Conectarse
Últimos temas
No estamos solos: los otros cosechadosHoy a las 02:18 pmGiniroryuTorreón SendarHoy a las 11:11 amGiniroryuSubterráneosHoy a las 10:11 amSethPrimer sueño de Rägjynn22/05/24, 01:24 pmTakTio, me he rallado21/05/24, 11:21 pmIsma
Estadísticas
Tenemos 203 miembros registradosEl último usuario registrado es LiebreNuestros miembros han publicado un total de 52072 mensajesen 1057 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Torreón Sendar

+11
Kanyum
Isma
Trish
Seth
Raven
LEC
Sevent
Muffie
Giniroryu
Aes
Rocavarancolia Rol
15 participantes
Ir abajo
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Torreón Sendar - Página 49 Empty Torreón Sendar

19/09/12, 10:54 pm
Recuerdo del primer mensaje :

Ya antes de la Batalla de Rocavarancolia éste era uno de los mayores torreones de la ciudad. Quedó destruido por un explosivo que le arrancó sus cuatro plantas superiores, dejando tan sólo dos, aunque más tarde se reformó convirtiéndose en un torreón de cuatro plantas. Su base es circular y está protegido por un foso frente a la puerta, mientras que en la parte trasera hay un risco de varios metros de profundidad.

Tiene un patio empedrado muy pequeño acoplado a la parte trasera, con sitio para que una o dos personas entrenen. Una estatua pegada al muro representa una figura envuelta en túnicas cuya nariz y barbilla sobresalen de entre los pliegues. Alguien le pintó un bigote ridículo y una perilla garabateada con carbocillo mezclado con grasa.

La planta baja es un salón circular dividido en una gran sala central con cocina y salón y tres dormitorios pequeños que la rodean. Las escaleras, que están tras una puerta, llevan al resto de plantas del torreón. En el sótano hay una armería con mazmorras, en la primera planta hay cinco habitaciones medianas y dos baños, y en la segunda hay tres dormitorios grandes. La última planta no contiene nada salvo unas escaleras que llevan a la azotea, delimitada por un muro simple de escasa altura.

Recetario integral de Persilia Sukaldaria:

Ver mensajes archivados:

Seth

Ficha de cosechado
Nombre: Connor
Especie: Humano
Habilidades: Fuerza bruta, inmutabilidad, rapidez mental

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

09/04/24, 10:17 am
Era jodidamente imposible dormir aquella noche. Connor ni siquiera sabía por qué cojones le estaba costando tanto. Sentía el puto cansancio tras ese día, las ganas de cerrar los ojos y dejarse llevar por el sueño... Pero sí, era jodidamente imposible. Se removía molesto y estresado en su cama sin dejar de probar distintas posturas como si en ellas estuviera la clave del éxito, solo para descubrir que importaba una auténtica mierda... Daba igual cuánto lo intentara o lo deseara, llevaba comiendo techo unas buenas horas y aquello no parecía que iba a cambiar. Suspiró en un gesto que pretendía dejar escapar parte de ese solitario agobio y se frotó la cabeza con ambas manos, jugando con la idea de levantarse de la cama y dar un puñetero paseo ya que no podía dormir...

Fue por este motivo que Connor no sufrió un mal despertar y un sueño interrumpido cuando el estruendo se adueñó del torreón. Un sonido familiar y característico tras aquel tiempo conviviendo juntos, pero que era antinatural escucharlo a esas horas de la noche. El puente. El puñetero puente estaba bajando. Connor tardó unos segundos en procesar lo que estaba pasando, pero en cuánto lo hizo su cuerpo reaccionó por instinto y se levantó veloz al igual que Nohlem y Ethan.

-Qué cojones ha sido eso...- Fue lo único que murmuró alarmado casi buscando la respuesta en los ojos de ellos en la oscuridad, antes de empezar la bajada juntos con el corazón bombeando con fuerza. Aquello no tenía sentido alguno, pero la cabeza del motero no dejaba de pensar en un motivo que lo tuviera. El mecanismo que controlaba el puto puente era viejo... ¿Podía ser que hubiera cedido de una puta vez y ahora fueran incapaces de volver a subirlo? Esperaba que fuera eso, porque no quería pensar en ninguna otra cosa peor. Joder. Joder. Joder...

Tras una bajada rauda al igual que cautelosa con puños apretados, no se sabía si algo había entrado en el torreón, la respuesta a sus preguntas no se hizo esperar. El puente estaba bajado dándoles la bienvenida a la noche de la ciudad y al peligro que traía consigo, pero tras aquella oscuridad había una luz que robaba toda la jodida atención. Una luz de antorcha que envolvía a dos figuras en la distancia, y que tras unos pocos segundos se hizo evidente quiénes eran.

-Tiene que ser una puta broma...- Dejó escapar el motero en un tono de absoluto desconcierto y alarma. Eran Aniol y Damian. Allí fuera entre esas calles. Llamando al puñetero peligro... Era tal su perplejidad que Connor no era consciente de los pasos de sus otros compañeros de la planta superior que también bajaban, aunque si se percató de la presencia de Airi al lado de ellos, así como de las palabras de Ethan y Nohlem diciéndoles que volvieran. -¿¡Qué mierda estáis haciendo ahí fuera!?- Se uniría a los susurros alzados con la cautela de no querer gritar en una situación así, no sabían qué podía haber en la oscuridad, pero en su tono de voz se podía intuir la mezcla de alarma, miedo y enfado a partes iguales. Un enfado originado por su propia preocupación hacia el polaco y el italiano. ¿Por qué cojones habían bajado el puente? ¿Qué estaba pasando? Connor asentiría a las palabras de Airi antes de empezar a andar descalzo hacia ellos, echando un par de vistazos a las sombras de su alrededor y parándose a medio camino del puente... -¡Eh! ¡Haced caso de una puñetera vez, cojones! ¡Volved ya, joder!- Volvió a susurrar en alto ésta vez mucho más enfadado que antes, mientras señalaba la madera a sus pies en un énfasis para dejarles claro dónde quería que estuvieran.

Connor se quedaría en mitad del puente esperando a que volvieran, con el miedo atenazando su jodido pecho y vigilando las sombras del lugar.
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

09/04/24, 12:47 pm
Un sonido estruendoso, familiar y completamente ajeno al mismo tiempo porque no debería estar sonando en mitad de la noche interrumpió bruscamente su sueño y le hizo incorporarse de golpe. El tiempo que permaneció inmóvil en aquella postura fue el que tardó en dejar de disociar mientras padecía los síntomas de haber hecho un movimiento tan brusco, además de las molestas taquicardias que le hacían pensar que los latidos de su corazón se tenían que estar oyendo en medio de la oscuridad. La pregunta de Airi le llegó amortiguada y lejana, como si todavía estuviese soñando, pero se esforzó por asentir. Probablemente un esfuerzo inútil en mitad de la noche.

Al transcurrir de los segundos y empezando a haber cada vez más movimiento en el dormitorio, el mjörní fue finalmente capaz de salir del trance y se apresuró en levantarse.
¿Q-qué ha pasado? Eso era el puente… ¿no? —preguntó en voz baja y el tono ronco de quien se acaba de despertar, como queriendo confirmar que no lo había soñado.
No tenía sentido a fin de cuentas, pero estaba claro que lo habían escuchado todos. Y en “todos”, quedó patente que podía incluir a más personas que aquellas con la que compartía cuarto, pues pronto se vieron reuniéndose con Connor, Ethan y Nohlem en dirección a la entrada del torreón.

Como el grupo de los dos humanos y el varmano les llevaba algo de ventaja, para cuando Rägjynn alcanzó la puerta abierta de par en par ya se sabía el motivo por el que el puente se había bajado: no había sido un malfuncionamiento de este ni ningún motivo sin aparente explicación, lo cual lo hacía todavía más extraño a sus ojos teniendo en cuenta la escena que estaba contemplando. ¿Por qué Aniol y Damian estaban…?

