Conectarse
Últimos temas
Primer sueño de RägjynnHoy a las 01:40 pmTakApuestas de transformacionesAyer a las 08:15 pmLECTorreón SendarAyer a las 01:33 pmTakSubterráneos12/06/24, 06:31 pmGiniroryuBosque Fantasma12/06/24, 06:07 pmGiniroryu
Estadísticas
Tenemos 204 miembros registradosEl último usuario registrado es KeydiaNuestros miembros han publicado un total de 52133 mensajesen 1058 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Ir abajo
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty La fiesta de la mansión - RV Gakuen

03/04/23, 10:22 pm
Recuerdo del primer mensaje :

No me hago responsable de lo que ocurra en este tema.


La casa estaba de las últimas dentro de la urbanización privada, pero incluso si alguno no tenía la dirección exacta sería fácil saber cual de todas era. Había tantas luces encendidas dentro y fuera del edificio que brillaba en la distancia. Según se fueran acercando al destino los invitados notarían la vibración de la música en el ambiente, que dadas las dimensiones de los terrenos del resto de viviendas no debería suponer un problema para los vecinos. A pesar de ser una urbanización antigua las calles parecían totalmente nuevas, casi todas las casas eran de estilo victoriano e iban de chalets a mansiones pasando por putos palacetes, y si bien la de los hermanos no era la más grande no se quedaba atrás en impresionante: parecía una casa señorial sacada de la Habana. Las verjas eran altas pero permitían ver el interior, bordeadas de arbustos de hibiscos, palmeras y otras plantas tropicales, un inmenso sauce llorón asomaba por detrás de la construcción y el portón estaba abierto de par en par en un exceso de confianza por la seguridad del vecindario. La imagen podría parecer de otra época si le restabas que estuviera sonando Bad Bunny a todo trapo o que en la calle ya hubiera varios coches de este siglo aparcados.

En las escaleras que daban a la puerta principal Kahlo atendía a los recién llegados mientras esperaba a que todos sus invitados apareciesen. La chica estaba perfectamente maquillada para la ocasión y llevaba el pelo -teñido de blanco como ya venía siendo habitual- recogido en un elaborado moño trenzado. Vestía con una camisa blanca con rayas muy abierta (no era a posta, el primer botón estaba a la altura en la que estaría el 3er o 4to botón en una camisa normal), unos pantalones de talle alto y unos zapatos con un poco de tacón. En las orejas llevaba los aros de oro más grandes que tenía, una cadena de oro que encajaba con el escote, uno o dos anillos por cada dedo de su mano izquierda, las uñas pintadas de un rojo muy oscuro y tantísimas pulseras y brazaletes como para que cualquier gesto que hiciera con esta sonase como el trineo de Papá Noel.
Al sol le faltaba muy poco para ocultarse del todo y la brisa hacía que apuntase a ser una noche de verano perfecta… si su hermano y sus amigos no la liaban.

Y pensando en el rey de Roma, apareció detrás suya. Vestía parecido a ella, aunque había rebajado el nivel de elegancia: una camisa veraniega negra con estampados de hojas de palma y flores rojas, de momento cerrada hasta arriba, unos pantalones marrones y unas vans negras. Llevaba dos anillos en cada mano, un colgante con una moneda de oro y sus aretes de siempre. Ya tenía pintalabios en la mejilla, y por lo pronto solo en la mejilla.

¿Cuántos faltan?
A mi que me cuentas, Nohlem. No me has dado una lista de gente —dijo lamiéndose el pulgar para borrarle el pintalabios como si de un niño manchado de helado se tratase—. Yo estoy esperando a los míos y diciéndole a tus amigos que se ahoguen en la piscina.
I mi qui mi cuintis Nihlim- espera, ¿les estás diciendo qué?
A Kahlo se le escapó una risa con el tono preocupado que puso.
Solo hazme el favor de no perderte tan pronto, que la gente llega y no sabe donde estás. Y si rompen algo es responsabilidad tuya.

Nota:

_________________________________________

♪♫♬:

LEC

Ficha de cosechado
Nombre: Kalna, hija de Mánide
Especie: libense, del imperio
Habilidades: Automotivación, nociones de lucha, valor.

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

19/04/23, 09:50 pm
Amira
Sonrió al ver a todos sus amigos posando, y con el móvil en la mano se agachó un poco delante de ellos, viendo que estuviera bien encuadrado y salieran todos bien. Su pose se limitó a hacer el signo de la paz con la mano libre, algo que era bastante común en todos sus selfies.

Amira sacó unas cuántas fotos, porque tener dónde elegir era lo deseable (especialmente cuando salir con los ojos cerrados era algo común) y luego les enseñó un par de ellas al resto.
¡Hemos salido genial! —sonrío.
Si alguno quería sacarse más no se negaría, pero por el momento su plan era ir a buscar algo de beber.
Eh, Chromsa, ¿me acompañas a por algo de beber? —le preguntó, viendo que Adam ya estaba servido.

Aceptase o no, Amira iría en busca de bebida, despidiéndose de Lethe con un gesto de la mano. Seguro que se verían más adelante.

Kalna

Las pupilas de Kalna se afilaron ligeramente ante la ficha de Maila. No es que no le hubiera gustado, ni mucho menos, pero la chica tenía novia y vaya si le jodía, porque las ganas que tenía de comerle la boca tras aquellas palabras eran demasiado altas. Claro que iba a respetar la relación que tenía con Fleur, pero vaya si se lo estaba poniendo difícil.
Mira quien fue a hablar de estar buena —le devolvió el piropo, sonriendo. Al ritmo que iban lanzándole fichas a la gente (y las que no estaba viendo peor que podía imaginarse tras el breve intercambio con Ethan) aquello parecía ya un casino, y eso que todavía no habían empezado a emborracharse. «De hecho, mejor así, con consentimiento».

Aceptó que Kahlo se agarrase a su brazo, con las pupilas tan dilatadas que en sus ojos apenas ya había amarillo.
Dijo que iba al baño, igual me está buscando por el jardín —había pasado ya un buen rato, desde luego, así que era la única opción que podía decir en voz alta, porque la posibilidad de que hubiera ido a buscar al pringado de Abel estaba ahí.

Y parecía que aquello era lo que había pasado, viendo el panorama en la sala con el piano y que el otro iba disfrazado de novia. Se llevó una mano a la boca, riéndose con todo el disimulo que pudo. Con cuidado de donde pisaba, no fuera a romper algo valioso (no tanto a nivel monetario, que podría reemplazar, sino emocional para los gemelos) entró en la sala siguiendo al resto.

