Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Sede de los Taumaturgos
por Yber Hoy a las 06:09 pm

» La Tierra
por Nihil Hoy a las 03:16 am

» Torre Serpentaria
por Tak Hoy a las 01:15 am

» Calles
por Jack Ayer a las 09:59 pm

» Libo
por Nihil Ayer a las 04:04 am

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Pablo Matthies Fonseca

Nuestros miembros han publicado un total de 38329 mensajes en 724 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Oeste » Rocavaragálago

Rocavaragálago

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 6 de 7.]

1 Rocavaragálago el 02/08/11, 06:33 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Con aspecto de iglesia gótica, repleta de torres y construida en piedra arrancada de la misma Luna Roja, desprende poder y energía. Resulta terrorífica a la vista y su sola presencia quita el aliento. Tiene forma de decaestrella. De sus paredes se se desprenden pavesas diminutas en un fuerte torrente a la llegada de la Luna Roja. Estas son conocidas como polen de la luna y flotan durante días por la ciudad, acelerando las transformaciones.

Está rodeada por un foso de lava. Frente al edificio se alza un obelisco.

Descripción más detallada sacada de la saga:
Desde la distancia, la piedra roja de Rocavaragálago parecía pulsar como un organismo vivo. Sus muros rugosos e irregulares se disparaban hacia lo alto, rodeados de un foso de lava ardiente y burbujeante. Un verdadero bosque de torres afiladas, pináculos, contrafuertes y minaretes puntiagudos se arremolinaba en torno al cuerpo central de aquella grotesca catedral, unido a ella por arbotantes delgados y asimétricos. En toda la superficie del edificio no había el menor indicio de puerta o ventana
alguna. Era una mole de roca oxidada que se alzaba como un grito de piedra entre la última línea de edificios de la ciudad y las estribaciones de las montañas.

Héctor ignoraba qué partes de aquella historia eran reales y cuáles mera leyenda, lo único que sabía era que la sola proximidad de aquel lugar le daba ganas de gritar. Caminar cerca de ella asfixiaba, quitaba el aliento. Por eso, a pesar de la insistencia de Bruno por hacer lo contrario, nunca se aproximaron demasiado a ella. No osaban ni siquiera caminar por la explanada que la rodeaba, ni entrar en los pocos edificios que se levantaban en sus cercanías. Y aun así, era difícil ignorarla. Su presencia pesaba en el ánimo, arañaba la mente de una manera insidiosa aunque no se la mirara, como si reclamara la atención que se merecía. Los pocos días que dedicaron a explorar esa zona, acabaron agotados, pero era un cansancio mental más que físico.
—Es como si te absorbiera el alma —dijo un día Rachel. Y Héctor no pudo más que estar de acuerdo. Nadie podía tener pensamientos alegres o positivos en la proximidad de aquella mole.


61 Re: Rocavaragálago el 27/12/17, 01:30 pm

Zarket


GM
Conforme se acercaban a la monstruosa catedral roja el carabés iba sintiéndose peor y peor. Una sensación viscosa se instaló en su pecho, un presentimiento de que cualquier descubrimiento que pudieran hacer solo reafirmaría las noticias negativas que iban cosechando en la ciudad. Pronto dejó de poder prestar atención a cualquier cosa que no fuera todo lo negativo que les había dado Rocavarancolia, y cuando Rocavaragálago saltó a su vista no pasó demasiado antes de que no pudiera dar un solo paso más.

Rádar tragó con dificultad, mirando aquella monstruosidad. Arquitectónicamente hería a la vista: no había una sola curva allí, solo rectas, ganchos y pinchos. La catedral parecía fundamentalmente agresiva, un engendro devorador, pero el carabés, sabiendo lo que sabía, estaba seguro que sus formas no eran la causa: como mucho sería alguna ayuda al peso muerto que se había instalado dentro de él. No, Rad sabía que aquello que sentía era producto de la magia. Y dudaba que fuera una magia amable.

¿Esto? —preguntó, con la voz estrangulada, mirando al resto, en especial a Eriel—. ¿Esto es lo que sentiremos cuando la Luna Roja esté sobre nuestras cabezas?

A pesar de todo el carabés no querría irse de allí justo de inmediato, aunque quizás sí alejarse un poco. Por su mente pasó qué pasaría si se acercaban más o incluso tocaban aquella magia bruta arrancada del cielo. No le sorprendió descubrir que, si bien quería saberlo, no quería averiguarlo. Esperaba no tener que ponerse a evitar locuras ajenas en aquel lugar.

62 Re: Rocavaragálago el 05/01/18, 01:37 am

Naeryan


Por más que se empeñara en ello no había sacado un solo resultado fructífero en aquella sesión: llegado a determinado punto se había rendido y había probado otro hechizo llamado Imagen de néctar sin ningún éxito. Dafne, en cambio, con poco tiempo de práctica había conseguido hacer levitar un cajón a lo largo y ancho del salón.