Quiso moverse cuando le sanaí hizo alusión a ello, pero todavía se encontraba demasiado confuso como para reaccionar con prontitud. Connor fue el primero en adelantarse y exigirles que volvieran en susurros al igual que habían hecho varios de sus compañeros antes. Rägjynn dio tentativamente unos pasos, pero sin avanzar tanto como el humano.
¡Chicos, es peligroso! —se sumó a las advertencias en voz baja.
Volvía a tener el corazón a mil, aunque el susto por el repentino sonido ya había quedado atrás. Un nuevo miedo se había apoderado de él. No entendía por qué estaba ocurriendo aquello.
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

09/04/24, 03:38 pm
Sutileza no había dado tantos problemas últimamente y, dado que las preocupaciones por la desaparición de las cosas del palacete se le habían enfriado bastante, Rick se permitió descansar temprano esa noche. Por una vez que nadie hiciera guardia esperaba que no pasara nada y, con lo tranquilo que había pasado el día a excepción de la mañana, confió en la suerte de que todo iría bien. Además, no le vendría nada mal recuperar las horas perdidas de sueño. El neoyorquino durmió pronto y sorprendentemente bien teniendo en cuenta donde estaban... hasta que despertó.

Tal y como al resto, el fuerte sonido del mecanismo le hizo abrir los ojos al instante. Tardó unos instantes extrañado en procesar lo que estaba escuchando, pero en cuanto lo hizo se incorporó en la cama mientras la tensión se le empezaba a acumular en el cuerpo. -(No... no puede ser, ¿verdad? ¿Qué demonios...?)- se preguntó incrédulo hasta que sus compañeros de cuarto empezaron a verbalizar sus mismas dudas. -Lo es, ¿pero cómo?- dijo preocupado levantándose mientras a toda velocidad tomaba una cerilla para encender la vela que siempre dejaba al lado de la mesita de noche. Siempre la había dejado en caso de que tuviera que levantarse alguna noche, aunque lo que esperaba es que fuera para tomar un vaso de agua o ir al servicio, no correr por un posible peligro.

Con los nervios necesitó un par de intentos rápidos hasta que encendió la vela y, llevándola en una mano y en la otra su sable, Rick corrió junto al resto para ver qué estaba pasando. Por el camino, intentó pensar en las posibilidades. Lo primero que se le ocurrió es que, por algún motivo, Abel hubiera decidido seguir los pasos de Serena y marcharse del torreón. Al fin y al cabo llevaba tiempo aislado, no sabía qué podía estar pensando el chico con todo lo que les había pasado desde la aparición del pájaro. Fuera de eso... no se le ocurría demasiado. Sutileza podría colarse por una ventana, ¿para qué abriría el puente si estaba solo? -(¿Porque lo está, verdad?)- solamente planteándose aquella idea le dieron escalofríos, más de los que ya tenía por la situación.

No tardaron en llegar a la entrada del torreón, donde ya estaban tan preocupados como ellos el resto. Abrió los ojos de par en par con lo que escuchó decir a Ethan y a Nohlem y, aún así miró antes al frente para confirmar lo que estaba pasando. -¿Pero que coño?- soltó casi en un susurro sin apartar la vista de los niños. Estaban fuera, tenían que haber sido ellos, ¿pero por qué?

Aún confuso, el neoyorquino no tardó en actuar.  Cada segundo que pasaran allí fuera solo aumentaba el peligro al que se estaban exponiendo. Avanzó a la misma altura que Räg mientras el motero los llamaba, echando una fugaz mirada hacia los lados por si notaba algo raro entre la oscuridad. -¡Entrad, rápido! No estamos seguros fuera- se unió a los susurros en alto con clara preocupación en la voz.
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

10/04/24, 11:28 am
En cualquier otra circunstancia el niño habría reído por las ocurrencias de su amigo y su manera tan bruta de hablar. Pero pensar de manera fugaz en cómo sería el sobaco de un grillo mientras la noche eterna se cernía sobre ellos era un pelín complicado. Así que se limitó a esgrimir un par de sonrisas nerviosas mientras trataba de interpretar las callejuelas del mapa. A la luz del día siempre le resultaba sencillo observar el plano, entendía los primeros giros e incluso el terminar abrupto de algunos pasajes que todavía quedaban por explorar. Pero sin la presencia de nadie que le guiase y le pusiera el manuscrito derecho la tarea parecía más ardua de lo que imaginaba.

Y entonces, al escuchar varios llamados a su espalda, pudo entender que había cometido otro error garrafal al detenerse demasiado tiempo a tan solo unos quince metros del puente, cuando era obvio que éste mismo podría haber despertado a sus amigos con sus horribles quejidos al descender.

El churumbel se giró con una expresión horrorizada en el rostro y sin poder distinguir las figuras que a duras penas se recortaban en la entrada del torreón. La oscuridad era tal que el cielo casi parecía fundirse con el resto de la ciudad en una galaxia más parecida a la hostilidad de un agujero negro. Los susurros sí que pudo escucharlos perfectamente, pero puede que por la mezcla de sus voces cargadas de urgencia contenida mezclada con las sombras horripilantes que desprendía la antorcha del italiano el pequeño retrocedió unos pasos atrás, adelantándose a unas consecuencias que no tardarían en llegar en cuanto se rompiera la burbuja de fantasía en la que ambos estaban sumergidos.

La interrogante de Ethan. Los murmullos alzados de Nohlem. La advertencia de Räg. La preocupación de Rick.

Y por supuesto, Connor. El único tras el que pudo intuir una pizca de enfado latente debajo de su cautela. Aniol le había perdido el miedo pero no por eso olvidaba el incidente con Serena. Gracias a que avanzó hacia ellos el radio luminoso de la antorcha alumbró su figura y pudo ver cómo señalaba la madera a sus pies.

Para aquel momento ya hacía esfuerzos por no cagarse encima. Primero les presentó una sonrisa de grapas a todos y luego los saludó con movimientos enérgicos de la mano, como si no pasara absolutamente nada en un reflejo nostálgico e instintivo, como si tratara de aferrarse a la sensación de llevarse bien con ellos antes de que llegara lo inevitable. Segundos más tarde se asió al otro niño con un agarre tan férreo que podía llegar a hacer daño.

¿Damian? —su voz sonó trémula y débil, un tono muy parecido al que se emplearía para llamar a alguien que se ha tirado de cabeza por un precipicio. Los ojos de Aniol ya aguados se entrecerraron en un último acto de egoísmo y pánico. Nadie impediría que sus esfuerzos se vieran truncados—. CORRE. POR TU MAMÁ LA QUE ESTÁ MALITA. CORRE —salió despedido en cualquier dirección, ajeno a si era la misma que el italiano tomaba o si por el contrario se perdía en la ciudad sumido en la más absoluta negrura.
Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

11/04/24, 10:00 pm
Dando unos pequeños pasos hacia adelante Damian se adentró poco a poco en la penumbra desconocida junto a Aniol, quien llevaba el mapa y, de paso, la confianza ciega del italiano en sus hombros. El chico no contemplaba un escenario en el que se perdiesen, ya eran lo suficientemente mayores como para ir de exploración sin el resto y dar una vuelta de nada, solo era una vueltecita.

Unas voces a su espalda, voces conocidas, le hicieron dar un respingo no tanto del susto. Mas bien, esas advertencias altas pero susurrabas ya las conocía por experiencia al haberse escabullido de más pequeño por ahí de noche de mientras los demás dormían pero alguno siempre lo pillaba.

Mierda… Me cago en la puta... —apretó el ceño, frustrado y maldiciendo en una exhalación.

A diferencia de Aniol, el circense se giró con un mohín en la cara para hacer frente a todos esos susurros apurados. Estaba frustrado por que los hayan pillado pero… ¿era para tanto? Tampoco se iban a tirar días fuera, rodando los ojos en su pasotismo.

Damian también cayó en que el puente hizo un ruido importante,  un ruido que puso en pie a los adultos que se encontraban en la puerta. Algunos más cabreados que otros, desde luego, hasta el italiano negó con cara de “que decís flipados” en dirección a todo el grupo, sobre todo a Connor quien estaba con todo ese cabreo aunque fuese a susurros.

Ahí seguía Damian con la cara que le llegaba al suelo, prefiriendo hacer mutis y que pase todo. ¿Que no estaban seguros fuera? ¿Es peligroso? Bah, estaban siendo unos exagerados si pensaban que él y su mejor amigo no podían hacer cosas también.

Aniol empezó a agarrarse a Damian y el chico notó como le apretaba de más. Se le escapó un gesto de dolor, ya tenía que estar la mar de nervioso o algo.

Dime —se acercó al polaco con curiosidad, ¿estaría pensando una excusa? Él ya tenía como unas nueve inventadas en la recámara pero le escucharía igual. De pronto, su mejor amigo empezó la carrera de su vida y Damian, embriagado por el repentino acto rebelde no pudo evitarlo—. VAMOS, POR LA MADRE QUE ME PARIÓ Y LA TUYA TAMBIÉN COJONES. CORRECORRECORRECORRE —bramó a pleno pulmón yendo escopeteado junto a Aniol con una sonrisa nerviosa en su cara. Ni de coña ese era el plan pero ya no pudo pensar, se lanzaría a un pozo junto a su colega si era necesario yendo cual galgo canijo con un palo en llamas.