No entendía por qué Serena creía que había hecho aquello sin maldad, pero por los Grandes Felinos si no la quería muchísimo. Claro que ahora no quería que le reventase en la cara, viendo como fingía que no sabía nada. Kalna no iba a ser quien lo revelase, desde luego; no pensaba dejar mal a su amiga. De hecho se quedó atrás, con una sonrisita divertida en la cara, observando como seguía todo aquello sin intervenir. Le resultaba extremadamente gracioso todo aquello, y prefería disfrutar del caos antes que escalarlo… por una vez, sobre todo porque no quería que echaran a Serena de la fiesta.
Seth

Ficha de cosechado
Nombre: Connor
Especie: Humano
Habilidades: Fuerza bruta, inmutabilidad, rapidez mental

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

20/04/23, 11:28 pm
Maila siguió observando el interior de la mansión con entusiasmo, pero recordando todavía la reacción nerviosa de Kahlo ante su "miau" y su propia risa nerviosa ante el comentario de Kalna sobre lo guapa que iba. Lo cierto es que era totalmente opuesta a las típicas chicas que solían gustarle, pero es que Kalna era la maldita excepción que confirmaba la regla. Las siguió detrás mientras cogía de la mano a Fleur y se la apretaba con fuerza, con una mirada de felicidad y diversión. En aquellos instantes se sentía pletórica y llena de energía. Aunque eso no tardó en desaparecer.

Kahlo se dirigió a una de las habitaciones tras escuchar un fuerte ruido y la hawaiana fue también, presa de la curiosidad y para apoyar a su amiga. Se abrieron paso entre la multitud hasta llegar a primera línea, ya que la gente dejaba pasar a una de las anfitrionas de la casa. Allí se encontraron con un escenario cuanto menos interesante. Una sala de piano llena de libros, papeles y discos por el suelo. Y una...¿ novia? Maila no entendía absolutamente nada, y frunció el ceño echándole una rápida mirada a su amiga felina. Como si tuviera la respuesta, cuando obviamente era imposible si habían llegado juntas.

Quizás en otra situación menos violenta a la hawaiana le habría hecho genuina gracia ver a un chico tan alto, lo habían llamado Abel, ir vestido de novia y pasearse por la fiesta así. Se habría acercado amablemente y le habría preguntado dónde había conseguido ese disfraz. Pero Abel estaba llorando, y Maila torció el gesto en señal de pena y compasión. Aún así no estaba segura de lo que pasaba, pero estaba claro que la había liado por el estropicio de la sala. Kahlo y Nohlem estaban enfadados, y con razón. Pero éste último se había calmado al ver sus lágrimas.

-¿Lo conoces? Ahora mismo no me suena de nada.- Le preguntó entre susurros a Kalna. Entre la gente pudo ver a Serena, la cual iba también espectacular y Maila podía entender a qué se refirió Kahlo en su momento  sobre lo guapa que iba. Sin embargo, en aquellos momentos solo esperaba que se solucionara todo cuanto antes sin incidentes y todos se lo pasaran bien.
Sevent

Ficha de cosechado
Nombre: Abel
Especie: Humano español
Habilidades: Intuición, imaginación y velocidad

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

21/04/23, 08:26 pm
Kahlo se acercó a secar las lágrimas de Abel y su amable actitud logró calmarlo un poco. Si no fuese por su habitual introversión se habría abrazado fuertemente a la chica. Sin embargo, antes de siquiera poder plantearlo, esta se dio cuenta de su verdadera identidad.

Cada vez más gente se acumulaba a su alrededor, lo que le hacía sentirse cada vez más obligado a contestar a las preguntas de los hermanos. Miró a Serena con la intención de transmitir que necesitaba su ayuda y para que esta explicase la situación. No obstante, se encontró con la indiferencia de la chica, quien no solo no le ayudó, sino que fingió no saber nada del tema.

La tristeza que sentía se convirtió en decepción y en rabia. Muy serio y muy enfadado, pensó en que al final estaba totalmente solo y que siempre lo iba estar, y que por lo tanto no tenía nada que perder si hablaba. Dicen que el enemigo de tu enemigo es tu mejor amigo, y aunque era cierto que Nohlem no le caía demasiado bien, estaba decidido a poner en contra de Serena a ambos hermanos, sobre todo a él. Así que miró al chico, la única persona que conocía que tenía tan mala baba como Serena. Estaba decidido a contarle la verdad y a culpar a la chica de todo el desastre.

- Mi…. Miente… Ella me engañó para que viniese así vestido - dijo señalándola, con voz temblorosa y ojos vidriosos. Su nerviosa y apagada apariencia no era una actuación para dar pena, sino que reflejaba realmente como se sentía. De hecho, le daba mucha tristeza la situación, pero la inquina que sentía ahora por la chica superaba esas emociones. – Fingió ser mi amiga y me hizo venir así para reírse de mí.

Instintivamente, se giró hacia Kahlo y la agarró de la manga en busca de apoyo. No se atrevía a mirarle a los ojos mientras confesaba sus crímenes, pero tenía que excusarse de alguna manera.

- He entrado buscando alguna prenda de vestir de Nohlem… Solo quería cambiarme y no hacer el ridículo. – le explicó a la chica. Luego se giró hacia Nohlem. Quería disculparse, pero la ligera hostilidad que sentía por el chico le impedía hacerlo, motivo por el que se limitó a mirarlo cabizbajo.
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

22/04/23, 12:49 am
Chromsa

El ochrorio se juntó con sus amigos, imitando a su pareja y pasándole el brazo por el hombro. Con una sonrisa amplia dijo: -¿Ya estamos? ¡Pa-ta-taaa!- Tras hacer varias fotos, Amira les enseñó como habían quedado, sonriendo el chico satisfecho con el resultado: -Sí, están muy bien. Pásalas luego, porfa.-

La francesa le preguntó luego si la acompañaba a tomar algo, a lo que se ofreció sin dudarlo. -Claro- le confirmó y se giró a Lethe para despedirse antes de marchar -Volvemos en un ratito.-

Los dos se acercaron a una de las mesas con bebidas, llena de botellas de todo tipo. Chromsa miró dubitativo de un lado a otro de la mesa para luego preguntar a su amiga: -Amira, ¿qué me recomiendas beber? La verdad es que tomo poco alcohol y con tanto que elegir no se cual me gustaría...- Le daba algo de corte aquello, a pesar de que tenían confianza de sobra.


Rick

Rick ofreció una sonrisa cómplice a su amigo. -Todo cuanto quieras, compadre. Hay que mostrar quienes son los reyes de la pista de baile.- bromeó con cierto alarde. Aunque fuera algo humilde al respecto, lo cierto era que el neoyorquino tenía arte para aquello y cuando Nohlem se unía al baile pocos podían superar la química de los movimientos de los dos.

Colmillo terminó su mezcla y entregó un vaso a todo el grupo. Se sumó al instante al brindis, subiendo el vaso. -¡Por más noches junto a vosotros, cabrones!- exclamó y dio un sorbo al coctel. Tras una leve tos por la fuerza del alcohol, dijo: -Joder, Colmillo. Te ha quedado de muerte, pero nos vas a tumbar con solo un vaso- Sí, si quería sobrevivir a aquella noche iba a necesitar muchos canapés.

Aunque en un principio parecía haberse librado de la conversación sobre sus amoríos, Rick entendió rápido que no iba a ser tan fácil alejarse del tema. Algo sonrojado y sin encontrar algo que decir asintió a Ethan. Aquello lo sabía perfectamente, alguna que otra vez se había encontrado alguna nota de amor en su taquilla. -(El problema es que JUSTO la chica que me interesa parecía que pasa de mí)- pensó fugazmente mientras se fijaba en el varmano. Le guiñó un ojo mientras daba otro sorbo al Long Island, divertido aunque todavía algo cortado con la conversación. -(Parece que estamos en el mismo barco, ¿eh?)- intentó transmitirle mentalmente.

