Conectarse
Últimos temas
Primer sueño de RägjynnHoy a las 01:40 pmTakApuestas de transformacionesAyer a las 08:15 pmLECTorreón SendarAyer a las 01:33 pmTakSubterráneos12/06/24, 06:31 pmGiniroryuBosque Fantasma12/06/24, 06:07 pmGiniroryu
Estadísticas
Tenemos 204 miembros registradosEl último usuario registrado es KeydiaNuestros miembros han publicado un total de 52133 mensajesen 1058 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Torreón Sendar

+11
Kanyum
Isma
Trish
Seth
Raven
LEC
Sevent
Muffie
Giniroryu
Aes
Rocavarancolia Rol
15 participantes
Ir abajo
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Torreón Sendar - Página 32 Empty Torreón Sendar

19/09/12, 10:54 pm
Recuerdo del primer mensaje :

Ya antes de la Batalla de Rocavarancolia éste era uno de los mayores torreones de la ciudad. Quedó destruido por un explosivo que le arrancó sus cuatro plantas superiores, dejando tan sólo dos, aunque más tarde se reformó convirtiéndose en un torreón de cuatro plantas. Su base es circular y está protegido por un foso frente a la puerta, mientras que en la parte trasera hay un risco de varios metros de profundidad.

Tiene un patio empedrado muy pequeño acoplado a la parte trasera, con sitio para que una o dos personas entrenen. Una estatua pegada al muro representa una figura envuelta en túnicas cuya nariz y barbilla sobresalen de entre los pliegues. Alguien le pintó un bigote ridículo y una perilla garabateada con carbocillo mezclado con grasa.

La planta baja es un salón circular dividido en una gran sala central con cocina y salón y tres dormitorios pequeños que la rodean. Las escaleras, que están tras una puerta, llevan al resto de plantas del torreón. En el sótano hay una armería con mazmorras, en la primera planta hay cinco habitaciones medianas y dos baños, y en la segunda hay tres dormitorios grandes. La última planta no contiene nada salvo unas escaleras que llevan a la azotea, delimitada por un muro simple de escasa altura.

Recetario integral de Persilia Sukaldaria:

Ver mensajes archivados:

Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

19/09/23, 05:02 pm
Agradeció tanto a Ethan, quien le puso un bol con melocotón delante, como a Aniol por ocuparse del desayuno esa mañana, pero dijo que se lo comería después de hacerse un pequeño plato de insectos primero. Necesitaba la proteína que le aportaba la base principal de su dieta y sentía que no los estaba consumiendo lo suficiente. Al menos no en base a lo que le habían enseñado los Sacerdotes acerca de cómo era una dieta equilibrada. Los preparó de forma sencilla salteándolos un poco y echándoles algún condimento que quedaba bien, pues tampoco quería invertir tanto tiempo en el desayuno y cuando se acercó con su plato a la mesa Nohlem le preguntó si podía coger alguno.
¡Sí, claro, los que quieras! Espero que estén a tu gusto, cocinar no es mi fuerte… —le respondió con una gran sonrisa.
Se sentó junto al resto donde estaba su bol con frutas y comenzó a comer primero lo que había preparado él mismo. Cuando terminase y pasase al melocotón se reiría del evidente sarcasmo del varmano al respecto de qué fruta era la que estaban consumiendo: aquel pequeño drama que parecía tener Ethan en particular con el exceso de melocotones era gracioso a su manera.

El medio británico le dedicó un gesto cariñoso a Szczenyak que le pareció entrañable. El lobo acababa de bajar y estaba claramente muy somnoliento todavía. Rägjynn trató de animarle proponiéndole realizar algún ejercicio en el patio cuando terminasen de desayunar, pues él pensaba hacerlo en cuanto pudiera para intentar aprovechar también los escasos rayos de sol sobre su sangre fría. Si no pensaba en ello ya se estaba empezando a acostumbrar a aquel clima tan poco cálido, pero seguía siendo una temperatura desagradablemente baja, y permanente hasta el día presente, para un reptil.

Se dio cuenta también de los esfuerzos que Aniol hacía con Connor y, aunque el pequeño todavía parecía guardarle recelo, aquella y otras acciones y la conversación que empezaba a fluir le parecían una buena señal. Esa mañana se sentía muy a gusto a la mesa con casi todos presentes. Ojalá Serena fuese más madura…
No siguió pensando en ella, no obstante pues Abel sacó un tema que trajo a primer plano recuerdos amargos que le asaltaban continuamente. No culpaba al humano por ello y realmente le gustaba que el español hubiese sacado un tema de conversación y escuchar las respuestas del resto. A pesar de que lo que describía Rick hubiese podido ser cercano a la experiencia de otros mjörnís, la suya personal se parecía más a la de Airi. Se podía imaginar cómo podría sentirse le sanaí, porque a él le pasaba algo similar.

En mi caso yo también estaba acostumbrado a comer rodeado de muchísima gente… Aunque no es así para todos en Mjörne. Las familias suelen comer en su casa, creo que es parecido a como lo hacéis los humanos —aventuró por lo que había hablado con sus compañeros en el transcurso de aquellos días y lo que infería de la respuesta de Rick—. Yo, eh, bueno… soy huérfano, así que vivía en el Templo de Förstelyr —hizo una pausa tratando de ordenar sus pensamientos para explicarlo en pocas palabras y sin la posibilidad de que resultase confuso para nadie—. Es el Templo principal del Culto a la Sanación y acoge a la mayoría de huérfanos de Mjörne… Yo casi siempre comía en un gran comedor, junto a los demás niños y los Sacerdotes. Había muchas más personas que aquí claro, y siempre mucho bullicio, aunque los Sacerdotes nos regañasen si hacíamos demasiado ruido —explicó con una pequeña risa y algo de nostalgia en su tono.

No pudo evitar, esa vez no, recordar una de las últimas veces que había comido junto a a Alysdr, charlando de cualquier tema que probablemente no tenía mucha importancia porque ya no se acordaba. Lo que sí recordaba eran los gestos de su mejor amigo, su expresividad y su energía. Los últimos días que se habían visto, esa imagen estaba manchada por su propia taciturnidad y ansiedad debido a… Bueno, no quería ni pensarlo. Aunque no lo sabía, libraba una lucha interna similar a la de Airi y trató de poner un rostro, al menos, más neutral esperando a que otros también respondiesen a la pregunta de Abel.
Jack

Ficha de cosechado
Nombre: Tawar
Especie: Repobladore de la montaña
Habilidades: Artesanía, habilidad manual y resistencia

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

20/09/23, 12:01 am
A la pregunta somnolienta de Szczenyak, le repobladore tuvo una idea. Se le veía muy pero que muy cansado, con los ojos aún entrecerrados y ese andar pesado.
Puedo subirme a tu cabeza y despertarte si te quedas dormidito otra vez, si quieres, pero sin hacerte daño. Solo te diría cosas al oído, suaves —le aseguró. Le daba miedo que tropezara o que se cayera otra vez, y quería ayudarle porque ya se había dado un golpe por su culpa. Pero quizás no hiciera falta, gracias al desayuno de carne que le habían preparado.

También se fijó en la cantidad de comida extraña que estaba haciendo Ethan. Estaba machacando la fruta y luego la mezclaba con leche... ¿pero por qué? Tenía buena pinta. Se giró en lo alto de Airi para poder dirigirse al chico.
Ethan, Ethan, ¿cómo llamáis a eso? ¿Es... una sopa de fruta? —le preguntó, con mucha curiosidad. También quería probarlo, pero se le ocurrían muchas cosas—. Podría bañarme en un cuenco y salir de color melocotón o de cualquier otro con otras combinaciones... ¿O se mezcla así para transportarlo sin que pese tanto? Algunos frutos de la Flora pesan demasiado —se quejó, aún en el mismo ciempiés infinito de pensamiento.

Saltaría a la mesa para devorar su parte, pero tardaría bastante en desayunar ya que se distraía con las conversaciones y les miraría con las manos y la cara pringosas de frutas y batido. Abel también les preguntó algo a lo que sí sabía responder.
¡Nosotres sí, como Airi! Hacemos casi todo en grupo. No solo nos reunimos para comer sino también para trabajar, divertirnos, explorar, dormir... Es muy raro que estemos a solas... —pero se detuvo al caer en la cuenta de que el gigante se había enrojecido. Empezaba a entender algo de sus lenguajes no verbales y seguramente la pregunta le avergonzaba igual que otros podían incomodarse por no estar ya con sus tribus—. Abel, Abel, no te preocupes. Aquí no vas a comer a solas nunca si no quieres. Yo puedo ir saltando de cabeza en cabecita vuestra si queréis y haceros compañía siempre que queráis —se ofreció. Obviamente, para elle tenía todo el sentido del mundo. También le apenaba no pasar tiempo con su propia tribu, pero estaba allí en misión de la Flora y estaba aprendiendo un montón.