Aprovechó para voltear la cara y sacar una pedorreta traviesa a los adultos mandones, sin cortarse un pelo.
Seth
Seth

Ficha de cosechado
Nombre: Connor
Especie: Humano
Habilidades: Fuerza bruta, inmutabilidad, rapidez mental

Personajes :
Devoss: Humano (Países Bajos) Licántropo Tigre

Maila: Humana (Hawaii) Bruja de la Arena

Connor: Humano (Canadá)
Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Sufre episodios de insomnio.

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

12/04/24, 04:13 pm
Connor escuchaba las advertencias de Räg y Rick, mientras no paraba de observar las sombras que habían en las calles y entre ellos y los críos, quienes por suerte habían parado su marcha y se habían girado. Y es que tenían razón, joder. No estaban seguros allí fuera y a cada segundo que pasaba lo estaban menos, y todo eso sin contar la antorcha que llevaban... Aniol y Damian corrían puñetero peligro y ni parecían darse cuenta.

-¡Venga ya, joder!- Volvió a susurrar en alto con esa mezcla de alerta y enfado a partes iguales, haciendo aspavientos con la mano para que volvieran al jodido torreón. Aniol al menos parecía algo nervioso mientras que Damian parecía más serio con una cara que le llegaba al puto suelo. Entonces y de imprevisto todo se fue a la puta mierda. Sin señales de que pudiera llegar a pasar aquella locura, sin poder siquiera imaginárselo... Pero así fue. Damian y Aniol empezaron a gritar y a correr en dirección contraria, con todo lo que eso conllevaba. No sin antes dedicarles el italiano una pedorreta. Connor se quedó quieto dos putos segundos de cortesía ante la sorpresa de lo que estaban haciendo, antes de adquirir una expresión enfadada en el rostro. Estaba jodidamente preocupado por ellos, muchísimo al imaginarse en su cabeza miles de escenarios y ninguno con final bueno, pero estaba sobre todo enfadado de cojones.-¡EH! ¿¡Pero qué cojones...!?- Soltó antes de correr hacia ellos sin esperar a nadie, sabiendo que no iba a ir solo. <<ESTOS DOS SON GILIPOLLAS>> No dejaba de repetirse mientras avanzaba.

El motero no tardó en dejar el puente atrás mientras corría hacia los críos, notando las pequeñas piedras del suelo clavándose en las plantas de los pies. Su corazón yendo a mil más por la preocupación y la adrenalina que por el esfuerzo físico. Habían visto ratas gigantes que lanzaban putas espinas, un monstruo hecho de sombras y un cabrón con alas que había matado a Serena. Todo eso de día... ¿Cómo era aquella ciudad por la puñetera noche? Desde luego tenía que ser mucho peor. Y ahí era justo donde estaban. Las calles eran oscuras y prometían cientos de peligros a punto de hacerse aparecer, y mientras Connor los iba alcanzando echaba rápidos vistazos para vigilar las esquinas y esperar que estuvieran realmente solos allí. Por suerte, los críos no corrían más rápidos que ellos y no habían avanzado mucho cuando el motero alcanzó a Aniol, el cuál iba más rezagado.

-¡Aniol, para de una puta vez!- Exclamó a la vez que le ponía una mano en el hombro y tiraba con fuerza de la ropa hacia atrás para obligarle a quedarse quieto.-¿¡En qué coño pensabas!?- Su cuerpo trastabilló un poco al frenar en seco tanto él como el polaco entre las piedras desajustadas de la calle, mientras se quedaban unos pasos atrás de Damian. Connor se agacharía y rodearía rápidamente con ambos brazos a Aniol como si de un abrazo de oso se tratase mientras echaba un vistazo hacia atrás, esperando que quien quiera que le siguiese alcanzara al otro.- ¡Se acabó esta mierda! ¡Damian para, joder!- Su vista no dejaba de vigilar la oscuridad que los rodeaba y al italiano, sin tener intención de soltar a Aniol y con una mezcla entre preocupación y una rabia que le tentaba a pegarles de collejas toda la puta noche.
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma

Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

13/04/24, 12:56 pm
La oscuridad salvaba a los niños de Nohlem ver sus expresiones, distinguiendo únicamente el insolente saludo de Aniol. Habría podido pensar casi cualquier cosa como justificante, no sería por rarezas, fantasmas y maldiciones en la ciudad, pero no, aquel gesto y pronto los gritos le dejaron clara una cosa: solamente eran estúpidos.

Los ojos del varmano se abrieron como platos, sintiendo entonces las limitaciones de su vocabulario. Sus insultos eran demasiado elegantes para lo que la situación requería y el shock le tenía la lengua atada, como casi todo el cuerpo. Los niños echaron a correr con Connor pronto tras ellos, mientras él se encontraba congelado e inútil en el sitio. Se quedó sin justificante al ganar consciencia de su estupor, cuestión de brevísimos segundos, momento en el que se dio cuenta de que si no se movía es porque no quería. Ya habían vivido eso antes. A plena luz del día, por la insensata de Serena. Entonces había aparecido el fantasma y...

Nohlem dio un paso atrás. El aire se volvió plomo en sus pulmones, el frío de la noche se hizo más intenso y sus oídos se cerraron. "Otra vez no", pensó. "Otra vez no". El problema y a diferencia de aquella ocasión, los que se habían fugado esta vez sí que le importaban. En una fracción de segundo miró a sus pies descalzos, a aquellos que estaban a su lado y de vuelta a la profunda oscuridad que envolvía la minúscula fuente de luz de Aniol. Sin dar margen a pensamiento para no arrepentirse corrió sin demasiada velocidad, como un motor viejo y enfriado, ligero para no herirse los pies, lo justo para ponerse a la altura de Connor. Igual que ocurre con las voces en el silencio, cada paso que daba su sentimiento retumbaba.

Si ocurre algo es culpa vuestra.

Si ocurre algo es culpa vuestra.

Si ocurre algo...


Vamos adentro —masculló con una voz patética y asustada, muy contraria a la rabia que sentía dentro, pero dolorosamente acorde a su miedo y la velocidad de su corazón. Tiró de un brazo de Connor que ya tenía consigo a Aniol, sin despegar la vista del punto donde estaba el italiano—. ¡Vamos adentro, ya! ¡¡Damian!!

Sonó casi a súplica: no le importaba, ahora mismo hasta su voz escapaba de su control. No iba a ir tras él. En su lugar volvió a tirar de Connor. Si otro no atrapaba al niño o este no quería volver, que no lo hiciera.

_________________________________________

♪♫♬:
Harek
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Personajes :

Heridas/enfermedades : Raspazos y contusiones varias, luxación del tobillo izquierdo
Síntomas : A veces tendrá ataques de claustrofobia.
Armas :

  • Rick: Sable y arco
  • Erknest: "Espada legendaria" y cuchillas de aire

Status : The journey never ends

Humor : Cualquier cosa me vale.

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

15/04/24, 11:57 am
La tensión que sentía el neoyorquino era enorme. Ya habían aprendido por las malas que, aunque de momento pareciera que por allí todo estaba despejado, la posibilidad de que algo saliera de entre las ruinas era muy real. No estaban en la mejor posición, pero por la expresión de los niños no tenía claro que de que fueran conscientes de ello. La mala cara del italiano no auguraba nada bueno, el saludo y la sonrisita de Aniol tampoco. Rick seguía atento a los alrededores, más preocupado por lo que estaban tardando en hacerles caso... hasta que los gritos le hicieron centrarse por completo en la "fabulosa idea" de los pequeños.

Al igual que otros, el chico se quedó por unos instantes en el sitio, incrédulo con la huida que estaba viendo. Eso de por sí era malo, que cada uno fuera hacia un lado distinto lo complicaba aún más, pero lo peor de todo fue el último gesto que les ofreció Damian. La pedorreta le hizo entreabrir la boca mientras un cúmulo de pensamientos empezaba  a indicarle que debían actuar ya. Desconcierto, miedo por lo que pudiera pasar, una pizca de enfado incluso y una pregunta enorme que adornaba todo aquello. -(Serán niños, ¿pero después de todo lo que nos ha pasado no han aprendido nada?)- A esas alturas deberían tener claro que Rocavarancolia era un lugar peligroso y, antes de salir corriendo, ya estaba rezando para que la ciudad no se lo recordara aquella noche.

