Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Explanada de los portales
por Giniroryu Hoy a las 12:56 am

» Resumen del rol (borrador)
por Kial Hoy a las 12:23 am

» Torreón Maciel
por Zarket Ayer a las 09:39 pm

» Trama de los Sueños
por Yber Ayer a las 08:29 pm

» Torreón Sendar
por Yber Ayer a las 08:29 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 177 miembros registrados.
El último usuario registrado es jeff_98.

Nuestros miembros han publicado un total de 37449 mensajes en 706 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Censo de fichas de personajes

Ir a la página : Precedente  1, 2

Ir abajo  Mensaje [Página 3 de 2.]

1 Censo de fichas de personajes el 17/10/12, 04:06 pm

Naeryan

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Ya que este nuestro encantador sistema de fichas sólo permite tener una a la vez, inauguro oficialmente el hilo de recopilatorio. Postead aquí todas vuestras fichas de personaje, con las separaciones y chucherías que os apetezcan. Cada nueva ficha añadida por el mismo usuario debe colocarse en el mismo post, bajo un spoiler. Así llevamos un registro ordenado por si alguien, sobre todo los nuevos, necesita familiarizarse rápidamente con algún personaje.

Lista de personajes censados, enlzados al post de cada usuario:



Última edición por Naeryan el 31/05/17, 09:37 pm, editado 15 veces


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

25 Re: Censo de fichas de personajes el 04/08/13, 02:06 am

Naeryan


Shizel:
Imagen:

-Nombre: Shizel

-Especie: Idrino

-Habilidades (cosechado): Carisma, rapidez mental, agilidad.

-Transformación: Skrýmir

-Descripción física:
Veinte años, habiendo llegado a Rocavarancolia con diecisiete. El tono gris de su piel ronda la gama plateada común entre los idrinos de su edad. Lleva el pelo, liso y de un blanco puro, más largo de lo que es común entre los idrinos de a pie, a tono con la moda imperante entre la juventud adinerada de la capital. Aunque por razones obvias ya no puede desplazarse a nado por su ciudad ni acudir a sus prácticas de esgrima, los numerosos viajes a mundos vinculados, junto a sus prácticas tanto de duelismo mágico como normal (aunque este último más bien a modo de hobby) le mantienen en forma.

Debido a su crianza en un ambiente donde uno está siendo constantemente juzgado con una profundidad mayor que la terrestre, ha adoptado el hábito de buscar un porte elegante y relajado en todo momento. De rasgos finos, sus ojos son un azul intenso y a menudo reflejan una expresión maliciosa cuando está entre amigos. Llegó a Rocavarancolia con una casaca verde, pantalones de esgrima a media rodilla y botas altas, prendas que aún conserva con celo y cuyo corte idrino aún imita a la hora de elegir su vestuario actual.

La Luna Roja no le cambió físicamente, siendo la única excepción la fina capa de escarcha que su cuerpo forma espontáneamente en torno a sí. Su temperatura corporal siempre es fría y despide volutas de vapor sublimado. Ya que el frío no le afecta nunca lleva prendas de abrigo.

-Descripción psicológica:
De intelecto rápido y lengua afilada, no duda en pinchar y tomar el pelo a aquellos a su alrededor una vez coge suficiente confianza. Logra concentrar la atención de los demás a su alrededor con facilidad, resultado de sus interminables horas de socialización con otros jóvenes de la esfera noble de Idris. Es extrovertido y se le da bien hablar en público y las dotes sociales en general. Su crianza en círculos selectos le ha impuesto el hábito de poner siempre la cortesía por delante. En consecuencia también a ello, la falta de comodidades o de vía fácil a algo le desagrada, aunque Rocavarancolia ha terminado por resignarle (que no curtirle) a la ausencia de éstas.

En una faceta más seria de su personalidad siempre trata de buscar la lógica tras las cosas, y tiende a reflexionar sobre todo aquello que ve. Suele decir lo que piensa, pero mide con cuidado sus palabras para no desagradar a su interlocutor; la Luna Roja, sin embargo, hizo que saque su lado más brusco con más frecuencia. No les tiene especial apego a las responsabilidades administrativas, pero tomará las riendas de ellas sin dudarlo si ve que van a gestionarse mal o quedar desatendidas; las emocionales, en cambio, le dan pavor.