Nohlem pareció reaccionar al final, decidiendo marcharse momentáneamente. -Te tomo la palabra. Estaremos por aquí- se despidió acompañado con un gesto de la mano. La seguridad que había conseguido recuperar desapareció de nuevo con el comentario de Connor, girándose rápidamente hacia él vociferando con las mejillas algo encendidas: -¡Déjate de coñas, Connor! ¡No he dicho eso, Nohlem! ¿Te has enterado?- Que una parte escondida de su mente lo hubiera pensado no quería decir que lo hubiera verbalizado, eran cosas distintas.

Los halagos y ánimos seguían, por lo que Rick seguía en unos de los momentos más vergonzosos de su vida. No sabía dónde meterse para salvar la situación. -¡Venga ya! Que vale que hemos hablado un par de veces, pero de ahí a que le interese...- se excusó penosamente mirando hacia otro lado que no fuera a la cara de sus colegas. Aprovechó la pregunta a Colmillo para pasarle la pulla a Ethan, dándole una palmada en la espalda: -Creo que aquí nuestro amigo ya tiene un objetivo claro. Y me da que va a tener suerte, ¿eh?-

En una mirada de pasada, vio un cúmulo de gente cerca de la casa. Le había parecido ver a Serena por allí y Nohlem estaba pasando entre la multitud. Algo preocupado dijo: -Oye, vuelvo ahora, ¿vale? Dadme un momento, no tardo.- Antes de que pudieran responderle, el chico ya había dejado el vaso en la mesa más cercana y se dirigía hacia el gentío.

Se abrió paso como pudo hasta llegar al epicentro de todo aquello. Nohlem estaba de un humor horrible junto a un chico, Abel creía recordar que se llamaba, vestido con un traje de novia y llorando a mares. Kahlo había llegado también, extrañada por la situación y preocupada por los dos. Rick vio a algunas caras conocidas más y justo vio acercarse a Serena.

Lo que ocurrió a continuación le dejó con la boca abierta, incrédulo con la explicación de los hechos. Sabía que la chica podía ser algo fría y, hasta cierto punto, hiriente con según qué comentarios. Pero no esperaba que pudiera hacerle algo así a su amigo, se había pasado. Había hablado un par de veces con él, sabía que le costaba socializar y no se merecía en absoluto aquello si era cierto lo que contaba.

Con la cara todavía desencajada, miró a la chica aferrándose a la esperanza de que todo fuera un malentendido. -¿Se-Serena...?- preguntó en busca de una explicación milagrosa. Algo en el interior del chico estaba comenzando a morir y, a no ser que la situación cambiara drásticamente, en poco tiempo acabaría por desaparecer.

Definitivamente iba a necesitar otro Long Island. O dos.
Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

22/04/23, 01:10 am
Cuando ya Amira sacó las fotos, pudo relajar la postura y la sonrisa; y mientras ella enseñaba las fotos Adam bebió un poco del vaso para celebrar. Habían salido genial, con un fondo estupendo y todo. Definitivamente iría para las stories de su Instagram, asintiendo a la sugerencia de Chromsa.

Viendo que Lethe estaba por irse se despidió, mientras le daba otro buche al vaso. Amira llamó la atención de su novio para beber algo y Adam, mientras estaban en ello, pilló mas cosas para comer.

Y otro sorbo al vaso, la cerveza estaba buena pero viendo que habían más cosas para probar… No se quería tentar mucho pero por una vez al año no pasaría nada, ¿no?

El chico esperaría a que se decidieran ellos dos, mirando de nuevo el vaso vacío. Arrugó el ceño, ¿estaría bebiendo muy rápido? Tendría esa duda mientras se rellenaba otro vaso y, curioso por sus otros dos amigos asomó la cabeza a la conversación acercándose a ellos.

¿Cómo vais por aquí? Hay muchas botellas, wow —dijo admirado por las vistas de tamaño despliegue de colores de líquidos y cristales. Escuchó la pregunta de Chromsa y le sacó una sonrisa, él estaba en las mismas y procuraría atender a Amira para absorber su sabiduría.

Otro sorbo más al vaso no faltaba, relamiendo la espuma que le formó un bigote blanco.
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma

Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

22/04/23, 03:03 am
Allí me colé, y en tu fiesta me planté, coca cola para todos y algo de comer, mucha niña mona pero ninguna sola, luces de colores…
Nohlem quería darle un tirón al cable de los altavoces. Kahlo gritarle a alguien que les bajase voz. Los dos matar al que había añadido esa canción.

Aquello parecía un partido de tenis. Primero Nohlem abrió mucho los ojos al ver como Serena derramaba su bebida sobre uno de sus libros de partituras, sabiendo que de no ser por ella Abel no estaría allí y por ende sus cosas no estarían en el putísimo suelo. No era tanto el valor económico del libreto como el sentimental: que tampoco era mucho, pero seguía siendo suyo y le jodía igual. La patata caliente pasó a ser de la pelirroja, pero podía darse por bendecida de que los llantos de Abel reclamasen su atención.

Kahlo era más imparcial. No quería problemas tan pronto, solo solucionarlo de la manera más pacifista posible para llevarse a sus amigas de allí tras recoger un poco el desorden. Serena sonaba confusa y sorprendida, asi que simplemente esperó a que el chico hablase. Por los santos y las raíces de todas las plantas, aquello no podía ser más extraño.

Pero menuda bomba fue cuando Abel abrió la boca. O era un actor fantástico o decía la verdad, y tras la pena que destilaba ambos hermanos sabían que era más bien lo segundo. Kahlo se asomó a ver a la chica con incredulidad, mas no con enfado. No se esperaba un gesto tan cruel por su parte y todavía no terminaba de creérselo: no porque desconfiara de Abel, bien es cierto que cinco minutos atrás no sabía ni su nombre pero no le quitaba validez, sino porque estaba segura de que la escocesa tenía una explicación lógica, otro punto de vista que la justificase de alguna forma. O al menos eso esperaba… por su propio bien. Por lo pronto Kalna se libraría de sospecha: es cierto que habían venido juntas, pero ignoraba que Serena hubiera sido invitada por ella y no por su hermano. Además, el chico no la había mencionado, la tenía detrás y fuera de su campo de visión, allí donde su sonrisita pasaba desapercibida.

Nohlem era de otra madera. Tampoco quería que la fiesta empezase con un drama como ese, pero iba a hacer esperar más de la cuenta a sus amigos e invitados por ese puto numerito, su estudio estaba hecho un desastre y encima tenía a dos personas non gratas a ambos lados. Estar allí le estaba cargando más de la cuenta, y que para colmo cada vez hubiera más público no lo hacía mejor. No quería que Rick le viera cabreado.

¿Serena? —preguntó Kahlo tras el neoyorkino, que parecía más estupefacto que ella misma. Sujetó la mano de Abel entre las suyas para infundirle algo de comfort mientras.
Pero tenías que… ¿sacarlo todo? ¿No era obvio que en una habitación como esta —hizo un gesto para señalar a su alrededor— no habría ropa? —Kahlo le dedicó una mirada acribillante de las suyas para que callase, pero la ignoró—. ¿No podías preguntar?
Por supuesto que no podía y lo sabía perfectamente. Solo un idiota le preguntaría al anfitrión donde había ropa cuando ni siquiera estaba invitado. Si él hubiera estado en su pellejo también se habría escondido, víctima de la más profunda vergüenza, aunque que algo así le pasara a él y más a semejantes dimensiones era bastante improbable. Era medio lógica la actuación del otro pero la rabia le tenía bien pillado. Y luego estaba Serena… Oh, su problema con ella era aún mayor. Le dedicó una mirada fulminante.