Rick salió disparado un poco después que el motero, ya llamándoles en voz alta: -¡Aniol, Damian! ¡Volved aquí!- Correr en zapatillas no era precisamente lo mejor, pero por suerte la adrenalina estaba jugando a su favor y, de momento, había conseguido no resbalarse mientras iba todo lo rápido que podía. Con la ventaja que le llevaba, en cuanto vio que Connor ya iba de camino a por el polaco, no tardó en girar en la otra dirección para intentar atrapar al italiano. Aunque se dio cuenta de un pequeño inconveniente. -Mierda- se quejó en voz baja. Por ahora era quien más cerca estaba de él, pero llevaba las dos manos ocupadas. Como deseaba que nada decidiera joderles ahora mismo. Con una última queja, avisó para sus compañeros sin apartar la vista del niño: -Que alguien lo recoja, voy a intentar pararle- Y luego de dejar caer el sable un poco hacia atrás, aumentó su sprint con todas sus fuerzas para interceptar a Damian.

Por suerte el niño había aminorado su marcha al ver que su amigo ya había sido atrapado, así que Rick aprovechó para recortar los metros que los separaban y lo agarró del hombre para mantenerlo quieto. -Damian, por favor, ya basta. Tenemos que volver.- dijo, con un tono serio que dejaba ver su preocupación con todo aquello. El neoyorquino haría el amago con la mano que le sujetaba para que empezaran a moverse hacia el resto del grupo, preguntando mientras: -¿Por qué habéis hecho eso?-
Tak
Tak
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Airi
Especie: Sanaí
Habilidades: Habilidad manual, memoria, imaginación.
Personajes :
Gael/Koval: fuego fatuo terrícola.
Kin: demonio raigaurum irrense.
Ayne: anima sinhadre.
Eara: sinhadre sin esencia.
Nime: demonio mineral libense.
Iemai: cercana, fallecida.
Airi: sanaí.


Unidades mágicas : 5/8

Síntomas : Tendencia a alargar sus baños.

Armas :
Gael/Koval: espadas rectas, maza y quimeras.
Kin: alfanje y guan dao.
Ayne: sable.
Eara: ballesta de repetición.
Nime: dagas.
Airi: diálogo y esconderse.


Status : (ノ☉ヮ⚆)ノ ⌒*:・゚✧

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

15/04/24, 01:02 pm
Pronto estuvieron casi todos abajo –Airi no se paró a contarlos en la oscuridad–, pendientes de los movimientos de los niños al otro lado de la calle. ¿Habían visto algo extraño? Aun así, ¿por qué iban a salir sin decírselo a nadie más? Lo lógico era que ellos mismos retrocediesen para explicarse pero, para sorpresa de todos, no fue eso lo que ocurrió.
¿…Qué? —balbuceó le sanaí cuando los vio echar a correr, como si tuviesen miedo de ellos. El único miedo que tenían que tener era el de las consecuencias de su trastada, y aun así le parecía menos terrible que internarse en aquella oscuridad absoluta.

Los pies de Airi continuaron sin moverse incluso cuando Connor echó a correr, y Rick poco después. Su mente había estado dándole vueltas a con qué podían iluminar rápido el camino, pero todo requería un poco de preparación excepto la magia. Lo que no tenía era tanta maña como Räg o tanto potencial como Aniol, pero sabía encender una pequeña llamita y mantenerla en sus manos. El único problema es que se apagaría si echaba a correr.

A falta de nada mejor, Airi tejió el hechizo con los dedos rápidamente y creó aquella bolita de fuego que había manejado ya durante tantas prácticas. Ardía con timidez, pero era ligeramente más grande que la llama de una vela. Sus ojos se volvieron entonces hacia la persecución que había tenido lugar y, ahora con algo de luz, si se atrevió a caminar. No veía apenas los edificios de ambos lados de la calle, pero se obligó a apartar aquellos pensamientos a medida que daba un paso tras otro. Su objetivo era llegar primero a donde estaban Connor y Aniol, que se habían quedado rezagados y sin la antorcha. Después, ya se vería. Sentía demasiada confusión como para pedir explicaciones antes de que estuviesen dentro del torreón. Aún no sabía hasta qué punto debía enfadarse por lo que acababa de ocurrir o si había alguna explicación medianamente lógica detrás.
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.
Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 12/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

15/04/24, 04:12 pm
Aniol sabía que se la habían cargado incluso antes de ver la pedorreta de Damian. Para entonces solo le quedó seguir corriendo y cuidarse de su propia torpeza para no caer de boca contra el pavimento.

Jadeó con dificultad por una calle que parecía no tener fin mientras notaba que la llama de la antorcha dejaba de iluminarle a medida que se quedaba rezagado. En ese momento sintió el susurro del peligro en su nuca, prometiéndole en cada esquina destinos tan horribles que casi habría sido mejor morder una fruta envenenada.

Y aunque una parte de su mente comprendió la magnitud de lo que acababa de hacer ya era demasiado tarde. Porque las consecuencias ante un acto que no se podía explicar de ningún modo le aterraban todavía más que las criaturas de la noche. Los pasos pesados sobre la grava que oyó a su espalda se lo confirmaron antes de ser apresado como quien juega a "policía y ladrón", solo que en este caso temía ser capturado por alguien que tenía más pinta de haber estado en la cárcel que él.

¡Suéltame! —se resistió, tratando de recuperar el equilibrio por la pérdida de velocidad repentina. El niño se vio envuelto en una especie de abrazo de oso gigante que limitaba su movimiento, pero eso no le impedía tratar de zafarse del canadiense como una sanguijuela. ¿Quién se creía que era para tocarle? ¿Quién se creía para...?

Y de repente vio su expresión preocupada. El pequeño suspiró, con un nudo en la garganta y todos los músculos en tensión por percatarse del miedo que había provocado. Cuando avistó a Nohlem tirando del brazo del motero sintió que moría de la vergüenza, el tono del granta sonaba tan a súplica que si la sangre se le hubiera convertido en escarcha no le extrañaría.

El niño agachó la cabeza con los ojos húmedos y los puños apretados. Ni siquiera alzó la mirada hacia su alrededor para ver si Ethan estaba cerca. Su plan no era despertarle, su plan se había erigido sobre un castillo de sueños estúpidos en el que regresaban antes de que nadie advirtiera su presencia, sin dramas ni gente descalza. Pero su plan también se había ido al traste, y ahora se arrepentía el doble de haber elegido un día tan señalado como en el que había visto por primera vez a Ethan roto por completo.

Guiarle hasta el torreón no fue difícil. Excepto porque guardó silencio absoluto como si necesitara abrir la boca únicamente con la presencia de un abogado. Solo cuando se encontraban a un par de pasos de cruzar el puente se escabulló de Connor de malos modos, con una frustración interna incapaz de descifrar pero manteniéndose entre la seguridad del grupo. Habló cuando su sollozo contenido se lo permitió y al entender que solo le quedaba una manera de surcar aquella ola de alquitrán de quince metros.

¡FUE IDEA DE DAMIAN! —lo acusó, las lágrimas que corrían por sus mejillas fueron lo único de verdad en sus palabras. No se atrevió a mirar a su mejor amigo a la cara, como tampoco fue avispado para esconder el mapa que todavía sostenía en la mano—. ¡Yu no quería! ¡Le dije que era mala idea! Pero... pero... solo queríamos salir un ratito y volver en nada... ¡Tenéis que creerme! —las manos le temblaron, pues acababa de asestar una puñalada por mucho que sus dedos no sujetaran filo ni acero—. Yo no hago estas cosas...

Ahora sí, los ojos color miel del polaco relucieron por el fuego de Airi antes de chocar contra los oscuros del italiano. Le hablaba en un lenguaje invisible, quizás él entendiera que se estaba agarrando al primer trozo de madera en mitad del naufragio.

Casi pareció gritarle con luces de néon: "Sálvese quien pueda".

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación
Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

15/04/24, 06:47 pm
Durante unos instantes agónicos Ethan recordó a las enormes ratas espinosas que habitaban a escasos metros del puente, recordó el ente negruzco apareciendo al final de la calle y al horrendo pájaro que esperaba agazapado en cualquier lugar donde hubiera un tejado. En silencio, en lo que se sintió eterno pero apenas fue una fracción de segundo se preguntó en qué punto se había equivocado para que las palabras de todos ellos cayeran en saco roto tras la burla infantil de Damian. Entonces, como si un simple saludo, una sonrisa inocentona y una pedorreta sirviera como único diálogo ambos salieron corriendo.