Exasperarle no cuesta mucho; hacerle perder los nervios sí. Se aburre con facilidad y busca siempre nuevas formas de entretenerse. De buenas procura no dejar de lado a nadie, entreteniéndolos con ocurrencias y bromas varias y tratando de mantener unido al grupo al que se encuentre por pura costumbre. De malas se muestra gélido y desdeñoso. Puede llegar a ser muy rencoroso, hasta el punto de cerrarse por completo y mirar únicamente por sí mismo, en un poso de egoísmo que suele disfrazar habitualmente ante los demás. Lejos de reconocer que su autocontrol es más fruto de su educación que de verdadero dominio sobre sus emociones, no es consciente o no quiere admitir que no tiene la sangre tan fría como él mismo piensa.

Frívolo y hasta cierto punto caprichoso cuando llegó, Rocavarancolia se encargó de endurecerle el carácter y verse obligado a afrontar qué es lo verdaderamente importante. Desde su transformación se ha vuelto más distante, y tiende a analizar las situaciones con frialdad. Aun siendo sus análisis bastante certeros cuando se centran en temas puramente lógicos, precisamente por esa nueva frialdad pasa por alto con facilidad aspectos emocionales que pueden ser importantes en otro tipo de discusiones. Su exposición a las capas más despiadadas de Rocavarancolia durante su trabajo como mentalista ha hecho que desarrolle una dureza interior que saca a relucir cuando debe llevar a cabo algún encargo.

-Pasado:
Hijo único de uno de los banqueros más exitosos de Arialis, la capital, siempre gozó de una existencia muy acomodada. Sus padres siempre estaban en viajes de negocios o reuniones y le proporcionaban un trato distante. Así pues desconoce el lado cálido de tener una familia, sustituido por los blandos rapapolvos de los sirvientes a excepción de contadas y violentas discusiones a puerta cerrada que tenían lugar cuando Shizel había hecho algo particularmente malo a ojos de su padre. Las continuas comodidades hicieron que aún a día de hoy pueda considerársele un niño mimado.

Se dio cuenta pronto de que en las esferas sociales en las que se movía era necesario forjar vínculos. Se movía de unas camarillas a otras con facilidad, adquiriendo el papel de centro del grupo en muchas de ellas y siendo bastante conocido. Sus días transcurrían entre lecciones privadas y sus noches de fiesta en fiesta.
No obstante esa faceta sociable, a veces la presión y el ciclo constante de diversiones vacías le agobiaban en exceso y necesitaba encontrar un momento para reflexionar a solas. La estancia en Rocavarancolia, fuera del circuito de compromisos en el que estaba sumido, favoreció esa faceta.

Aceptó venir a Rocavarancolia casi a modo de estímulo contra el aburrimiento, fascinado por las promesas de Miseria de poder visitar una miríada de mundos desconocidos y también por los misterios que le prometía su magia, considerada aún en su mundo como una lejana excentricidad de laboratorio. Aun a pesar de que el cosechador cumplió lo que le prometió, Shizel le guardó rencor mucho tiempo por haberle engañado en todo lo demás.

El que la magia acudiese a él con tanta facilidad fue un factor determinante para facilitar su estancia en Rocavarancolia, marcada al principio por la indignación al verse abandonado en una ciudad ruinosa y por disimular constantemente los pensamientos altivos que le pasaban por la cabeza con respecto al resto de sus compañeros.
Ante los peligros de la ciudad fue centrándose en utilizar la magia como elemento defensivo y no sólo como una diversión, adquiriendo responsabilidades poco a poco hasta formar una conciencia de grupo y preocupación genuina por lo que pudiera acaecer a los miembros de éste. Ha madurado mucho por el camino, aunque le queda terreno por andar emocionalmente. La magia fue y sigue siendo su pasión, pudiendo dedicarse a ella, como le ha sucedido en cierto número de ocasiones, con un ahínco que puede llegar a ser autodestructivo.

Con la criba finalizada, y con la visión más distanciada emocionalmente que le brindaba su transformación y tras descartar (no de forma carente de dolor) un regreso definitivo a Idris, se replanteó muchas cosas sobre su papel en la ciudad y utilizó los conocimientos mágicos que había adquirido con la esperanza de volver a casa para especializarse en la rama del mentalismo. Ofreció sus servicios a una amplia gama de clientes en la ciudad, pero el precio psíquico de un trabajo así terminó pasándole factura con el tiempo, al igual que la posición de riesgo a su vida que conllevaba traficar con tanta información comprometida.

