Conectarse
Últimos temas
Estadísticas
Tenemos 195 miembros registradosEl último usuario registrado es EumanValNuestros miembros han publicado un total de 46998 mensajesen 911 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Calles

+34
Percy
Harek
Cuervo
Giniroryu
Poblo
Lumichen
Lathspell
Léthe0
Neith2
Bellota
Alicia
Reifon
Leonart
Administración
Merodeador
Aes
Evanna
Seth
Daninokuni
LEC
Carmesí
Yber
Red
Nihil
Tak
Muffie
Matt
Zarket
NH
Dal
Jack
Naeryan
Lupin
Rocavarancolia Rol
38 participantes
Ir abajo

Calles - Página 57 Empty Calles

11/05/14, 11:24 pm
Recuerdo del primer mensaje :

Avenidas, plazas, callejas... Todo aquel barrio de Rocavarancolia de nombre y localización indeterminados.


Ficha de cosechado
Nombre: Rua
Especie: Humana. Sueca
Habilidades: Rapidez mental, valor, astucia
Ver perfil de usuario

Calles - Página 57 Empty Re: Calles

21/06/21, 05:54 pm
Buena parte de la atención de Rua estaba realmente en lo que le rodeaba, el sonido de la lluvia hacia complicado escuchar mas allá si alguien se le acercaba, pero al menos tenía su visión y pensaba provecharla. Pero no estaban encontrándose a nadie, lo cual la unicornio lo agradecía, porque si ella a pesar de la incomodidad y nervios que sentía por aquel nuevo cuerpo y la incertidumbre que venía con él, se sentía pletórica de magia energía y ganas de saltar y correr, no quería saber cómo podrían estar las demás criaturas de la ciudad. Por qué no solo ella se sentía así ¿cierto? No sabía cómo afectaba la luna a los demás, porque imaginaba era ese condenado astro el que provocaba todo, pero ya viendo el nivel de locura repentina de Kiki, como se habían ido ella y Nery’s sin más por ahí, la huida de los macieleros…la ciudad no parecía el lugar más seguro en esos momentos.

Lo sabía, pero le podía la necesidad de saber sobre si misma ahora. Al menos el estado de humor de Pefka parecía animado al menos cuando se alejó un poco de ellos, por más que volvió luego apagado. Rua escucho sus palabras mientras seguían caminando en clara dirección a la cicatriz de huesos. <<No has cambiado tantísimo para no ser reconocido…al menos no eres literal una rana en toda su desrcripcion>> pensó Rua como si su voz pudiera ser escuchaba por Pefka lo cual evidentemente no sería el caso.

Y de haberlo podido hacer en sus actuales rasgos de unicornio, habría alzado una ceja ante el pique de Toni.<<¿Qué no puedo expresar si estoy triste o feliz? Ya verás tu…>> Rua se relajó un poco de la tensión que poseía por estar allá afuera y en un acto juguetón, sacudió firmemente su cabeza, sus crines empapadas y largas, saltaron como latigazos húmedos a su alrededor lanzando una nueva tromba de agua a la ya existente de la lluvia contra sus compañeros e intentando golpear con sus crines humedecidas a Toni. Luego de sacudirse el exceso de agua que no tardaría en acumular, soltó un suave relincho contantemente que bien podría interpretarse como una risa o al menos era lo que Rua trataba de transmitir tras su travesura.

<<Ja, ya buscare las formas de expresarme con este cuerpo, señorito >> pensó Rua alzaba a su cabeza todo lo que podía en una actitud de firme dignidad, que perdia un poco de fuerza porque sus crines tras sacudirlas habían quedado totalmente despeinadas, cayendo como riachuelos blancos por su cuello.

Ficha de cosechado
Nombre: Jose Antonio De Arnaiz y La Vega Lopez (Toni)
Especie: Humano andaluz
Habilidades: habilidad mental, rapidez mental, reflejos
Ver perfil de usuario

Calles - Página 57 Empty Re: Calles

25/06/21, 01:46 pm
Con el golpe de crines, Toni se sorprendió poniendo los ojos como platos — Se ve que entender me entiendes caballito— decía muy serio antes de romper en carcajada.
Con el golpe se imaginó a Rua mirándolo con cara de "tú eres tonto" como hacía cada vez que Toni soltaba una de las suyas.
Sin darle más tiempo que el de girar la cara, estornudó formando un remolino de viento que se murió tras chocar contra uno de los muros.
Me va a costar acostumbrarme a esto. Chicos, igual tenemos que darnos un poco de prisa— dijo mientras se recogía el pelo mojado en un moño alto pensando que necesitaba un sombrero.