Las calles abandonadas se cernían como una oscuridad ominosa, una neblina que les impedía ver todos los peligros que se ocultaban entre ellas más allá del reflejo lejano que portaba el italiano. Ethan no supo reaccionar de inmediato, llevado por la confusión perpleja de quien no acaba de asumir el problema. Connor ya había echado a correr y junto a él otros compañeros le siguieron en una carrera que sabía no podría igualar.

Lo intentó, obviamente lo intentó. Avanzó por todo el puente corriendo hasta que la pierna trastabilló y ambos peques estaban seguros bajo el resguardo de quienes sí podían permitirse la carrera. Solo que, aún quedándose la situación en susto no sabía qué decir, ni cómo reaccionar. ¿Estaba cabreado? Un poco, pero principalmente estaba aterrado, paranoico ante el horror de que los niños pudieran pensar que irse por sorpresa de verdad era una buena idea. Los supuestos no existían pues mientras regresaban la noche seguía igual de tranquila y silenciosa que como la habían dejado pero no podía dejar de pensar en ellos, en que hubiera ocurrido si les hubiera asaltado una criatura de pesadilla antes de que hubieran podido alcanzarlos o si lo hubieran hecho más tarde y el sueño los hubiera abrazado tanto tiempo que para cuando hubieran salido ya hubieran estado perdidos en aquella ciudad ruinosa.  

¿Por qué? Quizá era culpa de haber tenido un mal despertar, o de que la muerte de Serena solo se le sumará a un pasado turbulento. Quizá eran esos imprevistos quienes le habían hecho huir de la sorpresa y conocer de primera mano que la muerte muchas veces no daba señales antes de aparecer. ¿Y si se les hubiera llevado antes de tiempo? Ethan trató de contener un mal suspiro pero tras la adrenalina de un susto quedaba el sutil temblor de unas manos entrelazadas en pos de calmarse.

Connor y Rick les habían devuelto a la entrada del torreón y si bien entendía que quisieran algún tipo de explicación la respuesta del polaco le supo tan amarga como un caramelo envenenado. Ciertamente le daba igual cual fuera la excusa, nada les quitaba haberse ido y si bien podía comprender lo pequeños que eran, precisamente esa situación le preocupaba más.  

-Da igual de quien fuera la idea, ambos elegisteis iros.

Respondió en voz baja, sin mirar directamente a Aniol. Su propia voz se notaba desconectada de toda la emoción que pudiera guardar su cuerpo asustado.

-Sabéis de sobra que podéis pedirnos lo que sea, que si hubierais querido salir bien podríamos haber hecho otra excursión mañana o pasado o cuando fuera… -Tragó saliva negando en bajo, guardando suficiente valor como para mirar a Aniol a los ojos a pesar de que temía que las lágrimas del crío pudieran contagiarse. -¿De verdad valía la pena? ¿Y si os hubiera pasado cualquier cosa? ¿Y si os hubieran atacado? No estábamos allí para ayudaros, joder chic-

Se vio cortado cuando la primera ola emocional impactó contra su nuca. Llevó su mano al rostro, pinzando momentáneamente el puente de su nariz mientras luchaba fuertemente por no descomponerse allí mismo, estaba siendo realmente un día demasiado largo.

-Solo no quiero que os pase nada, nadie quiere eso… ¿Tan difícil es de entender? No se os prohíbe este tipo de cosas por fastidiar, es que… Por favor, estamos solos aquí y sé que es una mierda, pero si no confiais siquiera en nosotros como demonios vamos a poder protegeros?

No podía más, si ese era otro de sus sueños se le estaba haciendo definitivamente interminable. No había un matiz cabreado en sus palabras, más bien un mejunje emocional revuelto e indefinido. Estaba indignado por cómo habían actuado, decepcionado por la rebeldía repentina hacía ellos, pero sobre todo estaba asustado. Su mirada se desbordaba en una preocupación que iba mucho más allá de una tonta trastada sin ninguna gracia, estaba anclada a otras pérdidas, rememorando que si ya en la tierra eran inevitables, allí parecían buscarles cuanto más calmados estaban.

>>No puedo perderos a vosotros también
Isma
Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad

Personajes :
Síntomas : En ocasiones se desconcentra con más facilidad.
Armas :
  • Adam: Cimitarra y cuerpo de caballo. La incomodidad
  • Damian: Dientes
    Daga

Status : muñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñones
Humor : ajjaj

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

15/04/24, 08:54 pm
Puede que estuviese demasiado embriagado por la rebeldía de sus actos junto a su compañero de fatigas, siempre le gustó llevar la contraria para ser el centro perfecto de los asuntos del resto. Eso mas no saber cómo medir sus actos hicieron que, después de la gratuita burla buscona, echase a correr a toda pastilla porque él sabía que era rápido, para que lo pillasen tendrían que volver a nacer.

O, al menos, ese era el caso de Damian. El gallo de Connor, ese pedazo de bruto agarró a su mejor amigo y el italiano, aunque en un inicio siguió corriendo, no pudo contener el querer frenarse un poco y girarse para ver qué pasaba después de tanto griterío de Aniol. El circense fue frenando, dudando en qué diablos tenía que hacer pero…

No quería dejarlo atrás.

Después de los gritos del resto, suplicantes porque volviese, Damian se fue parando a trote. Esas eran sus intenciones pero Rick se le adelantó agarrándolo por el hombro de golpe pues no se esperó a su compañero y su mirada incrédula lo decía todo.

¿Qué podía responder a sus preguntas? En aquel momento tuvo rebeldía de sobra como para quitar la mirada a Rick sacando su faceta gruñona, raspando su garganta con la boca hecha unos morros infantilmente apretados y una cara enfadada.

Le habían pillado, los habían pillado. Sabía lo que le iba a caer y ya estaba pillando aplomo para ello, dejándose llevar por el neoyorkino de mala gana. Qué fácil lo tenían los mayores, podían hacer lo que mandasen y quisieran, incluido ponerse como un puñetero muro para sus planes con su mejor amigo que estaba ahí, apresado también.

Joder, vaya chasco se llevaron. De vuelta al torreón fue lo mas parecido a pasar por la cárcel pero no podía escaparse como Rambo haría, yendo a paso lento y la única mirada que pudo mantener fue en Aniol, al menos junto con a su mejor amigo la regañina seria…

Sin avisar, una acusación lo atacó por completo. Una culpa señalada por parte de quien menos quería en ese momento, alguien que dejó al niño completamente destruido en cuestión de segundos. Su cara congelada no lo mostraba pero poco a poco fue mostrando signos de rabia conforme el otro hablaba, eran como tener toneladas de peso en el pecho por cada mentira convenida para salvar el culo. Los ámbar de Aniol, llenos de lágrimas, se cruzaron con los de Damian quien estaba crecientemente rabioso, escandalizado y, sobre todo, dolido por cargar con todo el muerto.

¡PERO-…! ¡ESO ES MENTIRA! ¡YO NO-!

Su voz de pronto se entrecortó por la intervención de Ethan, apretando los puños y la cara mientras escuchaba la charla que le estaban dando. Su amigo decidió tener un trato más equitativo pero el daño ya estuvo hecho por el polaco y el italiano no le quitó ojo al que se atrevió a tirar su confianza por el retrete. Le tenía respeto a no querer intervenir cuando le estaban dando la vara porque no quería que subiese más el pan.

Y aunque Ethan tenía buenos, buenísimos argumentos, por desgracia Damian tuvo más de un cable cruzado y cuentas pendientes con una rata mentirosa.

¡BIEN! ¡SI! ¡Vale okay! ¡De puta madre! ¡Muy bien teneís toooooda la razón del mundo entero! ¡TODA! ¡ENTERA! ¡Queréis protegernos, eso me parece perfe! ¡PERO YO SOLO HE IDO DETRÁS DE ESTE TIO, COÑO, NO ERA MI IDEA! —lo señaló con los dos brazos, mirando rápidamente a todos y a la vez a Aniol acusándolo. Un par de rocíos se le acumulaban en los ojos, impotente por toda la situación y la regañina pensó que no era para él, era para quién se le ocurrió el plan de mierda—. ¡Yo confío en vosotros, muchísimo! ¡De verdad! Pensé que sería nada, una vuelta de nada. ¡PERO YO NO MIENTO, EL QUE MIENTE ES ESTE! ¡MENTIROSO! ¡MENTIROSO! ¡MENTIROSO! ¡ANIOL ES UN MENTIROSO! ¡La culpa la tenemos los dos joder! ¡Aquí cobramos todos, puto tonto t-t-t-tonto! ¡ÉL ES EL MALO...! ¡Y UNA RATA! ¡¡ERES UNA RATA MENTIROSA!! —escupió con rabia a quien consideraba su mejor amigo, abrazó la verdad e incluso se culpó pero todo por arrastrar a quien se la quiso jugar.

