Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Maciel
por Dal Hoy a las 01:20 am

» Rocavaragálago
por Lathspell Ayer a las 04:16 pm

» Bahía de los Naufragios
por Yber Ayer a las 02:41 am

» Equipos Pokémon de vuestros personajes
por Tak 17/09/18, 12:54 am

» Canciones para el rol
por Lupin 16/09/18, 10:05 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 180 miembros registrados.
El último usuario registrado es Shadow Quartz

Nuestros miembros han publicado un total de 38180 mensajes en 723 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Oeste » Rocavaragálago

Rocavaragálago

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7

Ir abajo  Mensaje [Página 7 de 7.]

1 Rocavaragálago el 02/08/11, 06:33 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Con aspecto de iglesia gótica, repleta de torres y construida en piedra arrancada de la misma Luna Roja, desprende poder y energía. Resulta terrorífica a la vista y su sola presencia quita el aliento. Tiene forma de decaestrella. De sus paredes se se desprenden pavesas diminutas en un fuerte torrente a la llegada de la Luna Roja. Estas son conocidas como polen de la luna y flotan durante días por la ciudad, acelerando las transformaciones.

Está rodeada por un foso de lava. Frente al edificio se alza un obelisco.

Descripción más detallada sacada de la saga:
Desde la distancia, la piedra roja de Rocavaragálago parecía pulsar como un organismo vivo. Sus muros rugosos e irregulares se disparaban hacia lo alto, rodeados de un foso de lava ardiente y burbujeante. Un verdadero bosque de torres afiladas, pináculos, contrafuertes y minaretes puntiagudos se arremolinaba en torno al cuerpo central de aquella grotesca catedral, unido a ella por arbotantes delgados y asimétricos. En toda la superficie del edificio no había el menor indicio de puerta o ventana
alguna. Era una mole de roca oxidada que se alzaba como un grito de piedra entre la última línea de edificios de la ciudad y las estribaciones de las montañas.

Héctor ignoraba qué partes de aquella historia eran reales y cuáles mera leyenda, lo único que sabía era que la sola proximidad de aquel lugar le daba ganas de gritar. Caminar cerca de ella asfixiaba, quitaba el aliento. Por eso, a pesar de la insistencia de Bruno por hacer lo contrario, nunca se aproximaron demasiado a ella. No osaban ni siquiera caminar por la explanada que la rodeaba, ni entrar en los pocos edificios que se levantaban en sus cercanías. Y aun así, era difícil ignorarla. Su presencia pesaba en el ánimo, arañaba la mente de una manera insidiosa aunque no se la mirara, como si reclamara la atención que se merecía. Los pocos días que dedicaron a explorar esa zona, acabaron agotados, pero era un cansancio mental más que físico.
—Es como si te absorbiera el alma —dijo un día Rachel. Y Héctor no pudo más que estar de acuerdo. Nadie podía tener pensamientos alegres o positivos en la proximidad de aquella mole.


73 Re: Rocavaragálago el 05/09/18, 04:21 pm

Yber


GM
Su sugerencia cobró más fuerza de la que el daeliciano esperaba. Eitne salió enseguida, dejando que la lluvia lo empapara. Era una sensación extraña la de las gotas contra su cuerpo, pues a veces se sentía más ligero que ellas, pero no se convirtió en un colador con forma de león y eso era de agradecer. Aguardó con impaciencia a que salieran todos, dando pasos hacia adelante y hacia atrás, girando… Acostumbrándose a la novedad de ser cuadrúpedo. A pesar de estar a cuatro patas, su forma nocturna era tan grande que no notaba ningún cambio en altura. Cuando Milo y Rox salieron, el león pestañeó varias veces, esperando que sus ojos enfocaran mejor al nuevo coreano. No ocurrió. Rox parecía una etapa intermedia de un dibujo hiperrealista cuyo autor no había logrado acabar. Por algún motivo, el niño no lo encontró horrible, sino encantador.

Nadie decidió un camino, pero no hizo falta. Las pintas rojizas que flotaban en el aire eran hipnóticas y Eitne, como Nime o Adru, parecía contento de seguirlas. Lo cierto es que estaba contento con todo. El niño no paró de hablar mientras avanzaban y, cuando callaba, era para intentar correr. Se sentía revigorizado, flotaba tanto o más en el sentido emocional que en el físico, pero lo que era acelerar… Eitne se dio de bruces contra el suelo varias veces en un intento de lanzarse a la carrera. Tiznó la oscuridad líquida de su cuerpo con el marrón del barro y aun así no paraba de reír a carcajadas. Daba igual caer de boca que de costado, apenas sentía el golpe. Con la luna sobre ellos, su nuevo cuerpo humeante y su movilidad restaurada, Eitne era feliz.