A ver, ya está, vamos a recoger la habitación ¿vale? No hay nada —ignoró el libreto— valioso que se haya perdido —Kahlo liberó una mano para ponérsela a Nohlem en un brazo. No necesitó decir nada.
Este suspiró y volvió a dirigirse a Abel: derrotado pero no furioso
Hm-hm. Vente conmigo… Vamos a buscarte algo decente.

Echó a andar sin mirar a nadie a la cara en un principio. Por los injertos de un augurio, que asco de situación. Al pasar al lado de Maila y Fleur les dedicó una pequeña sonrisa, apenado porque hubieran sido espectadoras de aquello.

Están espectaculares, chicas. Les prometo que fuera hay mejor ambiente y más orden, y eso que es donde están los borrachos… —se rió. A Kalna sí que no la miró. Le daba el beneficio de la duda, pero que Serena estuviera allí era para empezar cosa suya.

Kahlo le limpió el rostro una vez más al moreno y le dedicó unas palmaditas en el brazo con una pequeña sonrisa, instándole a que siguiera a su hermano.
Nohlem, en el armario de papá creo que puedes encontrar…
Ya, ya lo sé. Ni de broma le quedan mis pantalones —dijo con el tope de humor que le salía desde la puerta.

Y tan pronto ambos chicos se fueron pasillo adentro la amabilidad y ternura que había estado luciendo Kahlo desapareció. Con una velocidad pasmosa que haría a uno creer que tenía control total sobre sus pupilas miró a Serena con los ojos de una víbora. La manera en la que irguió la espalda y juntó ambas manos trasmitía una calma fría, señorial, muy diferente a como se había estado expresando antes.
¿Mientras recojo un poco esto nos puedes explicar que ha pasado?

Su cálido acento latino brillaba por su ausencia y aunque había usado el singular NO hablaba en singular. Más valía que ayudase, o la esperanza que albergaba en ella se apagaría más pronto que una vela en la proa de un barco. Kahlo se agachó y empezó a recoger discos del suelo.

Nohlem no le dirigió la palabra a Abel hasta que no llegaron a las escaleras.
Tremenda choricera. No me jures lo que ha pasado, te creo. Tú hablabas español, ¿no? —había cambiado de idioma por inercia, pero sabía de clases que Abel le entendía. Suspiró—. No estoy molesto. Bueno, sí, pero es más con la cuaima esa que contigo —aunque no entendiera el significado era obvio que se trataba de algo malo—. No te voy a botar de casa.

DICCIONARIO:

_________________________________________

♪♫♬:
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

23/04/23, 05:45 pm
Observó las fotos que había hecho Amira, dejando escapar alguna risa con aquellas en las que salían con diversas expresiones extrañas o los ojos cerrados directamente.
En realidad creo que deberías subir esas —dijo divertida.

Los tres parecían querer ir en busca de algo que beber, por lo que la enderth se despidió de ellos con un sarcástico "si os embriagáis de más no estoy disponible" y volvió a su contemplación del estanque, dejando escapar un suspiro bajito. Se alegraba de haber visto a aquellos tres y de haber charlado con ellos un rato, pero tampoco quería que se sintiesen obligados a volver junto a ella si se quedaba más de la cuenta. Probablemente una vez hubiese visto a Kahlo se marcharía. De todas formas, su comentario jocoso no había sido totalmente en broma: no le apetecía nada verse rodeada de pronto de personas, muchas que ni siquiera conocía de nada, que perdían completamente el control de sus acciones por intoxicarse con aquella cosa que llamaban alcohol.
Trish
Trish

Ficha de cosechado
Nombre: Serena
Especie: Humana
Habilidades: Astucia, agilidad y habilidad manual
Personajes : Serena: humana (1,60 cm)

Unidades mágicas : 5/5

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

23/04/23, 08:11 pm
Las piernas de Serena habían comenzado a temblar como si no fueran capaces de seguir sosteniendo su peso durante mucho más tiempo. Trataba de  ignorar el ritmo frenético de sus propios latidos, que ahora resonaban en sus oídos como una especie de tortura. ¿Cómo había conseguido meterse ella sola en un lío así? Lo único que deseaba era que la tierra la tragara en ese mismo instante y, a poder ser, que todos borraran de su memoria aquellos últimos minutos.

Con cada segundo que pasaba, alguien más se acercaba a la habitación para ser testigo de la escena que se estaba produciendo. «Y todo por culpa de Abel. ¿De verdad ha sido capaz de dejarme en evidencia delante de todos? ¿Es que no se ha dado cuenta de que está aquí gracias a mí?», pensó Serena mientras le dirigía una mirada fulminante.

Trató de morderse el interior de la mejilla para detener las lágrimas que se le habían comenzado a acumular en los ojos. Odiaba ser el centro de atención, y más aún cuando sentía las miradas de desprecio y rabia con las que estaba siendo juzgada. No quería que nadie la viera llorando, de poco serviría cuando el papel de víctima ya se lo había adjudicado Abel. Además, iba a arruinar el maquillaje de Kalna, que a ese paso sería lo último que le quedaría de ella.

Yo… ¡Pero si llevo ahí fuera diez minutos intentando hablar contigo! —Serena hizo una pausa para tratar que su voz dejara de temblar—. Si de verdad piensas que solo quería reírme de ti supongo que no tenemos nada más que hablar.

Esperó de pie con los brazos cruzados hasta que Abel salió de la habitación seguido de Nohlem. Los hermanos se habían volcado en ofrecerle apoyo y una solución para cambiar el disfraz por algo de ropa decente. «Míralo. Encima va a ser él quien haga amigos y no yo.»

La voz de Kahlo la sacó de sus propios pensamientos. Hubiera deseado que la chica le mostrara algo de apoyo, pero una vez más notó la frialdad en su voz. Rick permanecía con ellas en el interior de la habitación, esperando también algún tipo de explicación milagrosa. Podía haberse inventado cualquier excusa, incluso decir que Abel no estaba diciendo la verdad, pero sabía que nadie iba a creer ninguna de sus palabras.

Solo era una broma sin ninguna maldad, ¿vale? —Trató de encontrar una mínima señal de apoyo en alguno de los dos—. Abel no iba a venir si se trataba de una fiesta normal, así que pensé que la única manera de que estuviera aquí e hiciera amigos era hacerle creer que se trataba de una fiesta de disfraces.

Serena se tapó los ojos con las manos, tratando de encontrar un momento para tranquilizarse y respirar con normalidad. Aquella explicación estaba un poco decorada, pero tampoco se alejaba demasiado de la realidad. Serena era consciente de que Abel nunca hubiera ido a la mansión si no se trataba de algo divertido. Y, aunque era verdad que sabía que la situación iba a ser graciosa, lo había invitado porque quería estar con él. «Con la de veces que he dado la cara por él con Kalna. Ahora ya sé que no merecía la pena.»