Joder si estaba dolido, muchísimo. Se le arquearon las cejas y no pudo mirar a nadie, aparte de los pies de los adultos. Tenía los hombros encogidos y aguantó las lágrimas como pudo, sorbiendo por la nariz.

Tonto… Eres un tonto… Culpa tuya... —dijo en mitad de la congoja ya culpándolo del coraje.

Y pensar que le pareció divertido estar con él.
Seth
Seth

Ficha de cosechado
Nombre: Connor
Especie: Humano
Habilidades: Fuerza bruta, inmutabilidad, rapidez mental
Personajes :
Devoss: Humano (Países Bajos) Licántropo Tigre

Maila: Humana (Hawaii) Bruja de la Arena

Connor: Humano (Canadá)
Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Sufre episodios de insomnio.

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

17/04/24, 09:05 am
-¡Que te quedes quieto, cojones!- Le protestó a Aniol con enfado y malos modos segundos después de que este ya hubiera terminado de resistirse. ¿Qué mierda le pasaba? Mientras tanto, Nohlem terminaba por llegar a su lado y empezaba a tirar de su brazo hacia atrás. Pero ni de puta coña pensaba irse de allí sin el italiano y se desentendió de sus tirones con un movimiento brusco y molesto porque no corriera hacia él. Empezando a pensar que también le iba a tocar a si mismo salir corriendo detrás de Damian e incorporándose un poco del suelo. Sus ojos estaban fijos en él y la oscuridad que le rodeaba, prometiendo peligro y muerte en cada puta esquina y su corazón bombeaba con fuerza como si estuviera esperando que ocurriera algo desagradable de cojones. Por suerte tras la captura del polaco, Damian había dejado de correr tanto, quizás empezando a usar esa jodida cabeza que tenía y dándose cuenta de la gilipollez que habían hecho.

-¡Vuelve aquí ya, joder!- Se unió a la voz del varmano justo cuando llegaba Rick con velocidad y agarraba de los hombros a Damian. El motero suspiró con alivio, pero no por eso estaba menos enfadado. La vuelta al torreón fue tensa y silenciosa. Los niños se mantenían en un silencio culpable,  solo interrumpido por el sonido de los pies descalzos contra la piedra. Por su parte, el motero se estaba mordiendo la puta lengua porque estaba a punto de explotar contra ellos y no quería hacerlo en medio de la calle. Deseando estar bajo techo para hacerles ver la puta gilipollez que acababan de hacer... En todo momento Connor mantuvo una de sus manos en el hombro de Aniol, como si aún pensara que podría salir huyendo, mientras sus ojos no dejaban de mirar hacia atrás o hacia Rick y Damian. A medio camino alcanzó a Airi y el fuego que había creado y se unió a ese círculo de luz. Puede que atrajera cualquier mierda hacia ellos, pero era mejor verlo venir a que les atacara en plena oscuridad. Sin más incidentes llegaron al puente del torreón, frunciendo el ceño ante cómo se escabulló con malos modos Aniol de su lado.

Las acusaciones de Aniol y las defensas de Damian le hicieron soltar un puto suspiro cansino y fruncir el ceño, mientras no dejaba de echar rápidos vistazos hacia el exterior y la oscuridad que traía consigo. ¿Qué mierda importaba de quién había sido la idea, joder? Uno llevaba una puta antorcha y el otro un puto mapa... Las lágrimas de ambos no afectaban en absoluto a Connor, quien los miraba con los brazos cruzados y una expresión jodidamente molesta en el rostro. Ahora que el peligro era menos real la puta rabia se abría paso dentro de él deseando salir. Y aún así siguió conteniéndose cuando Ethan tomó la palabra, hablando de una manera mucho más coherente de lo que él sería capaz en aquellos momentos, aunque no pensaba que se merecieran tan buen trato. Su mueca enfadada se vio debilitada un poco cuando Ethan tuvo que interrumpirse así mismo algo sobrepasado, aunque no tardó en volver a su expresión anterior cuando Damian volvió a hablar ésta vez insultando a Aniol. Para el motero estaba claro: Al italiano no le importaba la regañina de Ethan, solo quería dejar claro que no había sido idea suya. Y su forma de hablar le volvió a encender como puñetera dinamita.

-¡YA ESTÁ BIEN, JODER!- Intercedió en aquel momento y soltando todo el aire de golpe en una especie de bufido enfadado. Alzó un poco los brazos en señal de impotencia e incomprensión antes de dejarlos caer y que chocaran con fuerza en sus propios muslos. -¿¡No os entra en la puta cabeza o qué!?- Sus ojos iban de Damian a Aniol y viceversa, aunque fuera el italiano el que hubiera hablado en ese momento.- Importa una puta mierda de quién fuera la idea porque esta MIERDA os la vais a comer juntos, cojones...- Su tono era hosco, seco y borde. Aunque el motor de su enfado era la preocupación eso no era visible a simple vista.-¿Crees que a las putas ratas que te hicieron daño les habría importado de quién fue la idea? ¿¡EH!?- Le soltó a Damian casi fuera de sí. Luego se giró hacia Aniol con la misma mala hostia y le señaló con un dedo.- ¡Y lo mismo contigo, joder!- Connor respiró hondo para intentar calmarse y negó con la cabeza un par de veces.-No sé si os habéis dado cuenta de que esto no es un jodido parque de atracciones... Así que espabilad de una puta vez con ese tema.-

El motero se quedaría en silencio y cruzaría los brazos, con la vista más fija en el exterior que en los niños o en cualquiera de sus otros compañeros.
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma

Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

17/04/24, 07:35 pm
El brusco gesto de Connor le hizo apartar el brazo y dar un paso atrás, guardando las distancias sin saber muy bien que había pasado antes de quitarle importancia y volver a intentarlo. Al mismo tiempo Rick salió disparado a su lado para atrapar a Damian, y lo más útil que pudo hacer el varmano fue recoger su sable antes de que el acero añadiera más ruido chocando contra el suelo. Ojalá tener un arma en mano le diera seguridad, pero distaba mucho de ser el caso. Sinceramente no entendía como alguien podía sentirse a salvo empuñando algo así, y la presión de ser él el responsable de la única defensa que tenían ahora mismo le volvía el estómago del revés. No era la confiable distancia de su arco, ni siquiera había luz. Atrapados ambos críos (hubiera resistencia o no) Nohlem recolocó los pies en dirección al refugio. Sus ojos otearon la cercana oscuridad una última vez, buscando tras las voces y las anticipadas dudas algún ruido inhumano o señal de movimiento. No quería quedarse a esperar.

Volvamos dentro. Por favor.

La riña y las preguntas podían esperar. Guiados por la luz de Airi encabezó la marcha siendo el que más cerca estaba de la puerta, libre de niños que arrastar y ligero por el miedo. La curiosidad no le pudo -y eso que tras la patética protección que le brindaban los muros explotaba por conocer que diablos había pasado-, en su lugar Nohlem soltó el sable sobre una mesa como el trasto inútil que era en sus manos y bajó inmediatamente a la armería para subir el puente. Le daba igual perderse un trozo de explicación si eso implicaba seguir vivos un día más, pero en realidad incluso tras el quejido de la madera pudo oír los primeros llantos de Aniol. Se le encogió el pecho de nuevo, pero no por los motivos al uso. El niño no le daba pena, le daba angustia. Si no habían alertado a todos los demonios de la zona con el puente accionado no una sino dos veces, con aquellas voces -fuera paranoia suya o no- ya serían el colmo de cualquiera.

Para cuando empezó el turno de palabra de Ethan el varmano ya estaba arriba. Se apoyó en el respaldo de una silla sin llegar a sentarse en ella, con tal nudo en la garganta que se palpó la nuez creyendo tener algo físico atorado dentro. Hallaba paz en las palabras lógicas que él era incapaz de tener, palabras que revivían con suave agua caliente una rabia cada vez menos amortiguada por el susto. Que Ethan además trayera a la mesa sutilmente la pérdida de su hermano… Suspiró para adentro.