Ficha de cosechado
Nombre: Maila
Especie: Humana
Habilidades: Velocidad natatoria,intuición, carisma.
Ver perfil de usuario

Calles - Página 57 Empty Re: Calles

25/06/21, 04:20 pm
Maila abrió rápidamente los ojos cuando el cisne apoyó la cabeza en su frente, de aquella manera tan grácil, cuidadosa y...humana. ¡Era ella, sabía que era ella! La hawaiana la abrazó con más fuerza aún si cabía, con lágrimas en los ojos y una sensación de paz. Al menos ahora sabía que no estaba hablándole a un cisne como una loca. Aún así no dejaba de ser un animal y tenía que hacer algo.

-¡Ohh Fleur, cómo me alegro de que seas tú! T-tranquila, ¿vale? Intentaré ayudarte- Le dijo quizás un poco más alto de lo normal debido a la emoción de ver a su amiga, pero también por el miedo que aquello suponía. Ahora tenía que descubrir la forma de hacer que la francesa volviera a su cuerpo original. No sabía cómo, pero sí era consciente de tres amigos que habían ido en busca de respuestas. En aquel instante Sarah se despertó y se incorporó en el suelo aturdida, la chica dio un respingo del susto, pero lo superó rápido y se acercó un poco a ella con Fleur entre sus brazos. -Sarah, no te asustes... Han pasado cosas muy raras, ya te las explicaremos más tarde.- Le dijo desde una distancia prudencial para que la arena no la molestara. Estaba diferente, su cara presentaba una mancha negra y a pesar de que le estaba hablando directamente estaba en estado de shock. Quizás en un futuro se arrepintiera de la decisión que iba a tomar, pero tenía que encontrar cuanto antes la solución para el problema de Fleur. -Sarah, escúchame... Voy a salir de aquí a buscar a los demás, ¿vale? Iremos a la biblioteca, si decides venir ten cuidado porque no hay nadie más.- Comentó rápidamente sin saber si se había enterado de algo debido al shock y algo preocupada por dejarla sola.

Si había alguna alimaña en el exterior vería cómo una inusual pareja salía del torreón. Una chica envuelta en una tormenta de arena y con un cisne entre los brazos. Lo cierto era que no había pensado en lo complicado de la situación, y no solo por la posibilidad de encontrarse con cualquier peligro. No veía un pimiento con toda aquella arena. Maila empezó a frustrarse con cada paso que daba, dando manotazos para intentar en vano despejar aquella tormenta y ver lo que tenía en frente. Le ardía el brazo izquierdo de sostener a Fleur. Al final no pudo más y explotó de pura ira, quizás debido a que simplemente la situación había superado su límite de irascibilidad o al efecto de la Luna Roja, al fin y al cabo también se sentía más poderosa que nunca.

-¡BASTA!- Gritó mientras apretaba el puño de la impotencia. No es que le hubiera gritado a la tormenta directamente para que le hiciera caso, pero eso fue justo lo que sucedió. Justo enfrente suya la arena se abrió como una cortina y dejó un hueco libre, que Maila aprovechó para cruzar y salir corriendo ahora sí hacia la biblioteca. Aún no se creía que acabara de ocurrir aquello, a pesar de que ya se había estado haciendo a la idea más o menos de cuál era su naturaleza. No obstante la nube de arena daría varias vueltas sobre sí misma y después iría unos metros por detrás de ella, incansable en su afán de seguirla. Finalmente vio a lo lejos a sus amigos, ya que eran bastante reconocibles por el unicornio que acompañaba a las otras figuras.