También vio a Räg comerse un plato de insectos y pensó en pedirle la receta en otro momento. No le imitaría ahora porque tendría suficiente con toda esa fruta para buena parte del día.
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

20/09/23, 12:31 pm

La nariz de Colmillo identificó el apetitoso olor antes de que Ethan pusiera el plato frente a su hocico y sus orejas se levantaron al momento en respuesta, pero antes de que toda su cabeza pudiera acompañarlas, sintió la agradable caricia en su cabeza y sus orejas volvieron a bajar, esta vez para poder disfrutar del gustito que le daba el gesto. ¿Cuánto tiempo había pasado desde que alguien le había acariciado la cabeza? Estaba tan acostumbrado a los abrazos, las caricias y los gestos cariñosos con su familia, que ahora devoraba como un muerto de hambre cualquier contacto físico que pudiera tener.

Estaba tan complacido por el gesto, que con un poco de vergüenza incluso se permitió soltar un pequeño gemido de placer solo audible para aquellos con su misma agudeza, el cual terminó transformándose en un quejido al perder el contacto.

-Eres una bendición de Matka -murmuró levantando la cabeza con una sonrisa complacida mientras miraba con los ojos todavía entrecerrados su plato de huevos y carne.

Szczenyak no perdió mucho tiempo en dar su primer bocado, casi llorando de felicidad por lo rico que le sabia y sabiendo que, definitivamente, iba a acabar el desayuno totalmente despierto gracias a ello.

-No te preocupes, Tawar -le contestó mientras se servía zumo de melocotón en un vaso-. Este plato me está despertando jodidamente bien. Pero si tu oferta sigue en pie a lo mejor te la cobro alguna mañana. Hoy he estado tan jodidamente a punto de caerme por las escaleras que me vendría bien que alguien me llevara como si fuera un puto rogi -dijo riendo un poco entre dientes antes de darle un buen trago a su zumo, esperando que el sabor dulce y fresquito le ayudara en su misión de abrir los ojos más de una rendija.

El zawodny asintió distraídamente a la sugerencia de Räg, contestándole que no tendría ningún problema en seguirle al patio una vez hubiera limpiado todos los cacharros del desayuno. Al final, limpiar la vajilla se había convertido en una de sus tareas favoritas del torreón, ya que era tranquila y mecánica y apenas necesitaba habilidad. Además, lavar la ropa era un suplicio necesario, pero horrible.

Su cerebro, volviendo a la consciencia lento, pero constante, conectó la conversación de la mesa cuando ya había devorado casi la mitad del plato y sus orejas se inclinaron graciosamente al escuchar la cantidad de compañeros que solían comer solos o en pequeños grupos.

-Creo que nunca he comido solo o con menos personas de las que estamos aquí -contestó él-. A veces algún bocadillo o picar algo con mi sobrino mientras trabajamos, pero todas las comidas las hacemos en familia. Incluso si alguno de nosotros está enfermo o en cama, se hace todo lo posible para que participe de las comidas familiares -comentó pensando en cuando su yaya estuvo enferma y llevaban su cama fuera para que se uniera a las comidas o se apelotonaban en su habitación un pequeño número mientras el resto comía fuera con las puertas abiertas de par en par para que todos estuvieran al alcance del oído-. Creo que nunca he estado solo en toda mi vida -comenzó a decir en tono de broma, pero sus palabras se rompieron un poco hacia el final al recordar que hasta hace una semana escasa eso era verdad, pero ya no más.

Para disimular, Colmillo tosió un poco aclarándose la voz como si aquel desliz hubiera sido solo síntoma de su reciente despertar y dio otro trago a su zumo de forma pausada.

Él al menos había tenido tenía una familia, una grande y cariñosa que lo había hecho sentir querido y amado.

Mirando a Räg por encima de su vaso pensó en cómo habría sido su vida si hubiera sido huérfano y, al contrario que a su madre, nadie le hubiera adoptado. Eso jamás hubiera pasado, por supuesto, porque de morir sus padres, todavía le hubieran quedado un montón de hermanos y tíos y su nana y su yaya , y cualquiera de ellos no habría dudado ni un segundo en encargarse de él.

Pero ahora ninguno de ellos estaba ahí. Y eso, en cierta manera, le hacía sentir un poco huérfano.

Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

23/09/23, 01:22 pm
Aunque se alejó con rapidez en dirección a la cocina, Aniol fue capaz de escuchar el “gracias” de Connor resonar en sus oídos con una amabilidad que se le antojaba como nueva. No es que en otra ocasión el motero le hubiera dedicado malas palabras con un mal tono, pero desde luego tampoco habían tenido ocasión de hablar y experimentar aquel tinte “afable” que sí parecía mantener con algunas personas del torreón, si es que se le podía llamar así.

Al encontrarse de espaldas, el pequeño no atinó a ver la sonrisa del canadiense, por lo que continuó echando una mano a Ethan mientras reflexionaba qué es lo que le hacía sentir exactamente el chico. Muchos de sus compañeros se le antojaban extraños, más su actitud podía resultar familiar por las personalidades dispares que se asemejaban a las de sus hermanas. Connor en cambio era un elemento completamente ajeno a todo aquello, como una calabaza colgando de un árbol de navidad repleto de bolitas brillantes.

Räg era un reptil muy gentil del color de las petunias de su madre. Colmillo parecía poseer una familia tan grande y ruidosa como la suya propia. Pero… ¿Qué sabía de él? ¿Por qué hablaba de esa manera tan ruda y al mismo tiempo hacía reír de vez en cuando a los de su alrededor?

En ese aspecto le ocurría un poco parecido con Kalna. Ella era más regia y no parecía casar con ninguno de ellos. Pero la mujer había acotado algo de distancia con él desde que le pidió que le hiciera alguna trenza en el pelo.

El churumbel se sentó en la mesa mientras pasaba a comerse una de sus tostadas acompañada de melocotón. La conversación que inició Abel no le pasó inadvertida, pero sus pensamientos sobre Kalna impidieron que tomara parte en ella. En su lugar se descubrió observando sus fuertes brazos, el derecho decorado con unos tatuajes de color negro que la hacían más intimidante. Podía entender por qué Ethan se ruborizaba si hablaban de ella.

Una sonrisa traviesa cruzó su rostro. El polaco aprovechó que el medio japonés aún se preparaba su propia comida para tallar la piel del melocotón con su tenedor. Se levantó con la tostada aún en sus mofletes y al pasar al lado de Damian le guiñó un ojo.

Kalna hija de Mánide —dijo, con sus ojos repletos de una solemnidad fingida. Se estaba divirtiendo, para qué mentir, a lo mejor no debía tenerle tanto miedo a los mayores— Esto es para la flor más…

¿Hermosa? No creía que a Kalna le preocupara eso.

Para la flor más fiera del jardín —y le tendió la fruta de hueso con las manos haciendo de cuenco. Si se fijaba vería que con una de las puntas del tenedor había hecho un corazón. Dentro de este podía leerse con algo de dificultad “K+ E” para que fuera evidente quién le estaba mandando el tributo—. Yo solo soy un mensajero —rió por la ocurrencia. Su tono de voz era lo suficiente bajo como para que no se enterara todo el mundo pero si alguien alrededor de Kalna fijaba su atención podría saber qué pretendía.
LEC

Ficha de cosechado
Nombre: Kalna, hija de Mánide
Especie: libense, del imperio
Habilidades: Automotivación, nociones de lucha, valor.

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

23/09/23, 01:50 pm
«Lo llevas claro», pensaría ante la perspectiva de llevar a Damian a su casa. Con la poca educación que tenía, la cantidad de palabrotas que decía y su comportamiento, ni siquiera le llevaría a su barrio, mucho menos al palacio donde vivía. Tal vez si milagrosamente cambiaba toda su actitud y aprendía a comportarse… y ni con esas se veía haciéndolo, siendo sincera consigo misma. Por suerte no hubo mucho tiempo a responderle, y es que buscar una negativa educada le iba a costar más de unos segundos.

