonrisa tenía la sinceridad de un mentiroso.

_________________________________________

♪♫♬:
Jack
Jack

Ficha de cosechado
Nombre: Tawar
Especie: Repobladore de la montaña
Habilidades: Artesanía, habilidad manual y resistencia
Personajes :
Jack: Vampiro de humo terrícola.
Atol/Skarog: Helión libense.
Alice/Onyx: Onycemante terrícola.
Tesón/Eterno: fantasma roquense, sin magia.
Sinceridad: Argos magnético roquense de Tierra Bruja.
Pefka: Lenguaraz hijo de Luna Kepryna.
Tawar: Repobladore de la montaña

Unidades mágicas : 12/12
Armas : Jack: dos espadas. Magia.
Atol: lanza, espada y escudo. Magia.
Alice: magia y onyces. Espada o arco.
Sinceridad: arco, jabalinas, espada/lanza y escudo.
Pefka: lo que pille, normalmente machete y arco


Humor : Os falta bosque, gigantes

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

13/06/23, 09:39 am
Le repobladore era incapaz de determinar o recordar cuántas veces se había despertado esa noche. Quizás si volvía a dormirse de verdad volvería a despertar en su propio mundo, pensaba todas esas veces, pero sin éxito. De madrugada había asomado la cabeza un par de veces pero solo conseguía desubicarse debido a la oscuridad de la habitación y las diferentes respiraciones que le rodeaban. Ese grupo de Gigantes Amables habían sido una especie de milagro en la historia de les repobladores, igual que quienes habían apagado los incendios, y se habían portado excepcionalmente bien con Tawar. Sin embargo, y a pesar de ello, no se reconocía allí con elles. No quería estar allí. No tenía sentido que estuviera allí, les Gigantes tenían muchas más opciones de ayudar a la Flora que elle misme. No quería salir de su escondite en el trapo, ya que era lo más cercano a un poncho de hojas y tela que podía tener allí.

Allí, allí, allí. Rocavarancolia solo tenía de familiar las primeras cuatro letras, mientras que lo demás no significaba nada para elle ni le traía consuelo alguno. Pero, ¿qué había allí para elle?

La roca fría le trajo una serie de gritos de otra parte del torreón que le despertaron de nuevo, y una vez más se ajustó el trapo en torno a su cuerpo, cogiendo cachos de la tela con sus cuatro manos. La cola era lo único que asomaba por fuera, pero estaba todo lo quieta posible para no llamar la atención. Las voces se sucedían y la gente iba despertando a su alrededor y a diferentes alturas, no reconocía aún la estructura del torreón. Al final, acabó asomando la cabeza. Quería seguir durmiendo, pero no allí con tanto jaleo. Así que se incorporó con lentitud, lo más en silencio posible. La mesita de noche apenas crujía bajo su peso mientras caminaba hacia el borde. El suelo de roca fría recibió sus pies sin problema, el salto apenas un brinco. Arrastraba tras de sí el trapo, y con este se fue hasta la abertura más cercana en las paredes grises. Necesitaba ver el sol.

Se escabulló hacia allí, pues, y luego trepó con rapidez hasta la tronera. El sol le esperaba al otro lado de la roca fría, asomando entre los edificios, sí, pero se llevó un disgusto en cuanto asumió lo que significaban esas tonalidades de gris que lo cubrían todo hasta donde le alcanzaba la vista. Se sentó con las piernas colgando y suspiró. Se había envuelto con el trapo para que el frío no se agarrara a su cuerpo, y gran parte de este colgaba por el interior, visible desde el dormitorio.
Todo es de roca, apenas hay árboles sueltos o secos aquí y allá... Flora, ¿qué hago aquí? ¿Qué esperas que aprenda en este cementerio de piedra para poder ayudarte? Ni siquiera huele a... Nada, solo polvo.

Se quedaría ahí un rato, al menos hasta que escuchara despertar a más de sus voces favoritas o le viera alguien. O hasta que se hubieran ido a explorar, quizás, pues no quería ninguna excusa para pisar el exterior. Bastante sobrecogedor le resultaba desde allí, a salvo en las alturas, como para arriesgarse a perderse entre Gigantes, depredadores y paredes grises por doquier.

_________________________________________

No Hope. No Dreams. No Love.
My Only Escape Is Underground
Tak
Tak
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Airi
Especie: Sanaí
Habilidades: Habilidad manual, memoria, imaginación.

Personajes :
Gael/Koval: fuego fatuo terrícola.
Kin: demonio raigaurum irrense.
Ayne: anima sinhadre.
Eara: sinhadre sin esencia.
Nime: demonio mineral libense.
Iemai: cercana, fallecida.
Airi: sanaí.


Unidades mágicas : 3/8

Síntomas : Tendencia a alargar sus baños.

Armas :
Gael/Koval: espadas rectas, maza y quimeras.
Kin: alfanje y guan dao.
Ayne: sable.
Eara: ballesta de repetición.
Nime: dagas.
Airi: diálogo y esconderse.


Status : (ノ☉ヮ⚆)ノ ⌒*:・゚✧

Torreón Sendar - Página 12 Empty Re: Torreón Sendar

13/06/23, 04:19 pm
Apenas había pegado ojo, y no estaba realmente durmiendo cuando el griterío de Damian escaleras abajo  le hizo abrir un ojo, pero sí estaba en un estado de reposo bastante agradable que de buen grado habría conservado un poco más. Gruñó en bajito, estirándose con cuidado bajo las mantas, hasta que notó los pinchazos en las articulaciones de los brazos y las piernas y volvió a encogerse. Ojalá pudiese quedarse en cama todo el día, pero estaba fuera de cuestión.

Airi se incorporó despacio, recordando de golpe dónde estaba, quiénes habían dormido en aquella habitación, el día anterior... Le había dado vueltas a lo largo de toda la noche, pero por un momento, tras tanto agotamiento, se había logrado transportar a un sitio más agradable. Ahora tocaba volver a la realidad.

Sentada en la cama se tanteó el pelo, apartando los mechones que le tapaban la cara. Por las mañanas su pelo siempre era un nido de vincos, o eso solía decirle Lihkos, así que trató de dar una mejor imagen a sus nuevos compañeros estirando hacia atrás el pelo todo lo posible y atándolo con su coletero de tela en una bola de rizos descolocados. Era lo más elaborado que iba a hacerse esa mañana, con los brazos tan molidos como los tenía.

Se incorporó y empezó a andar hacia el pasillo cojeando, tratando de no molestar a quienes siguiesen durmiendo, aunque dudaba que con los gritos de Damian quedase alguien. Le parecía oír voces en el salón comunal del piso de abajo, así que el niño no había sido el primero en despertarse. Al ver el trapo que colgaba de la tronera, sin embargo, se detuvo. No recordaba que estuviese allí el día anterior. Al fijarse, se dio cuenta de que era Tawar mirando por la ventana. Se acercó a elle y observó también la ciudad muerta que se extendía más allá durante un segundo. Podía reconocer los colores del amanecer muy diluidos entre las nubes, pero todo en aquella ciudad era más apagado y carente de vida.
Buenos días. ¿No habrás dormido aquí, no? —le preguntó al repobladore. En ningún momento le había oído cambiar de sitio.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.