Así pues, tras plantearse lo que realmente quería hacer, ofreció sus servicios al castillo como embajador aunando lo que habían sido los sueños de su vida primero en Idris, luego en Rocavarancolia: viajar y la magia. En la actualidad está acostumbrándose a su nueva posición y se ocupa de encargos y negociaciones diversas en mundos vinculados donde Rocavarancolia es pública, con incursiones ocasionales a otros donde es clandestina.

Por el camino entabló una relación estable con su antiguo compañero de torreón, el cambiante foner DL, la cual aún está en sus comienzos.

-Otros:
Aun después de verse fascinado por la magia de verdad, es muy aficionado a los trucos de magia y siempre lleva encima un mazo de cartas, canicas de colores o monedas para practicar, con los que suele juguetear a modo de tic nervioso. Teniendo que enfrentarse al perceptivo público idrino, sus habilidades de prestidigitador están muy desarrolladas, más aún tras sus prácticas de magia auténtica, y se las muestra encantado a cualquiera que se lo pida.

Es claustrofóbico desde los cinco años, y Rocavarancolia no ha hecho nada por solucionarle esa debilidad. Guarda ese secreto con mucho celo y se avergüenza profundamente de él, ya que en Idris nunca se ha sido tolerante con las fobias.

El verde oscuro es su color favorito.



Última edición por Naeryan el 31/05/17, 10:38 pm, editado 2 veces

26 Re: Censo de fichas de personajes el 23/07/14, 02:46 am

Red


Vacuum:
Personaje: Vacuum Selander.

Raza: Humano. Nació en Grecia pero sus padres son de Suecia.

Descripción física:Cosechado cuando estaba a punto de cumplir los 16 años, se transformó en hado infernal y ahora tendrá unos 20. Su piel es de un color gris oscuro, dura y resistente, y esta surcada de numerosas cicatrices, de un tono más claro. Su pelo es negro con reflejos rojizos, lo lleva por encima de los hombros y siempre está algo desordenado. La esclerótica de sus ojos es verde oscura, no tiene pupila aparente y sus iris son de color verde claro, que cambia de tono según su estado de ánimo. Sus dedos son largos y finos, y tiene un par de alas de mariposa a la espalda, de color rojo y aspecto raído. Su voz es clara y fuerte, agradable al oído.

Mide 2,05 metros y está en buena forma física gracias al entrenamiento diario y a su transformación. Sus huesos están huecos para poder volar, pero no tiene un cuerpo frágil ni mucho menos. Tiene tres pendientes en la oreja izquierda, que suele ir cambiando según el día, y un piercing en el pezón, de hueso. Tiene varios tatuajes, hechos con tinta blanca o invisible, y esconden varios circuitos rúnicos. Suele vestir ropa cómoda, y aunque siempre cuida su aspecto, no es vanidoso por naturaleza.

Personalidad: Es bastante independiente, pero de trató fácil con las personas. La ciudad y su trabajo le han hecho más sociable. Es concienzudo con lo que hace y bastante trabajador. De humor sarcástico e irónico, es amigo de la risa y disfruta con las bromas. Le encanta la música, afición que le inculcó su tía materna, y escucharla suele relajarlo. Buen conversador, sabe escuchar y siempre tiene una sonrisa para su interlocutor. Aprecia la buena bebida y la compañía, pero a veces puede parecer distante, pues tiende a ensimismarse. Su carácter es fuerte y no se deja pisar por nadie, y aunque esto le supuso numerosos problemas en su infancia, en la ciudad le permitió hacerse un hueco.

Amigo de sus amigos y despiadado con sus enemigos, su transformación ha revelado el lado más siniestro de su personalidad. El sadismo y la locura bailan de la mano en lo más profundo de su mente, y aunque solo saca a pasear esa faceta en situaciones de extrema violencia, le atormenta pensar que pueda sucumbir a esa parte de sí mismo. Siempre parece confiado, como si pudiera hacerle frente a cualquier cosa, pero en el fondo de su ser varios complejos le corroen, y solamente su hermano está al tanto de unos pocos.

Habilidades (de cosechado): Nociones de lucha, Reflejos, Resistencia y Fuerza bruta.