Sox había atribuido la sensación opresora primero al malhumor. No fue hasta que lo dijo Rad en voz alta que se percató de que su compatriota tenía razón: el aire en torno a aquella monstruosidad escarlata estaba viciado.

No había tenido una imagen clara de Rocavaragálago, pero la impresión que se estaba llevando de ella seguía siendo de contraste, de ataque a los ojos. Puede que tuviera que ver con la forma en que se recortaba contra las montañas: era un rojo maligno el que impregnaba cada arista y cada aguja. Todo en aquella construcción emanaba mala intención.

-Es sólo roca ahora -razonó, aunque su voz no cargaba mucha convicción. El relato tenía que estar embellecido. Tenía que estarlo-. No tiene poder. Y la Luna estará mucho más lejos de nosotros.
¿Cómo de grande habría sido el pedazo arrancado? ¿Una décima parte, una centésima, una milésima? ¿Suficiente para que la distancia no importase?

Sacudió la cabeza. A pesar de todos sus intentos era incapaz de deshacerse de aquella desagradable sensación de erroneidad. Intuía que tendrían que acercarse e incluso entrar para averiguar más, y al mismo tiempo cada fibra de su ser era reacia a hacerlo. Se frotó un brazo de forma abstraída, como si así pudiera ahuyentar el repelús.
-Deben ser hechizos puestos a propósito para sentar mal -opinó-. Seguro que les interesaba que diese miedo.
Debía haber surtido efecto, porque la construcción estaba intacta a pesar de que el resto de la ciudad estaba en ruinas. El misterio del estado actual de Rocavarancolia no había hecho más que acentuarse.

63 Re: Rocavaragálago el 20/01/18, 01:58 am

Dal


En cuanto Eriel supo a dónde se dirigía el grupo no pudo hacer más que enfilar escaleras abajo a por su arco y carcaj. No pensaba perderse aquella excursión por nada del mundo.

Y ciertamente la vista no decepcionaba, Rocavaragálago no era amistosa, pero nadie podía decir que no fuera majestuosa, la catedral roja exudaba poder por todos sus costados.

-¿Ésto? -Eriel no pudo evitar reírse.- No, Rad, será más, mucho más. Harex y Hurza sólo arrancaron un trozo, uno ínfimo de acuerdo a la historia. La Luna es pura magia desatada que nos hará cambiar. Y ciertamente el color es más bonito de lo que jamas pensé que sería.


El nublino negó con la cabeza ante las palabras del otro carabés.

-Si tan convencido estás, Sox... ¿por qué no te acercas un poco más? Mejor aún, tócala
- le dijo, aunque no era un desafío.- Personalmente yo no voy a intentarlo siquiera, estoy seguro de que luego la Luna se sentiría ofendida y no me daría sus dones.

64 Re: Rocavaragálago el 20/01/18, 10:12 pm

Alicia


Siete sintió como se le hundía un poco más el estómago y se le revolvian las entrañas, en respuesta al espíritu hundido. El edificio era una especie de chirrido hecho edificio, hostil y disonante. Él, que ya venía con las pesadillas frescas, se detuvo antes que el resto con el gesto plomizo.


- No creo que funcione así. No creo que la luna nos... Vigile- sonaba fatal, así dicho-. De todas formas, no querría ver que cosas andan cerca de algo así.


¿Qué había dicho la historia aquella? ¿Qué había niños encerrados debajo o algo así? Después de elegir vivir por encima de todos sus conocidos, Siete no se engañaba al respecto de lo que haría si seguía siendo así. Ni siquiera propuso la posibilidad en voz alta.


- Es lo que la historia dijo- comentó en cambio.

65 Re: Rocavaragálago el 20/01/18, 10:45 pm

Zarket


GM
Las intervenciones de Sox y Eriel le hicieron fruncir la boca, más por el contraste que por otra cosa. Como venía siendo habitual el nublino era la voz de la chuperchería y la credulidad, mientras que su compañero hablaba con lógica y razón tras sus palabras. Igual que hablaría él, aunque con la falta de tacto característica.

Las lunas no tienen conciencia, da igual lo mágicas que sean —apostilló tras el idrino, mirándolo de reojo al recordarle la historia de Rocavaragálago. Todavía miraba con recelo aquella construcción, preguntándose cuáles eran los hechizos que la impregnaban, qué magia había echado Harex sobre la roca de aquel astro para convertirla en semejante monstruosidad—. Aun así estoy de acuerdo en no acercarnos, al menos de momento. Sox tiene razón, esto tiene que ser magia. Y no me extrañaría que fuera magia de Harex, o de alguno de sus sucesores —su rostro pareció algo mareado por un segundo. Había estado preguntándose qué habrían visto los pobladores de aquel mundo cuando los ejércitos del nigromante Hurza se acercaran a sus ciudades. Cada nuevo dato le hacía pensar que Rocavarancolia no solo era casi el mal encarnado, sino que se preciaban de serlo. Los hechizos que imaginaba que habían echado a la roca de la catedral no hacían sino confirmarlo—. No me extrañaría que también hubieran hechizos de guardia desagradables, para proteger semejante... obra de que la mancillen, o algo así.

