Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Letargo
por Goliat Hoy a las 05:19 am

» Bajos Fondos
por Jack Ayer a las 09:36 pm

» Rocavaragálago
por chicoaeseg15 Ayer a las 09:08 pm

» Dryfus
por Giniroryu Ayer a las 04:36 pm

» Faro
por Jack Ayer a las 03:24 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 36162 mensajes en 686 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Plano de los sueños

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 3 de 3.]

1 Plano de los sueños el 30/03/17, 08:07 pm

Naeryan

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Todos los habitantes de la ciudad lo visitan de forma periódica, pero sólo unos pocos pueden moverse libremente por él.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

25 Re: Plano de los sueños el 20/11/17, 09:50 pm

Naeryan


El subconsciente de Rocavarancolia vibraba con expectación: muchos contaban ya las noches que quedaban hasta que la Luna Roja emergiera en el horizonte. A Corann le convenía y le fastidiaba a la vez que aquella expectación encubriese lo que había estado haciendo en aquellos meses. Había mucha gente perjudicada por sus tratos que querrían tener una charla con él si se enteraban de ello, y muchos ojos en la ciudad que podían seguirle la pista en el plano de los sueños si alguien les soplaba que había gato encerrado allí. Pero a la vez el íncubo de las pesadillas sentía ganas de gritar a pleno pulmón en las mentes de todos que, cuando uno soñaba, podía pintar mil Lunas Rojas en el cielo si quería.

Aquel malhumor errático le había hecho temerario esa noche. Corann vandalizaba con menos discreción de la habitual el subconsciente de Per, un viejo compañero. Se había dedicado a ello sistemáticamente cada pocos días, y sólo lamentaba no poder ir en persona a verle la cara durante el día y regodearse.

26 Re: Plano de los sueños el 15/12/17, 01:37 am

Cain


Nihil no sabía cómo tomarse el creciente descuido del que había sido su aprendiz. En los últimos días había dejado muchas pistas y dar con él había sido tan fácil que casi resultaba insultante. ¿Los estaba tomando por idiotas? Era demasiado sospechoso, y una parte de ella le decía que debía esperar un poco más, ser cauta, pero no tenían tiempo. Había acordado con Melodes que debían actuar cuanto antes, por eso se encontraba esa noche dentro de la cabeza de un pobre brujo.

No se molestó en ocultar su presencia, Corann seguramente sabria que estaba allí desde el momento en que puso un pie dentro del subconsciente del brujo. Era algo evidente para las criaturas oníricas cuando había más de una presencia en una mente. Se hizo visible y avanzó hacia él.

-Buenas noches, querido. Veo que lo estás pasando bien, pero ¿no crees que te estás confiando demasiado?

Su brazo izquiero colgaba lánguido y su suave vaivén hacía centellear la cuchilla que surgía de entre sus nudillos. Con la derecha hurgó en la boca de su pecho y de ahí sacó un látigo, pringoso por la bilis.

-Ya te has divertido bastante. Has demostrado que puedes ser muy listo y todo eso, así que ya va siendo hora de que pongas fin a esto, antes de que se te vaya de las manos.

Era un intento muy pobre de diplomacia, pero Nihil sabía que las palabras eran inútiles con Corann a esas alturas. No obstante siempre es de buena educación dejar alguna ruta de escape.

27 Re: Plano de los sueños el 16/12/17, 01:17 pm

Giniroryu


GM
Normalmente un soñador no debería tener ningún problema enfrentándose a otra criatura onírica: ellos eran brujos de los sueños, contaban con el dominio absoluto en aquel plano y únicamente un oniromante más poderoso podía impedirle hacer lo que quisiera. Pero aquella no era una situación en absoluto normal. El íncubo de las pesadillas no debería ser capaz de trastocar el subconsciente de los durmientes hasta aquel punto, pero los hechos eran los hechos. Melodes tampoco tenía claro si había sido él, utilizando el poder de la Torre, quien le había expulsado de su sueño aquella noche, o si había sido artificio del ominoso edificio en sí mismo. Fuese como fuese, incluso aunque estaba ocultando su presencia, fundido en el sueño como si fuese un elemento banal más de este, el libense no sabía con seguridad si el íncubo podía detectarle o no. Durante su historia como soñador no había habido precedentes de una situación en la que se sintiese inseguro en el mundo de los sueños, y la sensación de que pudiese perder el control de la situación en cualquier instante le carcomía y minaba la seguridad en sus propias acciones, a pesar de que estaba haciendo uso de los recursos disponibles.

Nihil ya había entrado en contacto con el idrino y por el momento el libense esperaba el desarrollo de los acontecimientos. Mientras la súcubo lo mantenía ocupado, él trataría de arrastrarlo fuera del subconsciente de Per hacia el suyo propio e inmovilizarlo allí, el único terreno en el que podía estar seguro de tener alguna oportunidad si no era demasiado tarde.

28 Re: Plano de los sueños el 29/12/17, 12:57 am

Naeryan


Corann llevaba muy mal las sorpresas: el salto que le daba el corazón en su pecho se asemejaba al vértigo de despertar bruscamente de un mal sueño. Dio un respingo al oír la voz de su antigua maestra y se giró con brusquedad: la representación inerte del cadáver del nublino con el que había estado jugueteando se desvaneció en el aire por culpa de su concentración rota.