El cuenco volcó, no obstante, con los gritos de Damian. Las orejas del granta se alzaron en alerta e inevitablemente sus ojos viajaron del italiano al polaco y del polaco a la puerta, de nuevo con el corazón en un puño. Nohlem olvidó exhalar, un gesto de supervivencia tan estúpido como inútil, pues poco importaba que no se le oyera respirar si para ruidosos ya estaban otros. Connor explotó, y puesto que el incendio ya era incontrolable el varmano gruñó llevándose ambas manos al rostro, ojos tapados con ellas, inclinado hacia delante apuntando al suelo como si rezase. A la mierda, que fuera lo que los Santos quisieran. Oyó cada improperio y cada pregunta retórica con placer culpable, dejando que el enfado de Connor empapase el propio. Si Ethan había sido capaz de expresar su preocupación, el canadiense se estaba encargando de su furia.

Y sin embargo, al final se sintió mal. Se sintió profundamente mal. Cuando alzó la vista y miró al grupo un nuevo sentimiento cayó sobre su propio peso: solo eran niños, sin instrucciones ni motivos para estar allí, pero es que el resto también lo era, con la diferencia de que les había tocado fingir el rol de adultos. Nohlem alzó el rostro, con una mano tapando su boca, perdido en sus pensamientos.

Demasiado bien se han portado hasta ahora —comentó con voz queda, más para Airi, Rag, quien estuviera cerca suya, o si las casualidades del momento le proporcionaban un hueco donde se le oyera, para todos—. Lo raro es que esto no pasara antes.

Observó a los niños, sin saber bien que decir. Demasiado bien se habían portado hasta entonces, sí. Quizás los había sobrestimado. Esto era más real a lo que eran.

¿Por qué? —les preguntó finalmente, incluso si llegados a este punto era inútil saberlo.

_________________________________________

♪♫♬:
Harek
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Personajes :

Heridas/enfermedades : Raspazos y contusiones varias, luxación del tobillo izquierdo
Síntomas : A veces tendrá ataques de claustrofobia.
Armas :

  • Rick: Sable y arco
  • Erknest: "Espada legendaria" y cuchillas de aire

Status : The journey never ends

Humor : Cualquier cosa me vale.

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

18/04/24, 10:53 am
El niño no le dio ninguna respuesta y, aunque no tuvo que presionarle para que se pusieran en camino de vuelta al torreón, eso no significaba que Damian fuera de buen grado. Aunque le molestaba su comportamiento, Rick se limitó a soltar un suspiro cansado y mantuvo la mente fría mientras se iban acercando al resto del grupo, ahora iluminado también por la magia de Airi. No soltó el hombro del italiano hasta que llegaron junto al resto y, habiendo apretado un poco el ritmo, durante el camino siguió mirando de vez en cuando a sus alrededores, intentando ver sin éxito algo. Era un alivio que tuvieran tres fuentes de luz ahora mismo, que daban una pizca de seguridad para al menos saber por dónde iban, pero también era muy consciente de que aumentaba la diana que se habían colocado al salir en la oscuridad.

No tardó en entrar a la seguridad del torreón, todavía en un tenso silencio que como única ruptura fue un ligero asentimiento agradecido a Nohlem por haberse encargado del sable. Solamente cuando el último traqueteo del portón terminó y el refugio quedó cerrado, el neoyorquino suspiró aliviado por fin. -(Joder, menos mal)- pensó al acercarse a la mesa para dejar su vela. No fumaba, pero ahora entendía un poco mejor a los que lo hacían después de algo tan estresante como aquello. Mientras el miedo se iba desinflando, pasó la vista para saber cómo se encontraba el resto y cierta seriedad iba tomando su sitio. Necesitaban una explicación, y los sollozos y malas caras de los pequeños no les iban a salvar de darla.

No se esperó la potente discusión que empezó entre ellos, mirando sorprendido a uno y otro mientras intercambiaban las primeras acusaciones. No había que ser muy listo para saber que Damian podía liarla de vez en cuando, pero en ningún momento el neoyorquino lo habría visto capaz de hacer semejante temeridad. Ni a uno ni a otro, claro, pero parecía que les había dado demasiada confianza. Por el momento Rick se limitó a escuchar de brazos cruzados las respuestas de ellos y los mayores, formando su opinión al respecto en su cabeza.

Ethan fue el primero en traer algo de razón que, esperaba, hiciera entender a los pequeños el peso de sus acciones, si bien no estaba del todo de acuerdo con las "excursiones". En un mundo ideal le encantaría que el camino a cualquier sitio fuera un paseo tranquilo y cada sitio algo tan aparentemente seguro como el palacete, pero Rick tenía muy claro que Rocavarancolia no era así. Si salían era por comida, información o recursos que les ayudaran a sobrevivir, el ocio no era una de sus prioridades. No es que se negara si ocurría, le encantaría que así fuera siempre, pero era más una excepción que la norma por allí. Lo último que dijo le hizo arquear una ceja por la pieza que se acababa de presentar para un puzzle que desconocía. -(¿A quién te refieres?)- se preguntó. Asumió que debía ser alguien de La Tierra antes de venir a la ciudad, no lo había visto tan unido a Serena como para pensar que se refería a ella.

Apartó aquellas dudas para otro momento y siguió prestando atención a la conversación, ahora siendo Damian el que daba a gritos su versión frente al polaco. Rick frunció el ceño por la reacción prácticamente nula del chiquillo a lo que acababan de explicarle, pero mantuvo su paciencia por el momento. Eran muchos para hacérselo entender al fin y al cabo. Lo que sí hizo fue avisar con un conciso -Eh, eh- para llamar a la calma al italiano, con un gesto de las manos para que bajara el tono, aunque el método de Connor pareció más efectivo. Estaba de acuerdo con su mensaje, pero las formas en cambio... Debían entenderlo, pero no sabía si explicarlo con ira era lo mejor aunque no tuvieran fuerzas para replicar.

Cuando el motero terminó, aprovechó para aportar su palabra. -Podéis estar seguros de que lo tendremos en cuenta,- empezó serio mirando a ambos niños. Al menos él lo haría ahora que quedaba demostrado que no solo Damian podía ser un liante. Lo demás en su explicación siguió con un tono suave y firme, lleno de la preocupación que les estaban intentando transmitir sin sumar a la sensación de regañina: -pero tal y como han dicho habéis acabado saliendo los dos. Mirad, aunque nos estemos esforzando en los entrenamientos y tengamos magia este sitio sigue siendo muy peligroso. Salir solos no es una buena idea y mucho menos por la noche. ¿Qué pensabais hacer si algo salía mal?- Justo después de decir aquello, se giró por un momento al escuchar la aportación del varmano. Su reflexión le hizo agachar un instante la cabeza, pensando en lo cierto que era. Eran niños, podrían haber hecho algo así antes, pero... -Pues sí, pero a estas alturas y con todo lo que ha pasado...- comentó cansado, con un suspiro al final. Eran niños, sí, pero habían visto a una compañera morir, les habían atacado ratas con espinas y habían sentido el miedo por la sombra de mil ojos. -(Si hubiera sido el primer día lo entendería, ¿pero ahora? ¿No han aprendido nada?)-

La siguiente pregunta volvió su atención a Aniol y Damian, fijándose un poco más en lo que llevaban. Un macuto, los cuchillos del italiano y... ¿eso era el mapa? -¿Cuánto tiempo pensabais estar fuera? ¿Dónde... Dónde íbais a ir?- se sumó algo nervioso.
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.
Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 12/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

18/04/24, 04:55 pm
Surcar el océano de alquitrán sin un mísero faro de luz en la distancia era tarea imposible para el niño. Ni siquiera podía echarle las culpas al modo en que se habían desenvuelto las circunstancias, si se sentía solo era única y exclusivamente su culpa.

Las palabras de su angelito de la guarda no fueron ningún bálsamo ante las quemaduras. Llegaron desde una suavidad razonable pero neutra y aún así Aniol se encontraba aterrado por haber decepcionado a las personas a las que más quería. Al igual que Ethan evitó su mirada consiguiendo clavar sus ojos en algún punto indeterminado del suelo. No fue hasta que la voz del chico se entrecortó por la emoción que buscó su rostro con urgencia, quizás en un gesto masoquista para que se le grabara a fuego lo que había conseguido aquella noche.

¿Qué si había merecido la pena?

Fue una pregunta amarga incapaz de responder pues su mente sumergida en la fantasía nocturna no se había molestado en mirar más allá de los primeros cinco minutos de su plan.

En aquel punto el niño había conseguido sosegar su llanto a uno mucho más controlado y cauto ya que aún en la tristeza sabía que debía escuchar a sus mayores. Sin embargo, las palabras de Damian fueron lava líquida sobre su espalda, cuchillos afilados que amenazaban con rasgar sus oídos con la misma delicadeza con la que él le había apuñalado antes.