Pronto estuvieron poniendo la mesa, algunos cocinando, y todo entre bromas sobre la cantidad de melocotones que tenían. Aniol iba trayendo platos, y ella se sirvió algo del zumo de melocotón que habían hecho.  Falta de té, era lo que más le apetecía por las mañanas, aunque el batido también tenía buena pinta. La verdad era que Ethan, Aniol y los otros que cocinaban lo hacían muy bien, sobre todo si se tenía en cuenta que allí no es que tuvieran demasiados recursos para hacerlo.

Las conversaciones fluidas eran muy distintas a las tensas de hacía unos días, y aunque ella soliese estar más acostumbrada a lo segundo, se agradecía ver que la gente con la que tenía que convivir durante meses formaba un grupo cohesionado poco a poco. Era indispensable, si querían sobrevivir, que no hubiera problemas internos. Que incluso Abel hablara e hiciera preguntas era una buena señal. Le sorprendió que muchos de ellos comieran en grupos tan grandes, y es que salvo Szczenyak, de quien sabía que tenía una familia muy grande, el resto comían con más gente que no fuera su familia cercana.
Yo como con mi hermana y con Madre cuando no está muy ocupada —se sumó a la conversación.

Estaba distraída comiendo su plato de fruta cuando oyó a alguien decir su nombre completo, lo cual la hizo reaccionar un segundo más tarde de la cuenta para mirar a Aniol: allí nadie usaba su nombre completo (y tampoco importaba), así que aquella solemnidad repentina se hacía extraña. La elección de palabras del niño le arrancó una sonrisa orgullosa, como si hubiera dado con la palabra exacta que podía hacer que se interesase de manera real y no solo educada por todo aquel teatro.

Recibió la fruta, sin esperar que esta tuviera algo grabado, y se quedó mirando las letras y el corazón unos segundos sin saber qué decir. ¿K + E? Allí solo había una persona cuyo nombre empezase por E, así que parecía estar bastante claro de quién venía. Sin saber muy bien cómo proceder para no resultar maleducada (¿se comía el melocotón? ¿era todo una manera de ligar extraña de los humanos?) dirigió una mirada mal disimulada a Ethan antes de volver la vista a Aniol.
Oh. ¿Puedes devolver el mensaje y agradecérselo?
Solo esperaba que nadie decidiera ponerse a mirarla, porque empezaba a notar la sangre moverse hacia sus mejillas.
Isma
Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad

Personajes :
Síntomas : En ocasiones se desconcentra con más facilidad.
Armas :
  • Adam: Cimitarra y cuerpo de caballo. La incomodidad
  • Damian: Dientes
    Daga

Status : muñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñones
Humor : ajjaj

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

24/09/23, 03:13 pm
Mientras tenía la tostada en la boca siguió mirando al perro-hombre teniendo ese conflicto de ideas tan arraigado en su coco. ¿Se llevaría un bocado si lo tocaba siquiera? El tío peludo le generaba serias dudas, por lo pronto más orientadas a lo malo que a lo bueno pero el lado actualmente perdedor podría estar remontando pues Seresinak parecía majete, incluso enrollado con todos a los de su alrededor.

Esto lo acentuó aun más la pregunta del larguilucho de Abel, estaba contento con la respuesta del vittya pues se imaginó a muchos animales a dos patas comiendo, en su cabeza se los imaginaba a todos comiendo de cuencos como los animales del circo. ¿Tienen pienso y carne en donde sea que vivan? No era muy fan de la comida de animal, un día le dio por probarla y por poco no la vomita fuera de su sistema digestivo, la comida de persona está mucho mejor.

Comer muchos juntos era lo normal en la mayoría del grupo y no era de extrañar. De hecho más raro le pareció el caso de Abel, ¿en qué sitio vive? ¿No tiene compañía acaso de su familia? El italiano lo andaba juzgando con la mirada, arrastrando una hipocresía inconsciente ya que él no estaba con las de ganar en cuanto a círculos de conocidos. Si que tenía a su gente, a su circo pero más allá no era el caso.

Le sacó una risilla el caso de Tawar, muchos bichitos en un corrillo comiendo cosas de bicho, hablando a grititos. Pensó con una condescendencia muy gratuita en los trabajos que mencionó, ¿qué podría hacer con un cuerpo tan pequeño? Vale que él no era un gigantón como Connor o Kalna pero ya era exageradamente pequeño. ¿Tendrían cosas en miniatura? Que raro sería ese país, el país de todo lo pequeñito,

¡Yo como con los del Circo, todos juntitos! ¡Cuando podemos comer, nos hacemos una buena comilona y joder como charlamos! Yo solo no como, sería raro de cojones —no puso la frase en pasado siquiera, ya que para Damian estaría en casa dentro de poco cuando le diesen las habilidades prometidas. Es más, esperaba con ganas eso para volver y que todos, especialmente su mamá, flipasen con lo nuevo que podría hacer.

Lo que también le tuvo el foco de atención ocupado fue Aniol, enfrascado con un melocotón y haciendo una cosa rara con el tenedor. Cuando terminó, el polaco le guiñó un ojo a Damián y el italiano no entendió a la primera. Sin embargo fue ver el melocotón y una sonrisa con muuuucho sentimiento picarón le adornó la cara, guiñando el ojo con cero de discreción.

Ohhh Dios que será que seraaaaa. Aaaahhhh que misteeeriooo —sacó su vena pomposa y muy poco discreta al escuchar el mensaje en voz baja de Aniol, poniendo ambas manos en su pecho al recitar esas palabras. El tema del romance entre Kalna y Ethan le divertía en un tinte morboso, le gustaba juntar a esos dos adultos toqueteando un tema tabú que no mucho le permitían tocar en el circo a menos que se llevase una regañina. Ahí en el torreón no le regañaban.

Eso sí, cuando Kalna al fin dio su respuesta definitiva para Damian todo estaba confirmado y con la boca más abierta que nunca miro a Aniol en un semblante de: “lo has conseguido, qué puto amo”. Como ya terminó de comer, fue escopeteado adonde Aniol para susurrarle.

Joder tío, es que ya-ya son- ya son putos novios del tirón. Qué máquina eres lo has conseguido, qué coco tienes tíiiio —le regaló a su mejor amigo dos palmadas en la espalda un pelín fuertes, como Stefano hacía con el propio niño.
Seth
Seth

Ficha de cosechado
Nombre: Connor
Especie: Humano
Habilidades: Fuerza bruta, inmutabilidad, rapidez mental
Personajes :
Devoss: Humano (Países Bajos) Licántropo Tigre

Maila: Humana (Hawaii) Bruja de la Arena

Connor: Humano (Canadá)
Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Sufre episodios de insomnio.

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

26/09/23, 12:49 am
Connor no había podido evitar sonreír con los comentarios de Nohlem y sus gestos dramáticos fingidos. Lo cierto era que con todo el estrés acumulado por los cigarrillos verlo hacer el puto payaso le ponía de muy buen humor. Ya fuera por que no había más remedio o por lo que sea, la ciudad le estaba enseñando a no juzgar por su portada a cierto tipo de gente. El felino, que a todas luces era adinerado, había logrado traspasar las barreras de prejuicios que Connor había erigido durante todo su tiempo en el club, debido a sus enseñanzas. Con otras personas como con Kalna también había empezado a tener mejor opinión, sobre todo desde que empezó a darles clases con armas. Así que los halagos y esa actitud positiva y enérgica de Nohlem era más que bienvenida para la actitud algo más pesimista e irritable del motero en esos instantes.

-¡Así se habla, cabronazo! Desgraciados de mierda, pero nunca vagabundos.- Secundó a su compañero algo más animado tras sus palabras.- Pero si acabo degollándote sin querer me pido tu puto reloj, joder.- Comentó con evidente sorna y una leve sonrisa que delataba la broma, mientras el varmano iba echando melocotones suyos en un plato ajeno.

La comida de Ethan estaba riquísima, pero la reacción de Aniol le había dejado un mal sabor de boca. Además, tras la marcha del polaco la incomodidad en el motero había sido más que obvia. Y aunque había intentado disimularla como podía, la verdad es que Connor no era la persona más sutil del mundo. Comía con el ceño fruncido y la mirada algo gacha, pensativo y reflexivo sobre qué podía hacer. O si es que acaso había algo que se podía hacer. Nohlem volvió a hablarle dando claras señales con su sonrisa de que había presenciado aquella escena. Agradeció sus intentos de ánimo, pero no las tenía todas claras consigo y todavía no había hablado de ese tema antes con el felino, así que se sentía algo incómodo. Aún así no iba a pasar la oportunidad de hablar de aquello, aunque antes tuvo que recuperarse de ver cómo Nohlem cogía un insecto (para comérselo delante suya), con una cara de asco por parte del canadiense. <<¿Qué le pasa a esta gente con los putos bichos?>>.