-¡Eh, chicos! ¡Esperadnos!- Dijo en voz alta y emocionada por verlos, mientras levantaba una mano en el aire para hacerse ver y se acercaba a ellos. La arena avanzaría rápidamente y se arremolinaría en torno a sus amigos varias veces y de manera molesta.- Lo siento, aún no sé muy bien cómo va... Oh, Pefka... Tú también has cambiado mucho.- Dijo sorprendida por su cambio físico. Estar tan pendiente de Fleur antes no había hecho que fuera consciente de todos los cambios que había producido la Luna Roja en su amigo krabelinense.-¿Os habéis encontrado con algo por el camino? Seguro que toda la ciudad está revolucionada ahora mismo.- Les comentó mientras observaba con cansancio cómo la nube de arena cubría los pies de uno o de otro intermitentemente. Y pensar lo que siempre le había gustado su tacto cuando iba a surfear y el incordio que estaba siendo ahora.

Ficha de cosechado
Nombre: Fleur
Especie: Humana
Habilidades: Agilidad, oído musical y salto.
Ver perfil de usuario

Calles - Página 57 Empty Re: Calles

27/06/21, 12:21 pm
Aún siendo un ave y sintiéndose impotente por no poder corresponder el abrazo Fleur lo disfrutó muchísimo, hacía semanas que por sus disputas personales no se dirigían la palabra y era ahora que la situación las ponía al límite cuando regresaban la una al lado de la otra. Con suma delicadeza la francesa depositó su largo cuello en el hueco del hombre de la hawaiana y con sus alas intentó envolverla en otro claro gesto muy humano. Maila aseguraba que buscaría ayuda para ella, y no tenía más remedio que creerla con toda su fe.

De algún modo Sarah comenzó a moverse asustada y con la cabeza completamente en otra parte. Fleur se alegró por ella pero no tuvo maneras de hacérselo saber y no creía que la chica estuviera en sus cabales para explicarle que ese cisne que le pasaba las alas por encima era la francesa. Supuso además que solo había recobrado el conocimiento. ¿Cómo iba a levantarse después de muerta entonces? Eso era imposible... ¿No?.

Por fin abandonaron Sendar, el lugar al que había considerado su refugio durante tanto tiempo, ahora entendía que su hogar no estaba entre los muros de piedra, si no allá donde fueran sus amigos. Fue la primera vez que vio la Luna Roja en el cielo, ya que por el caos desatado anteriormente no había podido contemplar tal espectáculo. Era inmensa, grandiosa y completamente hostil a la vez que familiar de alguna forma. Aquella imagen mental tenía cierto parecido con su madre, pero desechó el pensamiento con rapidez. Los Camus no tenían nada que ver con Rocavarancolia, de ser así, de ser especiales, estarían con ella en ese infierno, aunque no uno mayor que el que le habían hecho pasar en la Tierra. No, ahora era algo nuevo y diferente, incluso siendo un cisne no podía evitar sentirse pletórica como si lo hubiera sido toda su vida. Estaba exultante, como si por primera vez tras cerrarse el telón hubiera recibido la mayor ovación de todas. Solo que ahora solo acababa de empezar la función.

Al parecer no era la única que se sentía poderosa, podía ver un nuevo brillo en los ojos de su amiga. Y en su fuerza cuando explotó cansada de que aquella arena las molestara. En seguida esta les dejó paso a través de una cortina, como si tuviera vida propia. Solo que no la tenía. ¿Eso significaba que Maila podía controlarla a su antojo? ¿En qué se había convertido?.

Mientras le daba vueltas al asunto en la distancia avistaron la figura de sus amigos, no era difícil discernirlos por la presencia de un caballo con un cuerno a lo lejos. Volver a encontrarse con ellos y el influjo de astro rojo le aportó una sensación de éxtasis, podía sentirse envuelta en la gran carga mágica que flotaba en el aire. Tras Maila e impulsada por una súbita valentía intentó lo que su nuevo cuerpo le pedía y tras una pequeña carrera el cisne batió las alas para volar. Despegó sus patas grises palmeadas de la tierra unos cuatro segundos antes de caer con estruendo en frente de las crines de Rúa. Había sido una caída torpe pero eso no la impidió recuperarse algo atolondrada y dando saltos alrededor de sus tres amigos. Por alguna razón que ella misma desconocía no podía parar de graznar, puede que por felicidad o tristeza, o ambas a la vez. O quizás quería decirles lo mucho que habían cambiado, en especial al hijo de Lunas.