Si no te importa —volvió a dirigirse a Kahlo esperando que aún no fuera demasiado tarde para arreglar la situación—, me quedaré aquí ayudándote a recoger el desastre que ha montado.

_________________________________________

No existen los finales felices; son espejismos. No te cuentan que siempre, al final, todos mueren.
LEC
LEC

Ficha de cosechado
Nombre: Kalna, hija de Mánide
Especie: libense, del imperio
Habilidades: Automotivación, nociones de lucha, valor.

Personajes :
Dama Puente/Kaila: Maga logomante austriaca (1.60).
Kaethe/Dama Sobras: Ghoul nublina (1.46).
Yttria: Bruja percusionista canadiense (1.53).
Amira/Cálamo : Valkyria francesa (1.63).
Kalna : Libense, del Imperio (1.78).
Nefer : Ammut hijo de luna Levyna. (1.85)

Síntomas : Su sangre adquiere un tono anaranjado y se espesa un poco.
Armas :
Dama Puente/Kaila: Magia, báculo
Kaethe/Dama Sobras: Daga, fuerza bruta
Yttria: Arco, hacha, magia, mala leche, cucharillas y otros objetos metálicos.
Amira/Cálamo: Espada corta, pegaso (shire)
Kalna : Espada bastarda; lanza y escudo
Nefer : Lanza, venenos

Status : One flesh, one end
Humor : Permanent resting bitch face

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

23/04/23, 09:06 pm
Amira

Asintió que les pasaría las fotos, y se rio con la broma de Lethe respecto a subir aquellas en las que salían con los ojos cerrados. La verdad es que ella misma solía subir pocas cosas fuera de sus proyectos de costura y cosplay o de su caballo, pero posiblemente alguna de aquellas (bueno, de las que habían salido bien) acabaría en las stories.

Chromsa se apuntó a ir a por bebidas, y poco después Adam se les unió delante de la colección de botellas. No pudo evitar reírse ante la pregunta de Chromsa, aunque no con maldad:  ella tampoco bebía demasiado, y que la hubieran designado experta en el tema por casualidad había sido gracioso.  
Pues a ver, no es que yo sea aquí una experta, pero lo que tenga pinta de licor caro.
Sus amigos eran ricos, e iba a aprovecharse de la pasta en beber cosas que merecieran la pena y no las cosas baratas que podía permitirse las pocas veces que salía. Les sirvió a los tres de la botella de licor que más pinta de cara tenía y sonrió.
¡A ver que tal está!

Kalna

Le he visto alguna vez por los pasillos, pero fuera de ahí no le conozco —respondió a Maila.
No era mentira, pero se estaba callando a posta que sabía por qué había ido así vestido. Bueno, eso tampoco era del todo cierto, porque no entendía por qué el chico había decidido que un disfraz de novia era lo adecuado. Aunque hubiera sido una fiesta de disfraces de verdad, aquello hubiera sido demasiado, ¿es que no podía haber llevado un disfraz normalito de esos que se compraban en tiendas?

Igualmente, el caos que se estaba produciendo estaba haciendo que sus pupilas se afilasen hasta casi desaparecer, más por el pánico y por verse atrapada en una situación que ella no había pedido. Si hasta esa misma noche no sabía que Abel iba a ir, ni de la broma, y ahora era posible que ella acabase implicada igual porque había decidido invitar a Serena.

Especialmente después de las palabras de Abel. Si ella no había dicho nada hasta el momento era precisamente por no hacer quedar mal a la pelirroja, pero… la tentación de decir que ella no había tenido nada que ver y dejar que la echaran sin más estaba ahí. No era ninguna mentira, y ¿por qué iba a tener ella que sufrir las consecuencias de algo que no había planeado? Lo que menos quería era tener que irse de la fiesta por culpa de una chiquilla que…

Que estaba a punto de llorar, y aquello por algún motivo hizo que se le ablandase el corazón. Serena le gustaba, más allá de cómo amiga, y aunque era algo con lo que había intentado autoengañarse porque no era precisamente popular no iba a dejar de pasar. Le apoyó la mano en el hombro, intentando transmitirle apoyo. Tenía que estar volviéndose loca si estaba pensando en jugarse todo su estatus social en la academia por aquella chiquilla, y sin embargo allí estaba, con el corazón en un puño y planteándose seriamente perderse parte de la fiesta (o jugarse que la echaran) por ella.

Sus pupilas se habían ido volviendo más redondas solo con pensar en Serena, y su última frase hizo que se volvieran a afilar un poco. «Tía, eso se piensa, no se dice». Desde luego le faltaba un poco saber cómo guardar las apariencias, porque Kalna tenía claro que decir aquello no había sido una buena idea.
Yo también me quedo a ayudar con el desastre que hemos hecho —corrigió, esperando que el control de daños valiese y no llegase demasiado tarde—. Y pagaré cualquier cosa que se haya estropeado, Kahlo.
Ya no solo era el libro de partituras, cualquier mínimo desperfecto podría cubrirlo de sobra.  Apretó el hombro de Serena con cariño, como queriendo decirle que no pasaba nada, que no iba a enfadarse con ella si las acababan echando. «Podríamos volver a casa y pasar una buena noche igual…» No era lo mismo, pero bueno; si era con Serena estaría bien igual.  

Se acercó a Kahlo, con la sonrisa más conciliadora que supo poner.
Me hago responsable de todo, en serio —le susurró. Ya de perdidos al río, iba a intentar arreglar aquello como fuera.
No había tenido nada que ver con aquello, y estaba asumiendo una responsabilidad que no le correspondía solo porque Serena le gustaba. «Desde luego soy estúpida».

_________________________________________

Regocijaos, pues ahora sois parte de la leyenda de Kalna, hija de Mánide
Muffie
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación

Personajes :
Wednesday: Vouivre humana británica.
Karime: Licántropa loba libense de la capital.
Kimbra: Demonio rakshasa krabelinense Hija de Lunas engendro.
Irenneil: Brujo de la cera aurva sinhadre.
Edén Damkinea: Atlante daeliciano de la Ciudad del Norte.
Szczenyak//Colmillo: vittya zawodny nómada.



Unidades mágicas : 5/5
Heridas/enfermedades :
Ka: Le falta el ojo izquierdo.
Colmillo: Tiene partido el colmillo derecho.


Síntomas : Gusto por dibujar trazos sin ton ni son cuando vacía la mente.
Armas :
Wen: Guadaña doble y arco.
Ka: Espadas gemelas, arco y dardos.
Kim: Arco, machetes y dagas.
Neil: Cuchara de madera y cera.
Edén: Magia y sonrisas amables.
Colmillo: inutilidad.



Humor : Absurdo

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

24/04/23, 04:08 pm

Colmillo rió con las apreciaciones de su mezcla, haciendo reverencias cuando sus amigos le comentaban lo bueno que le había salido.

-Gracias, gracias. Lo merezco totalmente, así que gracias.

De un momento a otro, Ethan se acercó hacia Nohlem de forma coqueta, lo que claramente bloqueó el cerebro del gato, que no tardó en irse con una horrible excusa, con Colmillo carcajeándose de lo nervioso que se veía.

-Lo has roto -le dijo a Ethan entre risas, tanto por su huida, como por las palabras de Connor.