-No sé, joder. Creo que una barba lo asustaría más, Aniol ya me ve como el puto hombre del saco.- Dijo en el mismo tono bajo y confidente con el que le había hablado Nohlem. Tras darle otro bocado a un trozo de tortilla y beber algo de zumo volvió a hablar rápidamente para aclarar con desgana.- El hombre del saco es un puto cuento que te cuentan tus padres para acojonarte cuando eres un crío. Ya sabes, para que les hagas caso.... Pero eh, contigo seguro que le gustaría la barba, éstos días os he visto muy unidos. ¿Cómo te llamaba algunas veces? ¿Elfito? Hay que joderse... -. Dijo con una leve sonrisa y devolviéndole el codazo suave.

La comida siguió su curso, y Connor se limitó a escuchar la conversación que estaba teniendo lugar y que había abierto Abel. El cuál acababa de decir que no estaba acostumbrado a comer con tanta gente. Aún así, parecía que por norma general todos estaban acostumbrados a comer con mucha gente, al igual que él. La gran mayoría de los Wyverns tenían casa propia donde dormir, pero pasaban casi todo el tiempo en el club. Otros pocos como él mismo tenían su propia habitación allí, así que nunca había comido en soledad. Más bien acompañado y rodeado de risas, bromas y mucho griterío. No se le pasó por alto las palabras de Colmillo y lo mucho que se parecía su familia a la suya, sintiéndose bastante identificado con el cánido.

También le llamó especialmente la atención que Räg fuera huérfano, y sin mucho disimulo levantaría la vista del plato para mirarlo fijamente y con curiosidad. Por lo que contaba, la dinámica de su orfanato se parecía mucho al  de Toronto en el que había estado el motero, con un comedor donde todos los niños compartían las comidas del día. Sus sacerdotes bien serían el equivalente a los trabajadores del centro, y aunque le desagradaba mucho no pudo evitar recordar todos aquellos malos momentos vividos allí. Al contrario que Connor, Räg sí parecía recordar buenos momentos a juzgar por su sonrisa y tono nostálgico.

A pesar de las similitudes con el lagarto, Connor se guardó para sí mismo aquel fragmento de su pasado. Era un recuerdo imposible de borrar para el motero por mucho que quisiera, grabado en su piel de forma permanente como si de uno de sus tatuajes de tratase. Si, era una puñetera mochila llena de piedras que arrastraba desde crío. Y no pensaba compartirla con nadie, porque aquello podría dar lugar a preguntas incómodas que deseaba no responder. En cambio decidió hablar de algo menos oscuro.

-En mi club somos casi cincuenta. Así que te puedes imaginar los putos almuerzos.- Le contestó al español mientras le daba otro bocado a la tortilla. Luego volvió a hablar con un tono de voz algo más nostálgico y una leve sonrisa, en un reflejo del lagarto antes.- Hacemos muchas barbacoas y mierdas así al aire libre cuando hace calor, pero somos tantos que a veces tenemos que comer por turnos. Nunca he comido solo.- Mintió el motero antes de darle un trago al vaso de zumo, pues sí que lo había hecho en aquellos meses que le tocó vivir sin ningún techo en el que cobijarse. Pero igual que con el orfanato, ese era otro recuerdo que no iba a salir a la luz.
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación

Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

26/09/23, 05:43 pm
Los halagos fueron bienvenidos, recibiendo como única respuesta una risa suave carcomida por el nervio y un sonrojo propio de quien nunca había sabido asumirlos bien. Ethan se centró en su pequeño plato partiendo distraído la tortilla mientras el resto seguía dedicando piropos a la comida o, como Nohlem haciendo bromas con la misma.

-Haz chistes, haz chistes, que como me caía un solo melocotón en la siguiente cesta te lo guardo en exclusiva para ti. -Comentó en alto con notable humor en su voz mientras para seguir la broma se servía el otro vaso con el batido y lo alzaba al aire levemente, como un brindis imaginario dedicado al tonto del varmano. -Que aproveche hombre, no te vayas a quedar sediento.

Al beber la sonrisa se le volvió mucho más tensa, presionando con fuerza contra el vaso para forzarse a terminarlo de una vez. No podía negar que la guerra de los melocotones le estaba superando y la rabia hacía la pobre fruta solo iba en incremento con cada aparición nueva de la misma. Estaba hasta las narices de tanto rosado y en ese resquemor interno le alegraba no sentirse solo en la continua repetición del alimento.

Vaso dejado la conversación seguía fluyendo y para su sorpresa el camaleón planta extraño con el que apenas había mantenido ninguna conversación desde el inicio le habló directamente a él. Podría decirse que de todos los allí presentes era el que más raro se le hacía aún, quizá por su pequeño tamaño o su desmedida inocencia le costaba ponerlo a la par que el resto de especies. ¿Cómo podía saber que era una sopa pero no un batido? ¿Calentaban las frutas pero no las exprimían? Le dedicó igualmente una agradable sonrisa dejando de lado la confusión constante que le provocaba Tawar para responderle con la misma paciencia con la que hablaría a un niño.

-Ah, eh no, no es para transportar frutas. Es solo una elaboración más para producir otros sabores supongo… No sé muy bien que decirte, no tengo ni idea de cual es el origen de bueno… los batidos. -Se encogió de hombros sin disimular lo perdido que estaba, explicar porque cocinaba algo de esa manera era realmente novedoso cuando nunca te lo habías tenido que plantear, simplemente se daba. -Y no eh, dudo que te vuelvas rosa si te bañas en… ¿Por qué ibas a querer bañarte en la comida?

La duda le sobrevino de forma invasiva, tan intrusivo como un pensamiento fugaz al imaginarse al pequeño bicho en una de sus ollas. Definitivamente, desconocía de qué cultura procedía, pero tenían unas costumbres un tanto peculiares. Menos mal que Abel le sacó de semejante entresijo al sacar otro tema de conversación en el que pudo permanecer de mero espectador, con tanta gente hablando no responder no tenía porqué verse maleducado y mientras se terminaba su desayuno seguía escuchando al resto conversar sobre sus diferentes familias. Estaba interesante ir descubriendo poco a poco más sobre ellos pero a diferencia de los demás a él no le apetecía contar datos irrelevantes sobre su vida privada. Ya se guardaba para sí mismo la tristeza de una situación menos agradable.

La tortilla al menos estaba rica y entre bocado y bocado en el que se permitía levantar la cabeza para observar a cada interlocutor no pudo evitar cruzar la vista con Kalna. La extrañeza inicial le hizo desviar la vista hacía los lados por si acaso había sido un malentendido, pero la fijación en su persona fue bastante más directa que su intento de buscar otro protagonista. Okay, ya la había liado. ¿Quizá no le gustaba la comida? Tampoco podía culparla por algo así, si era verdad que venía de una familia pija tendrían chefs lujosos que en comparativa directa le dejarían en un lugar horrible.

-Perdón eh… ¿Está todo bien? -Se atrevió a preguntarle en alto antes de que la incertidumbre le hiciera querer huir de allí, desviando la mirada al resto de la mesa. -Si no os gusta algo podéis decirlo, intentare irme adaptando al gusto de cada uno, no pasa nada.

No espero contestación antes de levantarse para ir recogiendo los platos de su fila, yendo distraído a dejarlos para poderlos lavar cuanto antes, todo fuera por huir de una situación que no entendía.

¨Por favor acabamos de empezar la mañana, no quiero conflictos¨
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

27/09/23, 11:36 pm
Peor se me da a mi, tranquilo —contestó a Räg con una risa—. ¡Seguro que están perfectos!

Concentrado peló el bicho como una gamba, quitó patas y alas y se comió la carne ignorante del asco que le profería a Connor mientras simplemente le oía de buen humor. Entre un par de carcajadas en las que había un pequeño tinte de nervio negó con la cabeza, como un padre cuyo hijo no tiene remedio.

Prefiero darte el reloj antes si así trabajas con más cuidado. De verdad que te lo doy con gusto ¿eh?