Cada insulto y cada rata mentirosa le hicieron parpadear, sobrepasado por una marea de emociones que él mismo se había labrado. Infló las mejillas, cerró los puños y su corazón se rebeló en el pecho aumentando su ritmo. Pero guardó silencio. Permaneció callado incluso con la jerga de Connor. Sencillamente permaneció. Por mucho que le apeteciera desaparecer.

El dedo del canadiense le señalaba y durante unos segundos no pudo más que preguntarse quién se creía que era para hablarle así cuando ni siquiera sus padres empleaban ese tono con él para decirle las cosas que hacía mal.

Aniol inspiró con lágrimas mudas. Captaba el mensaje. Pero seguía siendo lo que era, un niño, y el egoísmo y la frustración le abrazaban con una calidez de la que el grupo le rehuía. Hasta entonces siempre que lloraba había tenido una mano amiga en el hombro o el abrigo de un abrazo consolador. En esta ocasión solo estaba obteniendo palabras, otra señal de cuán irreparable le parecía su situación.

Y de repente llegó Nohlem en voz queda, puede que su intención no fuera tal pero el niño sintió un alivio tremendo cuando remó a favor de ambos aunque fuera de manera mínima. El rostro del pequeño se arrugó en una mueca que no tardó en tapar con las manos. Lloró el miedo que le daba todo mientras miraba a Nohlem con agradecimiento, era como si le hubieran quitado una carga sobre sus hombros que no le pertenecía. Aunque por supuesto ese pensamiento era demasiado complejo como para desentrañarlo con éxito.

La pregunta quedó en el aire. En especial con la intervención de Rick y la vergüenza que sintió ante la certeza de que todos tendrían en cuenta lo ocurrido. ¿A qué se refería exactamente? ¿Habría más consecuencias aparte de la confianza perdida? No le parecía justo, mucho menos cuando el neoyorquino era una de las personas que más interés había mostrado en adentrarse en el palacete tras Kalna cuando el edificio también podía cobijar monstruos.

¿Cuándo estaba bien? ¿Cuándo estaba mal?

Miró a Damian con las últimas preguntas del interrogatorio aprisionándoles. Los ojos del pequeño le instaron a que guardara silencio, quizás una pequeña tregua entre ambos para salir lo más indemnes posibles. Cuánto pensaban estar fuera y a dónde iban sería una interrogante de la eterna madrugada. Luego la dirección de sus zapatos y su voz se proyectaron hacia el varmano, la figura a la que más identificaba como un aliado.

Solo queríamos jugar... —dijo, pretendiendo refugiarse en el verde agua del granta. Era casi toda la verdad. No sabía si esperaban una respuesta más elaborada pero si ahondaba un poco en su fuero interno necesitaba salir. Y lo único que se le ocurría era porque deseaba jugar y pasárselo bien con todas sus fuerzas. ¿Acaso podía ser otra cosa? Él no había presenciado ninguna rata asesina, tampoco la sombra que la mayoría de sus amigos avistaron hacía unas semanas. Lo único que pudo ver fue el partir de Serena y eso ocurrió dentro de Sendar, el lugar al que todos forzaban por llamar seguro. Por lo que a él respectaba el gris vacío rodeaba el torreón mientras que los colores y las historias por contar se daban allí fuera, lejos de todo puente de madera y foso.

El llanto no se descontrolaba pero tampoco cesaba. Era una sensación horrible porque por primera vez en mucho tiempo no podía tirar del retrete, si no que de pronto era demasiado consciente de dónde se encontraba. Aniol dejó escapar todo el aire de sus pulmones con un último quejido y se deshizo del mapa y el macuto dejándolos en una mesa. Solo se giró hacia Ethan una última vez moqueando con el corazón encogido.

Nu... no ha merecido la pena... lo siento —y se apresuró a salir corriendo por las escaleras con la esperanza de que nadie siguiera sus pasos. Lo peor de todo es que no solo podía haber perdido a su mejor amigo para siempre si no que Connor tenía razón. No estaban en un jodido parque de atracciones.

Pero sí en una cárcel.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Isma
Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad
Personajes :
Síntomas : En ocasiones se desconcentra con más facilidad.
Armas :
  • Adam: Cimitarra y cuerpo de caballo. La incomodidad
  • Damian: Dientes
    Daga

Status : muñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñones
Humor : ajjaj

Torreón Sendar - Página 49 Empty Re: Torreón Sendar

18/04/24, 06:08 pm
Damian estaba con la vorágine de sentimientos descontrolada, un verdadero tornado contenido en su pequeño cuerpo que normalmente desahogaría haciendo más pataletas, tirándose al suelo, gritando a todo lo gritable y romper cosas contra el suelo.

No lo hizo porque, aparte de que se sentía fatal y muy dolido, el grito de Connor lo enderezó y tensó los párpados. Podría ser su colega, su amigo grandullón con el que ha tenido bailes, pisotones, aplastamientos, lo que sea. Eso no quitaba lo intimidante que era dando explicaciones a diferencia de la dura suavidad de Ethan. El canadiense se encargó de poner a los dos en su sitio, con el italiano tragando saliva cuando le habló directamente, enseñando los dientes apretados en una mueca triste.

De nuevo no podía decir nada, hasta con el comentario en voz baja de Nohlem no podía defenderse porque, aparte del infame movimiento de Aniol y sus quejas al respecto, no le quedaba por decir nada más y él lo sabía solo que no quería generar más regaños.

Por eso también oyó a Rick, quien lo pilló con las manos en la masa. Pasó su mano por la funda del cuchillo, ese comentario sobre hacer algo en una mala situación le dio mucho bajón. Confiaba en sí mismo pero no en la imagen que los adultos tenían de él, llevándose un amargo chasco.

De mientras fue a mirar por lo bajo al polaco, con un semblante triste. Era su amigo, su mejor amigo, su primer amigo de su edad. Era una ilusión muy grande que se ha teñido de una amarga tensión por los actos del otro, pensamientos que le daban dolor de cabeza y no entendía del todo. No era como con su mamá o como con los demás en su circo o incluso como los que son más mayores que él, tenía un valor más distinto, más nuevo. Le daba miedo perder ese valor en el fondo, por eso lo triste ganaba a lo iracundo. Aun así el daño se lo hizo, sería una herida que sanaría a su manera.

Levantó la mirada ante la pregunta del varmano, sencilla pero bien clara. Damian pasaría sus ojos llenos de conflicto en todos. Rag, Airi, Connor, Ethan, Rick, Nohlem… No era fácil mirarlos, no podía evitar sentir eso de haberla cagado pero bien y a peor fue con las otras preguntas de Rick.

Sus ojos rodaron con algo de apuro hacia Aniol y el chico, por muy rata traidora que fuese, tenía en su mirada llena de lágrimas el mismo sentimiento, las mismas ganas de huir. Un poco de enfado se le podía leer al italiano pero quería evadirse de lo que no le estaba gustando: el sermón.

Si, solo un ratito… —continuó gruñendo por lo bajo, dejando caer los brazos con cansancio. Terminó dándole la razón a quien recién le escupió insultos, rabia, coraje. Sin embargo se tragó su pataleta con amargura, confesando algo que, al fin y al cabo, era cierto.

Solo quería jugar, pasarlo bien con su mejor amigo y no terminar en un maldito interrogatorio. Ahora solo lo estaba pasando fatal, sintiendo a todo y a todos en su contra. Se frotó la nariz, podía escuchar la congoja de Aniol todo el rato y le punzaba por dentro, él también estaba mal y se negaba a llorar por no dejar su puesto de chico duro que no suelta una sola lágrima a pesar de que charcos brillosos adornaban sus ojos negros.

El polaco se disculpó, corriendo escaleras arriba. Damian en cualquier otro giro de los acontecimientos lo seguiría pero no deseaba tenerlo cerca, eso le daba angustia. Por eso se quedó ahí, solo, mirando a los demás mustio.

Yo… también lo siento. No lo haré más —sus palabras si fuesen sólidas serían una plasta de barro, cayendo contra el suelo haciendo un sonido asqueroso porque así se sentía el italiano.

Quería dar la disculpa que sentía a medias e irse pero sus pasos delataban al que señalaron culpable, yendo lento y cabizbajo a no sabía donde ni a qué habitación. Mientras no estuviese Aniol, estaría tranquilo.

Pero eso último sería mentira.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.