Ficha de cosechado
Nombre: Rua
Especie: Humana. Sueca
Habilidades: Rapidez mental, valor, astucia
Ver perfil de usuario

Calles - Página 57 Empty Re: Calles

30/06/21, 05:34 pm
Rua sólo soltó un bufido ante la respuesta de Toni a su acción, nompidiendo evitar parpadear un tanto curiosa y sorprendida por lo que su estornudo provocó en medio de la. lluvia. Definitivamente Toni y el viento tenían una estrecha relación ahora.

Estuvo de acuerdo con él, sin embargo, de que era mejor no perder demasiado el tiempo en las calles. Por lo que aunque no gue capaz de responder nada a aquello, Rua intento apurar un poco mas el paso como seña de estar de acuerdo con ello.

El llamado de Maila atrajo su stencion, Rua miro tras ella medio estornudando en esta ocasion ante la pesada arena, casi barro ya que acompañaba a Maila y que se mezcla con el agua y sus crines. <<¿Dejasteis sola a Sarah? >> quiso preguntar con alarma y no pudiendo de forma bastante frustrante cosa que esperaba explicase o que Toni o Pefka preguntaran.

Un revoloteo inquieto cerca de sus patas atrajo su atencion, la vision de Fleur convertida en cisne, no podia ser nadie mas que ella, le fascino en gran medida. Ya la habia visto en el torreon, pero era diferente a verla alli moviendose, con las plumas todas descolocadas por el intento de vuelo empapado y tan sucia como seguramente lo estaba ella. El blanco pristino de ambas empezaba a mezclarse con la suciedad natural del. polvo y arena embarrada de la ciudad.

Aun asi era Fleur, Fleur convertida en un precioso cisne blanco, un cuerpo distinto al suyo al igual que ella misma y aparentemente tan incapaz de comunicarse y de volver a su forma humana, como la misma Rua.

<<Ey, amiga, creo que estamos las dos igual de jodidas >> penso aun a sabiendas que no seria escuchada, bajo la cabeza hacia el largo cuello estilizado del cisne, tocando con su morro su cabeza emplumada, dandole un ligero empujoncito, en lo mas parecido a un 'Estaremos bien', un gesto de animo y comfort, que era lo maximo que podia realizar con aquel cuerpo.

Tras hacer eso solto un suave relincho confiado y miro hacia el frente, aun mas determinada en llegar ala biblioteca y descubrir como volver a su forma humana, tanto por ella misma como por Fleur.

Sigue en Cicatriz
Zarket
GM
Status : Jinete del apocalipsis (¡ahora con extra de torpeza social!)
Humor : En muerte cerebral.
Personajes :
Spoiler:
Bastel (antes Bran/Branniel): Trasgo de Ewa sexto sacerdote de la Secta, sádico, aficionado a matanzas y luchador en los bajos fondos. No tocarle los cojoncios, que muerde.

Lanor Gris: demiurgo procedente de Carabás. Tímido, llorica y buena gente.

Rádar (o Rad): astrario carabés tsundere hacia la magia, mandón, brusco y estricto. Fashion victim. Reloj andante.

Galiard syl: mago rabiosamente rocavarancolés, despiadado antihéroe brutalmente pragmático y compasivo antivillano bienintencionado.

Armas :
Spoiler:
Bastel (antes Bran): magia, garras, dientes y una espada de longitud media a larga. O lo que haga falta.

Lanor Gris: magia y sus criaturas.

Rádar (o Rad): espada de longitud media. Sus habilidades de desviación de hechizos.

Galiard Syl: magia y, si hace falta, una espada de longitud corta a media.


Ficha de cosechado
Nombre: Rádar
Especie: Carabés
Habilidades: Resistencia, velocidad natatoria, nociones de lucha
Ver perfil de usuario

Calles - Página 57 Empty Re: Calles

13/09/21, 11:33 am
La casa medio derruida parecía, en todo punto, idéntica a las del resto de aquella zona del centro de Rocavarancolia. Desde que se acercó, sin embargo, Leahrrä notó algo especial en ella. Había una magia extraña y casi desconocida a su alrededor, un tipo de amortiguación mágica que no le sonaba de nada. Delante de ella Cicatriz, que la había guiado hasta allí, estaba especialmente incómoda. Se giró un momento, y a la reina de Rocavarancolia se sorprendió al notar algo parecido al miedo en sus ojos.