Si sobrevivía -no solo a afeitarse, sino al año en la ciudad- y regresaba a casa de lo primero que contaría a todos sería del pelirrosa, no le cabía duda. Compartir mesa y humor con un mafioso daba para mil historias, pero que encima fuese de otro mundo y grande como una torre... Tenía que tener tanto mérito como adiestrar uno de los inmensos lobos varmanos. Que encima le estuviera haciendo de consejero era irrisorio.

Oh. Como el cuento del moloch en mi mundo, sí —respondió con una levísima sonrisa. No si es que, encima el mafioso era blandito y le preocupaba asustar a los niños—. Venga, no das tanto miedo —mintió—. Vale que la competencia es dura y elfito solo hay uno pero... —se rió con el codazo—. Seguro que entre mamá pato y yo —miró a Ethan breve pero significativamente para dejar claro quién—, podemos apañar algo para que te encuentre tan entrañable como un osogrifo bebé.

Y hablando del predilecto de Aniol, le devolvió una sonrisa de no haber roto nunca un plato cuando le amenazó con más melocotones.

Oooh, ¿para mi? ¡Graaacias! —canturreó, uniéndose al brindis guiñando un ojo con picardía—. A su salud, chef.

Y en el silencio forzado por un trago que haría lo más largo posible para que sobrase poca bebida, Nohlem escuchó al resto sin añadidos. La pregunta era de Abel así que no se sentía bienvenido a participar, y aunque no fuera el caso su respuesta no sería tan interesante como para compartirla. Él no era un niño de circo, ni tenía una banda de mafiosos, caravanas, ni historias de orfanato ni tribu. Un mero y aburrido "depende" era todo lo que podía aportar, pues o comía en absoluto silencio con sus padres o con el jaleo alegre de media centena de invitados si no más. Y como rumiante que bala bocado que pierde, con sus compañeros haciendo de radio Nohlem se terminó su desayuno.

Bueno —dejó los tenedores juntos sobre el plato. Él ya había ayudado a poner la mesa, le tocaba recoger a otro. Quiso estirarse pero la educación se lo impedía—. Hoy... íbamos a por más comida, ¿no? —las salidas no es que le apasionaran (más bien alrevés) y el cambio de tema sabía amargo, así que se apresuró en continuar—: Más melocotones, bieeeen. ¡Quiero decir, me encantan, me encantan! —se excusó levantando las manos dirección al chef. Si había recibido quejas por el desayuno él no metería dedo en yaga con un chistecito—. Es broma, conste.

_________________________________________

♪♫♬:
Sevent
Sevent

Ficha de cosechado
Nombre: Abel
Especie: Humano español
Habilidades: Intuición, imaginación y velocidad
Personajes :
Abel: humano español (1,90m)
Unidades mágicas : 5/5
Armas :
Abel: su arrolladora personalidad

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

29/09/23, 09:24 am
Abel no esperaba que su pregunta generase tanta atención, hasta de aquellos a quienes no se había dirigido en absoluto. Todos parecían tener algo que contar sobre sus antiguas vida, y se notaba lo mucho que las echaban de menos y cuanto ansiaban revivir esos momentos. Tan era así que la felicidad que algunos transmitían al hablar sobre ello le fue contagiosa.  

"Qué envidia..."

Pese a sus obvios celos, no pudo evitar alegrarse y sonreír al imaginar a Damian comiendo con el personal de un circo entero e imaginando a un grupo malabaristas hacer lo suyo con la fruta. Tawar y Airi también estaban siempre rodeados de gente, concretamente de sus respectivas tribus o poblados. A Abel no le costaba imaginar lo ruidosas y animadas que tenían que ser esas comidas. Por la forma en la que hablaban de ello, y a diferencia de él, debían de tener muy buena relación con sus iguales y disfrutar de esas comidas.

-En mi casa también somos muy pocos y siempre hemos estado de un lado para otro.- dijo Abel, en respuesta a Kalna y Rick, cuyas experiencias se parecían más a la suya propia. No se atrevería a especificar mucho más acerca de su situación, ya que no quería ser un bicho raro entre personas tan amigables y populares.- Pero, mayormente, mi hermano mayor y yo.

En concreto, fue el cánido quien más le sorprendió. Ese espíritu de comunidad y apoyo que se notaba cuando hablaba de su familia era algo que jamás habría pensado posible para él mismo. De hecho, cuando este afirmó que nunca había estado solo en toda su vida, Abel sintió una punzada en el estómago y su rostro se ensombreció por unos instantes al recordar que para él mismo las cosas habían sido muy distintas. Todos tenían hogares mucho más cálidos y acogedores que el suyo propio, por lo que no pudo evitar imaginarse a él mismo en dichas circunstancias. Pensó que, una vez pudiesen irse de ese mundo, sería bonito que alguno le invitase a ir a su mundo.

- Tenéis mucha suerte, la verdad. - le dijo Abel a Xena, pero refiriéndose también al resto de sus compañeros que estaban en situaciones similares. - Es muy interesante cómo vivís. Cada comida debe de parecer una especie de celebración. - Las cenas en el gran comedor del templo Rägjynn, las comidas familiares de Xena y de Damian, y, por último, las tribus de Airi y Tawar. Todo ello le parecía muy ajeno y, a su vez, no podía dejar de preguntarse qué se sentiría al estar allí, al sentirse incluido y tener un lugar al que llamar hogar.  


En cualquier caso, se dio cuenta de que quizás había hablado demasiado, dado que Tawar enseguida captó lo que había en el fondo de sus preguntas y no pudo evitar enrojecer cuando este hizo referencia a su soledad. Aun así, agradeció las sinceras y directas palabras de este, las cuales le hicieron reflexionar y convencerse de que no había sido mala idea bajar. Además, este logró sacarle una suave risilla, al imaginárselo saltando de cabeza y cabeza, y trepando por su negra y profunda mata de pelo, peleando por no caerse o hundirse.

- Gracias. Es buena idea. Pero, por favor, lleva cuidado de no caerte.- respondió Abel, feliz por las sugerencias.

Sn embargo, no pudo evitar tensarse cuando Connor se unió a la conversación. El pelirrosa le respondió con mucha naturalidad, por lo que probablemente no era consciente de sus temores e indagaciones.   Este afirmó que era parte de un club de casi 50 personas, pero no dejó claro a que tipo de asociación pertenecía. Abel tenía miedo de que este estuviese hablando de algún tipo de mafia, o peor, que estuviese hablando de forma velada de la organización criminal que los había traído a este mundo. Lo único que expresó es que hacían barbacoas y actividades al aire libre, pero con ello no dejaba claro a qué se refería. En cualquier caso, era su oportunidad para sacar información y determinar su peligrosidad. Además, con lo mucho que le había animado escuchar a sus compañeros, tampoco se sentía con ganas de ser evitativo con él. Así que se lanzó y le preguntó:

Ah, ¿Sois un grupo de montañistas o... algo por el estilo? - preguntó el español, dudoso por si había hecho bien en decir nada.  

En general, Abel solo había oído acerca de clubs deportivos o de lectura. Y, aunque las pintas de Connor no encajaban del todo bien con ninguna de tales tipologías, se decantaba más por que fuese parte de un grupo relacionado con el deporte.

Por último, Nohlem recordó el hecho de que había que salir a por comida. Sin embargo, Abel hizo caso omiso.  No solo porque fuese el pelirrojo el que estuviese hablando, sino porque, después de su experiencia en el faro, todavía no se sentía lo suficientemente preparado y tranquilo como para salir. Necesitaba entrenar más y tener más habilidad con las armas para no volver a ser una carga.
 

_________________________________________

Ven conmigo,Ven conmigo por la ciudad,ven conmigo, desatemos un vendaval, esta noche, no me importa lo que dirán
Harek
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Personajes :

Heridas/enfermedades : Raspazos y contusiones varias, luxación del tobillo izquierdo
Síntomas : A veces tendrá ataques de claustrofobia.
Armas :

  • Rick: Sable y arco
  • Erknest: "Espada legendaria" y cuchillas de aire

Status : The journey never ends

Humor : Cualquier cosa me vale.

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

30/09/23, 05:21 pm
El resto fue contando cómo eran las comidas en sus hogares y Rick escuchó con curiosidad las explicaciones, tanto por conocerlos un poquito más como por saber más detalles de los otros mundos. No pasó demasiado tiempo hasta que el chico llegó a la conclusión (que le sacó una ligera sonrisa momentánea) de que se agrupaban en dos grupos: los que comían con un par de personas o un poco más como él y los que se juntaban a saber cuántos exactamente. Tendrían sus motivos lógicos para hacer comidas tan numerosas, aunque igualmente se le hacía curioso.