Pasado: Vacuum nació en Atenas, en una familia de clase alta (su padre era un banquero de prestigio). Cuando tenía 3 años sus padres tuvieron otro hijo, pero no llegó a conocerlo, y no sabría de su existencia hasta varios años mas tarde. Siempre estuvo muy unido a su madre, pero esta murió cuando él tenía 9 años, dejándolo solo con su padre. Este, que nunca había sido muy hogareño, dejo de prestarle atención para dedicarse a sus negocios, y por ese motivo se convirtió en un chico solitario. Un día salió de la finca de su familia y descubrió los secretos de la ciudad. Se metió en peleas con niños problemáticos que querían dominarle, pero siempre los rechazó, y aunque se llevaba alguna herida para casa, estas pasaban desapercibidas. Solo su tía, la hermana de su madre, y el señor Angelopoulus, un anciano vendedor de dulces que a todos los efectos era como su abuelo, eran conscientes de sus salidas. La mujer se encargaba de cuidarle siempre que su padre lo permitía, y fue ella la que le descubrió la música y le enseño a tocar el piano y la guitarra. En su 15 cumpleaños, sin embargo, su padre le prohibió verla, lo que terminó de arruinar su vida. Cuando Doce Punto apareció, el chico se dejó convencer para ir a la ciudad de los milagros sin apenas resistirse a pesar de su reticencia a confiar en extraños: cualquier cosa mejor que aquella enorme casa vacía.

Tuvo una cosecha complicada, pero se encargó del bienestar de sus compañeros y asumió el rol de líder. No se sentía excepcionalmente cómodo con dicho papel, pero se obligó a hacerlo por el bien de los suyos, y se aseguró de tomar las decisiones que él creía correctas en todo momento. Hubo pérdidas durante la criba, sin embargo, y Vac cargó con la culpa sobre sus hombros de forma inconsciente, siendo este el origen de sus dudas sobre sí mismo. No obstante supo ocultarlo bien, y con la llegada de la Luna Roja todo cambió.

Aceptó que pertenecía a aquella ciudad de monstruos, e incluso mantuvo una relación con Cain y Elliot, dos de sus compañeros de cosecha. No terminó de funcionar y se separaron de mutuo acuerdo, y aunque la dullahan se fue a vivir por su cuenta, él hado sigue compartiendo techo con el invocador, pues trabaja para él como jefe de seguridad del burdel.

Fue en Rocavarancolia donde encontró a su hermano perdido, y ha empezado a entablar una relación de confianza a pesar de lo extraño del rencuentro. Le gusta pasar el tiempo con sus amigos del Cuchitril y le tiene mucho cariño a los empleados del burdel, que siempre pueden acudir a él si tienen algún problema.

Otros: Le gusta componer, pero aunque no tiene ningún tipo de problema para interpretar la música de otros, se siente incapaz de mostrar sus canciones a nadie, y las guarda bajo llave en su habitación. Sabe tocar y posee varios instrumentos, ha aprendido varios idiomas en la ciudad y se le da bien la cocina. Le encantan la lectura, los cuervos, la lluvia, las tormentas y sentir el viento en el rostro, así como la sensación de volar.

Tiene un fénix negro llamado Feliks, y el gato de Noel, Odín, se comporta con él igual de bipolar que con su hermano.

Saren:
Personaje: Saren.

Raza: Idrino, de la sociedad norteña.

Descripción física: Tiene unos 17 años, y es más alto que la media idrina, entorno al 1,82 metros. Su piel es de un claro tono plateado, lo que denota su juventud. La altura no es lo único poco común de su persona. Por una parte, su cabello, algo rebelde y largo hasta un poco más de media nuca, es de un color negro azabache, y por otra, sus ojos, que son de un oscuro tono gris. Ambos rasgos físicos por separado, son bastante extraños entre los idrinos, pero juntos, son realmente infrecuentes. Como norteño, debido al entorno en el que ha crecido, es de constitución algo más fuerte que los lacustres y los costeros de más al sur. El duro clima y la vida entre los hielos, le han dotado de una gran resistencia y una buena forma física, cualidades que sabe aprovechar en beneficio propio. Su voz está muy bien modulada y posee unos ricos matices cristalinos, lo que la hace realmente agradable a oídos de su interlocutor. Posee el porte relajado y elegante propio de los de su raza, donde el lenguaje corporal es muy significativo, y sus finos rasgos enmarcan una mirada profunda e inquisitiva.