Sus palabras finales mezclaban el asco y la burla. No, ciertamente no le era difícil pensar en Harex decidiendo proteger de la "blasfemia" o algo así a aquel producto de sus horrendas manos.

66 Re: Rocavaragálago el 21/01/18, 08:45 pm

Aes

avatar
Llegaron sin problemas a Rocavaragálago. Tayron quedó asombrado al instante, la iglesia se alzaba imponente y poderosa ante ellos como si no fueran más que pequeñas hormigas. Su fuerte color rojo, la agrupación de torres y en general su aspecto terrorífico no ayudaban con la sensación que le recorría al belga por la espalda. Era como si se respirara miedo en el aire, como si unas garras invisibles se cerraran entorno a su cuerpo y le oprimieran el pecho robándole el aliento en el acto.

Se alegró de no ser el único en percibirlo.
-Ofendida o no espero no sentir esto cuando llegue- Sox tenía razón en que la Luna estaría mucho más lejos, pero desde cuando sabían algo con certeza de la ciudad y sus misterios.
Con las palabras del tipo E se aferró a la lanza en un acto inconsciente, si podía haber hechizos protectores en torno a ese monstruo a qué esperaban para largarse.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

67 Re: Rocavaragálago el 21/01/18, 10:21 pm

Naeryan

avatar
Sox no se culpó tanto como debería por sentir alivio cuando en aquellos últimos pasos antes de parar descubrieron que toda la catedral estaba rodeada de un foso de lava. No podrían entrar aunque quisieran.

No estaba de acuerdo con la descripción de Eriel, pero también era incapaz de contradecirle. Aquel rojo era hipnotizante incluso a distancia, reclamaba la atención de la mirada con autoridad de emperador. "Y la Luna es mayor", recordó. Rocavaragálago era un trozo ínfimo, según el nublino. No alcanzaba a imaginársela.
—No voy a tocar esa cosa —negó con la cabeza para recalcarlo, pero seguía sin ser un gesto decidido. Tenía los hombros levemente encogidos mientras se cruzaba de brazos, a la defensiva todavía frente al ambiente del lugar—. Rad tiene razón, lo más probable es que nos fría algún hechizo.
La catedral estaba en sospechoso buen estado. Lo más probable era que si había hechizos de guardia sobre ella siguieran activos. Fijarse en ella con más detenimiento le hizo advertir un detalle extraño.
—No hay puertas —observó con recelo—. ¿Sólo es una estatua de edificio?
Pero Siete les había recordado la historia que habían leído. Los fundadores de la ciudad habían secuestrado gente para encerrarla allí dentro, en aquella estructura que sin embargo parecía malignidad maciza por fuera.
—Deben haberla tapiado —añadió. Para proteger lo que había dentro, o entonces para evitar que saliera. Ninguna de las dos opciones, tratándose de Rocavarancolia, era halagüeña.

Le volvió a la mente lo que el idrino había dicho. La Luna vigilándoles. Sox tampoco lo creía, pero no pudo evitar sentirse juzgado en ese momento por una presencia invisible. Las palabras de Tay hicieron flaquear su convicción de que aquel miasma en el ambiente se debía solamente a hechizos contra intrusos.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

68 Re: Rocavaragálago el 22/01/18, 01:15 am

Dal

avatar
-Yo tampoco lo creo Siete, pero ¿sabes? No estoy dispuesto a arriesgarme - dijo más serio de lo que pretendía.

Escuchó las palabras de Sox con atención mirando fijamente el edificio, el joven nublino también se había fijado en la falta de puerta.

-¿Quizá haya que usar magia para poder entrar? - preguntó desviando la mirada al carabés.- ¿Hay hechizos así? Puertas que sólo se abran o aparezcan bajo determinadas magias.

Se encogió de hombros y avanzó unos cuántos metros más, progresivamente el nublino comenzó a sentir calor, cada vez más según avanzaba. Observó curioso el foso que se abría antes de la catedral y preguntó:

-Oíd, ¿alguno sabe qué es este agua espesa de color naranja? - fuera lo que fuese Eriel no tenía pensado darse un baño allí.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

69 Re: Rocavaragálago el 22/01/18, 09:38 pm

Zarket

avatar
GM
«No está ofendida. No puede estar ofendida, no es más que un trozo de roca cargada de magia» el tipo E quiso corregir las palabras del humano con aquel obstinado pensamiento, aunque no hizo nada más que apretar los labios. No iba a empezar a dudar aquellas alturas de su noción de que un astro no podía albergar conciencia, y sin embargo... La ominosidad del lugar casi invitaba a ello. Rádar nunca habría creído en semejante expresión, pero Rocavaragálago era casi un agujero negro para la felicidad. Sus muros daban la sensación de sostener, más que roca maciza, fatalidad pura.