Dentro de las explicaciones, cuando llegó el turno de Räg pasó algo. En un principio asintió a la suposición del mjörní, pero las palabras que dijo a continuación redoblaron su atención en él, ahora un pelín más serio. (Huérfano). Eso había dicho que era. Todo fuera dicho, por el trabajo de Bob había conocido a bastantes cuando hacían convivencias o alguna fiesta, pero tal vez por eso mismo no había tenido muchas oportunidades de hablar con más detenimiento de algo tan delicado. Si le preguntaban a él, solo era curiosidad por saber que sentía alguien en su misma situación, aunque en el fondo había más motivos que no había verbalizado nunca. -Oh, entiendo- comentó luego, disimulando cualquier signo que pudiera ser visible del impacto de la otra información. Tal vez en otro momento probaría a preguntarle. Como mínimo sería en un momento más tranquilo y con menos gente, y aún así tenía claro que tampoco iba a presionarle si no quería hablar de ello.

Para retomar la conversación, preguntó mirando a Airi y Tawar: -Interesante. ¿Cómo hacéis para preparar comida para tanta gente? ¿Hay varios encargados de cocinar o echáis todo el mundo una mano?- Con sus compatriotas de mundo no tenía duda y tanto en los casos de Räg como Szczenyak imaginaba que habría varios encargados, pero tenía curiosidad por saber como funcionaba en una comunidad tan gregaria.

Poco después, le repobladore le hizo caer en una posibilidad que no había pensado demasiado respecto a Abel. Por lo que había visto de momento, al neoyorquino le resultaba bastante obvio que por un motivo u otro no estaba muy acostumbrado a socializar. Que el chico se hubiera puesto rojo lo atribuía a eso, aunque bien podía ser algo similar a lo que sí parecía que le preocupaba al vittya. Luego de una breve risa por el contagioso buen humor de Tawar, se sumó a sus intentos de levantar el ánimo: -Estoy de acuerdo. Estamos todos metidos en esto, así que lo mínimo es intentar que estemos a gusto y ayudar en lo posible.- Ofreciendo una mirada a cada uno, aunque especialmente a Abel y Szczenyak, terminó con una sonrisa: -No seré un familiar o uno de vuestros amigos de toda la vida, pero podéis contar conmigo para cualquier cosa que haga falta.-

Rick estaba enfocado en esa parte de la conversación, así que no logró a ver casi nada de la entrega del "regalo" a Kalna. Llegó a fijarse cuando la libense le devolvía al polaco lo que fuera que le había dado. No tenía ni idea de qué era, ni los cuchicheos que estaban teniendo Aniol y Damian, ni la reacción que tuvo Ethan. ¿Tendría que ver con el británico? Estaba algo confuso con el tema y más desconcertado se quedó cuando se fijó en la cara de Kalna. -(¿Se-Se acaba de poner roja?)- pensó disimulando todo lo que podía la sorpresa que le había parecido eso. Sin duda estaba siendo un desayuno muy curioso.

El neoyorquino terminó su desayuno, por supuesto acompañado de zumo de melocotón, mientras seguía escuchando y hablando. -Está perfecto, gracias- respondió cortésmente a la duda de Ethan por la comida. Se levantó y empezó a recoger su plato y cubiertos, justo cuando Nohlem preguntó por los planes del día. -Sí, es la idea. Imagino que tienen que estar al caer, así que tendríamos que ir preparándonos los que vayamos a salir- le contestó, con el inicio de una sonrisa por la broma. Por supuesto Rick se incluía en la salida desde el principio, si se estaba entrenando era por ello y, además, siempre se podía ir completando el mapa con todos los viajes al exterior.
Jack
Jack

Ficha de cosechado
Nombre: Tawar
Especie: Repobladore de la montaña
Habilidades: Artesanía, habilidad manual y resistencia
Personajes :
Jack: Vampiro de humo terrícola.
Atol/Skarog: Helión libense.
Alice/Onyx: Onycemante terrícola.
Tesón/Eterno: fantasma roquense, sin magia.
Sinceridad: Argos magnético roquense de Tierra Bruja.
Pefka: Lenguaraz hijo de Luna Kepryna.
Tawar: Repobladore de la montaña

Unidades mágicas : 12/12
Armas : Jack: dos espadas. Magia.
Atol: lanza, espada y escudo. Magia.
Alice: magia y onyces. Espada o arco.
Sinceridad: arco, jabalinas, espada/lanza y escudo.
Pefka: lo que pille, normalmente machete y arco


Humor : Os falta bosque, gigantes

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

01/10/23, 02:56 pm
Le agradó ver que otros Gigantes se sumaban a su intención de levantar el ánimo. Cuando Abel le respondió, no solo sonreía sino que incluso se dio un golpecito con cada mano en el pecho. «¿Caerme? ¡Estas manos son para algo más que trepar Gigantes!» Tawar escuchaba a todes y cada une de elles con una sonrisa mientras daba buena cuenta de su comida. Sobre esto les preguntó Rick, de hecho, y aprovechó para unir enlazar asuntos.
En mi tribu nos dividimos el trabajo. Les Guerreres nos protegen y cazan, les Dotades cuidan de la tribu y de la Flora con su magia, y la Plebe cuidamos de la Flora y a la vez recogemos sus frutos para alimentarnos. Somos un montón pero somos muy ágiles y veloces en todo lo que hacemos. Tendríais que verme trepar y saltar entre árboles en mi tierra —movía la cola al hablar, orgulloso de su labor en su colonia.

También, ya que se había dirigido a los otros y les había preguntado si eran montañistas... Tawar se subió a la conversación, pero teniendo en cuenta que lo había entendido a su manera.
Yo también soy montañista: broté en el suelo rocoso de las montañas. Por eso tengo estas manazas y estas uñas tan duras —les contó mientras extendía sus dedos para mostrarlos—. Y por eso se me da tan bien escalar y trepar y casi nunca me caigo, así que puedes estar tranquilo, Abel —le sonrió.

Las manos de los repobladores de las montañas eran más grandes, robustas y toscas que las de los repobladores de los bosques, pero en ningún caso podían compararse con los Gigantes más jóvenes.

Al acabar de hablar, se dio cuenta de que ya se había terminado el batido. Estaba tan rico que ni siquiera se había percatado de lo rápido que bebía. Aún le quedaba la pieza de fruta a medio mordisquear, pero no podría acabar con ella. Su barriga amenazaba con eructar en cualquier momento así que la guardaría en un paño para más tarde.
Esto estaba delicioso, Ethan. ¡Muchas gracias!

_________________________________________

No Hope. No Dreams. No Love.
My Only Escape Is Underground
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

03/10/23, 12:24 am
Las historias de Tawar sonaban realmente entrañables y parecía que su especie era muy trabajadora y respetuosa con el medio ambiente. Le recordaba a algunos insectos que formaban colonias, aunque no pensaba realizar una comparación así en voz alta porque no sabía si le podría resultar ofensivo a le repobladore. La actitud positiva de Tawar siempre le sacaba una sonrisa, y no podía estar más de acuerdo con su filosofía y las palabras de Rick acerca de ayudarse mutuamente.

Aunque en su caso se tratase de su familia biológica, Szczenyak también parecía estar acostumbrado a un ambiente similar de realizar las comidas con un gran número de gente. Durante la semana había oído algunas historias sobre la gran familia del vyttia, y se notaba lo mucho que el cánido los echaba de menos.
Ese era también el caso de Aniol, de quien sabía lo difícil que le resultaba estar lejos de sus padres y hermanas y a menudo le hubiese gustado saber cómo podría ayudarlo con aquel sentimiento. La realidad era que, aparte de la promesa que habían hecho días atrás acerca de formar una tribu, el mjörní estaba teniendo problemas para lidiar con su propia melancolía a pesar de que apenas había hablado sobre sus amigos con nadie. En parte temía ponerse más triste y taciturno de lo que era capaz de ocultar, en parte evitaba a toda costa ese hilo de pensamiento por motivos más… complicados. Aterradores. No sabía con qué palabra definirlos exactamente.