En su entusiasmo y diversión, Colmillo vitoreó las palabras de Ethan, incluso golpeó un par de veces el brazo de Rick con la palma de la mano para remarcar las palabras de Connor.

-Sí, joder, Rick, los caballeros como tú se las llevan a todas de calle -asintió dándole otro trago a su bebida-. Los caballeros y buenorros como tú -se corrigió sin perder el ritmo, pero sin volver a golpearle-. ¿Yo? ¿Qué posibilidades tengo yo rodeado de vosotros, cabrones mamados? -le contestó a Connor señalando a los tres-. Nah, a los hijos de puta del montón como yo solo nos queda darnos a la bebida y vivir el mamoneo a través de nuestros amigos. Y jodido el momento, tengo apuestas sobre quién va a comerle la boca a quién primero en esta puta fiesta, no me falles, Ethan.

Al igual que Rick, también vio la agrupación de gente frente a la casa, pero nada le llamó la atención lo suficiente, por lo que solo se despidió de Rick haciendo una ola con la mano.

-¡Si vas a buscar a Kahlo, tarda lo que necesites! ¡Pero por el jodido cristo, deja algo para los demás! -le gritó a la distancia riéndose-. ¿Qué creéis que está pasando por ahí? ¿El puto pijo estará cobrando entrada para algún tipo de espectáculo bizarro?


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."
Harek
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma
Personajes :

Heridas/enfermedades : Raspazos y contusiones varias, luxación del tobillo izquierdo
Síntomas : A veces tendrá ataques de claustrofobia.
Armas :

  • Rick: Sable y arco
  • Erknest: "Espada legendaria" y cuchillas de aire

Status : The journey never ends

Humor : Cualquier cosa me vale.

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

25/04/23, 11:55 am
Adam también se les unió, aunque ya tenía bebida de antes. Lo único que no tenía claro el ochrorio era si era la misma que se había echado al llegar o era un segundo vaso. En cualquier caso, le alivió no ser el único sorprendido con tanta variedad y cantidad. El bigote momentáneo por la espuma de la cerveza le sacó una risilla.

Asintió a la respuesta de Amira. -Entiendo- dijo mientras iba cogiendo vasos para los tres. Una vez la francesa los llenó, miró curioso el contenido del vaso y se lo acercó un momento para olerlo imitando a los catadores. Desde luego no tenía mala pinta. Después levantó el vaso e hizo un pequeño brindis: -¡Salud!-

Dio un sorbo al licor. Era más suave de lo que esperaba, aunque no por ello no notaba el calorcito en la garganta por el alcohol. -Pues no está nada mal.- dijo como veredicto para luego dar un segundo sorbito.
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación
Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

25/04/23, 12:31 pm
Ethan no pudo evitar dar un sorbo a su bebida mientras observaba impasible como el felino huía de escena con la excusa más patética que pudo encontrar. No sabía muy bien qué reacción esperaba, pero definitivamente esa no era una de ellas.

Los comentarios de sus amigos y las carcajadas de Colmillo solo reafirmaron lo que ya sabía. Obviamente estaba mintiendo, aunque no encontraba la lógica en por qué hacerlo. No al menos con él, vaya.  Ni que fuera a ofenderse ante la idea de que buscara otros ligues. Nohlem tuvo la suerte de que Rick también partiera, y eso hizo que la atención del grupo se centrará en la marabunta lejana. Tuvo suerte, porque al menos había una excusa sostenible y parte de la incertidumbre inicial de Ethan se vio disuelta al poderlo comprobar.

Igualmente, no quería que la pérdida de parte del grupo le manchara el ánimo así que volvió toda su atención a los que aún quedaban.  Acercándose a Colmillo para chocarle la bebida en un aire juguetón. -Ah, no te creas mate! Uno se viste así todo guapo y no hay manera de conseguir nada. Los que yo quiero no me quieren y los que me quieren no los quieroo. -Canturreo por lo bajo antes de terminarse lo poco que le quedaba al cubata. Dirigió una mirada de refilón a Connor, sí estuviera más alcoholizado se la habría mantenido. Pero no era el caso.- Di que, a este paso me uniré a tu club de alcohólicos anónimos, al menos tus bebidas nunca fallan.

Sentenció abandonando el vaso para retomar el Long Island de la mesa. A tiempo de ver como cada vez se agrupaba más gente a lo lejos. No quería ir a comprobarlo, pero decidió tomarse la curiosidad de Colmillo como un reto. -Uh haría mis apuestas, pero siento que todavía es demasiado pronto como para que sea nada loco. Dame 5 minutos y te lo saco.

Y dicho y hecho el asiático se alejó de la seguridad del grupo para encontrarse con el círculo de personas que tenía más cerca. Varias muchachas con el que apenas tuvo que intercambiar un par de frases para que le abrieran hueco encantadas. Ahí empezó su mágica aventura, donde decidió preguntar si ellas sabían algo del extraño evento. Obviamente no fue así pero la duda que se generó en el aire empezó a moverse como la pólvora y las personas de unos y otros sitios empezaron a preguntarse entre sí. Creando un circuito de información que lejos de ser efectivo, al menos era funcional. Mientras los rumores empezaban a generarse, una gracia de teléfono escacharrado invadió los alrededores y como ovejas que solo siguen al rebaño la atención empezó a dirigirse hacía la incertidumbre que generaba la sala de billar.

-¿No te has enterado? Dicen que era la novia de Nohlem.

-Pelea de gatas de toda la vida. Le pillaron con los cuernos calentitoos.

-Uy, pues yo creo que era una ex. ¿Has visto el lugar? Destrozadisimo.

-¿Llegaron a pegarse? Creo que las han tenido que separar.

-Sisi, vi un poco por el cristal. Había sangre entre los papeles.

-Que movida. Nohlem se llevó a una.

-¿A quién?

-No lo sé. La ex, la novia o la amante. Vete tú a saber.

-¿Y Kahlo?

-Golpeó a la otra.

Tan pronto como el caos estaba asentado Ethan regresó con sus compañeros. No se había enterado ni de la mitad y la historia a cada minuto que pasaba iba degenerando a nuevos límites. No sabía si tomarse como un logro aquel desbarajuste o si desaparecer entre sus amigos y fingir que no había sido participe de ninguna de las maneras.

-Eeeh, pues bizarro al parecer un poco si es. Pero nada nuevo, al parecer nuestro pijo y su incapacidad de mantener la bragueta subida.
Isma
Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad

Personajes :
Síntomas : En ocasiones se desconcentra con más facilidad.
Armas :
  • Adam: Cimitarra y cuerpo de caballo. La incomodidad
  • Damian: Dientes
    Daga

Status : muñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñones
Humor : ajjaj

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

25/04/23, 08:02 pm
La respuesta de Amira se le hizo lógica, vaya si parecía carilla aquella botella que pilló. Por la textura y el color del licor tenía pinta de ser de esos que se sirven en eventos de clase alta tal y como los padres de Kahlo eran. Ya iba por la mitad del vaso de cerveza sin darse cuenta y ya notaba en el estómago el alcohol.