Si en algún momento podría creer en lunas autoconscientes sería en ese.

Quizás nunca hubo, y solo se accedía mediante intangibilidad —sugirió tras Sox, no particularmente seguro. Parecía imposible asegurar nada en relación a lo que tenían delante—. Y no es agua, es lava. Roca fundida a altísimas temperaturas.

Por algún motivo la epxlicación que dio a Eriel le trajo recuerdo de las explicaciones sobre geología que había recibido en las clases. Rádar compuso un gesto extraño. Recuerdos de cómo era una vida normal parecían fuera de lugar allí más que en cualquier otro lugar de Rocavarancolia.

70 Re: Rocavaragálago el 23/01/18, 09:08 pm

Aes

avatar
Los comentarios que surgieron a su alrededor le obligaron una vez más a mirar aquel coloso. Tayron no podría negar que si pretendían causar impresión lo habían conseguido, pero... ¿Cuál sería su finalidad?. Debía de ser importante, sospechaba el humano, pues de lo contrario habría sido sustituida. No creía en que la suerte lo mantuviera así por tanto tiempo sin la característica ruina a la que estaban acostumbrados.
Y luego las puertas. ¿Quedaria gente encerrada aún?. Tay sacudió la cabeza inundado por las vibraciones que Rocavaragálago transmitía, se los imaginaba encadenados sin poder salir, encontrándose únicamente con su propio eco al pedir ayuda, sin poder escapar de sus voces tapiadas tras los muros. Sin ningún tipo de consuelo. Incluso si ya no era así seguía siendo horrible, cúantas historias guardaría ese foso de lava y cuántos desearon arrojarse a él.

-Vámonos- la voz le salió más baja de lo que quiso pero le sirvió para disimular el temblor en ella- no mola nada.

Sigue en Torreón Maciel


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

71 Re: Rocavaragálago el 05/08/18, 10:52 pm

Poblo

avatar
Kirés:

Kirés observaba la luna desde la azotea de una casa derruida que estaba lo bastante entera y estable como para que fuera poco probable que se viniera abajo con algún terremoto. Desde ahí tenía una vista perfecta de rocavaragálago, que se veía justo debajo del astro rojo.
El edificio brillaba con tanta intensidad como el astro y liberaba su magia primordial con tanto poder que el paladín no necesitaba concentrarse para sentir cómo esta se arremolinaba alrededor de la catedral roja.
Una oleada de viento sacudió al enderth sin previo aviso y sin compasión, pero este ni se inmutó. En aquél momento se encontraba pletórico por los efectos de la luna, y podía sentir cómo tanto sus capacidades físicas como su poder mágico ascendían por encima de lo que hasta ahora el ave creía que eran sus límites. Cerró los ojos e inhaló aire despacio, saboreando aquella sensación de poder. Esta era, después de todo, su primera luna como transformado.

Volvió a abrirlos, sin embargo, al notar un zumbido en el aire que no debería estar ahí. Alguien se acercaba volando, desafiando las fuertes corrientes que intentaban arrastrarlo lejos del lugar. Aquel transformado vió al paladín y cambió su rumbo para ir a su encuentro. Cuando llegó lo hizo aterrizando con firmeza en la pared de una torre que sobresalía a unos metros de kirés, clavando una garra y sus dos piernas en la estructura para quedarse colgando de la pared. Acto seguido y con el otro brazo saludó al enderth, quien le devolvió la cortesía alzando una garra.

¿Mismo mundo, mismas ideas?– Preguntó Kirés al recién llegado tras devolverle el saludo.
Eso parece –Le respondió el clinger.


Xalkoth:

El insecto por su parte estaba disfrutando la luna de la única forma que sabía: haciéndole caso a sus instintos. Como sus instintos le urgían a moverse por el lugar y hacer cosas, la plaga simplemente había echado a volar en una dirección al azar, cambiado de rumbo hacia Rocavaragálago al verla brillar porque le interesaba verla y, finalmente, aterrizar donde el enderth al ver que estaba allí.
Tienes la capa raída –comentó al ver que la capa de enderth ondeaba al viento hecha jirones. Todavía estaba lo bastante entera como para servir, pero los daños eran evidentes.
Oh.. es cierto –Le respondió el enderth –Una quimera la dañó durante una cacería en los subterráneos. Debería arreglarla pero siempre se me olvida hacerlo.
El clinger asintió a la explicación. Ambos eran de dryfus por lo que no sustituir equipo dañado si todavía era útil era algo común para ambos.
Una vista impresionante ¿no crees?. No se ven cielos así en Dryfus –Le comentó el ave en lo que parecía un intento de iniciar conversación.