Eitne no fue consciente de lo que dijo el pregón, la presencia imponente de Rocavaragálago lo dejó boquiabierto, embelesado hasta el punto de que no parecía existir nada más que aquella catedral tallada en rojo. Las pavesas se desprendían de ella, dejando claro su origen, pero quizás lo más impactante era el foso de lava que la rodeaba. Fue la primera vez que sintió pavor desde que descubrió su nueva forma y le duró muy poco.

¿Qué? ¿Qué ha dicho? —preguntó a nadie. Adru le ayudó a aclararse un poco y la confusión quedó eclipsada de nuevo por una felicidad imbatible—. ¡Tendremos una casa nueva! ¡Y seguro que será mejor que la nuestra!

Eitne no se acordaba de su familia en aquel instante. No se preguntaba por qué no les habían dicho si volverían, ni siquiera se cuestionaba si podría volver siendo lo que era ahora. En ese instante solo tenía ganas de volver a ver a la niña flotante, al otro daeliciano o al bichín verde; de encontrarse también con el grupo de Inna y Eorlir y enseñarles que todos habían logrado vivir. Quería saber si Ain o Drake o Drusar o Hiss habían vuelto como fantasmas para volver a verlos, igual que quería acercarse un poco más a la catedral, a pesar de que el edificio le imponía tanto que Eitne tenía miedo de que le absorbiera.

¿No era aquí donde había que tirar la ropa? —dijo de pronto, acordándose del texto que fotografió Rena el día que Hiss murió.

74 Re: Rocavaragálago el 06/09/18, 08:41 pm

Lathspell


Los cuentos que le narraban de niño no podían hacerle justicia. Las historias de dioses y demonios quedaban cortas y opacas ante tal gloria. La mismísima ciudad ruinosa parecía alabar y gritar al glorioso astro que estaba en el cielo. Ni siquiera la peor pesadilla de lluvia y sangre habría preparado a Zob para ese momento. Había seguido a sus compañeros detrás de la osa que se puso a correr, extrañamente eso le parecía lógico, correr y seguirla, pero la lluvia y la Luna lo tenían ensimismado y calmado, disfrutándolas poco a poco. Caminaron por las calles que antes le parecían una trampa, y de hecho, posiblemente seguían siéndolo, pero ahora eran todos  parte de la ciudad. De rato en rato murmuraba un poco para ver intentar alguna forma de calmar los siseos al hablar, pero nada funcionaba por ahora. Los callejones y caminos ruinosos los guiaban con destellos rojos, nadie dijo por donde debían ir, solo seguían  andando poco a poco.

Rocavaragalago se alzo frente a ellos, imponente y destellante. las aristas de la construcción formaban sombras imperceptibles ante el destello de la lava y las caricias de la lluvia. El corazón oscuro de aquel reino parecía invadir los ojos asesinos del nuevo basilisco. Aquello era lo que habían tratado de imitar en Varanublia, pero, allí parado frente a la catedral original, podía afirmar que esta era simplemente única. Los contornos, el color, todo eso significaba demasiado para el nublino. Su boca se había abierto dejando las garras a los costados sin moverlas. Ahora era parte de Rocavarancolia, mas allá de ser dios o demonio.

El pregón lo tomo por sorpresa, como a todos, aunque dudaba que les regalaran las cosas de tan buena forma después de haberlos abandonado durante tanto tiempo. La idea de vivir con más gente era agradable, pero eso mismo era preocupante. No pudo evitar pensar en mas personas como Verael y su hambre. Y definitivamente lo ponía de los nervios el tener  que hablar a más gente tal como lo hacía ahora. Cuando Eitne menciono lo de la ropa se sorprendió haberlo pasado por alto. No tenia posesiones para completar el rito que mencionaba el viejo papel aquel, y tampoco tiraría su ropa. Había cambiado y estaba emocionado pero aun mantenía los modales que le habían enseñado por tantos años. Pero lo del nombre...

Volteo incrédulo mirándose de nuevo y mirando los rasgos de los demás a la luz de aquel lugar. Sus amigos de verdad parecían seres enormes y poderosos, pero seguían siendo ellos.  Aquello había sido su ancla a la locura y la desesperación durante las primeras noches. Luego sus amigos  lo sustituyeron, pero aun así no lo había olvidado. Zob, Zobriel.....el sabía muy bien que aquel nombre, aunque suyo, le había pertenecido a otro más de su familia antes que él. Y ahora era el momento en que podía elegir uno por sí mismo. Todas las horas y noches de su infancia pensando en nombres para algún día regresar y decírselos a su abuela ahora le parecían tontos, pero útiles.