Ah, ¿para mí también? —no se esperó para nada que el ochrorio le pasase otro vaso a él también y su amiga le sirviese, sonriendo cómicamente por tener un vaso en cada mano. El que lo viese se pensaría que iba ya a por todas, ese pensamiento lo avergonzó un poco pero… Qué diablos, daba igual—. ¡Venga, За здоровье! (Salud)

Alternó al vaso con licor, dando un buen sorbo que bajó por su garganta, arrastrando ese ligero ardor esperable de los licores. Paseó su lengua en el interior de su boca, estaba sorprendentemente bueno para lo que se esperaba, dando otro gran buche sin pensarlo y afirmando con su cabeza.

Vale, está buenísimo —confirmó a los dos, sorbiendo una tercera vez dejando el vaso casi vacío. Miró fijamente la botella—. Me voy a quedar con el nombre, no sé si me lo puedo permitir pero vaya que sí está rico.

Suspiró profundamente, notaba una ligera presión en la nuca que iba por las sienes. No era como tal una migraña pero poco a poco iba yendo y volviendo. El pegaso acabó con lo que quedaba de licor mientras pillaba unos canapés, estirando su espalda.

¿Y cómo os va todo en la academia? ¿Algo interesante? —dijo, por romper el hielo—. Yo estuve la semana pasada con el club de medicina ayudando a un alumno que con la pierna rota. ¡La rehabilitación que sugerí está funcionando! —comentó alegremente y sonriente, era de los primeritos tratamientos que ofrecía al club y estaba ciertamente orgulloso por ello. Dio un ligero sorbo al vaso de cerveza que tenía en la otra mano y apoyándose en la mesa, visto que tuvo una leve pérdida de equilibrio.
Sevent
Sevent

Ficha de cosechado
Nombre: Abel
Especie: Humano español
Habilidades: Intuición, imaginación y velocidad
Personajes :
Abel: humano español (1,90m)
Unidades mágicas : 5/5
Armas :
Abel: su arrolladora personalidad

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

25/04/23, 09:36 pm
Serena había sentenciado su amistad con Abel, no solo por sus acciones, sino que antes de despedirse del chico, había decidido retirarle la palabra. En esos momentos, Abel la odiaba casi tanto como se odiaba a sí mismo por haberla creído. Y para colmo, la única persona que podía ayudarle en esos momentos era Nohlem. Al menos, este parecía estar intentando ser simpático, cosa que en el fondo agradecía y le aliviaba, ya que en su mente se imaginaba a Nohlem como el típico líder de un trio de mean girls abusonas.

De repente, este le habló en español e hizo evidente que estaba de su parte y no de esa pérfida arpía. Pese a que reconocía estar un poco molesto también con él, a Abel le emocionó escucharlo y se quedó con lo positivo de su discurso, con que verdaderamente le estaba apoyando.

- Muchas gracias, pero os he arruinado la fiesta. Debería irme. – le contestó, pensando que de ese modo les devolvería el favor tanto a él como a su hermana. Se suponía que no debía estar ahí desde un principio y seguro que Nohlem agradecía quitarse de encima tal estorbo

Aun así, el chico gatuno parecía estar queriendo ayudarle de verdad, y aunque seguía pensando que este era un poco estúpido, Abel se reconoció que quizás no estaría tan mal tener un amigo así. De hecho, por mucho que dijese de irse, en esos momentos deseaba todo lo contrario. El chico se sentía tan solo que una esa mínima muestra de afecto logró que el hielo de su corazón se derritiese un poco y se permitió dejar su orgullo con Nohlem a un lado.

- Pe… Pero… Bueno… No sé… - el chico calló antes de poder acabar de articular la frase por vergüenza, pero lo que intentaba decir era que en verdad quería quedarse a conocer gente y pasarlo bien. Para él, esa noche podía marcar el inicio de una adolescencia más normal y alegre.

Habían llegado a una habitación con un amplísimo armario, posiblemente lleno de ropa de todo tipo. No estaba seguro de que Nohlem le fuese a ofrecer nada después de haber intentado robarle, pero reconocía que el chico era muy estiloso y que le encantaría tener el valor para arreglarse tanto como él. Sin embargo, por mucho que quisiese hacerlo y que le gustase la moda en secreto, a Abel todas estas cosas le daban mucha vergüenza. Siempre le había parecido algo propio de pijos, de presumidos y de gente que quiere llamar la atención, y que Nohlem vistiese así confirmaba su hipótesis. Pese a eso, no pudo evitar fantasear con el interior del armario y con las distintas combinaciones que podría ponerse.

¿Dónde estamos?

_________________________________________

Ven conmigo,Ven conmigo por la ciudad,ven conmigo, desatemos un vendaval, esta noche, no me importa lo que dirán
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma

Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

26/04/23, 06:28 pm
Nohlem frunció el ceño cuando el propio Abel ofreció irse. Lo cierto es que no pensaba estar haciéndole de niñera, por mucho que pudiera estar solo si no conocía a nadie, pero tanto como echarle… Puede que tuviera tantas ganas de largar a Serena que ni había considerado que podía echarle a él también.

Ya te dije que no te voy a botar de casa —le miró por el rabillo del ojo sin aminorar el ritmo, yendo escaleras arriba—. Si te quieres ir eres libre de hacerlo, te llamo un taxi o como gustes, pero por mi que no sea. Mucho antes que a ti mando a la pinga a la pelirroja. Y hasta eso dudo que pueda… —añadió lo último en voz baja. Si Kahlo no la echaba menos podría él. No quería más conflictos, y menos si de alguna forma involucraban a Kalna también.

Con una de sus numerosas llaves abrió las puertas de una habitación digna de un hotel, tanto por dimensiones como por aspecto. Tenía siete veces más tamaño que cualquier piso de estudiantes del centro de la ciudad y estaba, por descontado, impecable, como si allí no viviera nadie. Había un espejo gigantesco, ventanales cubiertos de enrredaderas, una puerta que daba a un baño del tamaño de una habitación de invitados, una cama matrimonial en la que fácil cabían 4 personas con una inmensa alfombra de motivos elaborados a sus pies, jarrones de cerámica china, un diván, una cajonera con un cerrojo para cada cajón, un biombo, plantas por doquier, un acceso al balcón… Nohlem deslizó el espejo que resultó ser una puerta corredera y tras este apareció OTRA habitación, todo espejos y armarios: el vestidor. Dentro se concentraba el olor a limpio y madera recién pulida. Encendió la luz y empezó a abrir las puertas de uno de los lados.

En el cuarto de mis padres. A ver… —se volteó para mirar a Abel y… joder, había estado tan enfrascado en llegar que le pilló de improvisto la imagen. Le rompió un bufido de risa bastante violento y tuvo que taparse la boca para acallarlo. Sacudió la otra mano con rapidez delante suya—. ¡LO SIENTO! ¡Lo siento, perdón! Ay mano es que- mierda, lo siento. Me ha sacado verte así en el vestidor de mis padres, perdona chamo.

Se mordió la mejilla por dentro para no volver a reírse y empezó a sacar pantalones del armario, los cuales se apresuró en tender a Abel para que no se enfadase con él más de la cuenta.

A ver si te quedan. Mi padre es más alto que yo. No es tan alto como tú perooo los pantalones con el ruedo bajo se llevan mucho, así que —estiró una pierna para demostrar que él mismo los llevaba recogidos abajo.