—Al convertirse en rey lo primero que Andras hizo fue estudiar lo que habían escrito sus predecesores en el gobierno de la ciudad. La suerte quiso que encontrara manuscritos de dama Desgarro y Denéstor Tul, unas notas que, con seguridad, nos salvaron.

Ya habían llegado a la puerta. La dríade siguió a su vasalla dentro de la casucha, notando que había unas fuertes protecciones que, estaba segura, resultaban individualizadas. También iban más allá de la sutileza y el poder de las protecciones que conocía. El secreto que se guardaba allí dentro debía ser de máxima importancia. Sin darse cuenta, Leahrrä se había tensado más que la propia licántropa.

Tardó unos segundos en acostumbrarse a la oscuridad del interior. Lo primero que notaron sus ojos fue una especie de panel metálico de aspecto un tanto indescriptible. Estaba apoyado contra la pared y le salían antenas que se movían continuamente. Solo hacía falta echarle un vistazo para comprender que era alguna creación de demiurgo, probablemente destinada a analizar magia.

Unos instantes después sus ojos se posaron en el segundo objeto de la habitación.

Era pequeño, no mucho más grande que un puño, y estaba tirado en una esquina. Era fácil pasarlo por alto, y probablemente lo habría hecho si Cicatriz no lo hubiera estado observando como si fuera una bomba a punto de estallar. Leahrrä se acercó con cautela, muerta de curiosidad y también de precaución. Parecía un simple reloj, pero tenía algo... No tenía manecillas, ni horas. Ni siquiera hacía realmente sonido alguno. Parecía completamente tecnológico y, sin embargo, la peste a magia de la estancia salía de él, no de las protecciones.

Entonces fue cuando comprendió quién había creado esa cosa.

—Esto pertenece a Astria.

No fue una pregunta, fue una afirmación. La rabia, el asco y el terror se mezclaban en la frase, que resultaba más sentimiento que enunciado, más entrañas que intelecto. La reina de Rocavarancolia necesitó de cada peonza de autocontrol para no destruir aquel artilugio blasfemo allí mismo.

—Sí, pertenece a Astria. Lo encontraron Denéstor Tul y dama Desgarro unos diez años después de la caída de Rocavarancolia —la voz de la Comandante era poco más de un susurro, como si temiera que el sonido de su garganta pudiera avisar a la Alianza de que Rocavarancolia había resucitado—. El panel es... un artilugio de Denéstor, y Doce Punto también se encargó de él. Analiza las pulsiones del... Reloj, a falta de un mejor nombre.

—¿Pulsiones?

Resultaba evidente que aquella cosa tenía como función dar alguna advertencia si la ciudad resucitaba. Resultaba obvio también que no había funcionado y que Astria no se había dado cuenta de ello. De no ser así probablemente ya habrían aparecido para degollar hasta a la última criatura que habitara Rocavarancolia.

—Debe poder analizar la magia ambiental, porque lanza una onda cada vez que hay un pico grande de magia. Parece tener dos umbrales diferentes, en realidad. Las protecciones, entre otras cosas, están destinadas a bloquear la mayor parte de la magia ambiental no primordial.

Por un instante la dríade quiso exigir que se cambiaran, que lo bloquearan todo, que le hicieran creer a Astria que Rocavarancolia era tan existente como el vacío sideral, pero no. Era normal hacerlo así. No solo la Luna Roja pasaba allí una vez al año: el propio planeta donde se encontraba era tremendamente volátil, con desequilibrios mágicos espontáneos. La propia ciudad era, de por sí, un hervidero de residuos mágicos. Una Rocavarancolia sin magia ambiental era tan sospechosa como una
Rocavarancolia con demasiada magia ambiental.

—Cuando el reloj lanza una señal del segundo umbral no solo manda una alerta a Astria, también lanza un mapeo mágico en un radio bastante extenso.

—¿Qué hace ese mapeo?

Sospechaba la respuesta, pero debía confirmarla.