- Sssí....Yo.... - apretó los dientes  y miro alternativamente a la roja construcción y al suelo- Había pensss...había meditado y creo que yo lo haré....cambiare mi nombre en....en el futuro. Quiero encontrar algo nuevo para mi...quiero...cambiarlo en algún momento. - busco mecánicamente en sus bolsillos algo mientras se ruborizaba. EL viejo Zob siempre se quedaba a media frase, así que trago su saliva y se obligo a decir algo mas para no quedarse en el aire.- ¿ Alguien va a lan....arrojar algo allí abajo? Digo, puede que hayamos encontrado un viejo papel que no importa tanto ahora, pero molaría arrojar algo... . Lo único que tenia Zob en ese momento eran sus amigos y su ropa vieja, y aunque ansiaba esa nueva vida, necesitaba ambas cosas.

75 Re: Rocavaragálago el 09/09/18, 12:11 am

Goliat


¿Pero tú tienes ojos en la cara? Me queda genial.

Aún así, sus palabras calaron en él. Quería destacar en algo ahora que podía, asi que no aceptaría ir mediocre o con su color de pelo por defecto. Se miró la sudadera, luego ajustó el tono a un rojo más opaco y suave, que fuese a juego con el verde oscuro de esta y a la vez resultase vistoso. Un último vistazo a la olla para salir de dudas. Al terminar, lanzó una mirada de reproche al irrense, como si le retara a decir algo.
Cuando este se disculpó, sin embargo, Rox suavizó la expresión. Sacudió la mano para quitarle peso.

Ey, da igual. Cosas de la luna. No pasa nada, Milo. Al menos fue por eso, yo quería irme por otras cosas. —rio suavemente, con sarcasmo—. Que te pirases hasta me parece normal comparado con todo lo demás.
Se apresuraron en salir y alcanzar al grupo. Antes de cruzar la puerta, se aseguró de apartar sus huesos a otro lado, prometiéndose que los recogería luego.

La luz de la luna y su inmensidad hacían que la ciudad pareciera otra. El color rojo llenaba las calles, diluyendo la sensación de que fuera de noche. Aquel detalle mezclado con la energía que le recorría por dentro, hacían creer al chico que acababa de despertar. Pasó el camino emocionado, hablando a voces y riendo con sus amigos, disfrutando de verles correr, saltar y gritar con sus nuevos cuerpos. Le sorprendía, especialmente de sí mismo, estar paseándose por las mismas calles que hasta entonces habían estado vetadas, que tanto miedo le habían generado. Y todo por que sí, por seguir unas luces en la distancia. Los destellos de la luna roja podrían haber hecho del escenario algo más terrorífico, pero el efecto era el contrario. Estaba maravillado, pensando en lo mucho que mejoraría todo si tan solo hubiera vegetación. El edificio al que llegaron, sin embargo, era precioso por sí solo. Se había quedado boquiabierto, hipnotizado por la cortina de lava, incrédulo de que semejante estructura fuera posible, pero incapaz de dudar de su veracidad; el calor que emitía aquella cosa dejaba las cosas claras. Quería acercarse más, mas tuvo que detenerse de sopetón al recibir el mensaje.

Rox, al igual que Eitne, no pensó en su familia. No porque la hubiera olvidado, sino porque tenía otros objetivos de primera necesidad en mente, así como la esperanza de que esos nuevos refugios estuvieran en mejores condiciones que el actual. Fantaseó con camas buenas, baños decentes, bañeras que no dieran grima y comida más variada que la de las cestas. Se imaginó una casa de verdad. La idea le entusiasmó, aunque la siguiera viendo como algo de paso antes de poder marcharse definitivamente. Necesitaba aprender más de sí mismo, y sobre todo necesitaba una habitación propia.

¡Tíos! ¡Pues cuando terminemos la vuelta tenemos que hacer las maletas!

El pregón había puesto la cereza en el pastel, mejorando su humor por completo, y por lo visto el de otros a su alrededor. Eso sí, cuando pasaron a hablaron de tirar prendas, tal como decía la supuesta tradición, Rox puso cara de disgusto.
Ni de coña. No le voy a dar nada más a la ciudad. Ya se ha quedado bastante. —luego, añadió en voz más baja—. Mi nombre menos.

Aunque a fin de cuentas fuese más australiano que asiático, el joven había sido criado bajo la influencia de la cultura coreana. Para ellos los nombres eran algo sumamente importante, y Rox, a pesar de todo, consideraba el suyo un regalo de sus padres. Por mucho que lo cortase siempre, Roxanne no era un mal nombre. Pensar que Zobriel fuese a cambiar el suyo le daba un poco de pena, pero procuró no meterse en su decisión. Suspiró suavemente, tratando de escurrir sus propias palabras de haber sonado muy tajante.

Ojalá me hubiera traído la mano. Habría lanzado el dedo del medio. Pero... —dobló la pierna para quitarse el zapato y el calcetín. Dejó la zapatilla en el suelo para meter el pie de nuevo en ella. En sus manos, un calcetín gris corto, raido del uso, con un agujero enorme en el que se le colaba constantemente el dedo gordo. Sonreía—. Si todos tiráis algo me apunto.