Aquí tampoco se ven –Le respondió sin más –Solo durante un tiempo pequeño al año y luego el resto del tiempo el cielo se vuelve aburrido para compensar.

Kirés:

Ante aquella respuesta Kirés no pudo evitar soltar una risita. –Sí, supongo que es cierto. –Aquel clinger siempre había tenido una personalidad muy peculiar, incluso para los estándares de su mundo.

Un nuevo temblor sacudió el lugar, y la torre donde se encontraba el insecto empezó a moverse con bastante mal aspecto. Interpretando aquello como una señal para irse a otro lugar Xalkoth decidió que era hora de despedirse. –Bueno, me voy. Que te diviertas con la luna. –Acto seguido se desenganchó de la torre y echó a volar hacia las montañas con tanta velocidad y gracia como el clima tormentoso le permitieron –¡Adiooooos!

El paladín lo despidió con una garra y luego bajó de un brinco del edificio, justo a tiempo para evitar que la torre en la que se encontraba el clinger, debilitada tanto por los temblores como por la propia plaga, se derrumbara sobre su cabeza. Luego siguió andando tranquilamente por una de las calles cercanas, en busca de algo interesante que hacer.

72 Re: Rocavaragálago el 04/09/18, 08:12 pm

Giniroryu

avatar
GM
La sinhadre había acogido la propuesta con mucho entusiasmo, saltando de acá para allá de forma totalmente hiperactiva. No serían pocas las veces que estuviese a punto de perder el equilibrio mientras el grupo recorría las calles de la ciudad, más aún debido a la tormenta que arreciaba sobre sus cabezas. No mucho después de alejarse del foso, el grupo decidió seguir aquel rastro de partículas de luz que recordaban a la Luna Roja, preguntándose hacia donde conducirían.
Adru parloteaba sin cesar, gritando para hacerse oír por encima de los truenos cuando era necesario, y a veces tomaba las manos de Neil y giraba con su aurva antes de dirigirse hacia otra persona y decirle lo primero que se le pasaba por la cabeza. Finalmente llegaron a su destino: el imponente edificio rojo rodeado de lava. La edeel calló de pronto, fijando su atención en aquel colosal monumento. Había algo en él que la atraía sin saber por qué, aunque no pretendía acercarse más porque también olía a peligro, de algún modo.

Este lugar… —colocó una mano sobre su barbilla y entrecerró ligeramente los ojos—. Me suena de… ¿Qué es esa voz? ¿La oís vosotros tam..?
Vio interrumpido su hilo de pensamientos de pronto al recibir el mensaje que se les estaba transmitiendo en esos momentos, y se interrumpió a sí misma al comprender de qué se trataba. Comenzó a abrir la boca esperando que la voz terminase y miró a unos y a otros.
¿De verdad nos vamos a tener que ir del torreón mañana? —Frunció el ceño ligeramente, pero su expresión cambió de pronto y volvió a saltar alrededor del grupo—. Bueno, parece divertido eso de mudarse a otro sitio. Además veremos a Erevelin y a los demás. ¡Y a lo mejor también al grupo de Ina y Eorlir!

73 Re: Rocavaragálago el 05/09/18, 04:21 pm

Yber

avatar
GM
Su sugerencia cobró más fuerza de la que el daeliciano esperaba. Eitne salió enseguida, dejando que la lluvia lo empapara. Era una sensación extraña la de las gotas contra su cuerpo, pues a veces se sentía más ligero que ellas, pero no se convirtió en un colador con forma de león y eso era de agradecer. Aguardó con impaciencia a que salieran todos, dando pasos hacia adelante y hacia atrás, girando… Acostumbrándose a la novedad de ser cuadrúpedo. A pesar de estar a cuatro patas, su forma nocturna era tan grande que no notaba ningún cambio en altura. Cuando Milo y Rox salieron, el león pestañeó varias veces, esperando que sus ojos enfocaran mejor al nuevo coreano. No ocurrió. Rox parecía una etapa intermedia de un dibujo hiperrealista cuyo autor no había logrado acabar. Por algún motivo, el niño no lo encontró horrible, sino encantador.

Nadie decidió un camino, pero no hizo falta. Las pintas rojizas que flotaban en el aire eran hipnóticas y Eitne, como Nime o Adru, parecía contento de seguirlas. Lo cierto es que estaba contento con todo. El niño no paró de hablar mientras avanzaban y, cuando callaba, era para intentar correr. Se sentía revigorizado, flotaba tanto o más en el sentido emocional que en el físico, pero lo que era acelerar… Eitne se dio de bruces contra el suelo varias veces en un intento de lanzarse a la carrera. Tiznó la oscuridad líquida de su cuerpo con el marrón del barro y aun así no paraba de reír a carcajadas. Daba igual caer de boca que de costado, apenas sentía el golpe. Con la luna sobre ellos, su nuevo cuerpo humeante y su movilidad restaurada, Eitne era feliz.