Las acciones del polaco y las palabras que le dedicó a Kalna, así como la reacción de esta, consiguieron llamar su atención lo suficiente como para poder volver a centrarse en el momento presente y volver a cerrar el cajón de sastre de los desastres. Aquel que cada tanto se iba llenando más y amenazando con rebasar por completo su capacidad, impidiendo por completo su cierre.

Aunque no había entendido muy bien aquel intercambio, Damian explicando como era su caso, con su habitual entusiasmo y énfasis y después Connor, quien curiosamente también parecía compartir una experiencia similar a la suya (salvando las diferencias que no había entendido demasiado bien), hicieron que su atención volviese a centrarse en las historias de cada uno.

Quizás, se dijo, debería preguntar más cuando hablaban de cosas que desconocía o creía estar imaginando erróneamente, pero Rägjynn temía pecar de pasarse de curioso. Si algo conseguía hacer que olvidase ese cajón atascado era su ansia de saber más cosas, tratando de tomar nota mental de cada dato nuevo que aportaban sus compañeros de otros mundos. Por supuesto, aunque su memoria era bastante buena, no podía retenerlo todo; pero en diversas ocasiones no se había podido contener en hacer una pregunta que le había surgido en una conversación previa a alguna persona en concreto y que se había guardado por no querer resultar pesado en el momento. En aquella ocasión parecía que tal vez podría satisfacer parte de su curiosidad, porque Abel sí que le había pedido más información al humano de la cresta.

De hecho, se sintió tentado de preguntarle a Nohlem por qué se había referido a Ethan como “mamá pato”, pero se detuvo a tiempo de hacer lo que tal vez fuese una pregunta tonta o inadecuada. En su lugar, se dirigió al humano para reafirmar lo ya dicho por otros ante su duda carente, a su parecer y en su desconocimiento del principal motivo de esta, de fundamento.
Muchas gracias por esforzarte tanto: está todo muy rico siempre. Prometo tratar de aprender a cocinar mejor para poder ayudarte… Sin insectos, tranquilos. Excepto para quienes los quieran, claro —añadió con una risilla. Que al varmano le hubiese gustado su sencillo desayuno le había puesto contento también  

El desayuno estaba llegando a su fin y enseguida salió a colación la necesidad que había de que saliesen a por más provisiones aquel día. Parecía haber bastante gente interesada en salir aquel día, incluso algunas personas que nunca lo habían hecho, por lo que el mjörní dijo que se quedaría esperándoles, atento para subir y bajar el puente levadizo ahora que ya sabía manejar el mecanismo.
Tak
Tak
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Airi
Especie: Sanaí
Habilidades: Habilidad manual, memoria, imaginación.
Personajes :
Gael/Koval: fuego fatuo terrícola.
Kin: demonio raigaurum irrense.
Ayne: anima sinhadre.
Eara: sinhadre sin esencia.
Nime: demonio mineral libense.
Iemai: cercana, fallecida.
Airi: sanaí.


Unidades mágicas : 3/8

Síntomas : Tendencia a alargar sus baños.

Armas :
Gael/Koval: espadas rectas, maza y quimeras.
Kin: alfanje y guan dao.
Ayne: sable.
Eara: ballesta de repetición.
Nime: dagas.
Airi: diálogo y esconderse.


Status : (ノ☉ヮ⚆)ノ ⌒*:・゚✧

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

03/10/23, 02:10 pm
Airi continuó comiendo, interesada en las respuestas de los demás a la pregunta de Abel, ya que oír otras historias quizá le ayudase a dejar de pensar en la suya propia. No sabía si sentir lástima de que los huérfanos de Mjörne no fuesen acogidos por su comunidad, o si, por el contrario, el hogar para huérfanos que mencionaba Rägjynn era en realidad un sitio maravilloso. En su opinión no tenía demasiado sentido, pero empezaba a acostumbrarse a que las culturas ajenas no iban alinearse siempre con lo esperable. Al menos lo que dijo Tawar sí era familiar, pese a ser el más diferente de todos en cuanto a su especie, y Colmillo contó algo semejante, aunque Airi ya sabía que su entorno era algo muy parecido a su propia tribu.
Nos turnamos también —respondió a la pregunta de Rick tras el repoblador—. Hay a quien se le da mejor y suelen encargarse de organizar cuando se cocina, el resto ayudamos. Siempre involucramos a los niños también para que puedan aprender.

Lo que no sabía era que la tribu de Connor se parecía también a la de Damian. Seguía teniendo la impresión de que lo normal en la Tierra era juntarse en grupos grandes para mejorar las posibilidades de supervivencia, pero entonces no sabía cómo lo hacían familias como la de Abel o la de Rick. Querría haber preguntado qué era lo normal en su mundo, pero le distrajo el comportamiento extraño de Aniol y Damian cuando el primero le llevó una fruta a Kalna. Airi parpadeó con perplejidad, sin entender lo que ocurría, y miró a alguno de los que compartían habitación con elle para ver si alguno parecía entender algo.

Cuando terminó de desayunar, Airi se sentía un poco mejor. Aparte de la saciedad, agradecía que hubiesen comido casi todos juntos y hablando con normalidad. Cuando se levantó para recoger su propio plato, respondió también a Ethan.
Gracias por el desayuno, estaba muy rico —dijo, y después miró también a Aniol, sonriéndoles a ambos—. Dejadme limpiar los cubiertos y los platos, que ya habéis hecho bastante —pidió, pensando que las prisas de Ethan se debían a que ya se hablaba de prepararse para cuando apareciesen las bañeras. Airi se encontraba mejor de sus dolores articulares, así que pensó que podría intentar salir dependiendo un poco de cuántos quisiesen quedarse. Tenía miedo, pero la nueva ruta era tranquila y podía examinar esos cristales del sótano cuando hubiesen vuelto.
LEC
LEC

Ficha de cosechado
Nombre: Kalna, hija de Mánide
Especie: libense, del imperio
Habilidades: Automotivación, nociones de lucha, valor.
Personajes :
Dama Puente/Kaila: Maga logomante austriaca (1.60).
Kaethe/Dama Sobras: Ghoul nublina (1.46).
Yttria: Bruja percusionista canadiense (1.53).
Amira/Cálamo : Valkyria francesa (1.63).
Kalna : Libense, del Imperio (1.78).
Nefer : Ammut hijo de luna Levyna. (1.85)

Síntomas : Su sangre adquiere un tono anaranjado y se espesa un poco.
Armas :
Dama Puente/Kaila: Magia, báculo
Kaethe/Dama Sobras: Daga, fuerza bruta
Yttria: Arco, hacha, magia, mala leche, cucharillas y otros objetos metálicos.
Amira/Cálamo: Espada corta, pegaso (shire)
Kalna : Espada bastarda; lanza y escudo
Nefer : Lanza, venenos

Status : One flesh, one end
Humor : Permanent resting bitch face

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

05/10/23, 10:33 am
La conversación había perdido todo el sentido de repente, las palabras siendo solo sonidos sin significado que su cerebro no registraba, ocupado en buscarle lógica a toda la situación con el melocotón. Que Ethan apartase la mirada hizo que Kalna hiciera lo mismo, desviándola hacia el melocotón que aún estaba en su mano. Seguro que había sido descortés, y es que no tenía ni idea de cómo reaccionar a aquello. Se estaba poniendo ligeramente roja, más que nada por la vergüenza de encontrarse en una situación a la que no sabía reaccionar con tanta gente delante.

La pregunta del humano hizo que levantara la vista de nuevo, aún más convencida de que había sido una maleducada tras su… ¿declaración? No entendía muy bien qué era aquello aún, pero el hecho de que se hubiera malinterpretado tanto la situación como para que pensase que la comida no estaba buena no estaba mejorando aquello.
No te preocupes, está todo muy rico —le respondió.

La libense no quería empezar la mañana con un conflicto, y menos uno creado por un malentendido tan estúpido, por lo que decidió que lo mejor sería aclararlo con él en privado, y vio su oportunidad cuando Ethan empezó a recoger para ir a fregar. Hacer tareas domésticas era aún extraño, pero si Airi y Nohlem las hacían ella también debía colaborar. Por desgracia, precisamente Airi interrumpió sus planes decidiendo ayudar a Ethan en la tarea. Apretó los labios de manera inconsciente, algo frustrada, y es que quería aclarar todo cuanto antes.
Airi, no te preocupes, ya le ayudo yo —dijo, de manera amable, pero dejando ligeramente claro que no iba a aceptarle un no por respuesta.