76 Re: Rocavaragálago el 10/09/18, 09:12 am

Cuervo


Una vez que la gente empezó a salir Guillermo salió con ellos, no queria quedarse solo en el torreón. Cogió una capa mas para ponerse por encima, así no pasaría frio, ya comenzó a caminar detrás de ellos. De  lo que rápidamente se dio cuenta en esta salida era que por primera vez el miedo no era la emoción principal, se sentian más confiados.
Los miro a todos y podia ver que todo habia cambiado pero no tenía porque ser para mal, guille no sabía que seria de ellos ahora ¿Que significaba esto? Seguirían en el torreón para siempre, pero ahora todo seria distinto.
El pregón llegó a sus oídos, y una parte de el se asustó, ¿a donde irían? ¿Como serian los torreones nuevos?  Habian pasado muchas cosas terribles en letargo, pero en todo este tiempo Guillermo lo habia conseguido concebir como su hogar, y ahora quizás podría perderlo, no sabia que podria ocurrir de ahora a delante.

-No nos vamos a separar ¿Verdad?- dijo Guillermo con duda.

El edificio al que se acercaron dejó sorprendido a Guille de alguna manera sintió que ese edificio era diferente a todos los que había visto, pero aun asi por si mismo era imponente.
Recordaron lo de los nombres, del rito que vieron en los papeles.

-¿Podemos tener  dos? Como los superhéroes- dijo como si fuera la opción más lógica- podemos ponernos nombres guays. Mmmmmmmmmm... suprrninja supremo archimago ...mm creo que me lo pensaré mejor- dijo y continuo mirando a los demás.

77 Re: Rocavaragálago el 10/09/18, 08:20 pm

Nihil


Aunque Rena había salido de las primeras se fue quedando rezagada. Caminar con una pata de menos, su nuevo peso y el añadido de Pelusa en su espalda no era fácil, pero a la osa le importaba tres pepinos; era feliz. La lluvia amainaba pero todavía los envolvía una fina cortina de llovizna y los truenos y terremotos retumbaban como si la ciudad rugiera. Rena respondía a los truenos con sus propios rugidos, poniendo a prueba su nueva garganta. Metía las patas en todos los charcos que encontraba por el camino, se esforzaba por alcanzar a sus compañeros de cuando en cuando para darles cabezazos y en general iba haciendo el cabra (o el oso), y casi tirando a Pelusa en más de una ocasión. Había algo en el aire que hacía que todo fuera interesante. Era como nacer de nuevo, redescubrir la ciudad después de borrar todos los malos recuerdos y asociaciones negativas que le habían dado todos los meses de criba. Rocavarancolia jamás había olido tan bien ni le había parecido tan bonita.

El edificio rojo al que les habían conducido las volutas de fuego era como una proyección de la Luna Roja, un espejismo fantasmagórico que emanaba poder puro. Rena se quedó ensimismada un buen rato, con sus ojillos negros fijos en el reflejo rojo de la catedral, hasta que el grupo se acercó más. Arrugó la nariz por el olor del foso y se disparó algo de alarma en ella. No le gustaba que estuvieran tan cerca de la lava fundida y tampoco que fueran a tirar nada, así que expresó su disconformidad con gimoteos de oso preocupado.

No comprendió el pregón, para ella fue como un galimatías de ruidos, una voz extraña, desconocida y alienígena. Cuando se paró a pensar en ello le dió miedo, ¿por qué no podía entenderlo? Sus amigos lo habían comprendido perfectamente? Se esforzó en sus conversaciones para deducir a qué venía el mensaje y para su alivio lo consiguió. Un nuevo refugio, ofrecido por los mandamases de la ciudad. Se preguntó si sería como subir de curso. Le dió un lametazo a Guille para tranquilizarlo, no iban a separarse, o al menos ella no pensaba permitirlo. Esa era su familia, eran sus cachorros y amigos, iría donde fueran ellos.

78 Re: Rocavaragálago el 12/09/18, 03:32 pm

Evanna

avatar
Diez minutos. Diez minutos es lo que Pam logró aguantar la adrenalina del momento, la ansias de salir y explorar, de disfrutar el brillo de la Luna y el poder que emanaba y de estar junto a los demás bajo la lluvia. De sentirse extrañamente eufórica a pesar de su ropa empapada de las alas plegadas y pegadas contra su espalda, del retumbe de las gotas de agua que caían imperiosamente sobre el trozo de crisálida con la cual cubría como podía aquellas antenas que aprecia que estaban destrozándole los nervios. Diez minutos donde la adrenalina pudo mas que todo lo demás.