—Analiza casi toda la ciudad en busca de la firma energética que dejan los vórtices —había un extraño temblor en esa voz, y no era para menos—. Conocemos perfectamente su radio, por supuesto... No alcanza Altabajatorre ni el mar, se deja fuera por poco las últimas casas más al norte, y en el sur...

—No llega a la explanada de los portales —la voz sonó amarga, casi derrotada. La explanada era de las cosas de esta Rocavarancolia que más aborrecían los monstruos de antaño: poder ver los vórtices destellar en los cielos como flores incendiadas en cualquier momento, desde cualquier lugar... solo eso había sido una de las mayores maravillas de la antigua Rocavarancolia. También era extraño poner todos los huevos en la misma canasta. Ahora, sin embargo, comprendía por qué—. Asumo que nadie más sabe todo esto.

—No, nadie más.

Muchos rocavarancoleses se dejarían llevar por la ira y la rabia y destruirían aquel artefacto. Y, Leahrrä estaba segura, Astria se daría cuenta. Si eso pasaba caerían sobre la ciudad con toda su fuerza. Sí, mejor que aquello se mantuviera en secreto.

—¿Y por esto no se ha reconstruido ninguna defensa? ¿Porque se confía en provocar a conveniencia señales que emulen los desequilibrios mágicos naturales de una Rocavarancolia muerta? —la reina temblaba de indignación y cólera. No comprendía cómo el reino seguía vivo si Andras Sula y Cicatriz, con lo que habían sabido, no habían actuado con más contundencia—. ¿Tanto estabais seguros que este maldito reloj no llegara por casualidad a un vórtice antes de que podamos moverlo?

—No soy ni he sido nunca la gobernante de esta ciudad —le replicó, a la defensiva, Cicatriz—. El artilugio de Denéstor Tul crea un registro de cada señal y cada búsqueda de portales. Desde que me convertí en Comandante me he encargado de vigilarlo, y siempre que ha ocurrido una u otra cosa insistía a Andras Sula para que reconstruyera las torres de guerra, pusiera defensas reales a Rocavarancolia y potenciara el ejército. Por desgracia Garoni siempre bloqueó todos mis intentos de reforma —el tono de la comandante había variado de la ira a un agotamiento derrotado: el sentimiento de quien había hecho de todo por garantizar la supervivencia de Rocavarancolia y sabía que esta supervivencia se había dado casi en exclusiva por azar, no por sus acciones—. Que esa vieja momia sepa de este lugar... siempre lo consideramos peligroso, así que nunca lo supo. Y Andras siempre se contentó con dejar estas cosas en manos del Consejo, así que... al final nunca se hizo nada. Pero nunca fue mi culpa.

Leahrrä asintió. Luego se pasó la mano por la cara. Rocavarancolia siempre estaba a un paso del desastre, sí, pero nunca había esperado que esa expresión no tuviera un efecto tan literal y permanente. ¿Cuánto tiempo tardaría Astria en decidir ignorar aquella señal? ¿Cuarenta y dos años serían suficientes? ¿O seguirían vigilando milenios en el futuro? ¿Y qué harían cuando decidieran que no merecía la pena seguir vigilando, que estaban claramente muertos? ¿Volverían a por su artefacto o simplemente desconectarían los sistemas que tuvieran donde fuera que la señal era enviada?

La reina de Rocavarancolia soltó un hondo suspiro. De nada valía pensar en ello. Solo podía reconstruir las defensas, reforzar el ejército y hacer lo posible para no mandar ninguna clase de aviso a Astria. Y esperar que la estrella en torno a la que giraba aquel mundo insulso entrara espontáneamente en fase de supernova. Eso estaría muy bien.

—¿Tienes algo más que contar?

—No. Este era el único... conocimiento secreto. Al menos el único del que yo tenía constancia.

Leahrrä asintió y le hizo un gesto para que se marcharan.

Esto, definitivamente, elevaba la prioridad de algunas de sus ideas. Se llevarían a la práctica lo antes posible. Dijera lo que dijera la momia que se encargaba del Tesoro Real.


Nota GMil:
Y con esto queda definitivamente clara la posición del rol con respecto al canon, y por qué en esta continuidad la Alianza nunca ha vuelto a Rocavarancolia. ¡Tres hurras por Denéstor y dama Desgarro!
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.