Eitne no fue consciente de lo que dijo el pregón, la presencia imponente de Rocavaragálago lo dejó boquiabierto, embelesado hasta el punto de que no parecía existir nada más que aquella catedral tallada en rojo. Las pavesas se desprendían de ella, dejando claro su origen, pero quizás lo más impactante era el foso de lava que la rodeaba. Fue la primera vez que sintió pavor desde que descubrió su nueva forma y le duró muy poco.

¿Qué? ¿Qué ha dicho? —preguntó a nadie. Adru le ayudó a aclararse un poco y la confusión quedó eclipsada de nuevo por una felicidad imbatible—. ¡Tendremos una casa nueva! ¡Y seguro que será mejor que la nuestra!

Eitne no se acordaba de su familia en aquel instante. No se preguntaba por qué no les habían dicho si volverían, ni siquiera se cuestionaba si podría volver siendo lo que era ahora. En ese instante solo tenía ganas de volver a ver a la niña flotante, al otro daeliciano o al bichín verde; de encontrarse también con el grupo de Inna y Eorlir y enseñarles que todos habían logrado vivir. Quería saber si Ain o Drake o Drusar o Hiss habían vuelto como fantasmas para volver a verlos, igual que quería acercarse un poco más a la catedral, a pesar de que el edificio le imponía tanto que Eitne tenía miedo de que le absorbiera.

¿No era aquí donde había que tirar la ropa? —dijo de pronto, acordándose del texto que fotografió Rena el día que Hiss murió.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

74 Re: Rocavaragálago el 06/09/18, 08:41 pm

Lathspell

avatar
Los cuentos que le narraban de niño no podían hacerle justicia. Las historias de dioses y demonios quedaban cortas y opacas ante tal gloria. La mismísima ciudad ruinosa parecía alabar y gritar al glorioso astro que estaba en el cielo. Ni siquiera la peor pesadilla de lluvia y sangre habría preparado a Zob para ese momento. Había seguido a sus compañeros detrás de la osa que se puso a correr, extrañamente eso le parecía lógico, correr y seguirla, pero la lluvia y la Luna lo tenían ensimismado y calmado, disfrutándolas poco a poco. Caminaron por las calles que antes le parecían una trampa, y de hecho, posiblemente seguían siéndolo, pero ahora eran todos  parte de la ciudad. De rato en rato murmuraba un poco para ver intentar alguna forma de calmar los siseos al hablar, pero nada funcionaba por ahora. Los callejones y caminos ruinosos los guiaban con destellos rojos, nadie dijo por donde debían ir, solo seguían  andando poco a poco.

Rocavaragalago se alzo frente a ellos, imponente y destellante. las aristas de la construcción formaban sombras imperceptibles ante el destello de la lava y las caricias de la lluvia. El corazón oscuro de aquel reino parecía invadir los ojos asesinos del nuevo basilisco. Aquello era lo que habían tratado de imitar en Varanublia, pero, allí parado frente a la catedral original, podía afirmar que esta era simplemente única. Los contornos, el color, todo eso significaba demasiado para el nublino. Su boca se había abierto dejando las garras a los costados sin moverlas. Ahora era parte de Rocavarancolia, mas allá de ser dios o demonio.

El pregón lo tomo por sorpresa, como a todos, aunque dudaba que les regalaran las cosas de tan buena forma después de haberlos abandonado durante tanto tiempo. La idea de vivir con más gente era agradable, pero eso mismo era preocupante. No pudo evitar pensar en mas personas como Verael y su hambre. Y definitivamente lo ponía de los nervios el tener  que hablar a más gente tal como lo hacía ahora. Cuando Eitne menciono lo de la ropa se sorprendió haberlo pasado por alto. No tenia posesiones para completar el rito que mencionaba el viejo papel aquel, y tampoco tiraría su ropa. Había cambiado y estaba emocionado pero aun mantenía los modales que le habían enseñado por tantos años. Pero lo del nombre...

Volteo incrédulo mirándose de nuevo y mirando los rasgos de los demás a la luz de aquel lugar. Sus amigos de verdad parecían seres enormes y poderosos, pero seguían siendo ellos.  Aquello había sido su ancla a la locura y la desesperación durante las primeras noches. Luego sus amigos  lo sustituyeron, pero aun así no lo había olvidado. Zob, Zobriel.....el sabía muy bien que aquel nombre, aunque suyo, le había pertenecido a otro más de su familia antes que él. Y ahora era el momento en que podía elegir uno por sí mismo. Todas las horas y noches de su infancia pensando en nombres para algún día regresar y decírselos a su abuela ahora le parecían tontos, pero útiles.