Luego volvió a la realidad con el bamboleo hecho por Rena mientras buscaba avanzar mas rápido, jugando disfrutando de su cambio,provocando que Pam volviera ala realidad, teniendo que sujetar con una mano y sus piernas al lomo de esta para no caerse mientras sentía como de nuevo todo el caos volvía a ella, como si jamas se hubiese ido,pues ciertamente en ningún momento el mareo y confusión había abandonado su sistema. Se arrepintió de salir con todo su corazón cuando todo a su alrededor conforme avanzaba pareció cobrar vida,de forma tan brutal e incomprensible que era imposible para ella de entender. Como si cada gota de agua y la brisas que las acompañasen mandando un descarga  su cuerpo, como si se encontrase sobre un terremoto, pues así se sentía a Rena bajo su cuerpo. No podía mas.

Pam a duras penas logro acurrucarse sobre Rena aovillandose todo lo que pudo queriendo que el mareo parase que todo dejara de moverse, dejar de percibir su entorno. Quería la quietud de movimiento y el silencio de todo sonido. Pero no aprecia que fuese a obtenerlo.

Ni cuenta se dio cuando llegaron a  Rocavaralago, solo un suspiro de alivio mezcla de arcada abandono su boca cuando sintió como el torbellino de energía que era Rena por fin se paraba. No cambiaba nada, el exterior era aun mas horrible que el interior del torreón. Su tez ya no era blanca, cubierta por esas finas lineas verticales que pululaban por su piel; no, empezaba a adquirir un tono verdoso muestra inequívoca de que su estomago no iba a poder soportarlo mucho mas.

Y ahí lo escucho, mientras contenía las ganas de vomitarle a Rena encima y de sostener con mano tembloroso la crisálida sobre si en un inútil intento de querer volver a la quietud de la crisálida de la que deseaba no haber salido. Aquella voz inundo sus pensamiento <<¿Refugio?....¿Tendremos que irnos del torreón? Así que...ahora que somos monstruos si nos ayudan...hipócritas>> pensó Pam con un humor de perros que poco o nada comprensiva le permitía ser. Escucho la voz de Rox anunciando algo sobre tiro algo al rio de lava los nervios de Guille por si iba a separarse. Estaban animados y nerviosos ante lo que le esperaba y Pam no podía sentir mas que envidia porque fueran tan siquiera capaces de sentir nervios o ansias,pues ella debía gastar todos sus esfuerzos para vomitando.

Hubiese preferido mil veces sentir el dolor de sus antenas saliendo de su piel mutando, de sus alas surgiendo...a sentirse como se sentía en esos momentos. ¿Acaso eso era normal?¿Sentirse tan espantosamente mal? Incluso si era culpa delas antenas como parecía creer, aquello era demasiado.¿O acaso había ocurrido algo malo con su cambio?¿Estaba atrofiada? << No me sorprendería para nada...ya nací con un cuerpo diferente al de otros monos del queso...>> pensó con un deje de sarcasmo de lo que pensaba había ocurrido. No seria extraño que en su “segundo nacimiento” hubiese nacido mutada igual que lo hizo en el primero. La suerte podía ser muy jodida a veces, mas ahora que parecía tener algo contra ella.

Pensamientos que inundaba su mente en un intento de centrarse en algo diferente a la confusión peor de poco le servia. Solo aumentaba su ansiedad. Ella solo quería conseguir una crisálida pacifica y quieta donde guarecerse.¿Era mucho pedir?

-Hey...-articuló apenas con esa lengua que aun no lograba controlar del todo bien, algo que parecía estar sufriendo de igual manera Zobriel a juzgar por todos los si eso que salían de el cuando hablaba. Levanto un poco la cabeza para verle buscando llamar la atención de alguien-No me siengto...bien...¿podemos volgve ya?...Voy....voy a vomitar- pidió pues ellos estaban frescos como lechuguines, empapados hasta las trancas pero como si jamas hubiesen sufrido nada, en comparación a ella que era poco mas que un despojo de tumor cubierto de ropajes empapados, aferrada al lomo de Rena.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

79 Re: Rocavaragálago el 13/09/18, 12:43 pm

Giniroryu

avatar
GM
Adru señaló a Eitne mientras asentía: las palabras del daeliciano le habían hecho acordarse finalmente de por qué le sonaba aquel sitio.
¡Eso es! Aquella historia donde los cosechados se cambiaban el nombre y tiraban cosas al foso.
A continuación adoptó una pose pensativa mientras escuchaba las opiniones de los demás al respecto: Zob dijo que se cambiaría su nombre, pero más tarde, Rox opinaba que no quería darle nada a la ciudad, mientras que a Guille le preocupaba que fueran a separarse. Observó como Rena se acercaba al humano para propinarle un cariñoso lametón, sabedora de qué significaba a pesar de que la irrense era en aquellos momentos como un animal. El coreano añadió entonces que si todos se apuntaban él también participaría en el rito, y fue cuando terminó de decidirse, al recordar la conversación que había mantenido con Rox no mucho tiempo atrás.