Cuando le sanaí se retiró, se acercó a la cocina, y cuando se aseguró de que nadie más andaba revoloteando por ahí se dirigió a Ethan. Antes de empezar a hablar le tendió el melocotón con las letras grabadas, por si acaso.
Siento si he sido descortés, es que no sé qué se supone que es esto. ¿Es algo que hacéis los humanos para declararos? ¿Cuál es la reacción adecuada?

_________________________________________

Regocijaos, pues ahora sois parte de la leyenda de Kalna, hija de Mánide
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.
Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 7/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

05/10/23, 11:45 pm
Arrancarle una sonrisa a una mujer tan fuerte e imponente como Kalna era un logro digno de admirar. A pesar de ser una persona tan fiera su gesto no pareció tener doble filo, y la verdad es que Aniol podía entender por qué a Ethan le gustaba tanto. Era hermosa. Quizás no de la manera en que lo era Rapunzel… pero sí… ¿Gamora? Tenía pinta de pirata espacial… ¿No?

Los ojos del polaco hicieron chiribitas cual fuegos artificiales coronando lo más alto de la feria. La risita que emitió no lograba enmascarar del todo la imagen mental que poseía ahora mismo de la situación. A un lado, el medio japonés medio distraído en sus quehaceres, y al otro la mujer con una expresión ruborizada en el rostro. Ambos unidos por un hilo que pendía atado a sus cinturas.

¡Sí! Yo le devolveré el mensaje de tu parte —mintió descaradamente. Percibía como las mejillas le ardían por la dimensión de su engaño pero a veces no quedaba de otra. Aquella maniobra había sido en realidad improvisada y completamente hecha a traición a espaldas de Ethan. No podía contarle nada de aquello en absoluto. Y por eso Damian era tan condenadamente insoportable en sus planes. Por primera vez en toda su infante existencia sintió el impulso de darle un tortazo. Flojito.

¡Damian…! —musitó. Con una sonrisa asesina repleta de ojos abiertos y mejillas paralizadas para que entendiera que debía guardar silencio. Si la vena pomposa de su amigo podría haber creado en él algo de ilusión desde luego la estaba matando al propinarle aquellas dos palmadas en la espalda. Aniol tosió, y se giró hacia él envuelto en un manto de incomodidad y tensión—. El chocolate aún no está caliente… —le chistó, tratando de hablar en clave como lo hacían los espías en las películas. Luego calmó su voz, sacando un lado un poco más fanfarrón por los halagos que le dedicaba el italiano—. Pero si disimulas un poquito más quizá haya churros y todo —terminó riéndose un poco por su propia ocurrencia, sin caer en que en otro contexto sus palabras se podían tergiversar.

Luego se apartó a un lado para observar el desarrollo de los acontecimientos como un villano contemplaba su tela de araña tejida pulcramente. Vale, de acuerdo. Lo más probable es que estuviera exagerando, pero es que se aburría un montón. El torreón no tenía nada especial más allá de las gentes que lo habitaban.

Lo que vio no creó en él las sensaciones esperadas. Ethan parecía pensar que tenía que ver con el resultado del desayuno al que tanto esmero le había puesto. Y Kalna… bueno, le faltó tiempo para guardar un hueco a su lado para fregar platos. Tragó saliva.

Por favor por favor. Que no le contara nada. ¡Aún era muy pronto! ¿Es que Kalna no sabía que los protas solo se besaban al final?

¿De qué estaban hablando? Pensó, mientras veía con decepción como Airi abandonaba su tarea para cederla a la hija de Mánide.

Solo de pensar que Ethan se girara hacia él comprendiendo lo que había ocurrido hacía que pasar una noche a solas con Connor le pareciera una idea más atractiva.

¡Yo voy a cambiarme para salir! —añadió a nadie en particular con una felicidad desmesurada e igual de fugaz que lo que tardó en quitarse de en medio. Había aprovechado las últimas palabras del varmano para esfumarse. Casi estaba más nervioso por el aire de telenovela en el aire que por ser la primera vez que ponía un pie fuera de los muros desde que se había internado en ellos.

La melena destartalada de Aniol y sus pasitos cargados de urgencia fue lo único que se vería de él hasta que todos estuvieran reunidos en el puente.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Isma
Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad
Personajes :
Síntomas : En ocasiones se desconcentra con más facilidad.
Armas :
  • Adam: Cimitarra y cuerpo de caballo. La incomodidad
  • Damian: Dientes
    Daga

Status : muñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñones
Humor : ajjaj

Torreón Sendar - Página 32 Empty Re: Torreón Sendar

06/10/23, 01:23 am
Damián no despegaba los ojos de la grandullona mujer de ojos amarillos tras aclamar la inteligencia de Aniol, todo un experto en esas cosas. Incluso llegó a pensar en si el polaco tenía ya experiencia con el asunto, ¿habrá tenido muchas novias? Lo que remató el asunto fue, desde luego, el rubor de Kalna. La tiarrona se había puesto colorada y eso era una señal de que había pique amoroso por parte de ella.

Ethan no se quedaba atrás, la estuvo mirando y parecía llegar todo a buen puerto. Con el ceño fruncido de emoción, le estaba diciendo con la mirada: "a por ella mi rey".

Se mordió el labio, curioso por ver adónde llegaría todo eso del amorío. Quería verlo de primera mano, una chica y un chico teniendo una relación de amor verdadero. ¿Cómo sería? Deseaba ser testigo de ese tipo de contacto que nunca vio en su vida salvo por cuentos que le contaban muy de vez en cuando, si el momento no lo prohibía dada la reacción de Bianca a esos temas. Ahí, en el castillo, no había problema y hablaban abiertamente de ese asunto tan tabú. Eso le hacía feliz puesto que de verdad le interesaba para saber cómo llegar a tener una novia.

Dejó que Aniol llevase el plan a cabo respondiendo. Realmente él no tenía ni de cerca idea alguna para contestar, pero lo del melocotón tallado colaría seguro. No lo había oído en su vida y el propio Damián se creyó la pequeña mentira del polaco. Debia aprender a tallar melones por si acaso le surge el amor.

Mientras asintía sintió a un Aniol avisando a su lado y Damián, un poco confundido y algo sobresaltado lo miró con las cejas alzadas.

¿E-eh? —el italiano se quedó mirando, congelado. ¿Había vuelto a liarla? Todo eran regañinas y regañinas, esperando el siguiente motivo por el que la había cagado. En lugar de eso vinieron frases... raras—. ¿Chocolate caliente? Ya no tengo tanta ham-... ... ... Ahhhh...

Milagrosamente, en mitad de su respuesta, la máquina de vapor dentro de la cabeza del niño traqueteó como nunca. Era un mensaje, algo oculto. No estaba llegando todo al principio pero Damián estaba con la boca abierta en mitad del esfuerzo mental. La segunda parte del código lo ayudó mucho a entender, debía disimular... ¡Disimular más para que ellos dos vayan por su cuenta! Debía ser privado, eso lo podía entender.

Por eso se acercó a Aniol, con la mano haciendo "ok" y susurrando de nuevo.

A ver si nos toca una jodida doble ración de churros, se harán rápido seguro —se unió a las risas por lo bajo de Aniol, en una expresión traviesa y feliz por haber entendido a su mejor amigo—. Estaré vigilando y ya está. Te lo juuuro.

Y con unas palmaditas al hombro se fue dirección a su sitio, donde tenía su plato. Veía que algunos estaban haciendo el esfuerzo por recoger y él no sería la excepción. Damián agarró su cubertería y la devolvió a la cocina, dejando su plato y viendo que en aquel momento estaba Kalna con Ethan decidió no ser tan obvio tal y como Aniol le comunicó en secreto. Igualmente miró hacia atrás muy brevemente, orgulloso de la parejita.

¡Bueno, yo también me preparo! ¡Ahora vuelvo que voy a por lo mio! —y ahí se fue contento como él solo por la noticia de la partida de Aniol. Fue a por su saga, enfundada en un cinturon de cuero que llevó bien apretado en sus caderas. Pasó de llevar cualquier pieza de armadura, les parecieron un coñazo para llevar encima y el casco le quedaba demasiado grande.

>>¡Estoy listoooo! —con un par de zancadas se acercó a Rag, dando un par de tirones suaves para llamar su atencion—. ¿Hoy vienes? ¡E-es que hoy por fin viene Aniol, será guay! —le señaló poco discreto, sin poder ocultar su emoción—. Por cierto, ¿que es un huérfano? No me enteré ni papa de eso antes jaja.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.