- Sssí....Yo.... - apretó los dientes  y miro alternativamente a la roja construcción y al suelo- Había pensss...había meditado y creo que yo lo haré....cambiare mi nombre en....en el futuro. Quiero encontrar algo nuevo para mi...quiero...cambiarlo en algún momento. - busco mecánicamente en sus bolsillos algo mientras se ruborizaba. EL viejo Zob siempre se quedaba a media frase, así que trago su saliva y se obligo a decir algo mas para no quedarse en el aire.- ¿ Alguien va a lan....arrojar algo allí abajo? Digo, puede que hayamos encontrado un viejo papel que no importa tanto ahora, pero molaría arrojar algo... . Lo único que tenia Zob en ese momento eran sus amigos y su ropa vieja, y aunque ansiaba esa nueva vida, necesitaba ambas cosas.


_________________________________________

El Odio es por mucho el placer mas duradero. El hombre Ama con prisas, pero llega a Odiar con mucha calma.

75 Re: Rocavaragálago el 09/09/18, 12:11 am

Goliat

avatar
¿Pero tú tienes ojos en la cara? Me queda genial.

Aún así, sus palabras calaron en él. Quería destacar en algo ahora que podía, asi que no aceptaría ir mediocre o con su color de pelo por defecto. Se miró la sudadera, luego ajustó el tono a un rojo más opaco y suave, que fuese a juego con el verde oscuro de esta y a la vez resultase vistoso. Un último vistazo a la olla para salir de dudas. Al terminar, lanzó una mirada de reproche al irrense, como si le retara a decir algo.
Cuando este se disculpó, sin embargo, Rox suavizó la expresión. Sacudió la mano para quitarle peso.

Ey, da igual. Cosas de la luna. No pasa nada, Milo. Al menos fue por eso, yo quería irme por otras cosas. —rio suavemente, con sarcasmo—. Que te pirases hasta me parece normal comparado con todo lo demás.
Se apresuraron en salir y alcanzar al grupo. Antes de cruzar la puerta, se aseguró de apartar sus huesos a otro lado, prometiéndose que los recogería luego.

La luz de la luna y su inmensidad hacían que la ciudad pareciera otra. El color rojo llenaba las calles, diluyendo la sensación de que fuera de noche. Aquel detalle mezclado con la energía que le recorría por dentro, hacían creer al chico que acababa de despertar. Pasó el camino emocionado, hablando a voces y riendo con sus amigos, disfrutando de verles correr, saltar y gritar con sus nuevos cuerpos. Le sorprendía, especialmente de sí mismo, estar paseándose por las mismas calles que hasta entonces habían estado vetadas, que tanto miedo le habían generado. Y todo por que sí, por seguir unas luces en la distancia. Los destellos de la luna roja podrían haber hecho del escenario algo más terrorífico, pero el efecto era el contrario. Estaba maravillado, pensando en lo mucho que mejoraría todo si tan solo hubiera vegetación. El edificio al que llegaron, sin embargo, era precioso por sí solo. Se había quedado boquiabierto, hipnotizado por la cortina de lava, incrédulo de que semejante estructura fuera posible, pero incapaz de dudar de su veracidad; el calor que emitía aquella cosa dejaba las cosas claras. Quería acercarse más, mas tuvo que detenerse de sopetón al recibir el mensaje.

Rox, al igual que Eitne, no pensó en su familia. No porque la hubiera olvidado, sino porque tenía otros objetivos de primera necesidad en mente, así como la esperanza de que esos nuevos refugios estuvieran en mejores condiciones que el actual. Fantaseó con camas buenas, baños decentes, bañeras que no dieran grima y comida más variada que la de las cestas. Se imaginó una casa de verdad. La idea le entusiasmó, aunque la siguiera viendo como algo de paso antes de poder marcharse definitivamente. Necesitaba aprender más de sí mismo, y sobre todo necesitaba una habitación propia.

¡Tíos! ¡Pues cuando terminemos la vuelta tenemos que hacer las maletas!

El pregón había puesto la cereza en el pastel, mejorando su humor por completo, y por lo visto el de otros a su alrededor. Eso sí, cuando pasaron a hablaron de tirar prendas, tal como decía la supuesta tradición, Rox puso cara de disgusto.
Ni de coña. No le voy a dar nada más a la ciudad. Ya se ha quedado bastante. —luego, añadió en voz más baja—. Mi nombre menos.

Aunque a fin de cuentas fuese más australiano que asiático, el joven había sido criado bajo la influencia de la cultura coreana. Para ellos los nombres eran algo sumamente importante, y Rox, a pesar de todo, consideraba el suyo un regalo de sus padres. Por mucho que lo cortase siempre, Roxanne no era un mal nombre. Pensar que Zobriel fuese a cambiar el suyo le daba un poco de pena, pero procuró no meterse en su decisión. Suspiró suavemente, tratando de escurrir sus propias palabras de haber sonado muy tajante.