Conserva algunas de las prendas con las que llegó a la ciudad: unos mitones negros, una bufanda del mismo color y un abrigo largo de color azabache forrado de pelo, con capucha y detalles en hilo escarlata. Este último tiene numerosos bolsillos y es muy preciado para el norteño.

Tiene perilla, y su cuerpo esta surcado de numerosas cicatrices, todas ellas cortesía de un ángel negro llamado Verkan, siendo las mas llamativa una que le cruza el rostro por encima de la nariz.

Personalidad: De mente aguda y curiosidad aventurera, su personalidad inquieta es tan llamativa como sus rasgos físicos. Le gusta aprender cosas nuevas, y su gran imaginación le aporta una buena flexibilidad mental. Es bastante independiente, ya que la necesidad de socialización propia de los de su raza esta algo difuminada en él. Esto, sin embargo, no le dificulta la relación con las personas de su entorno. Su mirada puede ser algo despistada en ocasiones, cuando se debate en sus propias divagaciones internas, momentos en los que se ensimisma y pierde un poco la noción del tiempo. Pese a ello, es un gran observador, y casi nada se le pasa por alto. Es amigo de las bromas, sabe gastarlas y también encajarlas. Su risa es cristalina, muy agradable al oído y bastante contagiosa. Bastante maduro para su edad, a veces sus reacciones parecen más propias de un adulto, sobre todo en los momentos importantes. Se amolda con facilidad a casi cualquier situación, demostrando una gran adaptabilidad con su entorno. Prefiere observar antes que hablar, pero si se le pregunta directamente suele decir lo que piensa. No soporta ningún tipo de atosigamiento, y se muestra distante con cualquiera que trate de imponerle algo. Resulta tremendamente frío con la gente que no es de su agrado, haciendo gala de una cortesía gélida de la que se sirve para demostrar su indiferencia hacia dicha persona. Gran amigo de sus amigos, trata de ayudar en lo que puede, aunque no se deja mangonear. De carácter fuerte cuando nota que se le toma a menos, defenderá su postura con genio vivo si cree que está en posesión de la razón.

Su estancia en Rocavarancolia a afectado a algunas facetas de su personalidad, volviéndolo mas reservado acerca de su trasformación y mas desconfiado con los desconocidos. Desde su estancia forzosa con los mercenarios de Gar sus pensamientos se han vuelto bastante mas sombríos, y su humor a adquirido tintes negros, ganando en sarcasmo, ironía, acidez y mordacidad.

Habilidades (de cosechado): Resistencia, Imaginación y Rapidez mental.

Pasado: Saren nació en el seno del clan norteño de Irva. Perdió a sus padres en el desprendimiento de un glaciar a una edad muy temprana, cuando aun no comprendía el significado de la muerte. Aun así, el clan cumplió los ritos funerarios con minuciosa religiosidad. Se cumplió el año de luto en todo el clan, y al final de este periodo, se peregrinó a la Campana de Cristal, donde se celebraron los últimos ritos funerarios para los difuntos. Fue entonces cuando el resto del clan, cumpliendo la tradición, dejo a la familia de los muertos sola. El problema fue que Saren era la única familia que había. El niño se quedó solo, cumpliendo un luto que no entendía, lo único que él veía es que su clan le había dejado apartado. Al principio lloro, pero termino por reponerse, y paso el resto del luto explorando el templo, cuando no estaba comiendo o durmiendo.

El día que su clan volvió a por él, el niño se alegró mucho, pero algo había cambiado en su interior, había intuido que aunque su clan cuidara de él, siempre podían abandonarlo a su suerte. El tiempo pasó, y Saren fue creciendo, atendido por lo miembros del clan. Era un chico curioso y algo revoltoso, pero a pesar de sus peculiaridades era muy querido en la comunidad. Unos años después del accidente de sus padres, llegó al clan acompañado por su equipo, un investigador lacustre llamado Roshen, interesado en estudiar los ritos religiosos de los Alientos, además de las costumbres y los métodos de elección de los Adeptos. El sureño quedó tan prendado del estilo de vida de los norteños qué, cuando el resto del equipo regreso al continente, este expresó su deseo de quedarse y fue acogido por el clan. Saren se hizo amigo de Roshen, y este lo acogió como a una suerte de alumno, lo que el chico supo apreciar, el maestro alimentaba su curiosidad innata. Saren aprendió las costumbres lacustres, diferentes a las norteñas, pero igual de interesantes a ojos del idrino. También fue instruido en las diferentes investigaciones de Roshen, por lo que llegó a conocer bastante las distintas religiones idrinas, además de la teoría sobre los distintos tipos de magia.