Mierda, había sido descuidado. Quería notoriedad, pero la última persona a la que quería uniendo los puntos era Nihil. Se lamió los labios despacio antes de contestar, aunque hacer tiempo dentro de un sueño fuese un concepto inútil.
-No es sólo diversión -y recordarlo le hizo hinchar el pecho con algo semejante a orgullo petulante. El suficiente, al menos, para mirar a los ojos a la súcubo a pesar de que el corazón le martilleaba acelerado contra las costillas-. Estoy aprovechando mi transformación como el resto no os atrevéis a hacer. Deberías estarme agradecida por lo que estoy preparando.

Corann había sido la rata rastrera de su grupo durante mucho tiempo. Sabía cuándo era el momento de quedarse de cháchara y cuándo el de retirarse discretamente.
No era un soñador ni tampoco había cambiado bajo la Luna hacía tanto tiempo: no podía soñarse a sí mismo una puerta que le llevara directamente adonde quería ir. En sus travesías por los sueños ajenos Corann solía poder enlazar elementos entre sí con facilidad, pero la presencia de Nihil no le dejaba concentrarse en inventarse un subterfugio elaborado. Pisó en su lugar de espaldas en el espacio vacío, su pie lo atravesó limpiamente como si no hubiese nada. Su propia ansiedad se solapó con el instante de pánico al notarse caer, y éste le propulsó a las profundidades del sueño y fuera de él, fuera momentáneamente de la vista de Nihil. Caía al subconsciente de otra persona, aunque no había tenido tiempo de pararse a comprobar en el de quién.

Tuvo la presencia de mente justa para imaginar que caía sobre un colchón de flores azules. Se desembarazó del nido de pétalos y su imaginación dibujó con trazos apurados, esquemáticos, el inicio de una galería subterránea. Corann siguió a paso torpe los toscos contornos que poco a poco iban cobrando forma de túnel. Poco importaba aquello: lo importante era conseguir poner distancia. Tenía que mantenerse lejos del alcance de Nihil, lo suficiente como para conseguir eludir su vigilancia y despertar en un lugar seguro. Si entraba en un pulso directo con ella, perdería.
Tanteó a ciegas aquel mundo soñado. ¿A quién pertenecía?

29 Re: Plano de los sueños el 08/01/18, 11:51 pm

Cain


-No intentes estafar a un estafador, Corann -respondió Nihil.

Sus pasos no vacilaban, mantenía los ojos ambarinos fijos en su antiguo aprendiz tratando de parecer lo más amenazadora posible sin gastar energías en parafernalias oníricas, era más que probable que las necesitase más adelante. El íncubo huyó a otro sueño, justo como habían planeado... más pronto de lo que habían planeado, de hecho. A Nihil a veces se le olvidaba que Corann no era un bravucón inconsciente como su otro aprendiz.

Lo siguió al subconsciente de Melodes, sin prestar un segundo de atención a la mente maltrecha del chico al que había estado torturando Corann. Ya podía dar gracias por la suerte que había tenido.

Era la primera vez que entraba en la mente de un soñador, con permiso además. Estaba emocionada, aunque no lo confesaría ni bajo amenaza.

-Toc, toc.

La presencia de Melodes estaba por todas partes y Nihil la sentía como se moviese dentro de una piscina. Si no estuviese allí como invitada estaría verdaderamente aterrada, pero esa noche el soñador era su aliado. Guardó el látigo para que ni una gota de bilis mancillase el subconsciente en el que estaba, pero mantuvo las cuchillas desplegadas. Una puerta de madera tallada se abrió en el lateral de la galería que había dibujado Corann. La súcubo había recibido permiso para manipular en cierta medida el entorno. Nada más atravesar el marco, con un gesto de su mano, el pasillo se cerró cortándole el paso al íncubo.

-La has cagado. Otra vez. No puedes escapar así que sé un niño bueno y ríndete.

30 Re: Plano de los sueños el 10/01/18, 02:47 pm

Giniroryu

avatar
GM
En un principio Melodes había mantenido cualquier elemento de su propio mundo oculto, evitando ofrecer a Corann cualquier clase de recurso que emplear en su contra, y tan solo ofreció la imagen un campo de hierba en plan oscuridad, a la que de vez en cuanto mecía la brisa. El íncubo no se hizo de rogar, no obstante, y enseguida comenzó a elaborar una forma de salir.

Inmediatamente depsués, una nueva presencia irrumpió en su subconsciente, pero en esa ocasión se trataba de una intromisión que él mismo había permitido. Confianba en Nihil y por ello centró toda su atención en su aprendiz, siguiendo muy de cerca todos sus movimientos, fundiendo su presencia con las parades que el idrino iba creando. No le resultó difícil seguirle el ritmo, pero el soñador seguía sin tener conocimiento de lo que era capaz el íncubo. Por ello, cuando la súcubo cortó el paso de Corann decidió continuar oculto, mientras comenzaba a crear, empezando por el exterior del muro, una sólida jaula circular que comenzaría a empequeñecerse cada vez más. Al cabo de unos instantes, los muros que había eirigido Corann se emepezarían a resquebrajar por varios puntos, el soñal metado de los barrates atravesando violentamente las paredes. La idea era que, llegado a ese punto, el soñador aceleraría el proceso y reduciría súbitamente el tamaño de su creación con la intención de retener al íncubo allí dentro. Nihil ya estaba contemplada como una excepción de aquella trampa mágina, y a ella los barrotes de la jaula tan solo la atravesarían como si fuesen intangibles.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 3 de 3.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.