¡Vale! —dijo al cabo de un rato mientras daba un pequeño salto para colocarse enfrente de todos, acercándose más al pozo—. Yo… Voy a seguir llamándome Adrune, pero sí que voy a cambiar mi nombre —esbozó una pequeña sonrisa al imaginarse que posiblemente aquella frase solo tuviera sentido para Neil. Se llevó una mano a la cabeza para desprender de su pelo las plumas decorativas que rara vez se había quitado a lo largo de aquellos siete meses—. No me apetece quedarme desnuda en medio de la calle, así que esto es todo lo que puedo tirar.
Mostró su accesorio del cabello para que todos pudieran ver a qué se refería y después alargó su brazo para hacer que las plumas colgasen sobre la lava. Iluminada por contrastes rojizos y anaranjados mientras su nueva sombra se proyectaba tras ella mostrando claramente sus nuevas orejas y cornamentas, la edeel volvió a hablar sin dejar de clavar la mirada en el foso. Una mirada que de pronto se había vuelto seria, decidida.
>>Ya no voy a ser Adrunelia nunca más. A partir de ahora soy solo Adrune y… a lo mejor tampoco soy una chica, pero todavía no lo sé muy bien —hizo una pequeña mueca al tener la sensación de que no sabía expresar lo que sentía—. Ofrezco estas plumas que llevan muchos años conmigo como prueba.
Abrió la mano y las plumas se deslizaron hacia la lava, donde no tardaron en desaparecer por completo. La sinhadre siguió mirando aun cuando ya no quedaba rastro alguno del que había sido su accesorio favorito. No tenía ni idea de si había hecho el ritual de la forma tradicional, pero para ella estaba bien así. Finalmente se giró hacia el resto y se encogió de hombros con una sonrisa despreocupada.

80 Re: Rocavaragálago el 14/09/18, 04:11 pm

Muffie

avatar

A Neil no solía gustarle la lluvia, ya que el frío le calaba los huesos, pero mientras no dejara de lanzarse el hechizo térmico una y otra vez en cuanto este perdía potencia, podría disfrutar de ella como nunca había hecho. Además, al principio había intentando lanzarlos con precaución porque sabía que podía cansarle en extremo, pero se había dado cuenta de que los hechizos no le estaban cansando ni siquiera un poco. Quizás aquello era su nueva habilidad. Quizás su transformación era tener carga mágica ilimitada. O algo así.

En cuanto estuvieron frente al gran edificio rojo un escalofrío de miedo. El sinhadre sentía como el edificio palpitaba en poder y magia, pero era tan terrorífico a la vista que al aurva le daba la sensación de que lo racional sería correr en dirección contraria. Aún así, algo no permitió ni que expusiera su punto al grupo ni que sus pies se movieran. El edificio era tan atrayente como atemorizante.

Neil jadeó asustado al escuchar el discurso que se oyó por todas partes. Si había entendido bien, si él no formaba parte de esos "transformados" como obviamente si lo hacían sus compañeros, no podría estar con ellos. El aurva suplicó para sus adentros que hubiera algo que le hiciera igual de especial que a sus amigos, aunque esto fuera una cosa inútil y sin importancia. No le interesaba ser especial per se, sino no tener que separarse de sus amigos y mucho menos de Adru.

Neil miró horrorizado a Guille cunado preguntó si iban a seguir juntos. Él no pensaba separarse del grupo si podía evitarlo y haría todo lo posible para evitarlo, así que se acercó al humano una vez Rena le dio un lametón dando a entender que eso no iba a ocurrir.

- Tranquilo, Guille, no nos vamos a separar.

El aurva no tenía muy claro si quería cambiarse o no el nombre, no sin saber todavía todo lo que le faltaba por saber de la situación. Ninguno de ellos sabía qué era y qué pasaría de aquel momento en adelante, pero sí que le pareció algo curioso lo de tirar una pertenencia a la lava. Él amaba y guardaba con recelo sus pertenencias, sobre todo aquellas que le habían regalado su familia cuando se unió a ellos, pero se le ocurrió que sus grilletes de los tobillos, que prácticamente llevaban la mayoría de su vida con él, incluso más tiempo que el resto de sus cosas, serían bastante adecuados.

Neil estaba a punto de hablar, ya con los grilletes en la mano, cuando Adru saltó frente a ellos. Los ojos del aurva se fueron abriendo más y más a cada palabra que decía su edeel. Incluso jadeó impresionado cuando esta dijo que iba a dejar de llamarse Adrunelia, teniendo un pensamiento pasajero de como alguien iba a enfadarse mucho con ese hecho, ya que era la única que llamaba y disfrutaba de llamar así a la sinhadre. Para su suerte, el pensamiento pasó muy rápido por su mente. De no haber sido así, probablemente el recuerdo le hubiera hecho llorar.