Saren siguió creciendo, y aunque él no se percataba de ello, despertaba pasiones entre los chicos y chicas de su edad, el color de sus ojos y el de su pelo llamaba mucho la atención. El chico se limitaba a aceptar los regalos de cuentas y bagatelas que le hacían con una sonrisa amigable, ajeno al significado oculto que encerraban.

Una noche en la que la nieve caía copiosamente sobre el zigurat en el que el clan estaba instalado, Saren salió a explorar la edificación. Durante su paseo, se topo de pronto con un hombre joven salido de la nada, o eso le pareció al chico. Miseria Nombre, como se presentó, era realmente extraño, e iba acompañado de unas mascaras que flotaban en el aire. El hombre, bastante bajo, le habló sobre un mundo increíble, lleno de aventuras y misterios, mientras una de las mascaras exhalaba un humo verde a su alrededor. El chico ya había decidido ir antes de que el humo inundara sus pulmones, mucho antes de que le preguntara si le apetecía acompañarle.

Paso su criba en el torreón Maciel, y aunque durante la misma hizo varios buenos amigos, no fue una cosecha exenta de problemas. Hubo traiciones, asesinatos, incendios y amenazas de guerra, pero lograron ver la Luna Roja, y con ella todo cambió. El norteño se mudó a la Sede de los Taumaturgos, donde se dedicó a entrenar y a estudiar. Perdió el contacto con algunos compañeros de cosecha, y en cambio hizo amistad con los veteranos del Cuchitril. Le debe su vida a ellos y a su amiga Karime, ya que le rescataron de los mercenarios de Gar.

Otros: Saren siempre esta jugueteando con el contenido de sus bolsillos, haciendo bailar entre sus dedos todo tipo de baratijas y tesoros de críos. Como buen norteño que es, le gusta llevar encima la mayoría de sus pertenencias, así que nunca se sabe que puede extraer de los bolsillos de su abrigo. Es un gran cocinero, capaz de preparar deliciosos platos con pocos materiales y escasos recursos, platos capaces de restaurar la energía de cualquiera después de un día agotador. Le gusta la buena música y siente predilección por la cultura humana, a la que se a aficionado últimamente, devorando libros sobre el tema. También es un buen dibujante, y pule sus habilidades siempre que puede.

Es algo claustrofóbico, en el amplio sentido de la palabra, ya que las grandes multitudes también le asfixian; necesita su espacio vital, y no le gusta que nadie lo invadan. Aun conserva varios de los objetos con los que llegó a la ciudad: yesca, cuentas de colores, unas sueltas y otras unidas con cordel (regalos de admiradoras/es), un poco de cuerda, algún cordón de cuero, unos dados de hueso, aguja e hilo, un par de figuritas talladas en piedras del tamaño de falanges, un catalejo pequeño, y un juego de lentes de cristal guardadas en una cajita de madera oscura forrada de terciopelo (estos dos últimos objetos son regalos de su “maestro”); todo ello guardado en un cofre en su habitación.

Keiriarei:
Nombre: Keiriarei (Esperanza Roja).

Especie: Ulterana. Ibolense mestiza.

Transformación: Kitsune de nueve colas.

Descripción física: Diecinueve años (unos dieciséis humanos). Cabello rojo, de un tono algo oscuro, largo y levemente ondulado. Lo lleva recogido en una trenza holgada por costumbre, algo bastante extraño entre sus semejantes. Padece heterocromía, siendo el ojo derecho de un color rojo brillante, y el izquierdo de un tono gris muy oscuro, casi negro, único rasgo de la ascendencia de su madre. Su piel es del tono claro propio de los ulteranos, acentuado levemente por la falta de sol. Tiene nueve colas y orejas de zorro, cubiertas por un pelaje del mismo tono que su cabello.
Mide 1'69 y es de complexión delgada y esbelta. Tiene el cuerpo bien desarrollado y posee cierto atractivo descuidado, principalmente por que no dedica demasiado tiempo a mirarse al espejo. El tono de su voz es algo rasposo, aunque agradable al oído.

Llegó a la ciudad vestida con unos pantalones cortos negros (abotonados a la altura de las rodillas con unas piezas plateadas), unas medias blancas, una camiseta de tirantes del mismo color estampada con un diseño claro de engranajes, una camisola de color rojo que recuerda a una bata de trabajo, y unas botas negras y rojas. Aun conserva todas estas ropas y no es raro verla con alguna de ellas puestas.