Mientras dejaba que Abel fuera decidiéndose Nohlem sacó las camisas más “ponibles” que encontraba. Casi todas eran demasiado formales (a rayas, listas, a cuadros, rombos…) y que ni decir manga-larga, pero con lo fresca que era la noche eso no debía ser problema. Los colores iban de tonos tierra a grises azulados suaves y azules oscuros, pasando por los clásicos blanco y negro. También sacó algunas camisetas manga corta unicolor por si quería tirar de ahí y no comerse el tarro, o bien llevarlas bajo una camisa abierta o como fuera, pero por falta de opciones que no fuese. Mientras Abel no reventase la ropa le daba igual, hasta si era Rick quien la llevaba con todo el cuidado del mundo acabaría en la lavandería, por si las moscas.

¿Cuál es tu número de zapato? —algo captó su atención—. Espérate… ¿¡llevas tacones!? —pestañeó un par de veces—. Déjatelos. Piquete.

DICCIONARIO DE CULTURA GENERAL:

_________________________________________

♪♫♬:
Harek
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Personajes :

Heridas/enfermedades : Raspazos y contusiones varias, luxación del tobillo izquierdo
Síntomas : A veces tendrá ataques de claustrofobia.
Armas :

  • Rick: Sable y arco
  • Erknest: "Espada legendaria" y cuchillas de aire

Status : The journey never ends

Humor : Cualquier cosa me vale.

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

27/04/23, 12:03 am
El shock por la situación obviamente estaba generalizado, todos los presentes por un motivo u otro no terminaban de dar crédito a lo ocurrido ni a las explicaciones. A Rick le dolió ver a Nohlem con tanto desánimo, aunque intentara sacar toda su carisma para encubrirlo. La idea era pasar un buen rato e intentar recordar algo de la noche por la mañana, pero no llevaban ni una hora y ya habían aparecido problemas. No culpaba a Kahlo por la mirada que dirigió a Serena, tenía motivos más que de sobra para estar cabreada. Y aún así, estaba intentando mejorar en lo posible la situación, animando incluso a Abel. Aquello era digno de respeto para el neoyorquino.

-(Por favor, no llores)- pensó descorazonado al ver la cara de la escocesa. Estaba intentando ser lo más objetivo que podía con todo aquello, pero si la angustia de la chica seguía escalando temía que fuera a decantarse por una opción sin pensarlo. Si se quedaba con la versión que estaba contando, los hechos eran totalmente posibles y simplemente habría sido un golpe de malísima suerte. Si era el caso, más le valía que lo aclarara con Abel aunque el daño ya estuviera hecho.

Rick se habría quedado con la conciencia más tranquila de no ser por la última cosa que dijo. Podía perdonarle muchos fallos, probablemente más de los que debería por lo que sentía, pero esa actitud no podía soportarla. -El puto orgullo te va a pasar factura algún día. Cuando llegué ese momento vas a tener que gestionar mucho más de lo que ya tienes encima)- pensó con una mezcla de rabia e impotencia. No es que hubiera sacado el tema nunca con ella (más que nada porque le hubiera mandado a la mierda bastante fuerte), pero tenía la intuición que toda esa actitud fría e hiriente no era más que una fachada. Tal vez no fuera su intención en absoluto, pero el chico pensaba que si no la cambiaba a la larga iba a sufrir más daño del que intentaba evitar. -(Si tan solo entendiera que...)- ¿Que la quería como realmente era? Sí, algo así habría pensado hacia unos momentos. Ahora... necesitaba sopesar todo lo que estaba pasando.

Las palabras de Kalna se le hicieron agridulces. Era un gesto muy amable que se ofreciera a ayudar, pero el "hemos" y que insistiera de más en hacerse cargo de todo... Tal vez los rumores si que fueran ciertos después de todo. Por el bien de sus salud mental Rick intentó dejar de lado todos sus sentimientos e intentó mantener toda la calma que pudo.

Decidió acercarse al montón de trastos que Kahlo estaba recogiendo y empezó a hacer lo mismo. -Déjame que te eche una mano. Más o menos recuerdo dónde va cada cosa de las otras veces que he venido- le dijo en un tono amable. Aún con todo, parte del cansancio mental se le había escapado ligeramente en la voz, aunque esperaba que no se hubiera notado. Demasiadas cosas tenían para preocuparse cada uno como para sumar más.
Jack
Jack

Ficha de cosechado
Nombre: Tawar
Especie: Repobladore de la montaña
Habilidades: Artesanía, habilidad manual y resistencia
Personajes :
Jack: Vampiro de humo terrícola.
Atol/Skarog: Helión libense.
Alice/Onyx: Onycemante terrícola.
Tesón/Eterno: fantasma roquense, sin magia.
Sinceridad: Argos magnético roquense de Tierra Bruja.
Pefka: Lenguaraz hijo de Luna Kepryna.
Tawar: Repobladore de la montaña

Unidades mágicas : 12/12
Armas : Jack: dos espadas. Magia.
Atol: lanza, espada y escudo. Magia.
Alice: magia y onyces. Espada o arco.
Sinceridad: arco, jabalinas, espada/lanza y escudo.
Pefka: lo que pille, normalmente machete y arco


Humor : Os falta bosque, gigantes

La fiesta de la mansión - RV Gakuen - Página 6 Empty Re: La fiesta de la mansión - RV Gakuen

27/04/23, 01:13 am
Allá que fueron, a ver dónde se había metido el compañero misterioso. Sin embargo, una vez dentro de la mansión le perdieron de vista. ¡A ver si es que iba a ser un fantasma de verdad! Se escuchaba mucho jaleo, música, voces por todas partes, y por si eso fuera poco, el edificio estaba lleno de cosas que Tawar solo había visto en películas. Su casita era bastante humilde, nada que ver con aquel sitio. Casi parecía un palacio o, más bien, algo a lo que prender fuego en una de esas cintas revolucionarias contra les explotadores y destructores del planeta. Quizás, incluso, mejor desvalijarla y convertirla en un refugio para animales o sintecho.
Tanto lujo y tanto derroche... esta gente contamina solo por existir —rechinaba los dientes mientras deambulaban por los pasillos. No iba a decir todo lo que pensaba en voz alta. Además, Nohlem y su hermana tan solo eran la punta del iceberg, mientras que era su familia, sus padres, quienes consumían tanto y permitían que ellos también. Malditos pijos.

Más jaleo les hizo desviar sus pasos hacia la fuente del escándalo y, por fin, dieron con la aparición de nuevo... junto con un montón de gente. El chico y Nohlem se estaban yendo para... por lo que había podido escuchar, ¿darle ropa al primero? Y las chicas se estaban disculpando por alguna razón por algún estropicio, la Flora sabría por qué o qué habría causado todo. Tawar alucinaba. Habría querido colarse si les hubieran encontrado antes, para ver de qué iba todo y enterarse mejor, pero ya le daba igual. ¡Gigantes Pijos, qué más daba!
Oíd, ¿os apetece que busquemos algo de comer? Se nos prometió picoteo gratis —les dijo a sus acompañantes—. Ya saludaré a los anfitriones después, que bastante jaleo tienen encima.

_________________________________________

No Hope. No Dreams. No Love.
My Only Escape Is Underground
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.