Ojalá me hubiera traído la mano. Habría lanzado el dedo del medio. Pero... —dobló la pierna para quitarse el zapato y el calcetín. Dejó la zapatilla en el suelo para meter el pie de nuevo en ella. En sus manos, un calcetín gris corto, raido del uso, con un agujero enorme en el que se le colaba constantemente el dedo gordo. Sonreía—. Si todos tiráis algo me apunto.


_________________________________________

Smol ref.:



x:



76 Re: Rocavaragálago el 10/09/18, 09:12 am

Cuervo

avatar
Una vez que la gente empezó a salir Guillermo salió con ellos, no queria quedarse solo en el torreón. Cogió una capa mas para ponerse por encima, así no pasaría frio, ya comenzó a caminar detrás de ellos. De  lo que rápidamente se dio cuenta en esta salida era que por primera vez el miedo no era la emoción principal, se sentian más confiados.
Los miro a todos y podia ver que todo habia cambiado pero no tenía porque ser para mal, guille no sabía que seria de ellos ahora ¿Que significaba esto? Seguirían en el torreón para siempre, pero ahora todo seria distinto.
El pregón llegó a sus oídos, y una parte de el se asustó, ¿a donde irían? ¿Como serian los torreones nuevos?  Habian pasado muchas cosas terribles en letargo, pero en todo este tiempo Guillermo lo habia conseguido concebir como su hogar, y ahora quizás podría perderlo, no sabia que podria ocurrir de ahora a delante.

-No nos vamos a separar ¿Verdad?- dijo Guillermo con duda.

El edificio al que se acercaron dejó sorprendido a Guille de alguna manera sintió que ese edificio era diferente a todos los que había visto, pero aun asi por si mismo era imponente.
Recordaron lo de los nombres, del rito que vieron en los papeles.

-¿Podemos tener  dos? Como los superhéroes- dijo como si fuera la opción más lógica- podemos ponernos nombres guays. Mmmmmmmmmm... suprrninja supremo archimago ...mm creo que me lo pensaré mejor- dijo y continuo mirando a los demás.


_________________________________________

He aquí mi secreto:


"Lo esencial es invisible a los ojos"

"Reír para alejar a los fantasmas"

"Una vez que conoces a alguien, nunca lo olvidas realmente"

"Un corazón es una carga muy pesada"

"Eres mas valiente de lo que crees, mas fuerte de lo que pareces y mas inteligente de lo que piensas"

"Yo no estoy loco, mi realidad es diferente a la tuya"





77 Re: Rocavaragálago el 10/09/18, 08:20 pm

Nihil

avatar
Aunque Rena había salido de las primeras se fue quedando rezagada. Caminar con una pata de menos, su nuevo peso y el añadido de Pelusa en su espalda no era fácil, pero a la osa le importaba tres pepinos; era feliz. La lluvia amainaba pero todavía los envolvía una fina cortina de llovizna y los truenos y terremotos retumbaban como si la ciudad rugiera. Rena respondía a los truenos con sus propios rugidos, poniendo a prueba su nueva garganta. Metía las patas en todos los charcos que encontraba por el camino, se esforzaba por alcanzar a sus compañeros de cuando en cuando para darles cabezazos y en general iba haciendo el cabra (o el oso), y casi tirando a Pelusa en más de una ocasión. Había algo en el aire que hacía que todo fuera interesante. Era como nacer de nuevo, redescubrir la ciudad después de borrar todos los malos recuerdos y asociaciones negativas que le habían dado todos los meses de criba. Rocavarancolia jamás había olido tan bien ni le había parecido tan bonita.

El edificio rojo al que les habían conducido las volutas de fuego era como una proyección de la Luna Roja, un espejismo fantasmagórico que emanaba poder puro. Rena se quedó ensimismada un buen rato, con sus ojillos negros fijos en el reflejo rojo de la catedral, hasta que el grupo se acercó más. Arrugó la nariz por el olor del foso y se disparó algo de alarma en ella. No le gustaba que estuvieran tan cerca de la lava fundida y tampoco que fueran a tirar nada, así que expresó su disconformidad con gimoteos de oso preocupado.

No comprendió el pregón, para ella fue como un galimatías de ruidos, una voz extraña, desconocida y alienígena. Cuando se paró a pensar en ello le dió miedo, ¿por qué no podía entenderlo? Sus amigos lo habían comprendido perfectamente? Se esforzó en sus conversaciones para deducir a qué venía el mensaje y para su alivio lo consiguió. Un nuevo refugio, ofrecido por los mandamases de la ciudad. Se preguntó si sería como subir de curso. Le dió un lametazo a Guille para tranquilizarlo, no iban a separarse, o al menos ella no pensaba permitirlo. Esa era su familia, eran sus cachorros y amigos, iría donde fueran ellos.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 6 de 7.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.