Personalidad: De mente despierta y bastante inteligente, se interesa por aprender sobre aquello que llama su atención, sin importar el esfuerzo que le requiera. Es decidida y no le gusta echarse atrás en sus decisiones, aunque tampoco le gusta discutir, por lo que prefiere actuar por su propia cuenta en muchas ocasiones. El poco trato que ha tenido con la sociedad de su mundo le ha proporcionado un punto de vista bastante tolerante hacia todo lo que le rodea, y el limitado contacto con otras personas en Ulterania, vetado solo a su padre y a los pocos empleados de su casa, la ha dotado de una sinceridad cruda, por lo que siempre dice lo que piensa sin valorar siquiera la mentira. A pesar de esto, ocultara su ojo oscuro a cualquier ulterano que no conozca, hábito inculcado por su padre y que ella cumple aunque no comprenda del todo el odio que existe en en su mundo hacía los rasgos físicos oscuros.

Aunque vivió encerrada en la finca de su padre durante casi toda su vida, padece algo de claustrofobia, por lo que prefiere estar en estancias amplias. Le gustan los colores cálidos o algo oscuros, y generalmente se asegura de reflejarlo en sus ropas. Es una amante de la historia de su mundo, sobre todo de la mas actual en ciertos puntos del planeta; lo que se aprecia en su otra gran pasión, la tecnología mecánica de dichos lugares (de un estilo bastante similar al steampunk humano). Tiene por costumbre construir pequeños aparatos u autómatas que reflejan dicho estilo tecnológico si dispone de las piezas adecuadas, y cuando tiene las manos desocupadas suele entretenerlas con algún objeto que haya a su alcance.

Tras su transformación se volvió algo traviesa y un tanto maliciosa, pero sigue siendo la de siempre a grandes rasgos. Disfruta bastante el gastar bromas a cualquiera que se le ponga a tiro, pero generalmente se cuida de que no resulten demasiado desagradables, sobre todo cuando se trata de sus amigos. No sería bueno que empezaran a mosquearse con ella (:D).

Habilidades: Artesanía, habilidad manual e imaginación.

Pasado: Fruto de la relación secreta entre un noble ibolense y una rebelde, Keiria estuvo destinada a ser una marginada en su mundo desde el mismo momento en el que nació. Las circunstancias que rodean el encuentro entre sus dos progenitores le son desconocidas, solo sabe que su padre se hizo cargó de ella poco antes de que el clan de su madre fuera eliminado. La muerte de esta entristeció al ibolense y estuvo apunto de derrumbarlo, pero se centró en la educación y el cuidado de su hija, volcando en ella toda su atención. La protegió de la sociedad ulterana ocultándola de la vista de la sociedad en su mansión; los únicos que sabían de ella eran los empleados de la casa, el tutor que el noble le puso y el propio padre.

La inteligencia de la muchacha se hizo patente a una edad temprana, por lo que su padre se aseguró de que recibiera la mejor educación contratando al que sería su maestro, un Ingeniero Mecánico bastante prestigioso que se ocupó de sus estudios. La vida de Keiria trascurrió sin ningun accidente, pero la posición de su padre y la fachada que debía mantener ante la ciudad impedía que lo viera a menudo. El noble quería mucho a su hija, y le oculto aspectos sobre el trato que recibían los rebeldes para no preocuparla, pero Keiria no era tonta y sabía que su existencia causaba problemas a su padre. Cuando Cordia le ofreció una salida a esta situación no tardó en aceptar.

Tuvo una cosecha intensa y, debido a sus síntomas, creyó estar volviéndose loca, pero sobrevivió lo bastante para ver la Luna Roja en todo su esplendor. Después todo cambio, abrazó su transformación con gusto y se adaptó rápido a los cambios, mudándose a la Sede con algunos de sus compañeros de torreón. Allí entrenó mucho, tanto su cuerpo como sus capacidades mágicas, y poco a poco se ha ido sintiendo mas cómoda en Rocavarancolia. Aún tiene mucho que aprender y aun no se ha desecho de viejas costumbres como la de ocultar su ojo, pero Keiria está cerca de sentirse una ciudadana de pleno derecho.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 3 de 2.]

Ir a la página : Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.