- Yo... - comenzó indeciso-. Yo no sé si me cambiaré el nombre. No lo sé. Me gusta Irenneil. Nunca lo había pensado. Pero si voy a tirar esto- dijo mostrando los grilletes que había llevado durante años a modo de pulsera en sus tobillos-. Me da igual si al final no tengo ni compañero, ni cambios ni nada especial, pero no me quiero separar de vosotros- declaró tirándolos a la lava.



_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

81 Re: Rocavaragálago el 15/09/18, 12:22 am

Tak

avatar
GM
Caminar por las calles en aquellas condiciones era una experiencia totalmente nueva para la libense. No tenía miedo, pero no entendía por qué. La razón le decía que debería de tenerlo, pero estaban juntos, habían cambiado, y seguían unidos. «Somos dioses, ¿no?» pensaba. Así no había opción a dejar que la embargase el temor.

No fue fácil obviar la chispa de temor irracional que sintió cuando llegaron a la gran explanada donde se encontraba la catedral que emitía aquellas pavesas. El edificio podía vislumbrarse desde lo alto del torreón y otras zonas de la ciudad, pero solo al verlo por completo Nime fue consciente de lo mucho que imponía. No sabía ni precisar por qué. Era una construcción magnífica, sin duda, pero debería ser solo eso, quitando los efectos mágicos que se producían allí esa noche.

Repentinamente, y como prueba de que ya eran ciudadanos, o algo así, escucharon lo que parecía un pregón que se estaría oyendo por toda la ciudad dirigido a ellos.
¿No podía venir alguien en persona? —preguntó Nime cuando terminó de escucharse, con una mueca de decepción. Esperaba que su propia cosechadora se acercase a felicitarla y ofrecerle volver a ver a sus padres, o a llevarla de nuevo al palacio de la Reina para informarla de que había pasado la prueba. Tal vez todavía no estaba convencida de haberla pasado, incluso teniendo en cuenta el pregón.

No sabía cómo sentirse respecto a dejar el torreón. Si podía confiar en lo que acababa de escuchar, sus vidas iban a mejorar. Iban a poder aprender muchas cosas nuevas, iban a tener facilidades, y más compañeros. Los sendarios estarían allí, y tal vez muchos otros, ya que no sabían ni cuántos cosechados más había en la ciudad.

La pregunta de Guille consiguió que ella se preguntase lo mismo, pero respondió rápidamente, coreando a los demás.
¡Claro que no! ¿Verdad? —Añadió aquella pregunta final mirando en dirección a quienes todavía no hubieran dicho nada. No tardó en sentirse más tranquila al entender que aquella familia tenía lazos suficientemente fuertes para perdurar. No quería alejarse de sus seres queridos por segunda vez, aunque nunca admitiría aquel punto débil en voz alta.

Alguien recordó que aquel lugar era el de la ceremonia que habían descubierto en una de las salidas, aunque Nime no había estado atendiendo y se había perdido el principio de la conversación. No se acordaba mucho de aquella anécdota, pero sí lo suficiente para saber por dónde iban los tiros. Mientras la gente decidía qué tirar, ella rebuscó entre su ropa sin saber qué buscaba, ni para qué, ya que no sabía qué otro nombre ponerse. No tenía consigo nada de lo que se había traído de Libo. La ropa había dejado de servirle hacía tiempo y ya no la usaba. Sus manos dieron por fin con algo que sí llevaba muchos años con ella: su gargantilla. Comenzó a aflojar el broche, pero se detuvo. «Cualquier cosa menos esto». No estaba dispuesta a deshacerse de algo que le gustaba tanyo y aún podía usar. Era un recuerdo importante de su familia.
Yo vendré otro día a tirar mi ropa. No la tengo aquí... —se disculpó, sin alzar demasiado la voz, mientras reculaba.

La confesión de Adru la cogió por sorpresa en ese momento, y se quedó mirando fijamente su espalda con perplejidad. ¿Qué quería decir con que tal vez no era una chica? Miró también a Rox de reojo. ¿Nadie quería ser una chica de repente? «Con lo fácil que es…» añadió para sí misma.

El malestar de Pam le dio una excusa para acabar de alejarse del foso. Se puso al lado de la mona y se aseguró de que no se caía del lomo de Rena. Parecía bastante mareada.
¿Volvemos? —preguntó, dirigiéndose a nadie en particular.

82 Re: Rocavaragálago Ayer a las 03:23 am

Yber

avatar
GM
Eitne se había sentado en el suelo para observar cómo el resto tiraba sus cosas, imitando a Rox. Le daba algo de pena no poder hacer lo mismo, pero sus circunstancias lunares habían sido particularmente gaseosas y habían provocado reacciones diferentes que las de sus amigos, como el desnudo involuntario del niño león. La envidia que sentía era leve y no empañaba el momento. Eitne se asomó para ver cómo la lava se comía el calcetín y se rió al ver que este no se hundía. Siempre había creído que la lava era menos densa.

Los ojos negros se le iluminaron al distinguir la solemnidad de fondo en el momento que Adru arrojó sus plumas. Se abrió a ellos y les reveló su viejo nombre y Eitne le dedicó una sonrisa que tal vez no se viera tan bonita como él pensaba, pero estaba tan llena de sombras como de orgullo. Orgullo que continuó presente cuando Neil lanzó sus grilletes.

Vamos a seguir todos juntos —dijo decidido, tras Neil y Nime, y acto seguido lanzó una petición al aire—. ¿Alguien me presta algo para tirar?

El daeliciano volvería con su ropa, igual que Nime, pero sentía que debía guardar respeto a la tradición. Rox le ofreció enseguida el calcetín que le quedaba todavía y Eitne puso las garras en alto para atraparlo, pero fue incapaz de sujetarlo. Se había olvidado de que sus manos no eran sólidas del todo. Pasó varios minutos incómodos tratando de levantar el calcetín del suelo, o al menos arrastrarlo hasta el foso, pero por suerte se dio cuenta pronto de que había maneras más rápidas. Así, volvió a pedir ayuda y esta vez fue Zobriel quien le echó una mano. Eitne le dio las gracias con cuidado de no mirarlo a los ojos.

Vale, tíralo cuando diga ya —le pidió. Y luego trató de imitar el tono solemne que había creído distinguir en Adru, poco antes. No tenía claro si la ronquez de su voz aguda le hacía el trabajo más fácil o más difícil—. Yo, Eitne, ofrezco este calcetín de Rox, que simboliza un calcetín mío, y prometo que volveré con Nime a tirar mi ropa para prometer que seré siempre un monstruo bueno. —Se giró a Zobriel—. Ya. ¡Gracias!

Se asomó de nuevo con poca cautela para ver arder el segundo calcetín de Rox y esperó en silencio que al coreano no le importara ir con los pies al descubierto.

¡Ahora tendré que pensar bien los nombres! No me gustaría llamarme igual que la prima de la abuela. —Soltó una carcajada cantarina—. Creo que yo también quiero dos —le dijo a Guille—. ¿A ti se te ha ocurrido algo?

En cuanto todos estuvieron listos, tomaron el rumbo de vuelta a casa para que Pam pudiera descansar. Eitne no sabía por qué se encontraba tan mareada y deseaba que su cambio no hubiera salido mal, sino que simplemente necesitara algo más de tiempo.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

83 Re: Rocavaragálago Ayer a las 04:16 pm

Lathspell

avatar
Zobriel asentía y asentía. Le parecía algo importante estar ahí, y también que se quedaran juntos, y también que regresaran después a terminar ese ritual de los nombres, y claro que no le importaba agregar un par de letras para llamar a la capitana. Volvió a asentir cuando Eitne le pidió eso, aunque casualmente, sabiendo lo importante que era para el mismo todo, se tenso para no malograr el momento del daeliciano. Su cuerpo respondió como un resorte a la indicación del ahora gaseoso niño y dejo caer el calcetín. Rebusco entre sus cosas pero no tenía nada y no se había decidido por un nombre aun, así que hizo lo que siempre hacia para pensar, juguetear con  su mechón atado.

La idea fue repentina y simple, pero sus nuevas garras monstruosas, que aprecian tan eficaces para desgarrar algo, no lo servían mucho para desanudar el mechón blanco de su cabello. Al final lo logro y lanzo la cinta de cuero sin ceremonias, sin decir nada y se alejo de la lava de aquella oscura catedral roja, acercándose a sus amigos para regresar. Se coloco cerca  a la osa viendo el malestar de Pam e imaginándose la peor situación posible asociada a un mareo sobre el pelaje de Rena.

- Rena.....Pam luce bastante mal, eres una osa ahora pero igual no creo que quieras que....bueno encima de ti....essso, ya me entiendes .. - le dijo a la osa poniendo una mano en su costado. Pam lucia muy mal a ojos del basilisco pero no se explicaba por qué. Y aunque la irrense  ahora parecía que podía contra el mundo entero, no quería pensar en tener que ayudarla a limpiar aquello de su lomo - Deberíamos parar un momento y tratar de cubrir a Pam, al menosss sus antenas y alassss.... - Comento sin poder encontrar palabras para decir aquello sin sisear. - o apurar el paso y meterla dentro del torreón lo antess posssible...- Concluyo tratando de acelerar el paso.

Sabía que Rena con tres patas no sería tan veloz como ella quisiera, pero era ella después de todo. Un poquito de motivación y ella podría llegar primero. Volteo dando una fugaz mirada a la osa empapada y a los demás antes de seguir, esta vez adelante de ellos.

Sigue en Terreón Letargo


_________________________________________

El Odio es por mucho el placer mas duradero. El hombre Ama con prisas, pero llega a Odiar con mucha calma.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 7 de 7.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.